-

.

SEARCH GOOGLE

..

-

miércoles, 2 de mayo de 2007

FABULA ESOTERICA // "CONCLUSIONES Y VERDAD..."

“LA FÁBULA DEL ELEFANTE BLANCO”



OM.

Cuenta una antigua fábula hindú, que habían tres hombres muy sabios, buscadores del “Sagrado Elefante Blanco”, el cual no era simplemente un mito para ellos, sino un verdadero ejemplar viviente de la más elevada Divinidad, pues Él representaba la “VERDAD MÁS EXALTADA”. Eran tres insaciables peregrinos, embarcados en la más noble exploración de los Misterios Universales. Tres ancianos, venerables, inquietos como los niños, y con una mente capaz de abarcar lo inesperado, lo nuevo, lo trascendental. Los tres tenían una peculiaridad física y es que eran ciegos de nacimiento, pero para ellos eso no era ningún obstáculo que les impidiese continuar su búsqueda sagrada, ya que como es sabido, son los ojos muchas veces los que nublan y ciegan la realidad. – Porque para los ojos físicos todo son apariencias, pero para el sabio que reconoce esto, mira con los ojos de alma, con los ojos de la intuición. Cuando así se mira las apariencias se desvanecen y la esencia queda desnuda, nada queda oculto a los ojos del Alma.
Tras buscar por varias ciudades, exhaustos llegaron a un poblado sencillo donde un anciano lugareño, amablemente, les indicó dónde, según decían los antiguos sabios del poblado, podían encontrarlo. Estaban ya, ciertamente, muy cerca, y con decisión y firmeza, henchidos de alegría se introdujeron en el interior de la selva. Anduvieron durante toda la mañana y como eran ciegos agudizaron al máximo sus otros sentidos. Cayo la tarde y los tres estaban exhaustos, pero seguían buscando con entusiasmo, entusiasmo digno de los verdaderos buscadores, y ¡por fin!, los tres oyeron y hasta olieron la inmanente presencia del Grande y “Sagrado Elefante Blanco”. Profundamente emocionados, y como si de un relámpago se tratase los tres ancianos salieron corriendo a Su místico encuentro, ¡hasta los árboles se apartaban por compasión al verlos venir!. Había llegado el momento, el mágico encuentro entre lo buscado y el buscador, entre lo profundamente invocado y la respuesta de una evocación divina, a la altura del tesón y la perseverancia mantenida durante años, incluso vidas... Uno de los ancianos se agarró fuertemente a la trompa del elefante cayendo de inmediato en profundo éxtasis, otro con los brazos completamente abiertos se abrazo con poderosísima fuerza a una de las patas del paquidermo y, el tercero se aferró amorosamente a una de Sus grandes orejas, ya que el elefante sagrado estaba placidamente tumbado sobre unas hojas.
Cada uno de ellos experimento, sin lugar a dudas, un sin fin de emociones, de experiencias, de sensaciones, tanto internas como externas, y cuando ya se habían colmado por la bendición del Sagrado Elefante, se marcharon, eso sí profundamente transformados. Regresaron a la aldea y en una de las chozas los tres en la intimidad relataron y compartieron sus experiencias. Pero algo extraño empezó a ocurrir, empezaron a elevar sus voces y hasta a discutir sobre la “Verdad”. El que experimento la trompa del elefante dijo: la Verdad (que era la representación del Sagrado Elefante Blanco) es larga, rugosa y flexible; el ciego anciano que experimento con la pata del elefante dijo: eso no es la verdad, la “Verdad” es dura, mediana, como un grueso tronco de árbol; el tercer anciano que experimento la oreja del paquidermo, indignado por tantas blasfemias dijo: la “Verdad” es fina, amplia y se mueve con el viento. Los tres, aunque sabios y hermosas personas, no se entendían, no se comprendían y decidieron marcharse cada uno por su lado.
Cada uno por su camino, viajaron por muchos países, haciendo de su capa un sayo, y difundiendo su verdad. Crearon tres grandes religiones y fue rápida su expansión. Esto fue posible porque tocaron la “VERDAD” y la predicaron honestamente por todo el mundo desde el corazón. Los tres buscadores, habían llegado a encontrar la Divinidad, pero no percibieron su amplitud, sino que se limitaron a experimentar una parte, no el Todo, por lo tanto, aunque sinceros en su búsqueda y en su servicio, herraron en su propia limitación mental.
De esta maravillosa y simbólica historia se pueden desprender innumerables conclusiones, todas ellas posiblemente validas. Para aquel que es un iniciado, percibirá rápidamente que muchos de los problemas actuales tienen que ver con el desarrollo de esta fábula, siendo también la solución posible, mediante el despliegue natural de nuestra inteligencia y de nuestro amor, hacia todos los asuntos de nuestra vida humana, si aplicamos correctamente las siguientes conclusiones prácticas.





