-

.

SEARCH GOOGLE

..

-

miércoles, 26 de marzo de 2008

COLECCION : LIBROS SANGRIENTOS - EL TREN DE LA CARNE DE MEDIANOCHE - CLIVE BARKER

EL TREN DE LA CARNE DE MEDIANOCHE
CLIVER BARKER
Coleccion: LIBROS SANGRIENTOS




Leon Kaufman ya no era un recién llegado a la ciudad. El Palacio de los Placeres, como
la había llamado siempre, en sus días de inocencia. Pero eso fue cuando vivía en Atlanta, y
Nueva York todavía era una especie de tierra prometida, donde era posible cualquier cosa,
todo.
Ahora había pasado tres meses y medio en la ciudad de sus sueños, y el Palacio de los
Placeres le parecía menos placentero.
¿Sólo había transcurrido realmente una estación desde que se bajó en la parada de
autobuses de Port Authority y miró por la calle 42 en dirección a la intersección de
Broadway? Un tiempo muy corto para perder tantas ilusiones acumuladas.
Ahora se sentía avergonzado sólo de pensar en su ingenuidad. Se le ponía mala cara al
recordar cómo se había parado y había declarado en voz alta: «Nueva York, te quiero».
¿Amor? Jamás.
Habla sido un enamoramiento como mucho.
Y ahora, después de sólo tres meses de vida con el objeto de su adoración, de pasar los
días y noches en su presencia, éste había perdido su aureola de perfección.
Nueva York tan sólo era una ciudad.
La había visto despertarse por la mañana como una mujerzuela y sacarse hombres
asesinados de entre los dientes y suicidios de la maraña de su pelo. La había visto a altas
horas de la noche, con sus sucios callejones cortejando sin pudor a la depravación. La había
observado en las tardes abrasadoras, perezosa y fea, indiferente a las atrocidades que se
cometían cada hora en sus ahogados pasadizos.
No era ningún Palacio de los Placeres.
Alimentaba la muerte, no el placer.
Siempre que se encontraba con alguien, éste huía violentamente; eran cosas de la vida.
Casi resultaba elegante haber conocido a alguien que hubiera muerto de forma violenta. Era
una prueba de que se vivía en esa ciudad.
Pero Kaufman había querido a Nueva York desde lejos durante casi veinte años. Había
planeado su aventura amorosa a lo largo de casi toda su vida de adulto. No le era fácil, por lo
tanto, sacarse la pasión de encima, como si nunca la hubiera sentido. Aún había ocasiones,
muy temprano, antes de que empezaran a sonar las sirenas de la policía, o al atardecer, en que
Manhattan era un milagro.
Por esos momentos, y en nombre de sus sueños, aún le concedía el favor de la duda,
aunque se comportara peor que una dama. Ella no hacía sencilla esa indulgencia. En los
pocos meses que Kaufman había pasado en Nueva York, sus calles se habían inundado con la
sangre vertida.
En realidad, no tanto las propias calles como los túneles bajo esas calles.
«Matanza en el metro» era la expresión de moda del mes. Sólo en la semana anterior se
había informado de tres asesinatos. Los cuerpos se descubrieron en uno de los vagones de
metro de la Avenida de las Américas, acuchillados y con las entrañas vaciadas en parte, como
si se hubiera interrumpido en plena labor a un eficiente empleado de un matadero. Los
asesinatos eran tan absolutamente profesionales que la policía interrogaba a cualquier hombre
que hubiera estado relacionado con el gremio de los carniceros. Eran vigiladas las plantas de
empaquetado de carne en el puerto, y registrados los mataderos en busca de pistas. Se
prometió un rápido arresto, aunque no se realizó ninguno.
Este reciente trío de cadáveres no iba a ser el único que se descubriera en ese estado; el
mismo día en que llegó Kaufman había aparecido una noticia en The Times que era la
comidilla de todas las secretarias morbosas en la oficina.
La historia contaba que un visitante alemán, perdido en la red de metros entrada la
noche, se había encontrado un cuerpo en un vagón. La víctima era una mujer de treinta años,
muy atractiva, de Brooklyn. La habían despojado por completo. De cada jirón de ropa, de
todo artículo de joyería. Hasta de los pendientes de sus orejas.
Más extraño que el hecho de que la desnudaran era la manera ordenada y sistemática en
que habían doblado la ropa y la habían colocado, en bolsas de plástico separadas, sobre el
asiento que estaba detrás del cadáver.
No era obra de ningún navajero irracional. Se trataba de un cerebro muy organizado: un
lunático con un gran sentido de limpieza.
Había más: más extraño aún que el cadáver hubiera sido desnudado cuidadosamente, era
el ultraje que se había cometido con él. Los informes pretendían –aunque el Departamento de
Policía no lo confirmó–, que lo habían afeitado minuciosamente. Le habían quitado todos los
pelos: de la cabeza, de las ingles, de los sobacos; todos cortados y quemados sobre la carne.
Le habían arrancado incluso las cejas y las pestañas.
Por último, habían colgado por los pies ese montón de carne absolutamente desnudo de
uno de los asideros del techo del vehículo y habían colocado un cubo negro de plástico,
forrado con una bolsa, también de plástico negro, para recoger la sangre que goteaba
lentamente de sus heridas.
En ese estado, desnudo, afeitado, colgado y prácticamente desangrado, se había
encontrado el cuerpo de Loretta Dyer.
Era repugnante, meticuloso y profundamente desconcertante.
No había habido violación, ni indicio alguno de tortura. Se había despachado rápida y
eficazmente a la mujer como si fuera un trozo de carne. Y el carnicero aún andaba suelto.
Los Padres de la Ciudad, en su sabiduría, declararon una suspensión completa de los
informes de la prensa sobre la matanza. Se dijo que el hombre que había encontrado el cuerpo
había sido objeto de detención preventiva en Nueva Jersey, fuera de la vista de los curiosos
periodistas. Pero la ocultación fracasó. Un policía codicioso había revelado los detalles
sobresalientes a un reportero de The Times. Todo el mundo conocía ahora en Nueva York la
horrible historia de las matanzas. Era un tema de conversación en todas las cafeterías y bares;
y, por supuesto, en el metro.
Pero Loretta Dyer fue sólo la primera.
Se habían encontrado otros tres cuerpos en circunstancias idénticas, aunque esta vez el
trabajo había quedado claramente interrumpido. No se habían afeitado todos los cuerpos, ni
les habían cortado las yugulares para desangrarlos. Había otra diferencia más significativa en
el descubrimiento: no fue un turista quien los descubrió por la noche; lo decía un informe de
The New York Times.
Kaufman examinó el informe que cubría la primera página del periódico. No tenía
ningún interés morboso por el asunto, a diferencia de su compañero de mostrador en la
cafetería. Sólo sentía una ligera repugnancia, que le hizo apartar su plato de huevos
demasiado cocidos. Era simplemente una prueba más de la decadencia de la ciudad. No podía
divertirse con su enfermedad.
Con todo, como ser humano no conseguía ignorar por completo los detalles sangrientos
de la página que tenía enfrente. El artículo no era sensacionalista, pero la sencilla claridad del
estilo hacía más espantoso el tema. Tampoco pudo evitar el imaginarse qué hombre habría
detrás de esas atrocidades. ¿Era un psicótico suelto, o eran varios, y cada uno de ellos
aspiraba a imitar el asesinato original? Tal vez ése sólo fuera el principio del horror. A lo
mejor le seguirían más asesinatos, hasta que por fin el asesino, confiado o exhausto,
cometiera una imprudencia y fuera apresado. Hasta entonces la ciudad, la adorada ciudad de
Kaufman, viviría en un estado intermedio entre la histeria y el éxtasis.
Al lado de su codo, un hombre con barba le tiró el café.
–¡Mierda! –dijo.
Kaufman se movió sobre su taburete para esquivar el goteo de café que caía de la barra.
–¡Mierda! –volvió a decir el hombre.
–No pasa nada –dijo Kaufman.
Miró al hombre con una expresión ligeramente desdeñosa. El torpe bastardo estaba
intentando achicar el café con una servilleta que se quedaba hecha pegotes.
Kaufman se encontró pensando si ese zoquete, con sus mejillas coloradas y su barba
descuidada, sería capaz de asesinar. ¿Había algún indicio en esa cara sobrealimentada, alguna
pista en la forma de su cabeza o en el movimiento de sus pequeños ojos que revelara su
auténtica naturaleza?
