-

.

SEARCH GOOGLE

..

-

domingo, 14 de febrero de 2010

EL TULIPAN NEGRO - 2ª parte

Alejandro Dumas

El tulipán negro

2ª parte

XV

EL POSTIGO

Gryphus iba seguido del moloso.

Le hacía realizar su ronda para que cuando llegara la ocasión reconociera a los prisioneros.

‑Padre mío ‑dijo Rosa‑‑‑, aquí está la famosa cel­da de la que el señor De Grotius se evadió. ¿Recordáis al señor De Grotius?

‑Sí, sí, ese bribón de De Grotius; un amigo de aquel bandido de Barneveldt al que vi ejecutar cuando yo era niño. ¡Ah! ¡Ah! Así que ésta es la celda de la que se evadió. Pues bien, yo respondo de que nadie se eva­dirá de ella jamás.

Y, abriendo la puerta, comenzó en la oscuridad su discurso al prisionero.

En cuanto al perro, se dirigió gruñendo a olfatear las pantorrillas de Van Baerle, como preguntándole con qué derecho no estaba muerto, él a quien había visto salir entre el escribano y el verdugo, camino del cadalso.

Pero la bella Rosa lo llamó, y el moloso acudió al lado de la muchacha.

‑Señor ‑dijo Gryphus levantando su farol para tratar de proyectar un poco de luz alrededor de él‑ , ved en mí a vuestro nuevo carcelero. Soy jefe de los portallaves y tengo las celdas bajo mi vigilancia. No soy malo, pero sí inflexible en lo que concierne a la disci­plina.

‑Os conozco perfectamente, mi querido señor Gryphus ‑‑contestó el prisionero entrando en el círculo de luz que proyectaba el farol.

‑Vaya, vaya, sois vos, señor Van Baerle ‑se asom­bró Gryphus‑. ¡Ah! Sois vos; ¡vaya, vaya, vaya, como nos encontramos!

‑Sí, y veo con gran placer, mi querido señor Gryphus, que vuestro brazo va de maravilla, ya que es el brazo con el que sostenéis el farol.

Gryphus frunció el entrecejo.

‑Ved lo que ocurre en política ‑comentó‑; siem­pre se cometen faltas. Su Alteza os ha dejado la vida, yo no lo habría hecho.

‑¡Bah! ‑exclamó Cornelius‑. ¿Y por qué?

‑Porque vos sois de los hombres que siempre cons­piran; vosotros los sabios tenéis tratos con el diablo.

‑¡Ah, maese Gryphus! ¿Estáis descontento de la forma en que os arreglé el brazo, o del precio que os pedí? ‑preguntó riendo Cornelius.

‑¡Por el contrario, voto a bríos! ¡Por el contrario! ‑refunfuñó él carcelero‑. Me habéis arreglado muy bien el brazo; hay alguna brujería en esto: al cabo de seis semanas me servía de él como si nada le hubiera suce­dido. Con tal motivo el médico de la Buytenhoff, que conoce su oficio, quería rompérmelo de nuevo para arreglármelo según las reglas, prometiendo que, esta vez, estaría tres meses sin poderlo utilizar.

‑¿Y vos no habéis querido?

‑Yo dije: «No.» Mientras pueda hacer la señal de la cruz con este brazo ‑Gryphus era católico‑, mien­tras pueda hacer la señal de la cruz, me río del diablo.

‑Pero si os reís del diablo, maese Gryphus, con mayor razón debéis reíros de los sabios.

‑¡Oh! ¡Los sabios, los sabios! ‑exclamó Gryphus sin responder a la interpelación‑. ¡Los sabios! Preferi­ría tener diez militares a guardar, que un solo sabio. Los militares fuman, beben, se emborrachan; son dulces como corderos cuando se les da aguardiente o vino del Mosa. Pero un sabio, ¿beber, fumar, emborracharse? ¡Pues sí! Es sobrio, no gasta nada en eso, y así mantie­ne su cabeza fresca para conspirar. Pero empiezo por deciros que no os resultará fácil conspirar. En primer lugar nada de libros, nada de papeles, nada de galimatías. Fue con los libros como el señor De Grotius se salvó.

‑Yo os aseguro, maese Gryphus ‑replicó Van Baerle‑ que tal vez haya tenido por un instante la idea de salvarme, pero ciertamente ya no la tengo.

‑¡Está bien! ¡Está bien! ‑concedió Gryphus‑. Vigilaos vos mismo, yo haré otro tanto. Esto es igual, es igual. Su Alteza cometió una falta grave.

‑¿No dejando que me cortaran la cabeza...? Gra­cias, gracias, maese Gryphus.

‑Sin duda. Ved si los señores De Witt no están ahora bien tranquilos.

‑Es espantoso eso que decís, señor Gryphus ‑re­plicó Van Baerle volviéndose para ocultar su desagra­do‑. Olvidáis que uno era mi amigo, y el otro... el otro mi segundo padre.

‑Sí, pero recuerdo que tanto el uno como el otro eran unos conspiradores. Y además, hablo por filan­tropía.

‑¡Ah! ¿De veras? Explicad, pues, un poco esto, querido Gryphus, pues no lo comprendo muy bien.

‑Sí. Si vos os hubiérais quedado en el tajo de maese Harbruck...

‑¿Y bien?

‑¡Pues bien! No sufriríais ya. Mientras que aquí, no os oculto que voy a haceros la vida muy dura.

‑Gracias por la promesa, maese Gryphus.

Y mientras el prisionero sonreía irónicamente al vie­jo carcelero, Rosa detrás de la puerta le respondía con una sonrisa llena de angélica consolación.

Gryphus se dirigió a la ventana.

Había todavía bastante luz para que se viera, sin distinguirlo, un horizonte inmenso que se perdía en una bruma grisácea.

‑¿Qué vista hay desde aquí? ‑preguntó el carce­lero.

‑Muy hermosa ‑contestó Cornelius mirando a Rosa.

‑Sí, sí, demasiada vista, demasiada vista.

En este momento, los dos palomos, espantados por la aparición y, sobre todo, por la voz de aquel descono­cido, salieron de su nido, y desaparecieron asustados en la niebla.

‑¡Oh! ¡Oh! ¿Qué es esto? ‑preguntó el carcelero.

‑Mis palomos ‑respondió Cornelius.

‑¡Mis palomos! ‑exclamó el carcelero‑. ¡Mis palomos! ¿Es que un prisionero tiene alguna cosa suya?

‑Entonces ‑dijo Cornelius‑ ¿los palomos que el Buen Dios me ha prestado...?

‑He aquí una infracción ‑replicó Gryphus‑. ¡Unos palomos! ¡Ah!, joven, joven, os prevengo de una cosa, y es que, no más tarde de mañana, estos pájaros hervirán en mi olla.

‑Sería preciso primero que vos los cogierais, maese Gryphus ‑dijo Van Baerle‑. Vos no queréis que sean mis palomos; todavía son menos vuestros, os lo juro, que lo son míos.

‑Lo que está diferido, no está perdido ‑refunfu­ñó el carcelero‑ y no más tarde de mañana, les retor­ceré el cuello.

Y mientras profería esta maligna promesa a Corne­lius, Gryphus se inclinó hacia fuera para examinar la estructura del nido. Lo que dio tiempo a Van Baerle para correr a la puerta y estrechar la mano de Rosa que le dijo:

‑Esta noche, a las nueve.

Gryphus, enteramente ocupado con el deseo de coger al día siguiente los palomos como había prome­tido hacer, no vio nada, no oyó nada; y como había cerrado la ventana, agarró a su hija por el brazo, salió, dio una doble vuelta a la llave, empujó los cerrojos, y se fue a hacer las mismas promesas a otro prisionero.

Apenas hubo desaparecido, Cornelius se acercó a la puerta para escuchar el ruido decreciente de los pasos. Luego, cuando se apagaron, corrió a la ventana y demo­lió de punta a rabo el nido de los palomos.

Prefería alejarlos para siempre de su presencia que exponer a la muerte a los gentiles mensajeros a los que debía la dicha de haber vuelto a ver a Rosa.

Aquella visita del carcelero, sus brutales amenazas, la sombría perspectiva de su vigilancia de la que cono­cía los abusos, nada de todo eso pudo distraer a Corne­lius de los dulces pensamientos y, sobre todo, de la dulce esperanza que la presencia de Rosa acababa de resucitar en su corazón.

Esperó impacientemente a que sonaran las nueve horas en el torreón de Loevestein.

Rosa había dicho: «A las nueve, esperadme.»

La última nota de bronce vibraba todavía en el aire cuando Cornelius oyó en la escalera el paso ligero y la ropa susurrante de la bella frisona, y enseguida el enre­jado de la puerta sobre la que Cornelius van Baerle fijaba ardientemente los ojos se iluminó.

El postigo acababa de abrirse por fuera.

‑Aquí estoy ‑dijo Rosa todavía completamente sofocada por haber tenido que subir la escalera‑. ¡Aquí estoy!

‑¡Oh, buena Rosa!

‑¿Estáis contento de verme?

‑¡Me lo preguntáis! Pero ¿cómo os las habéis arre­glado para venir? Decidme.

‑Escuchad, mi padre se duerme cada noche casi enseguida después de cenar; entonces, le acuesto un poco aturdido por la ginebra; no se to digáis a nadie porque, gracias a este sueño, podré venir cada noche a charlar una hora con vos.