Saquemos algunas conclusiones:

- Al igual que los tres ancianos, muchos individuos buscan algo; la felicidad, el éxito, la plenitud, el amor, la aceptación de los demás, la amistad, etc. E incluso para unos pocos inconformistas y testarudos, la “VERDAD”, ¿el por qué de las cosas?, de la vida de la existencia, etc.

- Aunque nos moleste aceptarlo, al igual que los tres ancianos, el ser humano parte hacia esa sagrada búsqueda, con la evidente y profunda ceguera de su propia ignorancia. Los cinco sentidos y el intelecto no son suficientes herramientas para investigar y descubrir la “Verdad”, el “Espíritu” que está detrás de las apariencias, detrás de todo lo creado, la quinta esencia o corazón de la innata divinidad subyacente...

- Cada uno de los ancianos descubrió, sin lugar a dudas, con toda su alma, parte de ese Gran Misterio, de esa Divinidad, eso no se cuestiona en la fábula. Sin embargo querer abarcar todo el océano de sabiduría en unas manos humanas es imposible. Tener una profunda experiencia con lo divino no es englobar todo su contenido. Sin embargo son muchos los que tratan de monopolizar la Verdad, a Dios, a través de una Religión, de una doctrina o una Filosofía, y eso no se puede hacer. No se puede limitar lo ilimitado, no podemos coger a Dios y encerrarlo en un libro y luego decir que es la “Suprema Palabra de Dios Incuestionable y Veraz”. Así comienzan muchas guerras y conflictos, por falta de inclusividad y estrechez mental.

¿ QUÉ ES LA “ VERDAD ” ?

El ser humano necesita desesperadamente “seguridad”, e intenta alcanzarla por todos los medios. Pero no solamente seguridad material o de subsistencia, sino también seguridad interior, de sus emociones y afectos, de su propia existencia e identidad. El problema del: “qué lugar ocupo en el sistema de la vida”, “qué se supone que se espera de mi” y “para qué sirvo realmente”, provocan en nuestro interior mucho desazón. Y es debido a esa inseguridad permanente, la que no acabamos de solucionar nunca, la que nos empuja a realizar miles de cosas, y a veces muchas de ellas absurdas, carentes de sentido, como por ejemplo el “pasar de todo” o todo lo contrario “luchar a muerte y contra todos por un ideal”. El primero se convierte en un incomprendido de la sociedad, en un “inadaptado”, y el segundo en un kamikaze suicida, en un mártir odiado por muchos, o héroe venerados por otros. Naturalmente, estamos hablando de extremos, y los extremos nunca son buenos de por sí, sin embargo éstos nos permiten dilucidar e intuir el camino medio, el posible equilibrio necesario para vivir con cierta seguridad o estabilidad, aunque en la mayoría de los casos no sea más que una estabilidad virtual.