El hombre habló.
–¿Quiere otro?
Kaufman sacudió la cabeza.
–Café. Normal. Solo –le dijo el zoquete a la chica de detrás del mostrador. Ésta levantó
la mirada de la parrilla cuya grasa fría limpiaba.
–¿Huh?
–Café. ¿Estás sorda?
El hombre sonrió a Kaufman.
–Sorda –dijo.
Éste se dio cuenta de que le faltaban tres dientes en la mandíbula inferior.
–Tiene mala pinta, ¿eh? –dijo.
¿A qué se refería? ¿Al café? ¿A la ausencia de dientes?
–Tres personas así. Acuchilladas.
Kaufman asintió.
–Te hace pensar –dijo.
–Claro.
–Quiero decir, ¿es un encubrimiento, no? Saben quién lo hizo.
«Esta conversación es ridícula», pensó Kaufman. Se quitó las gafas y las guardó en el
bolsillo: la cara de la barba ya no estaba a la vista. Por lo menos eso era un progreso.
–Bastardos –dijo–. Jodidos bastardos, todos ellos. Le apostaría cualquier cosa a que es un
encubrimiento.
–¿De qué?
–Tienen las jodidas pruebas: simplemente nos están manteniendo en la jodida ignorancia.
Hay algo en todo esto que no es humano.
Kaufman comprendió. El zoquete estaba haciendo alarde de una teoría de conspiración.
Las había oído con frecuencia: una panacea.
–Mire, hacen experimentos genéticos y se les van de las manos. Podrían estar criando
jodidos monstruos por lo poco que sabemos. Hay algo en todo esto que no nos contarán.
Encubrimiento, como le digo. Me jugaría cualquier cosa.
A Kaufman le pareció atractiva la seguridad del hombre. Monstruos al acecho. Seis
cabezas: una docena de ojos. ¿Y por qué no?
Él sabía por qué no. Porque eso disculpaba a su ciudad: la sacaba del apuro. Y creía de
corazón que los monstruos que se iban a encontrar en los túneles eran perfectamente
humanos.
El hombre de la barba tiró el dinero sobre el mostrador y se levantó, deslizando su gordo
trasero del manchado taburete de plástico.
–Probablemente un jodido policía –dijo, como conjetura de despedida–. Intentó hacerse
el jodido héroe y, en vez de eso, se convirtió en un jodido monstruo. –Sonrió grotescamente–.
Me apostaría cualquier cosa –añadió, y salió fuera torpemente sin decir nada más.
Kaufman espiró despacio por la nariz, sintiendo que se aplacaba la tensión de su cuerpo.
Odiaba estas confrontaciones: le hacían sentirse mudo e inútil. Cuando se paraba a
pensar en ello, odiaba a este tipo de hombres: el bruto testarudo que Nueva York criaba tan
bien.
Iban a ser las seis cuando se despertó Mahogany. La lluvia matinal se había convertido
con el ocaso en una ligera llovizna. El aire era todo lo limpio que se podía esperar de
Manhattan. Se estiró en la cama, tiró la manta sucia y se levantó para ir al trabajo.
En el cuarto de baño la lluvia caía sobre la caja del acondicionador de aire, llenando el
piso de un rítmico sonido de palmadas. Enchufó la televisión para que cubriera el ruido, sin
interés por lo que pudiera ofrecer.
Se acercó a la ventana. La calle, seis pisos por debajo, estaba atestada de tráfico y de
gente.
Después de un duro día de trabajo, Nueva York regresaba a casa: a jugar, a hacer el
amor. La gente salía en tropel de las oficinas y se metía en sus coches. Algunos estaban
irritables después de un día de trabajo agotador en una oficina mal ventilada; otros, mansos
como corderos, erraban por las avenidas en dirección a casa, acompañados por una incesante
corriente de cuerpos. Otros, por último, entraban apretujados al metro, ciegos a las pintadas
de las paredes, sordos al parloteo de sus propias voces y al frío estruendo de los túneles.
A Mahogany le gustaba pensar en eso. Él no era, después de todo, uno del montón. Podía
asomarse a la ventana y mirar a un millar de cabezas por debajo suyo, sabiendo que era un
hombre escogido.
Tenía tareas que cumplir, por supuesto, como la gente de la calle. Pero su trabajo no era
como la faena absurda de éstos, se parecía más a una obligación sagrada.
También necesitaba vivir, dormir y defecar, como ellos. Pero no era la necesidad
pecuniaria lo que le motivaba, sino las exigencias de la historia.
Estaba dentro de una tradición, que se remontaba más allá de América. Era un cazador
nocturno: como Jack el Destripador, Gilles de Rais, una encarnación viviente de la muerte, un
espectro con cara humana. Atormentaba los sueños y provocaba terrores.
La gente que estaba por debajo de él no podía conocer su cara; ni se habría molestado en
mirarlo dos veces. Pero él los capturaba y calibraba con la mirada, seleccionando sólo a los
más maduros del desfile, escogiendo sólo a los sanos y jóvenes para que sucumbieran bajo su
cuchillo santificado.
A veces Mahogany deseaba revelar su identidad al mundo, pero tenía responsabilidades
y éstas pesaban mucho sobre él. No podía esperar la fama. La suya era una vida secreta, y
sólo por orgullo deseaba reconocimiento.
Después de todo, pensaba, ¿saluda la vaca al carnicero cuando late arrodillada ante él?
En resumidas cuentas, estaba contento. Formar parte de la gran tradición era suficiente, y
siempre debería serlo.
Recientemente, sin embargo, se habían producido descubrimientos. No eran culpa suya,
naturalmente. Nadie podía achacárselo. Pero fue una mala temporada. La vida no era tan fácil
como lo había sido hacia diez años. Era bastante viejo, por supuesto, y eso hacía más
agotador el trabajo; las obligaciones cada vez pesaban más sobre sus hombros. Era un
hombre escogido, y ése era un privilegio con el que resultaba difícil vivir.
De vez en cuando se preguntaba si no sería hora de pensar en entrenar a un hombre más
joven para esos menesteres. Tendría que consultarlo con los padres, pero tarde o temprano
habría que encontrar a un sustituto; le parecía que era un desperdicio criminal de su
experiencia no tomar un aprendiz a su cargo.
¡Podía legar tantas alegrías! Los trucos de su extraordinario oficio. La mejor forma de
acechar, de cortar, de desnudar, de sangrar. Cómo encontrar la mejor carne requerida. El
modo más simple de disponer los restos. ¡Tantos detalles, tanta experiencia acumulada!
Mahogany entró en el cuarto de baño y abrió el grifo de la ducha. Al meterse en ella se
miró el cuerpo. La pequeña barriga, los pelos de su pecho hundido que encanecían, las
cicatrices y granos que salpicaban su pálida piel. Se estaba haciendo viejo. Sin embargo, esa
noche, como todas las demás, tenía un trabajo que hacer...
Kaufman se precipitó en la oficina con su bocadillo, ajustando el dobladillo del cuello y
quitándose del pelo el agua de la lluvia. El reloj que había encima del ascensor marcaba las
siete y dieciséis. Trabajaría sólo hasta las diez.
El ascensor lo llevó hasta el piso decimosegundo, a las oficinas de Pappas. Cruzó
descontento el laberinto de despachos vacíos y máquinas encapuchadas hacia su pequeño
territorio, que todavía estaba iluminado. Las mujeres que limpiaban las oficinas estaban
charlando en el pasillo: por lo demás, el local estaba desierto.
Se sacó el abrigo, sacudió la lluvia lo mejor que pudo y lo colgó.
Luego se sentó frente a los montones de pedidos con los que había estado lidiando casi
tres días y se puso a trabajar. Sólo le haría falta una noche más de dedicación, estaba seguro,
para hacer la parte más complicada, y le resultaba más fácil concentrarse sin el tableteo
incesante de mecanógrafas y máquinas de escribir por todos lados.
Desenvolvió el jamón en pan integral con mayonesa adicional y se dispuso a pasar la
tarde.
Ya eran las nueve.
Mahogany estaba vestido para la salida nocturna. Llevaba su sobrio traje habitual con la
corbata marrón bien anudada, los gemelos de plata (regalo de su primera esposa) puestos en
las mangas de su camisa inmaculadamente planchada, el pelo, fino, reluciente de brillantina,
las uñas cortadas y limadas y la cara lavada con colonia.