‑¡Oh! Os lo agradezco, Rosa, querida Rosa.

Y diciendo estas palabras, Cornelius acercó tanto su rostro al postigo que Rosa retiró el suyo.

‑Os he traído vuestros bulbos de tulipán ‑dijo.

El corazón de Cornelius saltó. No se había atrevi­do a preguntar todavía a Rosa lo que había hecho con el precioso tesoro que le había confiado cuando creyó que iba a la muerte.

‑¡Ah! ¡Los habéis, pues, conservado!

‑¿No me los habíais dado como una cosa que os era muy querida?

‑Sí, pero precisamente porque os los había dado, me parece que son vuestros.

‑Hubieran sido míos después de vuestra muerte y estáis vivo, por fortuna. ¡Ah! Cómo he bendecido a Su Alteza. Si Dios concede al príncipe Guillermo to­das las felicidades que le he deseado, el rey Guillermo será ciertamente no sólo el hombre más dichoso de su reino sino de toda la tierra. Vos estáis vivo, digo, y aun­que conservando la Biblia de vuestro padrino Corneille, estaba resuelta a traeros vuestros bulbos; solamente, que no sabía cómo hacerlo. Ahora bien, acababa de tomar la resolución de ir a pedir al estatúder la plaza de carcele­ro de Gorcum para mi padre, cuando la nodriza me trajo vuestra carta. ¡Ah! Lloramos mucho juntas, os res­pondo de ello. Pero vuestra carta no hizo más que re­afirmarme en mi resolución. Entonces fue cuando par­tí para Leiden; ya sabéis el resto.

‑¿Cómo, querida Rosa ‑exclamó Cornelius‑ pensabais, antes de recibir mi carta, venir a reuniros conmigo?

‑¡Sí, pensaba en ello! ‑respondió Rosa dejando que su amor pasara por delante de su pudor‑. ¡Pero si no pensaba en otra cosa!

Y diciendo estas palabras, Rosa se puso tan bella que, por segunda vez, Cornelius precipitó su frente y sus labios contra el enrejado, sin duda para agradecér­selo a la hermosa joven.

Rosa retrocedió como la primera vez.

‑En verdad ‑dijo con aquella coquetería que late en el corazón de toda joven‑ en verdad, he lamentado muy a menudo no saber leer; pero nunca tanto y de la misma forma que cuando vuestra nodriza me trajo vues­tra carta; tenía en mi mano esa carta que hablaba para los demás y que, pobre tonta que soy, estaba muda para mí.

‑¿Habéis lamentado a menudo no saber leer? ‑preguntó Cornelius‑. ¿Y con qué motivo?

‑Toma ‑dijo la joven riendo‑ para leer todas la cartas que me escribían.

‑¿Vos recibíais cartas, Rosa?

‑Por centenares.

‑Pero ¿quién os las escribía...?

‑¿Quién me escribía? Primero, todos los estudian­tes que pasaban por la Buytenhoff, todos los oficiales que iban a la plaza de armas, todos los dependientes e incluso los mercaderes que me veían en mi ventana.

‑¿Y con todas esas notas, querida Rosa, qué ha­cíais vos?

‑Unas veces ‑respondió Rosa‑ me las hacía leer por alguna amiga, y esto me divertía mucho, pero al cabo de cierto tiempo, ¿para qué perderlo escuchando todas esas tonterías? Las quemaba.

‑¡Al cabo de cierto tiempo! ‑exclamó Cornelius con una mirada turbada a la vez por el amor y la alegría.

Rosa bajó los ojos, ruborizada.

De forma que no vio acercarse los labios de Corne­lius que no encontraron, por desgracia, más que el en­rejado; pero que a pesar de este obstáculo, enviaron hasta los labios de la joven el aliento ardiente del más tierno de los besos.

Ante esa llama que quemó sus labios, Rosa se puso muy pálida, más pálida tal vez que en la Buytenhoff, el día de la ejecución. Lanzó un gemido lastimero, cerró sus bellos ojos y huyó con el corazón palpitante, inten­tando en vano comprimir con la mano los latidos de su corazón. Cornelius, al quedarse solo, se vio reducido a aspirar el dulce perfume de los cabellos de Rosa, que permaneció como cautivo entre el enrejado.

Rosa había huido tan precipitadamente que se había olvidado de devolver a Cornelius los tres bulbos del tulipán negro.

XVI

MAESTRO Y ALUMNA

El infeliz Gryphus, como ha podido verse, se halla­ba lejos de participar de la buena voluntad de su hija por el ahijado de Corneille de Witt.

No había más que cinco prisioneros en Loevestein; la tarea de guardián no era, pues, difícil de realizar, y la cárcel era una especie de sinecura dada la edad de Gryphus.

Pero en su celo, el digno carcelero había agrandado con toda la potencia de su imaginación la tarea que le habían impuesto. Para él, Cornelius había adquirido la proporción gigantesca de un criminal de primer orden. Se había convertido, en consecuencia, en el más peligro­so de sus prisioneros. Vigilaba cada uno de sus pasos, no le abordaba más que con el rostro airado, haciéndole sentir la carga de lo que él llamaba su espantosa rebelión contra el elemento estatúder.

Entraba tres veces por día en la celda de Van Baer­le, esperando sorprenderlo en falta, pero Cornelius ha­bía renunciado a sus corresponsales desde que tenía su correspondencia bajo mano. Era incluso probable que Cornelius, si hubiera obtenido su libertad entera y el permiso completo para retirarse donde hubiese querido, le habría parecido preferible el domicilio de la prisión con Rosa y sus bulbos a cualquier otro domicilio sin sus bulbos y sin Rosa.

Y es que, en efecto, cada noche a las nueve, Rosa había prometido venir a charlar con el querido prisio­nero, y desde la primera noche, como hemos visto, mantuvo su palabra.

Al día siguiente, subió como la víspera, con el mis­mo misterio y las mismas precauciones. Sólo que se había prometido a sí misma no acercar demasiado su rostro al enrejado. Por otra parte, para abordar desde el primer momento una conversación que pudiera ocupar seriamente a Van Baerle, comenzó por tenderle a través del enrejado sus tres bulbos siempre envueltos en el mismo papel.

Mas, con gran asombro de Rosa, Van Baerle recha­zó su blanca mano con la punta de los dedos.

El joven había reflexionado.

‑Escuchadme ‑dijo‑, arriesgaríamos demasiado, creo, poniendo toda nuestra fortuna en el mismo saco. Pensad que se trata, mi querida Rosa, de realizar una empresa que se considera hasta hoy como imposible. Se trata de hacer florecer el gran tulipán negro. Tomemos, pues, todas nuestras precauciones, con el fin de que, si fracasamos, no tengamos nada que reprocharnos. Así es como he calculado que conseguiremos nuestro objetivo.

Rosa prestó toda su atención a lo que iba a decirle el prisionero, y ello más por la importancia que le con­cedía el desgraciado tulipanero que por la que le conce­día ella misma.

‑Así es ‑repitió Cornelius‑ cómo he calculado nuestra común cooperación en este gran asunto.

‑Escucho ‑dijo Rosa.

‑Vos ¿tendréis en esta fortaleza un pequeño jardín, a falta de jardín un patio cualquiera y a falta de patio una terraza?

‑Tenemos un bonito jardín ‑explicó Rosa‑. Se extiende a lo largo del Waal y está lleno de añosos ár­boles.

‑¿Podéis, querida Rosa, traerme un poco de la tie­rra de ese jardín, a fin de que la examine?

‑Mañana mismo.

‑La cogeréis de la sombra y del sol para que la juz­gue en sus dos cualidades, bajo las dos condiciones de sequedad y de humedad.

‑Estad tranquilo.

‑Una vez escogida la tierra por mí y modificada si es preciso, haremos tres partes de nuestros tres bulbos, tomaréis uno que plantaréis el día que os diga; florece­rá ciertamente si lo cuidáis según mis indicaciones.

‑No me alejaré de él ni un segundo.

‑Me daréis otro que intentaré criar aquí en mi ha­bitación, lo que me ayudará a pasar estas largas horas durante las cuales no os veo. Apenas tengo esperanzas de conseguirlo, os lo confieso, y por adelantado, consi­dero a ese desgraciado como sacrificado a mi egoísmo. Sin embargo, el sol me visita alguna que otra vez. Saca­ré artificialmente partido de todo, incluso del calor y de la ceniza de mi pipa. Por último tendremos, o más bien tendréis en reserva el tercer bulbo, nuestro último re­curso en el caso de que nuestras dos primeras experien­cias fracasen. De esta manera, mi querida Rosa, es im­posible que no lleguemos a ganar los cien mil florines de vuestra dote y procurarnos la suprema dicha de ver el éxito de nuestra obra.

‑He comprendido ‑dijo Rosa‑. Mañana os trae­ré la tierra, vos escogeréis la mía y la vuestra. En cuan­to a la vuestra, necesitaré vanos viajes, porque no podré traeros más que un poco cada vez.

‑¡Oh! No tenemos prisa, querida Rosa; nuestros tulipanes no deben ser enterrados antes de un mes. Así pues, ya veis que disponemos de mucho tiempo; sólo que, para plantar vuestro bulbo, seguiréis todas mis ins­trucciones, ¿no?

‑Os lo prometo.