Toda la clave de la existencia humana consiste en conocer “LA VERDAD”. Pero, ¿dónde esta esa Verdad Esencial?....... La Verdad nos daría la necesaria “seguridad” para ser felices y completos. Nos proporcionaría un futuro, y la comprensión de nuestro pasado, nos permitiría así mismo sacar todo nuestro potencial en el presente y no nos dejaría perdernos en la ignorancia tan aguda de nuestros tiempos. La Ciencia moderna nos despliega una interesante percepción del mundo que nos rodea, y nos demuestra inexorablemente una gran variedad de leyes y de fenómenos físicos y químicos. Ciertamente la Ciencia moderna avanza cada vez y con mayor seguridad, abriéndonos la “Puerta hacia la Verdad”, y esto es positivo para el hombre y por consiguiente para la sociedad en conjunto. La Religión también cumple su sagrado papel de buscar la Verdad. La búsqueda de la verdad a través de la religión es más subjetiva, más personal e intransferible, donde las experiencias íntimas, místicas y espirituales son esencialmente reveladoras para el individuo que así las experimenta. Pueden ser ciertas o ilusorias, divinas o subconscientes, pero ahí están. Y para los sujetos que así lo vivencian pasan a formar parte de su bagaje existencial.
Por consiguiente y simplificando estas dos posiciones aparentemente antagónicas, podríamos aseverar que la línea del científico es puramente mental y concreta. Basando su percepción en el mundo de los 5 sentidos, y su trabajo de investigación siempre estará limitado por los instrumentos materiales que utilice, como es obvio. Sin embargo también deberíamos decir que la postura estrictamente religiosa tampoco es completa, porque no solamente existe Dios, sino también materia, y tanto la una como la otra necesitan un correcta comprensión y un correcto desenvolvimiento en la vida y en la percepción del hombre. Desde el punto de vista esotérico, ESPÍRITU y MATERIA son UNO, ya que el espíritu es materia o sustancia sublimizada, y la materia es espíritu o divinidad concretizada. Aunque formulado de una forma poética, lo anteriormente expuesto, contiene una realidad integra, ya que actualmente esta demostrado que TODO ES ENERGÍA, sea ésta más densa o más sutil, más elevada o con mayor dureza, las verdad es que todo es energía, y la energía ni muere, ni se destruye, ni desaparece, sino que siempre está en constante movimiento, en constante transformación, de un estado a otro. En esta simple pero magnífica simbiosis podríamos unir a la ciencia y la religión, ya que las dos son partes de una misma búsqueda, y hermanas gemelas de un mismo creador. Las dos deberían trabajar juntas y complementarse conjuntamente en el camino de la investigación esencial. Las dos unidas como el padre y la madre y rodeadas de entendimiento y amor, seguramente darían como resultado creador el nacimiento de un tercer factor, el hijo, la Luz, que nos guiaría con seguridad hacia el abrazo sincero de la Verdad, a la cual en este capítulo hacemos tanta referencia.
Pero como alcanzar la Verdad, si la verdad no es material, ni mental. Difícil dilema para el buscador. Si la verdad es que el hombre es polvo y en polvo se convertirá, todo lo anteriormente expuesto o en lo sucesivo de nada importa, y carece de toda practicidad. Pero si la verdad es que el hombre es un “hijo de Dios” y por lo tanto espiritualmente inmortal y divino, sí que importa lo anteriormente expuesto y lo sucesivo, porque iremos avanzando en comprensión. Ante los Misterios de la Vida y la Metafísica, quizás, la correcta actitud a tener presente sea la razonable duda, pero a la vez, la suficiente humildad mental, para esperar lo inesperado, lo nuevo, la Magia. Una mente analítica, un espíritu crítico, un corazón intuitivo y un alma en constante atención y abierta a la revelación, y por supuesto, mucho sentido común y sin extremismos, sean las actitudes necesarias y positivas para recorrer el sendero hacia la “Verdad”.
El acercamiento a la Verdad es siempre progresivo. Podemos alcanzar una determinada verdad, pero siempre habrá una “causa” superior a ella misma, siempre habrá una verdad mayor que espera a ser descubierta. Por lo tanto estemos alerta y abiertos a una nueva y más amplia revelación. Las pequeñas verdades son necesarias para erigir mayores verdades. Las verdades a medias, son también verdades, y éstas dependen, naturalmente, del punto de compresión alcanzado.
El interés por la ciencia es uno de los primeros impulsos que siente el hombre inteligente, por descifrar el Misterio o Causa de las cosas. A continuación contaremos en forma de historia simbólica, el concepto que aquí queremos dar sobre el progresivo acercamiento a diversos estadios de “verdad”:

“Al principio, para el hombre que empezaba a sentir el interés por la ciencia y sin embargo no tenía las herramientas necesarias, por ejemplo para investigar una simple piedra, la piedra era a sus ojos no nada más que una simple piedra, algo más o menos grande, rugosa y con alguna tonalidad cromática. Sin embargo, no contento con este estudio, y debido a ese afán científico, perfeccionó herramientas que le permitiese ver un poco más allá de aquello puramente sólido, algo que le acercase un poco más a aquella parte Oculta "Esotérica" que todavía no percibía. Con el tiempo y esfuerzo perfeccionó una lente. Esa lente le abrió las puertas de otra realidad, de otra dimensión hasta entonces desconocida, oculta, y se dio cuenta que esa simple piedra, ya no era tan simple, ya que estaba compuesta de diferentes sustancias químicas. Pero no satisfecho con ese nuevo estudio, siguió investigando y perfeccionó aun más esa lente penetrando un poco más en ese nuevo espacio hasta entonces velado a sus sentidos físicos, y descubrió entonces, aunque claro está que siempre había estado ahí, que esas sustancias químicas estaban a su vez compuestas de partículas aun más pequeñas llamadas átomos con sus respectivos neutrones, protones y electrones que se movían a una velocidad extraordinaria. ¡CARAY! dijo con la simple piedra, y siguió investigando. Y un día llegó un señor llamado A. Einstein y dijo; "TODO ES ENERGÍA", la materia es energía condensa­da y la energía pura es una sustancia material muy sutil no visible para nuestros sentidos de percepción ordinarios. Y lo pudo probar, y ahora tenemos la famosa fórmula: E=mc2 .. (este conocimiento de que todo es energía era lo que estaban cansados de decir todos los Grandes Maestros y sabios de la Antigüedad). Y aquel científico sigue hoy investigando y lo que todavía no ha descubierto sigue siendo "esotérico" para él, hasta­ que en un futuro no lejano, descubra la VIDA, el ESPÍRITU y la razón de Ser de esa aparente simple "Piedra".