Su bolsa estaba a punto. Las toallas, los instrumentos y su delantal de mallas.
Comprobó qué aspecto tenía ante el espejo. Pensó que aún podía pasar por un hombre de
cuarenta y cinco años, cincuenta como máximo.
Al inspeccionarse la cara se acordó de su deber. Ante todo debía tener cuidado. Habría
ojos observándole a cada paso del camino, espiando su actuación nocturna y juzgándola.
Tenía que salir como un inocente, sin despertar sospechas.
Si sólo supieran..., pensó. La gente que andaba, corría y saltaba a su espalda en la calle:
que chocaban con él sin pedirle perdón: que se cruzaban con su mirada despreciándolo: que
se sonreían ante esa masa que parecía incómoda dentro de un traje que le quedaba mal. Si
ellos supieran lo que hacía, quién era y qué llevaba.
Cuidado, se dijo, y apagó la luz. El piso estaba a oscuras. Fue a la puerta y la abrió,
acostumbrado a andar entre tinieblas: era feliz en ellas.
Los nubarrones habían desaparecido por completo. Mahogany se dirigió por Amsterdam
hacia el metro de la calle 145. Esta noche volvería a coger la Avenida de las Américas, su
línea favorita, y a menudo la más productiva.
Bajó las escaleras del metro con el billete en la mano. Cruzó las puertas automáticas. El
olor de los túneles ya estaba en sus fosas nasales. No era el olor de los túneles profundos, por
supuesto; ése tenía un aroma exclusivo. Pero hasta en el aire viciado de esta línea poco
profunda se respiraba tranquilidad. La respiración regurgitada de un millón de viajeros
circulaba por ese laberinto, mezclándose con el de criaturas mucho mayores; cosas con voces
pastosas como la arcilla, cuyos apetitos eran abominables. Cuánto le gustaba. El aroma, la
oscuridad, el estruendo.
Se quedó de pie en el andén y escrutó críticamente a sus compañeros de viaje. Estuvo
contemplando uno o dos cuerpos, pero tenían tanta escoria encima que pocos merecían ser
perseguidos. Los estropeados físicamente, los obesos, los enfermos, los cansados. Cuerpos
destrozados por los abusos y la indiferencia. Como profesional le ponía enfermo, aunque
comprendía la debilidad que echaba a perder lo mejor de los hombres.
Se demoró en la estación más de una hora, paseando entre los andenes mientras los
trenes iban y venían, iban y venían, y la gente con ellos. Había tan poca calidad por todas
partes que era desalentador. Parecía que cada día tuviera que esperar más y más para
encontrar carne digna de uso.
Ya eran casi las diez y media y no había visto a una sola criatura que fuera ideal para el
sacrificio.
No importa, se dijo; todavía quedaba tiempo. Muy pronto saldría la riada del teatro.
Siempre proporcionaba uno o dos cuerpos robustos. La intelectualidad bien alimentada,
sosteniendo los resguardos de sus billetes y opinando sobre los entretenimientos del arte; sí,
habría algo ahí.
De lo contrario, y había noches en que parecía que no encontraría nunca nada apropiado,
tendría que ir al centro y arrinconar a una pareja de amantes noctámbulos, o encontrar a un
par de atletas recién salidos de un gimnasio. Siempre garantizaban un buen material, aunque
con especímenes tan sanos se corría el riesgo de encontrar resistencia.
Recordó haber capturado hacía un año o más a un par de machos negros, puede que con
cuarenta años de diferencia, a lo mejor padre e hijo. Se habían resistido con navajas y él tuvo
que permanecer seis meses hospitalizado. Había sido un encontronazo muy duro, que le hizo
dudar de sus habilidades. Peor aún, le hizo pensar qué habrían hecho sus amos con él de
haber sufrido una herida fatal. ¿Lo habrían mandado a su familia en Nueva Jersey y le
habrían dado un decente entierro cristiano? ¿O hubieran tirado su cadáver a las tinieblas, para
su propio uso?
El titular del New York Post abandonado en el asiento de enfrente le llamó la atención:
«Toda la policía movilizada para capturar al asesino». No pudo reprimir una sonrisa. Sus
ideas de fracaso, debilidad y muerte se evaporaron. Después de todo, él era ese hombre, ese
asesino, y esa noche la idea de que lo atraparan era ridícula. Al fin y al cabo, ¿no estaba su
profesión sancionada por las máximas autoridades posibles? Ningún policía podía apresarlo,
ningún tribunal juzgarlo. Las mismas fuerzas de la ley y el orden que armaban tanto alboroto
con su persecución servían a sus amos igual que él; estuvo por desear que algún policía
insignificante lo capturara y lo llevara en triunfo ante el juez, sólo para ver qué cara ponían
cuando les llegara la voz desde la oscuridad de que Mahogany era un hombre protegido por
encima de todas las leyes de los códigos.
Eran las diez y media pasadas. El desfile de los espectadores de teatro había empezado,
pero de momento no había nada prometedor. De todas formas le habría gustado dejar pasar al
gentío: seguir simplemente hasta el final de la línea a una o dos piezas escogidas. Esperaba el
momento oportuno, como cualquier cazador prudente.
Kaufman aún no había acabado hacia las once, una hora después de cuando se había
prometido irse. Pero la exasperación y el aburrimiento estaban haciendo más difícil el trabajo,
y las páginas de números que tenía delante empezaron a volverse borrosas. A las once y diez
tiró su pluma y admitió la derrota. Se frotó los ojos –irritados– con las palmas de las manos
hasta que la cabeza se le llenó de colores.
–¡Joder! –dijo.
Nunca decía tacos en público. Pero de cuando en cuando decirse joder a sí mismo era un
gran consuelo. Salió de la oficina con el abrigo empapado sobre el brazo y se dirigió al
ascensor. Sus miembros parecían drogados y apenas podía mantener abiertos los ojos.
Fuera hacía más frío de lo que había previsto, y el aire lo sacó un poco de su letargo.
Anduvo en dirección a la parada de metro de la calle 34. Cogería un expreso hacia Far
Rochaway. Estaría en casa en una hora.
Ni Kaufman ni Mahogany lo sabían, pero en la estación de la calle 96, la policía había
arrestado al que tomaron por el Asesino del Metro, acorralándolo en uno de los trenes de la
parte alta de la ciudad. Un hombre pequeño, de origen europeo, armado con un martillo y una
sierra, había arrinconado a una joven en el segundo vagón y la había amenazado con partirla
por la mitad en nombre de Jehová.
Parecía dudoso que fuera capaz de cumplir su amenaza. Tal como fueron las cosas, no
tuvo ocasión. Mientras el resto de los pasajeros (incluyendo a dos marines) observaban, la
presunta víctima asestó una patada al hombre en los testículos. Se le cayó el martillo. Ella lo
recogió y le rompió con él la mandíbula inferior y el pómulo derecho antes de que se
interpusieran los marines.
Cuando el tren paró en la 96, la policía estaba preparada para arrestar al Carnicero del
Metro. Se precipitaron al vagón en tropel, chillando como hadas y asustados como demonios.
El Carnicero yacía en un rincón del vagón con la cara hecha pedazos. Lo sacaron de ahí,
triunfantes. La mujer, después del interrogatorio, se fue a casa con los marines.
Iba a resultar una distracción útil, aunque Mahogany no lo pudo saber en su momento. A
la policía le costó la mayor parte de la noche determinar la identidad del prisionero,
especialmente porque con la mandíbula destrozada sólo podía babear. A las tres y media un
tal capitán Davis, que se incorporaba al trabajo, identificó al hombre como un vendedor de
flores jubilado del Bronx llamado Hank Vasarely. Hank, según parecía, era arrestado con
regularidad por conducta intimidatoria y ademanes deshonestos, todo en nombre de Jehová.
Las apariencias engañaban: era probablemente tan peligroso como el conejito de Pascua. Éste
no era el Asesino del Metro. No obstante, cuando los policías lo descubrieron, Mahogany ya
había acabado con su tarea desde hacía tiempo.
Eran las once y cuarto cuando Kaufman subió al expreso en dirección a Mott Avenue.
Compartió el vagón con dos viajeros más. Uno era una mujer negra de mediana edad con un
abrigo púrpura, el otro, un adolescente pálido, lleno de acné, que observaba con mirada
extraviada la pintada del techo: «Besa mi blanco culo».