‑Y una vez plantado, me participaréis todas las cir­cunstancias que pueden interesar a nuestro discípulo, tales como los cambios atmosféricos, rastros en los sen­deros, señales en las platabandas. Escucharéis si por la noche, nuestro jardín es frecuentado por los gatos. Dos de estos animales me destrozaron en Dordrecht dos platabandas.

‑Escucharé.

‑Los días de luna... ¿La habéis visto sobre el jar­dín, querida niña?

‑La ventana de mi dormitorio da allí.

‑Bueno. Los días de luna miraréis si de los aguje­ros del muro salen ratas. Las ratas son roedores muy de temer, y yo he visto a desgraciados tulipaneros repro­char amargamente a Noé el haber metido un par de ra­tas en el arca.

‑Miraré, y si hay gatos o ratas...

‑¡Pues bien! Tendréis que avisarme. Después ‑continuó Van Baerle, suspicaz desde que se hallaba en prisión‑, ¡hay un animal mucho más de temer todavía que el gato y la rata!

‑¿Cuál es?

‑¡El hombre! ¿Comprendéis, querida Rosa? Se roba un florín, y se arriesga el penal por semejante mi­seria; con mucha mayor razón se puede robar un bul­bo de tulipán que vale cien mil florines.

‑Nadie más que yo entrará en el jardín.

‑¿Me lo prometéis?

‑¡Os lo juro!

‑¡Bien! ¡Gracias, querida Rosa! ¡Oh! ¡Toda la ale­gria me va a provenir, pues, de vos!

Y, como los labios de Van Baerle se acercaron al enrejado con el mismo ardor de la víspera, y como por otra parte, la hora de la retirada había llegado ya, Rosa alejó la cabeza y alargó la mano.

En esta linda mano, en la que la coqueta joven tenía un cuidado particular, estaba el bulbo.

Cornelius besó apasionadamente la punta de los de­dos de esa mano. ¿Fue porque contenía uno de los bul­bos del gran tulipán negro? ¿Fue por ser la mano de Rosa? Esto es lo que dejamos para que lo adivinen otros más sagaces que nosotros.

Rosa se retiró, pues, con los otros dos bulbos, apre­tándolos contra su pecho.

¿Los apretaba contra su pecho porque eran los bul­bos del gran tulipán negro, o porque los bulbos prove­nían de Cornelius van Baerle? Creemos que este punto sería más fácil de precisar que el otro.

Fuera lo que fuese, a partir de aquel momento, la vida se hizo dulce y llena para el prisionero.

Rosa, como hemos visto, le había entregado uno de los bulbos.

Cada noche le traía puñado a puñado la tierra de la porción de jardín que había hallado ser la mejor y que, en efecto, era excelente.

Una ancha vasija que Cornelius había roto hábil­mente le proporcionó un fondo propicio, lo llenó has­ta la mitad y mezcló la tierra traída por Rosa con un poco de lodo del río que dejó secar, con lo cual se pro­veyó de un excelente terreno.

Decir todo lo que Cornelius desplegó en cuidados, en habilidad y en añagazas para escamotear a la vigilan­cia de Gryphus la alegría de sus trabajos, no lo conse­guiríamos. Media hora es un siglo de sensaciones y de pensamientos para un prisionero filósofo.

No pasaba día sin que Rosa viniera a charlar con Cornelius.

Los tulipanes, de los que la joven realizaba un cur­so completo, constituían el fondo de la conversación; mas, por interesante que este tema sea, no se puede ha­blar siempre de tulipanes.

Entonces se hablaba de otra cosa, y para su mayor asombro el tulipanero percibía la inmensa extension que podía tomar el círculo de la conversación.

Sólo que Rosa había adquirido una costumbre: mantenía su bello rostro invariablemente a veinte cen­tímetros del postigo, porque la bella frisona desconfia­ba sin duda de ella misma, desde que había sentido a través del enrejado cuánto puede quemar el aliento de un prisionero el corazón de una joven.

Había una cosa que inquietaba en aquel momento al tulipanero casi tanto como sus bulbos y sobre la cual volvía sin cesar. Era la dependencia en que se hallaba Rosa con respecto a su padre.

Así, la vida de Van Baerle ‑el doctor sabio, el pin­tor pintoresco, el hombre superior‑ de Van Baerle que era el primero que había descubierto, según toda proba­bilidad, esa obra de arte de la creación que se llamaría, como se había dispuesto por adelantado, Rosa Barloen­sis, la vida, mucho más que la vida, la felicidad de este hombre dependía del más simple capricho de otro hom­bre, y este hombre era un ser de un espíritu inferior, de una casta ínfima; era un carcelero, algo menos inteligen­te que la cerradura que manipulaba, más duro que la falleba que corría. Era algo como el Caliban de La Tem­pestad, un paso entre el hombre y el bruto.

¡Pues bien! La felicidad de Cornelius dependía de ese hombre; ese hombre podía una hermosa mañana aburrirse de Loevestein, encontrar que el aire era allí malsano, que la ginebra no era buena, y abandonar la fortaleza, y llevarse a su hija... y una vez más, Corne­lius y Rosa se verían separados. Dios, que se cansa de hacer mucho por sus criaturas, acabaría tal vez enton­ces por no reunirlos más.

‑Y entonces, ¡para qué los palomos viajeros!‑decía Cornelius a la joven‑. Ya que, querida Rosa, vos no sabríais ni leer to que yo os escribiera, ni escri­birme lo que hubierais pensado.

‑Pensad ‑respondía Rosa, que en el fondo de su corazón temía la separación tanto como Cornelius­ que disponemos de una hora todas las noches; em­pleémosla bien.

‑Me parece ‑replicó Cornelius‑ que no la em­pleamos muy mal.

‑Empleémosla mejor todavía ‑insistió Rosa son­riendo‑. Enseñadme a leer y a escribir; aprovecharé vuestras lecciones, creedme; y de esta forma no estare­mos ya nunca separados más que por nuestra propia voluntad.

‑¡Oh! ‑exclamó Cornelius‑. Con eso tendremos la eternidad ante nosotros.

Rosa sonrió y se encogió levemente de hombros.

‑¿Es que vais a permanecer siempre en prisión? ‑respondió‑. ¿Es que después de haberos concedido la vida, Su Alteza no os concederá la libertad? ¿Es que no recuperaréis nunca vuestros bienes? ¿Es que ya no seréis rico? ¿Os dignaréis mirar, cuando paséis a caba­llo o en carroza, a la pequeña Rosa, una hija de carce­lero, casi una hija de verdugo?

Cornelius quiso protestar, y ciertamente lo hubiera hecho con todo su corazón y con la sinceridad de un alma llena de amor, si la joven no hubiera preguntado, sonriendo:

‑¿Cómo va vuestro tulipán?

Hablar a Cornelius de su tulipán, era un medio para que Cornelius lo olvidara todo, incluso a Rosa.

‑Bástante bien ‑dijo‑. La piel se ennegrece, el trabajo de fermentación ha comenzado, los nervios del bulbo se calientan y crecen; de aquí a ocho días, antes tal vez, se podrán distinguir las primeras protuberancias de la germinación. ¿Y el vuestro, Rosa?

‑¡Oh! Yo he hecho las cosas en grande y según vuestras indicaciones.

‑Veamos, Rosa, ¿qué habéis hecho? ‑preguntó Cornelius, con los ojos casi tan ardientes, el aliento casi tan jadeante como la noche en que esos ojos habían quemado el rostro y aquel aliento el corazón de Rosa.

‑Yo he hecho las cosas en grande ‑repitió la jo­ven sonriendo, porque en el fondo de su corazón no podía impedir el considerar ese doble amor del prisio­nero por ella y por el tulipán negro‑. Me he prepara­do un cuadrado desnudo, lejos de los árboles y de los muros, en una tierra ligeramente arenosa, más bien hú­meda que seca, sin un grano de piedra, sin un guijarro; he dispuesto una platabanda como vos me habéis descrito.

‑Bien, bien, Rosa.

‑El terreno está preparado de suerte que no espera más que vuestro aviso. Al primer día bueno en que me digáis que plante mi bulbo, lo plantaré; sabéis que debo ir retrasada con respecto a vos, ya que yo dispongo de todas las oportunidades de un aire bueno, el sol y de abundancia de jugos terrestres.

‑Es verdad, es verdad ‑exclamó Cornelius, gol­peándose con alegría las manos‑, y sois una buena alumna, Rosa, y ganaréis ciertamente vuestros cien mil florines.

‑No olvidéis ‑dijo riendo Rosa‑ que vuestra alumna, ya que me llamáis así, tiene todavía que apren­der otra cosa que el cultivo de los tulipanes.

‑Sí, sí, y estoy tan interesado como vos, bella Rosa, en que sepáis leer.

‑¿Cuándo comenzaremos?

‑Enseguida.

‑No, mañana.

‑¿Por qué mañana?

‑Porque hoy ya ha pasado nuestra hora, y es pre­ciso que os deje.

‑¡Ya! Pero ¿en qué leeremos? ‑¡Oh! ‑dijo Rosa‑. Tengo un libro, un libro que, espero, nos traiga felicidad.

‑¿Hasta mañana, pues?

‑Hasta mañana.

Al día siguiente, Rosa acudió con la Biblia de Cor­neille de Witt.

XVII

EL PRIMER BULBO

Al día siguiente, como hemos dicho, Rosa vino con la Biblia de Corneille de Witt.