Para el estudiante esotérico, y como un paso más allá de la ciencia ordinaria, la “piedra” vendría a ser un “Pensamiento Divino” mantenida en la “Mente del Creador”. Ya que entendemos que detrás de toda la Creación, en el trasfondo de la existencia misma, sólo existe ÉL, que en realidad somos nosotros mismos y toda la diversidad manifiesta. Pues en el Uno se funde todo. Y al igual que la energía lo es todo, así también, el alfarero moldea el barro y crea infinidad de figuras y formas; pero todo es “ilusión” ya que todas las formas y figuras no son más que barro, energía en esencia, elemento “uno” y universal que lo envuelve todo y a todos. Lo único que cambia es el pensamiento creativo, la voluntad de moldear el barro, la energía de la vida. Y a sea “Magna Voluntad” la llamamos de diferentes maneras, según nuestra cultura y tradición: Padre, Creador, Dios, Divinidad, Uno, Logos, etc.
Sin embargo existen dos clases de “verdad”, la humana y la esencial (divina). Está la verdad relativa sobre lo que el ser humano ha inventado y clasificado, y la verdad tal cual es, en última esencia, en raíz de las cosas en sí mismas, más allá de cualquier cavilación intelectual o especulación racional. Las verdades humanas son siempre transitorias, lo que hoy creemos que es cuadrado mañana posiblemente sea redondo, como por ejemplo la teoría de antaño que si la tierra era plana o redonda, o cuando en la antigüedad se pensaba que lo que hacia vivir a un hombre era su espíritu y que las venas, arterias y demás órganos nada tenían que ver, mucha gente murió por tal nueva visión. Y así infinidad de falsos conceptos, comprensibles claro está, para todo ser que está evolucionando. Pero de igual manera que en el pasado, lo que hoy descubrimos, que sin duda es mejor y más verdadero que lo de ayer, también en un futuro próximo será obsoleto y caduco, y producirá risa. Por lo tanto el ser humano vive en constante cambio y en verdades relativas. Pero debemos comprender que esto no es malo sino natural, y el problema viene cuando algunos creen que ya han alcanzado el cenit, lo máximo, la última verdad, y sobre ello edifican su templo. En esos momentos sus mentes se cierran, se cristalizan y rompen, ya que no hay nada superior que descubrir, y hacen de un granito de arena una montaña. No han aprendido la lección del pasado, del tiempo y de la relatividad de todo lo material. Pero para un buen científico, ya sea de ciencia o metafísica, la humildad para aprender es la clave, y la comprensión intuitiva de mayores espacios de “verdad” han de ser la tónica de sus esfuerzos sinceros, inevitable búsqueda debido a esa inquietud innata en todo ser inteligente, en pos de mayor seguridad para vivir libremente y con total creatividad y amor.
¿Y cuáles son las Verdades Esenciales? Imposibles de decir o escribir, ya que no pertenecen al reino de las palabras, ni de los signos ortográficos, tampoco pertenecen al mundo de la formas o de los símbolos. No pertenecen al espacio mental ni intelectual, tampoco a la suposiciones o estadísticas. Nada tienen que ver con los libros o con el sonido, con los cinco sentidos o con una doctrina. La “VERDAD” es una experiencia directa, intransferible de ningún modo comunicable, es una implosión reveladora, una percepción espontánea e instantánea sin intermediarios, una expansión del SER Interno imposible de describir. Y aun así ni siquiera podemos imaginar o intuir lo que es, todo lo que pensemos al respecto será una barrera limitadora para experimentarla. A este respecto las frases del venerable BUDA nos son iluminadoras:

"No hemos de creer en lo dicho, simplemente porque fue dicho; ni en las tradiciones, porque han sido transmitidas desde la antigüedad; ni en los rumores; ni en los escritos de los sabios, porque han venido de ellos; ni en las fantasías, que se supone han sido inspiradas por un DEVA (ángel, es decir, una supuesta inspiración espiritual); ni en las deducciones basadas en alguna suposición casual; ni por lo que parece ser una necesidad analógica; ni por la mera autoridad de nuestros instructores o maestros; sino que hemos de CREER cuando lo escrito, la doctrina o lo dicho, está corroborado por nuestra razón y CONCIENCIA. Por eso enseñe a no creer lo que oyen decir, sino que, cuando lo crean conscientemente, Actúen De Acuerdo Y Plenamente".

A la vez se debe comprender que el Conocimiento Esotérico no pertenece a ninguna escuela o grupo, corriente religiosa o espiritual de algún tipo. La "VERDAD" es la Joya Sagrada que pertenece por derecho propio a toda la humanidad, y ésta se encuentra en el espíritu y dentro de cada Ser, la Verdad se encuentra por doquier, es absolutamente libre, ya que en sí misma la Verdad Libera, por lo tanto nadie debería intentar “monopolizarla” como hasta ahora, lamentablemente, siempre se ha querido hacer.