Kaufman iba en el primer vagón. Tenía treinta y cinco minutos de viaje por delante. Dejó
que sus ojos se cerraran, tranquilizado por el bamboleo rítmico del tren. Era un viaje tedioso
y estaba cansado. No vio apagarse, parpadeando, las luces del segundo vagón. Tampoco vio
la cara de Mahogany, mirando por la puerta entre los vagones, buscando más carne.
En la calle 14 la mujer negra salió. No entró nadie.
Kaufman abrió un momento los ojos, reconociendo el andén vacío de la 14, y luego los
volvió a cerrar. Las puertas se cerraron con un silbido. Estaba vagando entre la conciencia y
el sueño y sentía un revoloteo de sueños nacientes en la cabeza. Era una sensación agradable.
El tren se puso otra vez en marcha, traqueteando por entre los túneles.
Quizá percibió a medias que detrás de su cabeza adormilada habían abierto las puertas
que separaban el segundo vagón del primero. Quizá sintió la ráfaga súbita de aire del túnel y
se dio cuenta de que el ruido de las ruedas fue más fuerte durante un rato. Pero decidió
ignorarlo.
Quizás oyó la pelea en que Mahogany sometió al joven de mirada extraviada. Pero el
ruido era demasiado lejano y la perspectiva de sueño demasiado tentadora. Siguió
adormecido.
Por alguna razón soñó con la cocina de su madre. Estaba cortando rábanos y sonriendo
con dulzura al cortarlos. Él aún era pequeño y le miraba la cara radiante mientras trabajaba.
Cortar. Cortar. Cortar.
De pronto abrió los ojos. Su madre se desvaneció. El vagón estaba vacío y el joven se
había ido.
¿Cuánto tiempo había dormitado? No se acordó de que el tren paraba en la calle 4, oeste.
Se levantó con la cabeza somnolienta y estuvo a punto de caerse cuando el tren se agitó
violentamente. Parecía que iba a una velocidad considerable. Tal vez el conductor quería
llegar a casa, arroparse en la cama con su mujer. Iba a todo gas; en realidad era sumamente
aterrador.
La ventana entre los dos vagones tenía una cortina bajada que antes no lo estaba, según
creía recordar. Una ligera inquietud se apoderó de la mente despierta de Kaufman. ¿Y si
hubiera dormido mucho rato y el vigilante no lo hubiera visto en el vagón? A lo mejor habían
pasado Far Rockaway y el tren se dirigía a toda prisa a donde quiera que los llevaran de
noche.
–¡Joder! –dijo en voz alta.
¿Debería ir a la cabina y preguntarle al conductor? Era una pregunta completamente
estúpida: ¿dónde estoy? A esas horas de la noche, ¿podía esperar algo más que una sarta de
insultos a modo de respuesta?
Entonces el tren empezó a aminorar la marcha.
Una estación. Sí, una estación. El tren salió del túnel a la sucia luz de la parada de la
calle 4, oeste. No se había pasado ninguna de largo.
Entonces ¿dónde se había metido el chico?
O había hecho caso omiso del aviso que había en la pared del vagón, que prohibía el
cambio de vagones durante el trayecto, o se había ido delante, a la cabina del conductor.
Probablemente estaría todavía entre sus piernas, pensó Kaufman, con los labios
abarquillados. Había precedentes. Éste era el Palacio de los Placeres, después de todo, y todo
el mundo tenía derecho a un poco de placer en la oscuridad.
Se encogió de hombros. ¿Qué le importaba dónde se hubiera metido el chico?
Las puertas se cerraron. No había subido nadie al tren. Cambió de vía después de la
estación, las luces parpadearon al utilizar el tren más corriente para recuperar un poco de
velocidad.
Kaufman notó que le volvían las ganas de dormir, pero el miedo súbito de haberse
perdido había inyectado adrenalina en su sistema y sus miembros hormigueaban de tensión
nerviosa.
Sus sentidos también se habían agudizado.
Incluso por encima del estrépito y del estruendo de las ruedas sobre las vías oía un ruido
de desgarrones de ropa procedente del vagón contiguo. ¿Alguien se estaría rasgando la
camisa?
Se levantó, agarrándose a una de las correas para conservar el equilibrio.
La ventana entre un vagón y otro estaba tapada del todo por la cortina, pero se quedó
mirándola, ceñudo, como si pudiera descubrir de repente la visión de rayos X. El vagón
avanzaba tambaleándose. Era como volver a viajar de verdad.
Otro ruido de desgarrones.
¿Sería una violación?
Con un vago interés de mirón se acercó por el oscilante vagón hacia la puerta intermedia,
esperando que la cortina tuviera alguna grieta. Sus ojos aún estaban fijos en la ventana, y no
se dio cuenta de las salpicaduras de sangre que estaba pisando.
Hasta que...
... su talón resbaló. Miró hacia abajo. Su estómago vio la sangre casi antes que su
cerebro, y el jamón con pan integral se le atascó a mitad de camino de la garganta. Sangre.
Tragó varias bocanadas de aire viciado y apartó la vista; miró de nuevo a la ventana.
Su cabeza no dejaba de repetir: sangre. No podía pensar en otra cosa.
Ahora no había más que un par de metros entre él y la puerta. Tenía sangre en el zapato y
había un pequeño reguero hasta el vagón de al lado, pero a pesar de todo tenía que mirar.
Tenía que hacerlo.
Dio dos pasos más en dirección a la puerta y escudriñó la cortina buscando un rasguño:
una hebra descosida sería suficiente. Había un pequeño agujero. Pegó el ojo a él.
Su cerebro se negaba a admitir lo que sus ojos estaban viendo al otro lado de la puerta.
Rechazaba el espectáculo por absurdo, como si fuera una ensoñación. Su razón decía que no
podía ser real, pero su instinto le decía que sí lo era. El cuerpo se le quedó rígido de terror.
Sus ojos no podían dejar de mirar sin pestañear lo que había detrás de la cortina. Se quedó en
la puerta mientras el tren seguía traqueteando; entretanto la sangre se le iba de las
extremidades y su cerebro se mareaba por falta de oxígeno. Se le encendieron manchas
brillantes en la vista, emborronando la atrocidad.
Luego se desmayó.
Estaba inconsciente cuando el tren llegó a Jay Street. Permaneció sordo al aviso del
conductor de que todos los que fueran más allá de esa parada tenían que cambiar de tren. Si
lo hubiera oído se habría preguntado qué quería decir. Ningún tren vomitaba todos sus
pasajeros en Jay Street; la línea seguía hasta Mott Avenue, pasando por el hipódromo del
Acueducto, después del aeropuerto JFK. Habría ido a preguntar qué clase de tren era ése.
Sólo que ya lo sabía. La verdad colgaba del vagón de al lado. Sonreía satisfecha desde detrás
de un delantal de mallas ensangrentado.
Éste era el tren de la carne de medianoche.
En un desmayo absoluto no se controla el tiempo. Pudieron pasar segundos u horas antes
de que los ojos de Kaufman volvieron a abrirse, parpadeando, y su espíritu recapacitó sobre
esta nueva situación.
Estaba tumbado bajo uno de los asientos, recostado a lo largo de la vibrante pared del
vagón, a salvo de miradas. El destino debía estar de su parte hasta ahora, pensó: de alguna
manera el tambaleo del vagón debía haber desplazado su cuerpo inconsciente.
Pensó en el horror del segundo vagón y volvió a tragarse el vómito. Estaba solo. Donde
quiera que estuviera el vigilante (tal vez asesinado), no tenía forma de pedir ayuda. ¿Y el
conductor? ¿Estaba muerto junto a los mandos? ¿Estaría el tren precipitándose ahora mismo
por un túnel desconocido, un túnel sin una sola estación que permitiera identificarlo, hacia su
destrucción?
Y, si no había ningún accidente en que morir, siempre quedaba el Carnicero, que todavía
daba puñaladas, separado tan sólo por una puerta de donde Kaufman estaba tumbado.
Mirara donde mirara, el nombre que estaba escrito en cada puerta era «muerte».
El ruido era ensordecedor, especialmente en el suelo. Los dientes le temblaban en los
alveolos y su cara estaba entumecida por las vibraciones; incluso el cráneo le dolía.
Poco a poco fue notando que le volvía la fuerza a los exhaustos miembros. Estiró con
cuidado los dedos y se apretó los puños para que la sangre corriera de nuevo.