Entonces comenzó entre el maestro y la alumna una de aquellas encantadoras escenas que son la alegría del novelista cuando tiene la dicha de hallarlas bajo la pluma.

El postigo, única abertura que servía de comunica­ción a los dos amantes, era demasiado elevado para que, los que hasta entonces se habían contentado con leerse mutuamente en el rostro todo lo que tenían que decir­se, pudieran leer cómodamente en el libro que Rosa había traído.

En consecuencia, la joven tuvo que apoyarse en el postigo, con la cabeza ladeada, el libro a la altura de la luz que sostenía con la mano derecha y que, para des­cansarla un poco, Cornelius ideó fijarla con un pañue­lo a la reja de hierro. Desde entonces, Rosa pudo seguir con sus dedos sobre el libro las letras y las silabas que le hacía deletrear Cornelius, el cual, provisto de una paja, a guisa de puntero, señalaba esas letras por el agu­jero del postigo a su atenta alumna.

La luz de aquella lámpara iluminaba los ricos colores de Rosa, sus azules y profundos ojos, sus rubias trenzas bajo el casco de oro bruñido que, como hemos dicho, sirve de tocado a las frisonas; sus dedos levanta­dos en el aire y de los que la sangre descendía, tomaban ese tono pálido y rosado que resplandece a las luces y que indica la vida misteriosa que se ve circular bajo la carne.

La inteligencia de Rosa se desarrollaba rápidamen­te bajo el contacto vivificante del espíritu de Cornelius y, cuando la dificultad parecía demasiado ardua, aque­llos ojos que se sumergían el uno en el otro, aquellas pestañas que se rozaban, aquellos cabellos que se mez­claban, despedían chispas relampagueantes capaces de alumbrar las mismas tinieblas del idiotismo.

Y Rosa, al descender a su cuarto, repasaba sola en su mente las lecciones de lectura, y al mismo tiempo en su alma las lecciones no confesadas del amor.

Una noche llegó media hora más tarde que de cos­tumbre.

Esta media hora de retraso constituía un suceso muy grave para que Cornelius no se informara antes que nada sobre la causa del mismo.

‑¡Oh! No me regañéis ‑imploró la joven‑, no ha sido por mi culpa. Mi padre ha renovado conocimien­to en Loevestein con un buen hombre que iba frecuen­temente a visitarlo en La Haya. Es un pobre diablo, amigo de la botella, y que cuenta divertidas historias, además de ser un gran pagador que no retrocede ante una invitación.

‑¿No le conocíais de antes? ‑preguntó Cornelius asombrado.

‑No ‑respondió la joven‑. Fue al cabo de unos quince días cuando mi padre se apasionó por ese recién llegado, tan asiduo en sus visitas.

‑¡Oh! ‑exclamó Cornelius moviendo la cabeza con inquietud, porque todo nuevo suceso presagiaba para él una catástrofe‑. Tal vez se trate de algún espía del tipo de los que envían a las fortalezas para vigilar conjuntamente a los prisioneros y a los guardianes.

‑No lo creo ‑contestó Rosa sonriendo‑. Si ese hombre espía a alguien, no es a mi padre.

‑¿A quién, entonces?

‑A mí, por ejemplo.

‑¿A vos?

‑¿Por qué no? ‑dijo riendo Rosa.

‑¡Ah! Es verdad ‑suspiró Cornelius‑. Vos no tendréis pretendientes siempre en vano, Rosa, y ese hombre puede convertirse en vuestro marido.

‑No digo que no.

‑¿Y en qué fundáis esta ventura?

‑Decid este temor, señor Cornelius.

‑Gracias, Rosa, porque tenéis razón; este temor...

‑Lo fundo en...

‑Escucho, decid ‑apremió Cornelius.

‑Este hombre había venido ya varias veces a la Buytenhoff, en La Haya; mirad, justo en el momento en que vos fuisteis encerrado allí. Salida yo, salió él a su vez; venida yo aquí, él viene. En La Haya tomaba como pretexto que quería veros.

‑¿Verme, a mí?

‑¡Oh! Un pretexto, seguramente, porque hoy que todavía podía hacer valer la misma razón, ya que vos os habéis convertido en el prisionero de mi padre, o más bien, mi padre se ha convertido en vuestro carcelero, no se acuerda ya de vos, sino al contrario. Le oí decir ayer a mi padre que no os conocía.

‑Continuad, Rosa, os lo ruego, que intento adivi­nar quién es ese hombre y qué quiere.

‑¿Estáis seguro, señor Cornelius, que ninguno de vuestros amigos puede interesarse por vos?

‑Yo no tengo amigos, Rosa, no tenía más que a mi nodriza, vos la conocéis y ella os conoce. ¡Ay! Esa pobre Zug vendría por sí misma y sin fingimientos diría llorando a vuestro padre o a vos misma: «Querido se­ñor, o querida señorita, mi niño está aquí, ved cuán desesperada estoy, dejádmelo ver una hora solamente y rogaré a Dios toda mi vida por vos.» ¡Oh, no! ‑conti­nuó Cornelius‑. ¡Oh, no! Aparte de mi buena Zug, no, no tengo amigos.

‑Vuelvo, pues, a lo que pensaba, tanto más cuan­to ayer, al ponerse el sol, cuando arreglaba la plataban­da donde debo plantar vuestro bulbo, vi una sombra que, por la puerta entreabierta, se deslizaba tras los saú­cos y los álamos. No tuve que mirarlo, era nuestro hombre. Se ocultó, me vio remover la tierra y, en ver­dad, era realmente a mí a quien había seguido; era real­mente a mí a quien espiaba. Me daba yo un golpe con el rastrillo, no tocaba un átomo de tierra, que él no se diera cuenta.

‑¡Oh, sí, sí! Es un enamorado ‑dijo Cornelius‑. ¿Es joven, es guapo?

Y miró ávidamente a Rosa, esperando impaciente su respuesta.

‑¡Joven, guapo...! ‑exclamó Rosa estallando de risa‑. Tiene un rostro horrible, el cuerpo encorvado; se acerca a los cincuenta años, y no se atreve a mirarme de frente ni a hablar alto.

‑¿Y se llama?

Jacob Gisels.

‑No le conozco.

‑Ya veis, entonces, que no es por vos por quien viene.

‑En todo caso, si él os ama, Rosa, lo que es muy probable, porque veros es amaros, ¿vos no le amáis?

‑¡Oh! ¡No por cierto!

‑¿Queréis que me tranquilice, no es eso?

‑Os lo prometo.

‑¡Pues bien! Ahora que comenzáis a saber leer,

Rosa, ¿leeréis todo lo que os escriba, verdad, sobre los tormentos de los celos y los de la ausencia?

‑Lo leeré si escribís con letra bien grande.

Luego, como el giro que tomaba la conversación comenzara a inquietar a Rosa, dijo:

‑A propósito, ¿cómo se porta vuestro tulipán?

Juzgad mi alegría, Rosa. Esta mañana lo miraba al sol, después de haber separado cuidadosamente la capa de tierra que cubre al bulbo, y he visto asomar la punta del primer brote; ¡ah, Rosa! Mi corazón se ha fundido de alegría. Esa imperceptible yema blancuzca, que un ala de mosca destrozaría al rozarla, esa sospe­cha de existencia que se revela por un incomprensi­ble testimonio, me ha emocionado más que la lectura de aquella orden de Su Alteza que me devolvía la vida deteniendo la espada del verdugo, sobre el patíbulo de la Buytenhoff.

‑Entonces ¿esperáis? ‑dijo Rosa sonriente.

‑¡Oh! ¡Sí, espero!

‑¿Y a mí, cuándo me llegará el turno de plantar mi bulbo‑?

‑Os avisaré cuando llegue el primer día favorable; pero, sobre todo, no vayáis a haceros ayudar por nadie, no confiéis vuestro secreto a nadie; un aficionado, ¿comprendéis?, sería capaz, con sólo inspeccionar ese bulbo, de reconocer su valor; y sobre todo, sobre todo, mi querida Rosa, guardad cuidadosamente la tercera cebolla que os queda.

‑Todavía está en el mismo papel donde vos la pu­sisteis y tal como me la disteis, señor Cornelius, escon­dida en el fondo de mi armario y bajo mis encajes que la conservan en seco sin alteraciones. Pero, adiós, pobre prisionero.

‑¿Cómo, ya?

‑Es preciso.

‑¡Venir tan tarde y marchar tan pronto!

‑Mi padre podría impacientarse al no verme regre­sar; el enamorado podría imaginarse que hay un rival.

Y escuchó, inquieta.

‑¿Qué os ocurre? ‑preguntó Van Baerle.

‑Me ha parecido oír...

‑¿Qué?

‑Algo como un paso que crujía en la escalera.

‑En efecto ‑dijo el prisionero‑, no puede ser otro que Gryphus. Se le oye de lejos.

‑No, no es mi padre, estoy segura, pero...

‑Pero...

‑Podría ser el señor Jacob.

Rosa se lanzó hacia la escalera, y se oyó, en efecto, una puerta que se cerraba rápidamente antes de que la joven hubiera descendido los diez primeros escalones.

Cornelius se quedó muy quieto, pero esto no era para él más que un preludio.

Cuando la fatalidad comienza a realizar una mala obra, es raro que no prevenga caritativamente a su víc­tima, como un espadachín hace con su adversario para darle tiempo a ponerse en guardia.