"... No hay Religión, Filosofía o Ciencia Más Elevada que la Verdad, y Ésta no es Propiedad de Nadie, Excepto del Espíritu Libre e Incluyente que se Encuentra en el Interior de Todos y Cada Uno de Los Seres Del Universo..."
Cuando al Maestro Jesús, Pilatos le pregunto: ¿cuál era esa Verdad de la que él hablaba? Su respuesta fue el silencio. No dijo nada, ¡o quizás respondió! y el silencio fue la respuesta acertada... Una vez estaban discutiendo, apasionadamente dos monjes budistas en el jardín, sobre la verdad, si era esto o aquello, y por aquellos lugares estaba el venerable Buda, paseando gozadamente, y fue rápidamente abordado por esos dos jóvenes monjes, y le preguntaron exaltados; Maestro ¿cuál es la Verdad? El venerable Buda sin hacer ningún gesto y en profundo silencio siguió su camino. No respondió nada, o ¡quizá sí! y el silencio, fue nuevamente la respuesta más acertada. Jesús dijo:”Conoced la Verdad y ella os hará libres”. Porque la verdad libera verdaderamente, y es un alimento que da Inmortalidad, por que no solamente de pan vive el hombre sino de toda palabra salida de Dios. Pero no son los sentidos ni el intelecto los que se alimentan de la Verdad, ya que ellos se alimentan de estímulos y conocimientos, ya sean estos ciertos o erróneos, prácticos o superficiales. Observamos en la vida a individuos que saben mucho, que tienen varia carreras, y son elocuentes y locuaces del saber humano, personas que tienen un nivel de inteligencia muy alto pero que sin embargo tampoco son “libres” en verdad. Tienen los mismos problemas que cualquiera y sufren por las mismas causas que los demás. Luego no es la “verdad del mundo” la que nos hace libres y a la que se refería el Maestro Jesús. Es otro alimento, y el que se nutre no es el intelecto humano, sino que es el alma el que se alimenta de Verdad, y cuanto más come más crece, y cuanto más crece más divinamente se manifiesta a través del hombre, del individuo. Cual podría ser el mejor ejemplo para ilustrar este especial alimento, pues el amamantamiento de un bebé; ponerle el pecho de una madre a un bebé y veremos la magia de la verdad. En esos momentos todo su cuerpo, todos sus sentidos, todo su Ser se transforma, para recibir directamente y sin titubeos la total experiencia, experimentando el alimento en su forma más pura y consciente, o ¿es que acaso pensamos que el bebé está pensando en otras cosas?... Así se experimenta la verdad.
Hay quienes piensan que la Verdad se encuentran en sus “Biblias”, en sus Textos Sagrados, creen que en sus libros están contenidas “Las Palabras de Dios”, y sólo en sus escritos no en el de los demás, naturalmente. Quieren tener la exclusividad de lo Inefable, de lo Absoluto, pero la verdad es que son víctimas de sus propios dogmatismos y difícilmente algún día podrán experimentar la Verdad. Porque, acaso la Palabra de Dios no es la Voz que sale de Su boca, o pensamos que Su voz es lo mismo que un pedazo de papel y tinta... Cierto es que existe mucha sabiduría en los textos sagrados de todas las religiones del mundo, por supuesto, pero también es cierto que todo es interpretable, y por lo tanto fácil de errar en su entendimiento. Sin embargo, la experiencia directa con esa realidad divina, cuando se vive plenamente, no es interpretable, sino Verdad, tan clara y nítida como jamás se podría imaginar, pero difícilmente reproducible para comunicárselo a otros. Por esa razón, tanto el Maestro Jesús como su hermano el Maestro Buda respondieron de la misma manera “el silencio”. Ellos, claro que experimentaron la Verdad, como muchos otros Iniciados, Maestros, Iluminados, Místicos y Discípulos, de todas las épocas y todo lugar, pero ¿cómo expresarla de tal forma que se vivenciará para los demás? imposible con palabras, por esa razón el Silencio es el mejor Maestro para experimentar directamente el Misterio de la Vida en todos sus planos y dimensiones posibles. Porque el Silencio te eleva más allá de los ruidos y murmullos del plano físico, y te permite percibir lo sutil, lo etéreo, la Voz de tu alma, la cual vive en Verdad.
¿Cómo explicaríamos el olor de una rosa a alguien que jamás la ha olido?. Ya podremos darle muchas vueltas, muchas explicaciones y ejemplos, pero de ninguna manera podremos ni acercarnos ha dicha experiencia, hasta que él mismo no lo experimente directamente. Así debemos obrar nosotros, y no creernos todo lo que leemos o escuchamos, por muy lógico o espiritualmente acertado que parezca, sino que deberíamos mantener siempre una actitud responsable, constructivamente crítica y serena ante cualquier nuevo conocimiento. No se trata de rechazarlo todo, ni tampoco de aceptarlo todo, se trata de investigar y experimentar, de tenerlo presente como una posibilidad, de tenerlo en cuenta, por si acaso. Y solamente cuando ese conocimiento haya sido experimentado plenamente por nuestra conciencia y asimilado todo su potencial, sólo entonces podremos decir, con total seguridad, que esto es o no es verdad. Hoy en día es tan fácil la manipulación, algunas personas ya por inercia rechazan cualquier exposición metafísica, aún sin investigar ni estudiar ni un solo minuto de su vida, pero ahí están, aseverando y opinando como si fueran realmente doctos en el tema. Luego los ahí totalmente crédulos y ya de por sí son personas fácilmente sugestionables y manipulables, se creen todas las cosas pero no hacen nada, tampoco, por verificar su autenticidad. Un sabio dijo: “El que se ríe de lo que no conoce va en camino de convertirse en un idiota”, nosotros también agregaríamos que “el que se cree todo lo que oye, también va en el mismo camino de la estupidez”. Son las dos caras de la misma moneda, pero ninguna de las dos actitudes son las más idóneas para convertirse en “buscadores de la Verdad”. Hay que buscar el punto medio, el justo equilibrio entre los dos, entre una buena dosis de coherencia y profundo sentido común, esa es la clave maestra para avanzar con seguridad y rapidez en el sendero que conduce a la Sabiduría.

Sócrates, uno de los más grandes filósofos, llego ha decir: “sólo sé que no sé nada”, indudablemente este maravilloso axioma revela una gran sabiduría. Para el sabio que reconoce su limitación, ya no esta tan limitado, pues ha puesto una buena base de humildad para edificar con seguridad su templo de conciencia despierta. “Sólo el que cree que sabe ha muerto en sabiduría”. Hay un aforismo esotérico, o axioma espiritual, que debían y deben tener muy presente los Iniciados a los Misterios, que dice: “Querer, Saber, Osar y Callar”. Generalmente el Sabio habla poco pero dice mucho, no pierde las energías en discusiones banales, sino que permanece en silencio. Aunque ese “silencio” muchas veces no quiere decir callar, sino permanecer en calma interior mientras se habla, pues es tan malo hablar cuando hay que callar, como callar cuando hay que hablar.

En la fábula del “Elefante Blanco” hay mucha sabiduría por descubrir, mucho para reflexionar e investigar. Ciertamente no hay nada mas hermoso en este mundo que descubrir la “Verdad”, aunque a esa Divina Verdad no se la pueda poseer, sino que es ella, que a su debido tiempo y a su debida madurez, es la que posee al hombre.......

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

-