Y a medida que volvía en sí sentía otra vez náuseas. Seguía representándose la espantosa
brutalidad del vagón contiguo. En ocasiones había visto fotografías de víctimas asesinadas,
por supuesto, pero éstos no eran asesinatos vulgares. Estaba en el mismo tren que el
Carnicero del Metro, el monstruo que colgaba de las correas a sus víctimas por los pies,
afeitadas y desnudas.
¿Cuánto tiempo pasaría hasta que el asesino cruzara esa puerta y lo encontrara? Estaba
seguro de que si no lo mataba el Carnicero lo haría la espera.
Oyó movimientos del otro lado de la puerta.
Venció su instinto. Kaufman se apretujó todavía más bajo el asiento y se arrebujó en una
pequeña bola, con la cara blanca y mareada vuelta hacia la pared. Luego se cubrió la cabeza
con las manos y cerró los ojos tan fuerte como un niño aterrorizado por el coco.
La puerta se abrió con un silbido. Clic. Shsss. Entró una bocanada de aire de los raíles.
Olía más raro que cualquier cosa que hubiera olido antes: y era más frío. Fue como un aire
primitivo para sus fosas nasales, un aire hostil e insondable. Le hizo estremecerse.
La puerta se cerró. Clic.
El Carnicero estaba cerca, Kaufman lo sabía. No podía estar más que a unos cuantos
centímetros de donde él se encontraba.
¿Estaría incluso ahora mirando hacia abajo, hacia su espalda? ¿Ahora mismo,
inclinándose, navaja en mano, para sacarlo de su escondite como a un caracol de su concha?
No pasó nada. No sintió ningún aliento sobre su cuello. Su espina dorsal no estaba
abierta en canal.
Sólo hubo un ligero ruido de pisadas cerca de su cabeza; luego, ese mismo sonido
disminuyó.
Kaufman expulsó la respiración –contenida en los pulmones hasta que le dolieron–, con
un chirrido entre los dientes.
Mahogany casi se sentía decepcionado porque el hombre dormido se hubiera bajado en
la calle 4, oeste. Estaba deseando un trabajo más esa noche para distraerse hasta que bajaran.
Pero no: el hombre se había ido. De todas formas, la víctima potencial no parecía demasiado
sana, pensó para sus adentros, probablemente era un anémico contable judío. La carne no
habría sido de calidad. Recorrió todo el vagón hasta la cabina del conductor. Pasaría ahí el
resto del viaje.
«¡Cielos!», pensó Kaufman, «va a matar al conductor.»
Oyó abrirse la puerta de la cabina. Luego la voz del Carnicero: baja y ronca.
–Hola.
–Hola.
Se conocían.
–¿Trabajo hecho?
–Trabajo hecho.
Le sorprendió la banalidad del diálogo. ¿Trabajo hecho? ¿Qué significaba «trabajo
hecho»?
Se perdió las pocas palabras restantes porque el tren pasó por un tramo especialmente
ruidoso de la vía.
No pudo resistirse más tiempo a mirar. Se desdobló cautelosamente y echó una ojeada
por encima del hombro hasta el fondo del vagón. Todo lo que pudo ver fueron las piernas del
Carnicero y la base de la puerta abierta de la cabina. ¡Maldición! Quería volver a ver la cara
del monstruo.
Se oyeron risas.
Kaufman meditó los riesgos de su situación: la matemática del pánico. Si se quedaba
donde estaba, tarde o temprano el Carnicero lo sorprendería, y él se convertiría en carne
picada. Por otra parte, si salía de su escondite, se arriesgaba a que lo vieran y le persiguieran.
¿Qué era peor: la inmovilidad, y encontrarse la muerte atrapado en un agujero, o la tentativa
de fuga, y enfrentarse a su Hacedor en mitad del vagón?
A Kaufman le sorprendió su propio arrojo: se movería.
Salió infinitesimalmente despacio de debajo del asiento, arrastrándose y vigilando
constantemente al hacerlo la espalda del Carnicero. Una vez fuera, empezó a reptar hacia la
puerta. Cada paso que daba era un tormento, pero el Carnicero parecía demasiado absorto en
la conversación para darse la vuelta.
Había alcanzado la puerta. Empezó a levantarse, intentando prepararse para lo que vería
en el vagón número dos. Agarró el pomo y abrió la puerta con suavidad.
El ruido de los raíles aumentó, y le llegó una ola de aire malsano, que no apestaba a nada
terrestre. Seguro que el Carnicero lo oía, ¿o lo olía? Seguro que se daría la vuelta...
Pero no. Kaufman se deslizó por la rendija que había abierto y se adentró en la cámara
sangrienta.
El alivio lo volvió imprudente. Se olvidó de echar el picaporte tras él y la puerta empezó
a abrirse suavemente con el zarandeo del tren.
Mahogany sacó la cabeza de la cabina y miró por el vagón hacia la puerta.
–¿Qué narices es eso? –dijo el conductor.
–No cerré bien la puerta. Eso es todo.
Kaufman oyó al Carnicero dirigirse hacia ella. Se agazapó, hecho una bola de
consternación, contra la pared intermedia, consciente de repente de cuán cargadas tenía las
tripas. La puerta se cerró desde el otro lado y los pasos se volvieron a alejar.
Salvado, al menos por un momento.
Abrió los ojos, intentando permanecer insensible al espectáculo de la matanza que tenía
delante.
No había forma de lograrlo.
Embriagaba cada uno de sus sentidos: el olor de entrañas abiertas, la vista de los cuerpos,
la sensación de líquido sobre el suelo, bajo sus pies, el ruido de las correas crujiendo por el
peso de los cadáveres, hasta el aire, que sabía salado de sangre. Estaba a solas con la muerte
en ese cuchitril, precipitándose por la oscuridad,
Pero ya no sentía náuseas, Sólo una repugnancia ocasional. Incluso se vio
inspeccionando los cuerpos con cierta curiosidad.
El cadáver más cercano a él eran los restos del joven cubierto de espinillas que había
visto en el vagón número uno. El cuerpo colgaba cabeza abajo, meciéndose adelante y atrás
al ritmo del tren al unísono con sus tres compañeros; una obscena danza macabra. Sus brazos
se columpiaban, fláccidos, de las articulaciones de los hombros, en las que se habían
practicado cuchilladas de una pulgada o dos de profundidad para que los cuerpos se
balancearan con más elegancia.
Todas las partes de la anatomía del muchacho oscilaban de forma hipnótica. La lengua,
colgando de la boca abierta. La cabeza, bailoteando del cuello rajado. Incluso el pene del
joven se sacudía de lado a lado de sus ingles desolladas. De la herida de la cabeza y de la
yugular aún manaba sangre en un cubo negro. Había cierta elegancia en el conjunto: la
impronta de un trabajo bien hecho.
Detrás de este cuerpo estaban los cadáveres ahorcados de dos jóvenes mujeres blancas y
de un hombre de piel oscura. Inclinó la cabeza a un lado para mirarles las caras. No tenían
expresión. Una de las chicas era una belleza. Decidió que el hombre era un puertorriqueño.
Todos tenían la cabeza y el vello corporal rapado. En realidad aún había un olor acre en el
aire, de rapado. Kaufman se levantó deslizándose por la pared y, al hacerlo, el cuerpo de una
mujer se dio la vuelta, presentando la parte dorsal.
No estaba preparado para este nuevo horror.
Habían abierto la carne de la espalda en canal desde el cuello hasta las nalgas y separado
los músculos para exponer las vértebras relucientes. Era el triunfo final de la obra del
Carnicero. Ahí colgaban esas tajadas de humanidad, afeitadas, sangradas y rajadas, abiertas
como peces y listas para ser devoradas.
Estuvo a punto de sonreírse ante la perfección de ese horror. Sintió un arrebato de locura
en la base del cráneo, tentándolo al olvido, prometiéndole una absoluta indiferencia ante el
mundo.
Empezó a temblar incontrolablemente. Notó cómo sus cuerdas vocales trataban de
formar un grito. Era intolerable: y sin embargo, gritar era convertirse en poco tiempo en una
de las criaturas que tenía delante.
–Joder–dijo, más alto de lo que quería, y luego, apartándose de la pared, echó a andar por
el vagón entre los cadáveres oscilantes, observando los cuidadosos montones de ropas y
pertenencias depositados detrás de sus propietarios, en los asientos. Bajo sus pies, el suelo
estaba pegajoso de bilis secándose. Aun sin hacer caso de las rajas podía ver con demasiada
claridad la sangre de los cubos: estaba espesa y embriagadora, con grumos de coágulos
flotando dentro.