Casi siempre, estos avisos emanan del instinto del hombre o de la complicidad de los objetos inanimados, a menudo menos inanimados de to que generalmente se cree; casi siempre, decimos nosotros, estos avisos se desatienden. El golpe ha silbado en el aire y cae sobre una cabeza a la que ese silbido hubiera debido de adver­tir, y que, advertida, habría tenido que precaverse.

El día siguiente transcurrió sin que nada notable se señalara. Gryphus hizo sus tres visitas. No descubrió nada. Cuando oía venir a su carcelero ‑con la esperan­za de sorprender los secretos de su prisionero, Gryphus no acudía nunca a las mismas horas‑, Van Baerle, con la ayuda de un mecanismo que había inventado, y que se parecía a aquéllos con ayuda de los cuales se suben y descienden los sacos de trigo en las granjas, hacía descender su vasija por debajo de la cornisa de tejas prime­ro, y luego de las piedras que había por debajo de su ventana. En cuanto a los hilos, con ayuda de los cuales realizaba el movimiento, nuestro mecánico había halla­do el modo de ocultarlos entre los musgos que vegeta­ban en las tejas y en los huecos de las piedras.

Gryphus no veía ni podía sospechar nada.

Este manejo tuvo éxito durante ocho días.

Pero una mañana que Cornelius, absorto en la con­templación de su bulbo, en donde aparecía ya un pun­to de vegetación, no había oído subir al viejo Gryphus ‑hacía mucho viento aquel día y todo crujía en el to­rreón‑, la puerta se abrió de repente, y Cornelius fue sorprendido con su vasija entre las rodillas.

Gryphus, viendo un objeto desconocido, y por con­secuencia prohibido en manos de su prisionero, se lan­zó sobre el objeto con más rapidez que el halcón sobre su presa.

El azar o aquella habilidad fatal que el espíritu del mal concede a veces a los seres maléficos, hizo que su gruesa mano callosa se posara desde el principio en medio de la vasija, sobre la porción de tierra deposita­ria de la preciosa cebolla, aquella mano rota por encima de la muñeca y que Cornelius van Baerle le había arre­glado tan bien.

‑¿Qué tenéis ahí? ‑gritó.

Y hundió su mano en la tierra.

‑¿Yo? ¡Nada, nada! ‑exclamó Cornelius muy tembloroso.

‑¡Ah! ¡Una vasija! ¡Tierra! ¡Hay algún secreto oculto aquí! .

‑¡Cuidado, señor Gryphus! ‑suplicó Van Baerle, inquieto como la perdiz a la que el segador acaba de quitarle su pollada.

Y es que Gryphus comenzaba a escarbar en la tie­rra con sus ganchudos dedos.

‑¡Señor, señor! ¡Tened cuidado! ‑imploró Corne­lius palideciendo.

‑¿A qué? ¡Voto a Dios! ¿A qué? ‑aulló el carce­lero.

‑¡Tened cuidado, os digo! ¡Vais a lastimarlo!

Y con un rápido movimiento, casi desesperado, arrancó de las manos del carcelero la vasija, que ocultó como un tesoro bajo el amparo de sus dos brazos.

Pero Gryphus, testarudo como viejo, y cada vez más convencido de que acababa de descubrir una cons­piración contra el príncipe de Orange, corrió hacia su prisionero con el garrote levantado, y viendo la impa­sible resolución del cautivo en proteger su recipiente de flores, comprendió que Cornelius temblaba mucho menos por su cabeza que por su vasija.

Trató, pues, de arrancársela a viva fuerza.

‑¡Ah! ‑decía el carcelero furioso‑. Ved que os estáis rebelando.

‑¡Dejadme mi tulipán! ‑gritaba Van Baerle.

‑Sí, sí, tulipán ‑replicaba el viejo‑. Conocemos las tretas de los prisioneros.

‑Pero yo os juro...

‑Soltad ‑repetía Gryphus pataleando‑. Soltad, o llamo a la guardia.

‑Llamad a quien queráis, pero no obtendréis esta pobre flor más que con mi vida.

Gryphus, exasperado, hundió sus dedos por segun­da vez en la tierra, y esta vez sacó el bulbo todo negro, y mientras Van Baerle se sentía feliz por haber salva­do el continente, no imaginándose que su adversario poseía el contenido, Gryphus lanzó violentamente el bulbo reblandecido que se aplastó sobre la baldosa y desapareció casi enseguida triturado, casi convertido en papilla, bajo el grueso zapato del carcelero.

Van Baerle vio el crimen, entrevió los restos húme­dos, comprendió aquella alegría feroz de Gryphus y lanzó un grito desesperado que conmovió a ese carce­lero asesino que, unos años antes, había matado la ara­ña de Pellison.

La idea de golpear a aquel mal hombre cruzó como un relámpago por el cerebro del tulipanero. El fuego y la sangre le subieron conjuntamente hasta la frente, le cega­ron, y levantó con sus dos manos la pesada vasija con toda la inútil tierra que quedaba en ella. Un instante más, y la dejaría caer sobre el calvo cráneo del viejo Gryphus.

Un grito le detuvo, un grito lleno de lágrimas y de angustia, el grito que lanzó detrás del enrejado del pos­tigo la pobre Rosa, pálida, temblorosa, con los brazos elevados al cielo y colocada entre su padre y su amigo.

Cornelius arrojó la vasija que se rompió en mil pe­dazos con un estrépito terrible.

Y entonces, Gryphus comprendió el peligro que acababa de correr y se entregó a terribles amenazas.

‑¡Oh! ‑exclamó Cornelius‑. Es preciso que seáis un hombre muy cobarde y muy villano para arrancarle a un pobre prisionero su único consuelo, una cebolla de tulipán.

‑¡Apartaos, padre mío! ‑añadió Rosa‑. Es un crimen lo que acabáis de cometer.

‑¡Ah! Sois vos, cotorra ‑gritó el viejo hirviendo de cólera, volviéndose hacia su hija‑. Meteos en lo que os importe, y, sobre todo, bajad enseguida.

‑¡Desgraciado! ¡Desgraciado! ‑continuaba Cor­nelius desesperado.

‑Después de todo, no se trata más que de, un tuli­pán ‑añadió Gryphus un poco avergonzado‑. Os daremos tantos tulipanes como deseéis, tengo trescien­tos en mi desván.

‑¡Al diablo vuestros tulipanes! ‑exclamó Corne­lius‑. No valen más de lo que vos mismo valéis. ¡Oh! ¡Cien mil millones de millones! Si los tuviera, los daría por el que habéis aplastado.

‑¡Ah! ‑exclamó Gryphus triunfante‑. Ya veis que no es un tulipán lo que vos teníais. Ya veis que en esta falsa cebolla había alguna brujería, tal vez un me­dio de correspondencia con los enemigos de Su Alteza, que os perdonó. Ya decía yo que se había equivocado al no cortaros el cuello.

‑¡Padre mío! ¡Padre mío! ‑exclamaba Rosa.

‑¡Pues bien! ¡Tanto mejor! ¡Tanto mejor! ‑repe­tía Gryphus animándose‑. Yo lo he destruido, yo lo he destruido. ¡Y así lo haré cada vez que vos comencéis de nuevo! ¡Ah! Ya os había avisado, mi guapo amigo, que os haría la vida dura.

‑¡Maldito! ¡Maldito! ‑gritó Cornelius mientras completamente desesperado revolvía con sus dedos temblorosos los últimos vestigios de su bulbo, cadáver de tantas alegrías y tantas esperanzas.

‑Plantaremos el otro mañana, querido señor Cor­neflus ‑dijo en voz baja Rosa, que comprendía el in­menso dolor del tulipanero y que lanzó ‑corazón san­to‑ aquellas dulces palabras como una gota de bálsamo en la herida sangrante de Cornelius.

XVIII

EL ENAMORADO DE ROSA

Apenas había pronunciado Rosa aquellas palabras de consuelo a Cornelius, cuando se oyó en la escalera una voz que pedía a Gryphus noticias de lo que ocurría.

‑Padre mío ‑dijo Rosa‑, ¿oís?

‑¿Qué?

‑El señor Jacob os llama. Está inquieto.

‑Se ha hecho tanto ruido ‑exclamó Gryphus‑. ¡Se hubiera dicho que este sabio me estaba asesinando! ¡Ah! ¡Cuánto daño proporcionan siempre los sabios!

Luego, señalando con el dedo la escalera a Rosa, ordenó:

‑¡Caminad por delante, señorita! ‑y cerrando la puerta, acabó‑: Ya voy con vos, amigo Jacob.

Y Gryphus salió, llevándose a Rosa y dejando en su soledad y en su amargo dolor al pobre Cornelius que murmuraba:

‑¡Oh! Tú eres el que me has asesinado, viejo ver­dugo. ¡No sobreviviré a esto!

Y, en efecto, el pobre prisionero cayó enfermo sin ese contrapeso que la Providencia había puesto en su vida y que se llamaba Rosa.

Por la noche, regresó la joven.

Su primera palabra fue para anunciar a Cornelius que de allí en adelante su padre no se oponía a que él cultivara flores.

‑¿Y cómo sabéis esto? ‑preguntó el prisionero con aire doliente a la joven.

‑Lo sé porque lo ha dicho.

‑¿Para engañarme, tal vez?