Ya había sobrepasado al chico y veía la puerta del vagón número tres ante él. Todo lo
que tenía que hacer era huir de ese montón de atrocidades. Se animó a seguir avanzando,
procurando ignorar esos horrores y concentrarse en la puerta que lo devolvería a la cordura.
Había pasado a la primera mujer. Unos pocos metros más, se dijo, diez pasos como
máximo, menos si andaba con tranquilidad.
Entonces se apagaron las luces.
–¡Dios mío! –exclamó.
El tren dio un bandazo y Kaufman perdió el equilibrio.
En la oscuridad más absoluta buscó un apoyo y, sacudiendo los brazos, abrazó el cuerpo
que tenía al lado. Antes de que pudiera evitarlo, notó que sus manos se hundían en la tibia
carne y sus dedos asían el borde de músculo que tenía la mujer abierto en la espalda, tocando
con las yemas el hueso de la espina dorsal. Su mejilla rozaba la carne pelada del muslo.
Gritó y, justo al gritar, las luces se volvieron a encender parpadeando.
Según volvía la luz y se apagaba su grito, oyó el ruido de los pasos del Carnicero
acercándose a lo largo del vagón número uno en dirección a la puerta intermedia.
Soltó el cuerpo al que estaba abrazado. Tenía la cara manchada por la sangre de la
pierna. Podía sentirla en la mejilla; era como pintura de guerra.
El grito le había despejado la cabeza, y sintió que le invadía una especie de fuerza. No
habría persecución por el tren, lo sabía: no habría cobardía, ahora no. Éste iba a ser un
enfrentamiento primitivo; dos seres humanos, cara a cara. Y utilizaría todos los trucos que se
le ocurrieran –todos– para vencer a su enemigo. Era, pura y simplemente, cuestión de
supervivencia.
El pomo de la puerta vibró. Kaufman buscó un arma a su alrededor, con una mirada
tranquila y calculadora. Su vista recayó en la pila de ropas que estaba detrás del cuerpo del
puertorriqueño. Ahí había una navaja tirada entre sortijas de diamantes falsos y cadenas de
oro de imitación. Un arma de filo largo, inmaculadamente limpia, probablemente motivo de
orgullo de ese hombre. Pasando el cuerpo musculoso, la arrancó del montón. Le reconfortó la
mano; sin duda era muy emocionante.
La puerta se abría, y asomó la cara del asesino.
Kaufman miró por entre el matadero a Mahogany. No era excesivamente corpulento;
sólo otro cincuentón medio calvo y demasiado gordo. Su cara era de rasgos duros; los ojos,
hundidos. Tenía la boca pequeña y de labios delicados. En realidad era una boca de mujer.
Mahogany no conseguía imaginar de dónde había salido ese intruso, pero se dio cuenta
de que se trataba de un nuevo descuido, otro signo de su creciente incompetencia. Debía
despachar inmediatamente a esa criatura que había pasado por alto. Después de todo no
podían estar más que a una milla del final del trayecto. Tenía que cortar al hombrecito y
colgarlo por los talones antes de que llegaran a destino.
Entró en el vagón número dos.
–Estabas durmiendo –dijo al reconocer a Kaufman–. Te vi.
Kaufman no dijo nada.
–Tendrías que haberte bajado del tren. ¿Qué intentabas hacer? ¿Esconderte de mí?
Kaufman siguió en silencio.
Mahogany sacó el mango de su cuchilla del cinturón de acero desgastado. Estaba sucio
de sangre, igual que su delantal de mallas, su martillo y su sierra.
–Tal como están las cosas –dijo– tendré que deshacerme de ti.
Kaufman levantó la navaja. Parecía algo pequeña al lado de toda la parafernalia del
Carnicero.
–Joder –dijo.
Mahogany se echó a reír ante las pretensiones de defensa del hombrecito.
–No deberías haber visto esto: no es para tipos como tú –dijo, dando otro paso hacia
Kaufman–. Es secreto.
«O sea que es del tipo inspirado por la divinidad, ¿no?», pensó Kaufman. «Eso explica
algo.»
–Joder –volvió a decir.
El Carnicero frunció el ceño. No le gustaba la indiferencia del hombrecito ante su
trabajo, ante su reputación.
–Todos tenemos que dormir un día, tarde o temprano –dijo–. Tendrías que estar
agradecido: no te van a quemar como a la mayoría: te puedo utilizar. Para dar de comer a los
padres.
La única respuesta de Kaufman fue una mueca. No le aterrorizaba nada ese energúmeno
gordo y arrastrado.
El Carnicero descolgó la cuchilla de su cinturón y la blandió.
–Un judío de mierda como tú –dijo–, debería alegrarse sólo de ser útil: la carne es lo
mejor a lo que puedes aspirar.
Sin previo aviso, lanzó una estocada. La cuchilla rasgó el aire a considerable velocidad,
pero Kaufman se echó atrás. Rajó la manga de su abrigo y se hundió en la espinilla del
puertorriqueño. El golpe partió a medias la pierna y el peso del cuerpo abrió aún más la
cuchillada. La carne del muslo, en exposición, era como un filete de primera, suculento y
apetitoso.
El Carnicero empezó a desclavar la cuchilla de la herida y en ese momento saltó
Kaufman. La navaja voló hacia el ojo de Mahogany, pero por un error de cálculo se hundió
en el cuello. Atravesó la columna y asomó con una pequeña gota de sangre coagulada por el
otro extremo. De lado a lado. De un solo golpe. De lado a lado.
Mahogany recibió la hoja en el cuello con una sensación de asfixia. Emitió un sonido
ridículo, una especie de tos poco entusiasta. Manó sangre de sus labios, pintándolos, como el
lápiz de labios a una boca de mujer. La cuchilla cayó al suelo con gran estrépito.
Kaufman arrancó la navaja. De las dos heridas chorrearon dos pequeños arcos de sangre.
Mahogany se desplomó sobre sus rodillas, mirando la navaja que lo había matado. El
hombrecito lo observaba pasivamente. Estaba diciendo algo, pero sus oídos estaban sordos a
los comentarios, como si se encontrara bajo el agua.
De repente se quedó ciego. Supo con nostalgia por sus sentidos que no volvería a ver ni a
oír. Esto era la muerte: la tenía encima, sin duda.
Sin embargo todavía palpaba con las manos la tela de los pantalones y las salpicaduras
calientes sobre su piel. La vida parecía temblarle en las yemas mientras sus dedos se
aferraban al último sentido... luego se desplomó, y sus manos, su vida y su deber sagrado se
doblegaron bajo el peso de una carne avejentada.
El Carnicero estaba muerto.
Kaufman introdujo bocanadas de aire viciado en sus pulmones y se agarró a una de las
correas para serenar su cuerpo tambaleante. Las lágrimas emborronaron la carnicería ante la
que se encontraba. Pasó un tiempo: no supo cuánto; estaba perdido en sueños de victoria.
Luego el tren empezó a reducir su velocidad. Notó y oyó cómo apretaban los frenos. Los
cuerpos colgantes se inclinaron hacia adelante al frenar la locomotora, sus ruedas chirriaron
sobre las vías, que rezumaban limo.
La curiosidad se apoderó de él.
¿Se desviaría el tren al matadero subterráneo del Carnicero, decorado con las carnes que
había reunido a lo largo de su carrera? ¿Y qué haría el risueño conductor, tan indiferente a la
masacre, cuando el tren se detuviera? Ahora podía ocurrir cualquier cosa. Podía enfrentarse a
todo: espérate y verás.
El altavoz crepitó. Se oyó la voz del conductor:
–Ya estamos, colega. Es mejor que te vayas a tu sitio, ¿no?
¿Irse a su sitio? ¿Qué quería decir eso?
El tren iba ahora a paso de caracol. Fuera de las ventanas todo estaba tan oscuro como
siempre. Las luces parpadearon y se apagaron. Esta vez no volvieron a encenderse.
Se quedó en la oscuridad absoluta.
–Llegaremos en media hora –anunció el altavoz, igual que un aviso de estación.