‑No, se arrepiente.

‑¡Oh! Sí, pero demasiado tarde.

‑Este arrepentimiento no le ha venido de sí mismo.

‑¿Y cómo le ha venido, pues?

‑¡Si vos supierais cuánto le ha reñido su amigo!

‑¡Ah! El señor Jacob. ¿No os deja, pues, ese caba­llero?

‑En todo caso, nos deja lo menos que puede.

Y sonrió de tal forma que aquella pequeña nube de celos que había oscurecido la frente de Cornelius se disipó.

‑¿Cómo ha ocurrido? ‑preguntó el prisionero con interés.

‑Pues bien, interrogado por su amigo, mi padre, a la hora de cenar le contó la historia del tulipán o más bien del bulbo, y la bonita explosión que hizo al aplas­tarse.

Cornelius lanzó un suspiro que podía pasar por un gemido.

‑¡Si hubierais visto en aquel momento a maese Ja­cob...! ‑continuó Rosa‑. En verdad, creí que iba a pegar fuego a la fortaleza; sus ojos eran dos antorchas ardientes, sus cabellos se erizaron, crispaba sus puños. Por un instante creí que quería estrangular a mi padre. «¿Vos habéis hecho esto ‑gritó‑, vos habéis aplastado el bul­bo?» «Sin duda», dijo mi padre. «¡Esto es una infamia! ‑continuó‑, ¡es odioso! ¡Es un crimen lo que habéis co­metido!», aulló Jacob. Mi padre se quedó estupefacto. «¿Es que vos también estáis loco?», preguntó a su amigo.

‑¡Oh! Es un hombre digno, ese Jacob ‑murmu­ró Cornelius‑. Un corazón honrado, un alma escogida.

‑Lo cierto es que resulta imposible tratar a un hombre más duramente de lo que él ha tratado a mi padre ‑añadió Rosa‑. Por su parte, sentía una verda­dera desesperación; repetía sin cesar: «Aplastado, el bul­bo aplastado; ¡oh, Dios mío, Dios mío! ¡Aplastado!», luego, volviéndose hacia mí, me preguntó: «¿Pero no sería el único que tenía?»

‑¿Os ha preguntado eso? ‑inquirió Cornelius, prestando atención.

‑«¿Vos creéis que no era el único?», dijo mi padre. «Bueno, buscaremos los otros.» «Vos buscaréis los otros», gritó Jacob cogiendo a mi padre por el cuello; pero enseguida lo soltó. Y luego, volviéndose hacia mí, preguntó: «¿Y qué ha dicho el pobre hombre?» Yo no sabía qué responder. Vos me habíais recomendado que no dejase de sospechar jamás el interés que teníais en ese bulbo. Afortunadamente mi padre me sacó del aprieto. «¿Lo que ha dicho...? Se puso furioso.» «¿Cómo no iba a estar furioso ‑le dije‑, si vos fuisteis tan injusto y tan brutal?» «¡Vaya! Pero ¿están todos locos? ‑gritó mi padre a su vez‑. ¡Por haber aplastado una cebolla de tulipán!; las hay a centenares por un florín en el mer­cado de Gorcum.» «Pero tal vez menos preciosos que éste», tuve la desgracia de responder.

‑¿Y qué dijo Jacob a esas palabras? ‑preguntó Cornelius.

‑Debo confesar que, a esas palabras, me pareció que su mirada lanzaba destellos.

‑Sí ‑apremió Cornelius‑. Pero esto no sería todo. ¿Dijo algo?

‑Dijo con voz melosa: «Así pues, bella Rosa, ¿vos creéis que esa cebolla era preciosa?» Entonces comprendí que había cometido una falta. «¿Qué sé yo? ‑respondí negligentemente‑. ¿Acaso conozco los tulipanes? Solamente sé que, por desgracia, estamos condenados a vivir con los prisioneros... y sé que para este prisionero cons­tituía todo su pasatiempo. El pobre señor Van Baerle se entretenía con esa cebolla. Y por ello digo que es una crueldad quitarle esa diversión.» «Pero, en primer lugar ‑‑dijo entonces mi padre‑, ¿cómo se había procurado esa cebolla? Esto es lo que me gustaría saber.» Desvié la mirada para evitar la de mi padre. Pero me topé con los ojos de Jacob. Se diría que deseaba perseguir mi pensa­miento hasta el fondo de mi corazón. Un gesto displicen­te exime a menudo una respuesta. Me encogí de hom­bros, me volví de espaldas y me dirigí hacia la puerta. Pero me detuve al oír pronunciar una palabra que oí en voz baja. Jacob le dijo a mi padre: «No es cosa difícil ase­gurarse, pardiez. Es cuestión de registrarle, y si tiene los otros bulbos los hallaremos. Generalmente, hay tres.»

‑¡Hay tres! ‑exclamó Cornelius‑. ¡Dijó que ha­bía tres bulbos!

‑Podéis comprender que la frase me asombró tan­to como a vos ahora. Me volví. Estaban los dos tan ocu­pados que no vieron mi movimiento. «Pero ‑dijo mi padre‑ tal vez no tenga sus cebollas consigo.» «Enton­ces sacadle de la celda con un pretexto cualquiera. Du­rante ese tiempo, yo la registraré», concluyó Jacob.

‑¡Oh! ¡Oh! ‑exclamó Cornelius‑. Pero vuestro maese Jacob es un bandido.

‑Tengo miedo.

‑Decidme, Rosa ‑continuó Cornelius, pensati­vo‑. ¿No me habéis contado que el día en que prepa­rabais vuestra platabanda, ese hombre os había seguido?

‑Sí.

‑¿Que se había deslizado como una sombra tras los saúcos?

‑Sin duda.

‑¿Que no había perdido ni uno de vuestros golpes de rastrillo?

‑Ni uno.

‑Rosa... ‑dijo Cornelius palideciendo.

‑No era a vos a quien seguía.

‑¿A quién, pues?

‑No es de vos de quien está enamorado.

‑¿De quién, entonces?

‑Era a mi bulbo a quien seguía; es de mi tulipán de quien está enamorado.

‑¡Ah! ¡Naturalmente! Eso podría ser ‑exclamó Rosa.

‑¿Queréis aseguraros?

‑¿Cómo?

‑¡Oh! Es cosa fácil.

‑Decidme.

‑Id mañana al jardín; procurad, como la primera vez, que Jacob sepa que vais allí. Procurad, como la primera vez, que os siga; haced el ademán de enterrar el bulbo, salid del jardín, pero mirad a través de la puer­ta, y ved lo que hace.

‑¡Bien! Pero ¿y después?

‑¿Después? Según él actúe, actuaremos nosotros.

‑¡Ah! ‑exclamó Rosa lanzando un suspiro‑. Realmente, amáis mucho a vuestras cebollas, señor Cornelius.

‑El hecho es ‑dijo el prisionero con un suspiro­ que, desde que vuestro padre aplastó ese desgraciado bulbo, me parece que una parte de mi vida se ha para­lizado.

‑¡Veamos! ‑indicó Rosa‑. ¿Queréis intentar otra cosa todavía?

‑¿Qué?

‑¿Queréis aceptar la proposición de mi padre?

‑¿Qué proposición?

‑Os ha ofrecido cebollas de tulipanes por centenares.

‑Es verdad.

‑Aceptad dos o tres, y en medio de estas dos o tres cebollas, podéis criar el tercer bulbo.

‑Sí, no estaría mal ‑aprobó Cornelius con el ceño fruncido‑ si vuestro padre estuviera solo; pero ese otro, ese Jacob, que nos espía...

‑¡Ah! Es cierto. Sin embargo, ¡reflexionad! Os priváis aquí, lo veo, de una gran distracción.

Y pronunció estas palabras con una sonrisa que no estaba enteramente exenta de ironía.

En efecto, Cornelius reflexionó un instante, y era fácil de comprender que luchaba contra un gran deseo.

‑¡Pues bien! ¡No! ‑exclamó estoicamente‑. ¡No, esto sería una debilidad, una locura, una cobardía! Si así entrego a todas las malvadas oportunidades de la cólera y de la envidia el último recurso que nos queda, sería un hombre indigno de perdón. ¡No, Rosa, no! Mañana to­maremos una resolución respecto a vuestro tulipán; lo cultivaréis según mis instrucciones; y en cuanto al tercer bulbo ‑suspiró profundamente‑, en cuanto al tercero, ¡guardadlo en vuestro armario! Guardadlo como el ava­ro guarda su primera o su última moneda de oro, como la madre guarda a su hijo, como el herido guarda la úl­tima gota de sangre de sus venas; ¡guardadlo, Rosa! ¡Algo me dice que en él está nuestra salvación, que en él está nuestra riqueza! ¡Guardadlo! Y si el fuego del cielo cayera sobre Loevestein, juradme, Rosa, que en lugar de vuestros anillos, de vuestras joyas, de este her­moso casco de oro que enmarca tan bien vuestro rostro, juradme, Rosa, que os llevaríais este último bulbo que encierra mi tulipán negro.

‑Estad tranquilo, señor Cornelius ‑asintió Rosa con una dulce mezcla de tristeza y de solemnidad‑. Estad tranquilo, vuestros deseos son órdenes para mí.

‑E incluso ‑continuó el joven enardeciéndose cada vez más‑, si percibiéseis que érais seguida, que se espían vuestros pasos, que vuestras conversaciones des­piertan las ‑sospechas de vuestro padre o de ese espan­toso Jacob a quien detesto, ¡pues bien!, Rosa, sacrificad­me enseguida, a mí que no vivo más que para vos, que no tengo a nadie más que a vos en el mundo, sacrificad­me... no me veáis más.

Rosa sintió oprimírsele el corazón en su pecho; las lágrimas brotaron de sus ojos.

‑¡Ay! ‑exclamó.

‑¿Qué? ‑preguntó Cornelius.

‑Veo una cosa.

‑¿Qué veis?

‑Veo ‑dijo la joven estallando en sollozos‑, veo que vos amáis tanto a los tulipanes, que no queda lugar en vuestro corazón para otros afectos.

Y huyó.

Cornelius pasó una de las peores noches que jamás había pasado.

Ahora, ¿cómo vamos a explicar este extraño carác­ter a los tulipaneros perfectos como los que todavía existen en este mundo?

Lo confesamos para vergüenza de nuestro héroe y de la horticultura; de sus dos amores, el que Cornelius sentía más inclinado a lamentar, era el de Rosa; y cuan­do hacia las tres de la madrugada se durmió cansado de sus afanes, atormentado por los temores, lleno de re­mordimientos, el gran tulipán negro cedió el primer lugar, en sus sueños, a los bellos ojos azules de la rubia frisona.

XIX

LA MUJER Y LA FLOR

Pero la pobre Rosa, encerrada en su habitación, no podía saber en qué o con quién soñaba Cornelius.

Por consiguiente, después de lo que él le había dicho, Rosa se sentía más inclinada a creer que pensaba más en su tulipán que en ella, y, sin embargo, se engañaba.

Pero como nadie estaba allí para decirle que se en­gañaba, y las palabras imprudentes de Cornelius habían caído sobre su alma como gotas de veneno, Rosa no soñaba, lloraba.

En efecto, como Rosa era una criatura de espíritu elevado, de sentir recto y profundo, se hacía justicia a sí misma, no en cuanto a sus cualidades morales y físicas, sino en cuanto a su posición social.

Cornelius era sabio, Cornelius era rico, o por lo menos lo había sido antes de la confiscación de sus bie­nes; Cornelius pertenecía a aquella burguesía del comer­cio, más orgullosa de sus rótulos pintados en las tiendas, convertidos en blasón, de lo que había estado jamás la nobleza de raza de sus escudos hereditarios. Cornelius podía, pues, considerar a Rosa buena para una distrac­ción, pero seguramente cuando se tratara de empeñar el corazón, sería más bien a un tulipán, es decir, a la más noble y más orgullosa de las flores a quien se lo empe­ñaría, que a Rosa, la humilde hija de un carcelero.

Comprendía, pues, esta preferencia que Cornelius concedía al tulipán negro sobre ella, pero no estaba menos desesperada porque lo comprendiera.

Así pues, Rosa tomó una resolución durante aquella noche terrible, durante aquella noche de insomnio. Esta resolución consistía en no volver nunca más al postigo.

Mas como sabía el ardiente deseo que sentía Corne­lius por tener noticias de su tulipán, mas como no que­ría exponerse a ver de nuevo a un hombre por el que sen­tía acrecentarse su piedad hasta el punto de que después de haber pasado por la simpatía, esta piedad se encami­naba recta y a grandes pasos hacia el amor; mas como no quería que ese hombre se desesperara, resolvió proseguir sola las lecciones de lectura y escritura comenzadas, pues felizmente había llegado a un punto de su aprendizaje en que ya no le hubiera sido necesario un maestro si ese maestro no se hubiese llamado Cornelius.

Rosa, pues, se puso a leer con encarnizamiento en la Biblia del pobre Corneille de Witt, en la segunda pági­na, convertida en primera después que la otra fue arran­cada, donde estaba escrito el testamento de Cornelius van Baerle.

«¡Ah! ‑murmuraba para sí releyendo este testa­mento que nunca terminaba sin que una lágrima, perla de amor, rodara de sus ojos límpidos por sus pálidas mejillas‑. ¡Ah! En ese tiempo creí, sin embargo, por un instante que él me amaba.»

¡Pobre Rosa! Se equivocaba. Jamás el amor del pri­sionero había sido real hasta el momento, ya que, como hemos dicho con vergüenza, en la lucha entre el gran tulipán negro y Rosa, era el gran tulipán negro el que había sucumbido.

Pero Rosa, repitámoslo, ignoraba la derrota del gran tulipán negro.

Así pues, terminada su lectura, operación en la cual Rosa había realizado grandes progresos, cogía la pluma y se dedicaba con encarnizamiento no menos loable a la obra bastante más difícil de la escritura.

Pero en fin, como Rosa escribía ya casi legiblemente el día en que Cornelius había dejado hablar a su cora­zón tan imprudentemente, no desesperó de realizar unos progresos bastante rápidos para dar noticias de su tulipán al prisionero en ocho días lo más tarde.

No había olvidado ni una palabra de las recomenda­ciones que le había hecho Cornelius. Por otra parte, Rosa no olvidaba nunca una palabra de lo que decía el joven, incluso cuando lo que le decía no tomaba la apa­riencia de una recomendación.

Por su parte, él se despertó más enamorado que nunca. El tulipán estaba todavía luminoso y vivo en su pensamiento; pero finalmente, no lo veía ya como un tesoro al que debiera sacrificarlo todo, incluso a Rosa; sino como una flor preciosa, una maravillosa combina­ción de la Naturaleza y del arte, que Dios le concedía para el corpiño de su dueña.

Sin embargo, durante toda la jornada le persiguió una vaga inquietud. Se parecía a aquellos hombres cuyo espíritu es lo bastante fuerte para olvidar momentánea­mente que un gran peligro les amenaza por la noche o al día siguiente. Una vez vencida la preocupación, viven una vida ordinaria. Solamente, de cuando en cuando, ese peligro olvidado les muerde el corazón de repente con su agudo diente. Se sobresaltan, se preguntan por qué se han sobresaltado, y luego, recordando lo que habían olvidado, dicen con un suspiro:

‑¡Oh, sí! ¡Es esto!

El esto de Cornelius era el temor de que Rosa no viniera aquella noche como de costumbre.

Y a medida que la tarde avanzaba, la preocupación se hacía más viva y más presente, hasta que al fin esta

preocupación se apoderó de todo el cuerpo de Corne­lius, y no hubo nada más que viviera en él.

Así pues, saludó la oscuridad con un fuerte latido de su corazón; a medida que la oscuridad crecía, las palabras que había dicho la víspera a Rosa, y que tanto habían afligido a la pobre chica, se hacían más presentes en su mente; y se preguntaba cómo había podido decir a su consoladora que la sacrificaba a su tulipán, es decir, a renunciar a verla si era preciso, cuando en él la vista de Rosa se había convertido en una necesidad de su vida.

En la celda de Cornelius se oían sonar las horas del reloj de la fortaleza. Dieron las siete, las ocho, luego las nueve. Nunca un timbre de bronce vibró más profun­damente en el fondo de un corazón como lo hizo el martillo al golpear por novena vez señalando esta hora.

Después, todo quedó en silencio. Cornelius apoyó la mano sobre su corazón para ahogar los latidos, y escuchó.

El rumor del paso de Rosa, el roce de su ropa en los peldaños de la escalera, le eran tan familiares que, des­de el primer escalón subido por ella, se decía:

«¡Ah! Ya viene Rosa.»

Aquella noche, ningún ruido turbó el silencio del corredor; el reloj señaló las nueve y cuarto. Luego, en dos sonidos diferentes, las nueve y media; después las nueve y tres cuartos; y finalmente, con su voz grave anunció no sólo a los huéspedes de la fortaleza, sino también a los habitantes de Loevestein, que eran las diez.

Aquella era la hora en la que Rosa abandonaba ha­bitualmente a Cornelius. Había sonado la hora, y Rosa no había venido todavía.

Así pues, sus presentimientos no le habían engaña­do: Rosa, irritada, se encerraba en su habitación y le abandonaba.

‑¡Oh! Realmente me he merecido lo que me suce­de ‑dijo Cornelius en voz alta‑. Ya no vendrá, y hará bien; en su lugar, yo hubiera hecho lo mismo.

Mas a pesar de esto, Cornelius escuchaba, esperaba, y seguía esperando.

Escuchó y esperó hasta la medianoche, pero a me­dianoche dejó de esperar y, completamente vestido, y con el corazón transido de dolor, se echó sobre el lecho.

La noche fue larga y triste, hasta la llegada del día; pero el día no trajo ninguna esperanza al prisionero.

A las ocho de la mañana se abrió la puerta; pero Cornelius ni siquiera giró la cabeza; había oído el paso pesado de Gryphus en el corredor, pero había percibi­do perfectamente que ese paso se aproximaba solo.

Ni siquiera miró hacia el carcelero.

Y, sin embargo, hubiera querido interrogarle para pedirle noticias de Rosa. Estuvo a punto, por extraña que esta demanda le hubiera parecido al padre de la joven, de hacerle esta pregunta. Esperaba, en su egoísmo, que Gryphus le respondería que su hija estaba enferma.