El tren se había detenido. De repente echó a faltar el ruido de las ruedas sobre los raíles,
la precipitación de su paso, a los que tan acostumbrado estaba. Todo lo que pudo oír fue el
zumbido del altavoz. Aún no podía ver nada.
Y de repente, un silbido. Las puertas se estaban abriendo. Penetró en el vagón un olor tan
cáustico que tuvo que apretarse las manos contra la cara para zafarse de él.
Permaneció en silencio, la mano en la boca, durante lo que pareció una eternidad.
Entonces hubo un parpadeo de luz fuera de la ventana. Dibujó el perfil del marco de la
puerta y se hizo progresivamente más intensa. Pronto hubo bastante luz en el vagón para que
viera a sus pies el cuerpo arrugado del Carnicero y trozos cetrinos de carne colgando a cada
lado de él.
También hubo un murmullo procedente de la oscuridad, fuera del tren, una congregación
de pequeñas voces parecidas a las de los escarabajos. En el túnel, andando con los pies a
rastras hacia el tren, había seres humanos. Kaufman pudo distinguir ahora su figura. Algunos
llevaban antorchas que brillaban con una mortecina luz amarronada. El ruido tal vez procedía
de su andar sobre el suelo húmedo, o del chasquido de sus lenguas, o de ambos.
No era tan ingenuo como lo había sido hacía una hora. ¿Podía haber alguna duda acerca
de la intención de esas cosas que salían de la oscuridad dirigiéndose hacia el tren? El
Carnicero había asesinado a hombres y mujeres para dar carne a esos caníbales; se acercaban,
como comensales al oír la campana de la cena, a comer en este vagón restaurante.
Se agachó y recogió la cuchilla que Mahogany había dejado caer. El ruido de criaturas
acercándose era cada vez mayor. Fue hacia el final del vagón, tratando de alejarse de las
puertas abiertas, sólo para descubrir que las de detrás también lo estaban, y también allí se oía
el rumor de pasos acercándose.
Se volvió a encoger detrás de uno de los asientos, y estaba a punto de refugiarse debajo
de ellos cuando una mano, delgada y frágil hasta el punto de transparentarse, apareció junto a
la puerta.
No pudo apartar la vista. No porque el terror lo helara, como había ocurrido junto a la
ventana. Simplemente quería observar.
La criatura entró en el vagón. Las antorchas que iban detrás de ella dejaron su cara en la
sombra, pero se podía ver claramente su figura.
No había nada demasiado especial en ella.
Como él, tenía dos brazos y dos piernas. Su cabeza no tenía forma anormal. El cuerpo
era pequeño, y el esfuerzo de trepar al tren había enronquecido su respiración. Tenía más de
geriátrico que de psicótico; generaciones de ficticios devoradores de hombres no habían
preparado a Kaufman para una vulnerabilidad tan angustiosa.
Detrás de aquello surgían criaturas similares de la oscuridad, entrando torpemente en el
tren. Entraban por todas las puertas.
Kaufman estaba atrapado. Sopesó la cuchilla en sus manos, buscando su equilibrio,
preparado para una batalla con esos monstruos antiguos. Habían metido una antorcha en el
vagón que iluminaba las caras de los líderes.
Eran completamente calvos. La carne cansada de sus rostros estaba estirada fuertemente
sobre sus cráneos, de forma que brillaba por la tirantez. Había manchas de descomposición y
enfermedad sobre su piel, y en algunas zonas el músculo se había podrido con un pus negro,
por el que sobresalía el hueso del pómulo o de la sien. Algunos estaban desnudos como
bebés, con los cuerpos pastosos y sifilíticos casi asexuados. Lo que una vez fueron pechos
eran como bolsas de cuero colgando del torso, los genitales habían encogido.
Más desagradables que los que iban desnudos eran los que se cubrían con ropas. Pronto
se dio cuenta de que la tela pútrida que les rodeaba los hombros o que llevaban atada en
mitad del diafragma estaba hecha de pieles humanas. No una, sino una docena o más,
amontonadas a la buena de Dios, como patéticos trofeos.
Los líderes de esta grotesca cola para comer ya habían llegado a los cuerpos y posaron
las manos gráciles sobre los pedazos de carne, acariciando de arriba abajo la piel afeitada, de
una forma que sugería placer sensual. Las lenguas bailoteaban fuera de las bocas, salpicando
de baba la carne. Los ojos de los monstruos se abrían y cerraban con hambre y excitación.
Por fin uno de ellos lo vio.
Sus ojos dejaron de pestañear un momento y se clavaron en él. Una mirada inquisitiva le
asomó a la cara, era como una parodia del desconcierto.
–Tú –dijo. Su voz estaba tan consumida como los labios de donde salía.
Kaufman levantó un poco la cuchilla, calculando sus posibilidades. Habría cerca de unos
treinta en el vagón, y muchos más afuera. Pero parecían muy débiles y no tenían más armas
que sus pieles y huesos.
El monstruo volvió a hablar con una voz bastante bien modulada cuando la recuperó; era
el gorjeo de un hombre antaño cultivado, antaño encantador.
–Viniste después del otro, ¿no es verdad?
Miró de reojo el cuerpo de Kaufman. Estaba claro que había comprendido muy
rápidamente la situación.
–Viejo, en cualquier caso –dijo, con sus húmedos ojos posados otra vez sobre Kaufman,
estudiándolo cuidadosamente.
–Que te jodan –dijo éste.
La criatura esbozó una sonrisa forzada, pero casi había olvidado la técnica y el resultado
fue una mueca que descubrió una boca con los dientes colocados sistemáticamente en fila.
–Ahora tienes que hacer esto para nosotros –dijo, con una sonrisa bestial–. No podemos
sobrevivir sin comida.
La mano dio unas palmaditas al trasero de carne humana. Kaufman no supo qué replicar
ante esa idea. Se limitó a observar con repugnancia cómo las uñas se deslizaban por la
hendidura de las nalgas, valorando la curvatura del tierno músculo.
–Nos repugna tanto como a ti –dijo la criatura–. Pero estamos obligados a comer esta
carne o si no moriremos. Dios sabe que no tengo ganas de hacerlo.
Sin embargo, esa cosa estaba babeando.
Kaufman recuperó la voz. Era débil, más por confusión de sentimientos que por miedo.
–¿Qué sois vosotros? –Recordó al hombre de la barba en la cafetería–. ¿Sois accidentes
de algún tipo?
–Somos los padres de la ciudad –dijo la cosa–. Y las madres, hijas e hijos. Los
constructores, los legisladores. Hicimos esta ciudad.
–¿Nueva York? –dijo Kaufman–. ¿El Palacio de los Placeres?
–Antes de que nacieras tú, antes de que naciera cualquier ser vivo.
Mientras hablaba, las uñas de la criatura acariciaban por debajo de la piel el cuerpo
destrozado y arrancaba la fina tira elástica del apetitoso músculo. Detrás de Kaufman las
otras criaturas habían empezado a descolgar los cuerpos de las correas, posando las manos
con la misma satisfacción sobre los suaves pechos y los costados de carne. También la habían
empezado a despellejar.
–Nos traerás más –dijo el padre–, más carne para nosotros. El otro era débil.
Kaufman lo miró con reticencia.
–¿Yo? –dijo–. ¿Daros de comer? ¿Por quién me tomas?
–Lo tienes que hacer por nosotros y por otros más viejos que nosotros. Para los que
nacieron antes de que se planeara la ciudad, cuando América era un bosque y un desierto.
La frágil mano señaló el exterior del tren.
La mirada de Kaufman siguió el dedo extendido en dirección a la penumbra. Fuera del
tren había algo que no descubrió antes; más grande que nada humano.
El montón de criaturas se apartó para permitirle examinar más de cerca lo que estaba ahí
fuera, pero sus pies no se movieron.
–Adelante –dijo el padre.
Kaufman pensó en la ciudad que había amado. ¿Eran éstos sus padres, sus filósofos, sus
creadores? Tuvo que creer que así era. A lo mejor había gente en la superficie –burócratas,
políticos y autoridades de todo tipo– que conocían este horrible secreto y cuyas vidas estaban
consagradas a proteger a estas abominaciones dándoles de comer, como los salvajes ofrecen
corderos a sus dioses. Había algo terriblemente familiar en este ritual. Pulsó una tecla, no en
la inteligencia consciente de Kaufman, sino en su personalidad más recóndita, más antigua.
Sus pies, que ya no obedecían a su cerebro, sino a su instinto de adoración, se movieron.
Atravesó el pasillo entre los cuerpos y bajó del tren.
La luz de las antorchas empezaba a iluminar débilmente la ilimitada oscuridad exterior.
El aire parecía sólido, se espesaba con el olor de tierra antigua. Pero Kaufman no olía nada.
Inclinó la cabeza, fue todo lo que pudo hacer para evitar tropezar de nuevo.
Ahí estaba el precursor del hombre. El americano primigenio, cuya tierra natal era ésta, y
no Passamaquody o Cheyenne. Sus ojos, si los tenía, estaban mirándolo.
Su cuerpo se estremeció. Le castañetearon los dientes.
Podía oír los ruidos de esa anatomía: latidos, crujidos y sollozos.
Se movió un poco en medio de la oscuridad.
El ruido de su movimiento fue doloroso. Como el de una montaña al levantarse.
Kaufman levantaba la mirada en dirección a él y, sin pensar qué estaba haciendo o por
qué, se postró de rodillas, sobre la mierda, ante el padre de los padres.
Todos los días de su vida estaban encaminados a éste, todos los momentos apresuraban
este momento imprevisible de terror sagrado.
Si hubiera habido bastante luz en este infierno para verlo entero, tal vez su tibio corazón
habría estallado. Con la que había, notó que su pecho se estremecía al ver lo que vio.
Era un gigante. Sin cabeza ni miembros. Sin un rasgo que fuera análogo al de un hombre,
sin un órgano que tuviera sentido, o sentidos. Era como un banco de peces, si es que se podía
comparar con algo. Miles de hocicos moviéndose al unísono, echando brotes, floreciendo y
marchitándose rítmicamente. Era iridiscente, como el nácar, pero más oscuro a veces que
cualquier color que Kaufman conociera o pudiera nombrar.
Eso fue todo lo que pudo ver; era más de lo que quería. Había mucho más en la
oscuridad, parpadeando, boqueando y aleteando.
Pero no pudo seguir mirando. Se dio la vuelta y, mientras lo hacía, tiraron desde el tren
una pelota que rodó hasta pararse delante del padre.
Por lo menos creyó que era un balón, hasta que se fijó con más atención y reconoció en
él a una cabeza humana, la cabeza del Carnicero. Le habían pelado la cara a tiras. Tirada
delante de su señor, relucía de sangre.
Kaufman apartó la mirada y volvió andando al tren. Todas las partes de su cuerpo
parecían llorar, menos sus ojos. Estaban demasiado calientes por lo que habían visto; hicieron
que sus lágrimas se evaporaran.
Dentro, las criaturas ya habían empezado a cenar. Vio a uno arrancar de su órbita el
dulce bocado azul de un ojo de mujer. Otro tenía una mano en la boca. A los pies de
Kaufman yacía el cadáver descabezado del Carnicero, que aún sangraba profusamente de las
heridas del cuello.
El pequeño padre que había hablado antes se puso delante de Kaufman.
–¿Nos servirás? –le preguntó suavemente, como se pide a una vaca que nos siga.
Él miraba fijamente la cuchilla, el símbolo del trabajo del Carnicero. Las criaturas ya
abandonaban el vagón arrastrando tras ellos cuerpos a medio comer. A medida que se
retiraban las antorchas del vagón volvía la oscuridad.
Pero, antes de que desaparecieran todas las luces, el padre alargó la mano y cogió por la
cabeza a Kaufman, y le hizo volverse para que se contemplara en el mugriento espejo de la
ventana del vagón.
Fue un reflejo rápido, pero pudo ver perfectamente lo cambiado que estaba. Más blanco
que cualquier ser vivo, cubierto de mugre y de sangre.
La mano del padre aún aferraba la cara de Kaufman; le metió el dedo índice en la boca y
se lo hundió en la garganta, agarrando con la uña la raíz de la lengua. La intromisión le dio
náuseas, pero no le quedaba voluntad para repeler el ataque.
–Sirve –dijo la criatura–. En silencio.
Se dio cuenta demasiado tarde de la intención de los dedos.
Aprisionaron repentinamente su lengua y la voltearon en la raíz. Conmocionado, dejó
caer la cuchilla. Intentó chillar, pero no emitió ningún sonido. Tenía sangre en la garganta,
oyó cómo le rasgaban la carne y se contorsionó de dolor.
Luego salió la mano de su boca, y los dedos escarlatas, cubiertos de baba, tenían su
lengua cogida entre el índice y el pulgar delante de su cara.
Kaufman estaba mudo.
–Sirve –dijo el padre, y se metió la lengua en la boca, mascándola con manifiesta
satisfacción. Kaufman cayó de rodillas, vomitando el bocadillo.
El padre ya se iba, arrastrándose, hacia las tinieblas; el resto de los ancianos se habían
escondido una noche más en su madriguera.
El altavoz crujió.
–A casa –dijo el conductor.
Las puertas silbaron al cerrarse, el tren vibró al volver a circular por él la corriente. Las
luces se encendieron parpadeando, se apagaron y se volvieron a encender.
El tren se puso en marcha.
Kaufman estaba en el suelo; le rodaban lágrimas por el rostro, lágrimas de desconsuelo y
resignación. Sangraría hasta morir –decidió–, donde yacía. No importaba que muriera. Al fin
y al cabo era un mundo loco.
El conductor lo despertó. Abrió los ojos. La cara que lo miraba era negra, y no hostil.
Sonreía. Kaufman intentó decir algo, pero su boca estaba sellada con sangre seca. Sacudió la
cabeza como un idiota tratando de escupir una palabra. No emitió más que gruñidos.
No estaba muerto. No se había desangrado.
El conductor lo puso de rodillas, hablándole como si tuviera tres años.
–Tienes trabajo que hacer, colega: están muy contentos contigo.
Se había chupado los dedos y le frotaba los labios inflamados, intentando separarlos.
–Tienes mucho que aprender antes de mañana por la noche...
Mucho que aprender. Mucho que aprender.
Sacó a Kaufman del tren. Nunca había visto antes esta estación. Tenía azulejos blancos y
era absolutamente prístina; el nirvana de un jefe de la estación. Ninguna pintada ensuciaba las
paredes. No había máquinas de billetes, pero tampoco puertas, ni pasajeros. Ésta era una línea
que sólo ofrecía un servicio: el Tren de la Carne.
Los limpiadores del turno de mañana ya estaban atareados eliminando la sangre de los
asientos y del suelo del tren. Alguien desnudaba el cuerpo del Carnicero, preparándolo para
despacharlo a Nueva Jersey. Alrededor de Kaufman todo el mundo trabajaba. Por una reja del
techo la luz del alba entraba a raudales.
De las vigas caían motas de polvo dando vueltas y vueltas. Las observó, absorto. No
había visto nada tan bonito desde que era niño. Precioso polvo. Vueltas y vueltas, vueltas y
más vueltas.
El conductor había conseguido separarle los labios. Tenía la boca demasiado herida para
poder moverla, pero por lo menos podía respirar fácilmente. Y el dolor ya empezaba a
calmarse.
El conductor le sonrió, y luego se volvió al resto de los trabajadores de la estación.
–Me gustaría presentaros al sustituto de Mahogany. Nuestro nuevo carnicero –anunció.
Los encargados de la limpieza miraron a Kaufman. Había cierto respeto en sus rostros,
cosa que a él le pareció conmovedora.
Levantó la vista a la luz del sol, que ahora caía a su alrededor. Agitó la cabeza, queriendo
decir que quería subir al aire libre. El conductor asintió y lo condujo a un conjunto de
escaleras y, a través de un pasadizo, hasta la calle.
Hacía un día precioso. El brillante cielo de Nueva York estaba rayado de filamentos de
nubes rosa pálido, y el aire olía a mañana.
Las calles y avenidas estaban prácticamente vacías. A lo lejos un taxi atravesaba de vez
en cuando un cruce, y su motor era un murmullo; un corredor pasaba sudando por el otro lado
de la calle.
Muy pronto aquellas aceras desiertas estarían atestadas de gente. La ciudad se dedicaría a
sus negocios en la ignorancia: sin conocer jamás sus cimientos ni saber a qué debía su vida.
Sin dudarlo, Kaufman se postró de rodillas y besó el sucio asfalto con los labios
ensangrentados, jurando en silencio eterna lealtad a su causa.
El Palacio de los Placeres acogió esta muestra de adoración sin un comentario.

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

-