A menos que hubiera algún suceso extraordinario, Rosa no venía nunca durante la jornada. Cornelius, mientras duró el día, no esperaba, pues, nada en reali­dad. Sin embargo, en sus súbitos sobresaltos, en su oído tendido hacia la puerta, en su rápida mirada interrogan­do al postigo, se comprendía que el prisionero tenía la sorda esperanza de que Rosa comenera una alteración en sus costumbres.

A la segunda visita de Gryphus, Cornelius, contra su costumbre, solicitó al viejo carcelero, con su voz más dulce, noticias sobre su salud; pero Gryphus, lacónico como un espartano, se limitó a responder:

‑Va bien.

En la tercera visita, Cornelius varió la pregunta.

‑¿No hay nadie enfermo en Loevestein? ‑pre­guntó.

‑¡Nadie! ‑contestó Gryphus más lacónicamente todavía que la primera vez, cerrando la puerta en las narices del prisionero.

Gryphus, mal acostumbrado a semejantes afabilida­des por parte de Cornelius, había imaginado de parte de su prisionero un comienzo de tentativa de corrupción.

Cornelius volvió a encontrarse solo; eran las siete de la tarde. Entonces se renovaron en un grado más intenso que la víspera las angustias que hemos intentado des­cribir.

Pero, como la víspera, las horas transcurrieron sin traer la dulce vision que alumbraría, a través del posti­go, el calabozo del pobre Cornelius, y que, al retirarse, dejaría allí la luz durante todo el tiempo de su ausencia.

Van Baerle pasó la tarde en una verdadera desespera­ción. Al día siguiente, Gryphus le pareció más feo, más brutal, más desesperante todavía que de costumbre: le había cruzado por la mente o más bien por el corazón, la esperanza de que era él el que impedía venir a Rosa.

Le entraron unos deseos feroces de estrangular a Gryphus; pero con Gryphus estrangulado por Corne­lius, todas las leyes divinas y humanas impedirían a Rosa volver a ver jamás a Cornelius.

El carcelero escapó pues, sin imaginárselo, a uno de los más grandes peligros que hubiera corrido jamás en su vida.

Llegó la noche, y la desesperación se tornó en melan­colía; esta melancolía era tanto más sombría por cuanto que, a pesar de Van Baerle, los recuerdos de su pobre tulipán se mezclaban al dolor que experimentaba. Se ha­bía llegado justamente a aquella época del mes de abril en que los jardineros más expertos indican como el momen­to preciso para la plantación de los tulipanes; había dicho a Rosa: «yo os indicaré el día en que deberéis meter el bulbo en la tierra». Ese día debía fijarlo mañana para el atardecer siguiente. El tiempo era bueno, la atmósfera, aunque todavía un poco húmeda, comenzaba a estar atemperada por esos pálidos rayos del sol de abril que, llegando los primeros, parecen tan suaves, a pesar de su palidez. Pensó que Rosa iba a dejar pasar el tiempo de la plantación. Si al dolor de no ver a la joven se unía el de ver abortar el bulbo, por haber sido plantado demasiado tar­de, ¡o incluso por no haber sido plantado...!

Con estos dos dolores reunidos, había ciertamente para perder el apetito.

Que fue lo que sucedió al cuarto día.

Daba lástima ver a Cornelius, mudo de dolor y pá­lido de inanición, inclinarse fuera de la ventana enreja­da, con el peligro de no poder retirar su cabeza de los barrotes, para tratar de percibir a la izquierda el peque­ño jardín del que le había hablado Rosa, y cuyo parape­to confinaba, según le había dicho, con el río, y todo ello con la esperanza de descubrir, bajo esos primeros rayos del sol de abril, a la joven o al tulipán, sus dos amores desgraciados.

Por la tarde, Gryphus se llevó el desayuno y la co­mida de Cornelius; éste apenas los había tocado.

Al día siguiente, no los tocó en absoluto, y Gryphus descendió los comestibles destinados a esas dos comi­das, completamente intactos.

Cornelius no se había levantado en toda la jornada.

‑Bueno ‑comentó Gryphus al descender después de la última visita‑, creo que vamos a vernos desemba­razados del sabio.

Rosa se sobresaltó.

‑¡Bah! ‑exclamó Jacob‑. ¿Por qué?

‑Ya no bebe, ya no come, no se levanta... ‑expli­có Gryphus‑. Como el señor Grotius, saldrá de aquí en un cofre, sólo que ese cofre será un ataúd.

Rosa se puso pálida como la muerte.

«¡Oh! ‑murmuró para sí‑. Ya comprendo; está inquieto por su tulipán.»

Y levantándose completamente deprimida, entró en su habitación, donde cogió pluma y papel, y durante toda la noche se ejercitó en trazar unas letras.

Al día siguiente, al levantarse para arrastrarse hasta la ventana, Cornelius percibió un papel que habían des­lizado por la noche bajo la puerta de su calabozo.

Se lanzó sobre el papel, lo abrió, y leyó, con una escritura que apenas pudo reconocer como pertenecien­te a Rosa, de tanto como había mejorado durante aque­lla ausencia de siete días:

Estad tranquilo, vuestro tulipán se porta bien.

Aunque aquella pequeña frase de Rosa calmara una parte de los dolores de Cornelius, no fue por ello menos sensible a la ironía. Así pues, era realmente eso, Rosa no estaba enferma en absoluto, Rosa estaba herida; no era por la fuerza por lo que Rosa no venía, sino que había permanecido voluntariamente alejada de Cornelius.

Así pues, Rosa libre, Rosa hallaba en su voluntad la fuerza de no venir a ver al que se moría de pena por no haberla visto.

Cornelius tenía papel y un lápiz que le había traído Rosa. Comprendió que la joven esperaba una respues­ta, pero que no vendría a buscar esta respuesta hasta la noche. En consecuencia, escribió sobre un papel pare­cido al que había recibido:

No es la inquietud que me causa el tulipán lo que me pone enfermo; es la pena que experimento por no veros.

Luego, una vez que Gryphus hubo salido, y llegada la noche, deslizó el papel bajo la puerta y escuchó.

Pero, por mucha atención que puso, no oyó ni el paso ni el rozamiento de la ropa de la hija del carcelero.

No oyó más que una voz débil como un suspiro, y dulce como una caricia, que le lanzaba por el postigo estas dos palabras:

‑Hasta mañana.

Mañana... era el octavo día.

Durante ocho días, Cornelius y Rosa no se habían visto.

XX

LO QUE HABÍA OCURRIDO DURANTE

ESOS OCHO DÍAS

Al día siguiente, en efecto a la hora habitual, Van Baerle oyó rascar en su postigo como tenía Rosa por costumbre hacer durante los felices días de su amistad.

Imaginamos que Cornelius no se hallaba lejos de esta puerta a través de cuyo enrejado iba a volver a ver, por fin, el encantador rostro desaparecido desde hacía tantos días.

Rosa, que esperaba con su lámpara en la mano, no pudo retener un estremecimiento cuando vio al prisio­nero tan triste y pálido.

‑¿Sufrís, señor Cornelius? ‑preguntó.

‑Sí, señorita ‑respondió Cornelius‑, sufro de espíritu y de cuerpo.

‑Ya he visto, señor, que no coméis ‑dijo Rosa‑. Mi padre me ha dicho que no os levantáis; por eso os he escrito, para tranquilizaros sobre la suerte del precioso objeto de vuestras inquietudes.

‑Y yo ‑replicó Cornelius‑ os he contestado. Creía, al veros venir, querida Rosa, que habíais recibi­do mi carta.

‑Es verdad, la he recibido.

‑No daréis por excusa esta vez que no sabéis leer. No sólo leéis correctamente, sino que también habéis aprovechado enormemente las lecciones de escritura.

‑En efecto, no solamente he recibido, sino que también he leído vuestra nota. Por eso es por lo que he venido, para ver si habría algún medio para devolveros la salud.

‑¡Devolverme la salud! ‑exclamó Cornelius‑. Entonces ¿tenéis alguna buena noticia que darme?

Y al hablar así, el joven clavaba en Rosa dos ojos brillantes de esperanza.

Sea que ella no comprendiera esa mirada, sea que no quisiera comprenderla, la joven respondió gravemente:

‑Solamente puedo hablaros de vuestro tulipán que es, como sé, la más grave preocupación que vos tenéis.

Rosa pronunció estas pocas palabras con un acento helado que hizo sobresaltar a Cornelius.

El celoso tulipanero no comprendía todo lo que ocultaba, bajo el velo de la indiferencia, la pobre niña siempre a la greña con su rival, el adorado tulipán negro.

‑¡Ah! ‑murmuró Cornelius‑. ¡Todavía, todavía! Rosa, no os he dicho, ¡Dios mío!, que no pienso más que en vos, que era a vos sola a quien echaba de menos, vos sola quien me faltaba, vos sola quien, con vuestra ausen­cia, me retiraba el aire, el día, el calor, la luz, la vida.

Rosa sonrió melancólicamente.

‑¡Ah! ‑dijo‑. Es que vuestro tulipán ha corrido un peligro muy grande.

Cornelius se sobresaltó a su pesar, y se dejó coger en la trampa si es que aquello lo era.

‑¡Un peligro muy grande! ‑exclamó tembloro­so‑. Dios mío, ¿cuál?

Rosa le miró con una dulce compasión, sintiendo que lo que ella quería estaba por encima de las fuerzas de aquel hombre, y que había que aceptar a éste con su debilidad.

‑Sí ‑dijo‑. Adivinasteis precisamente que el pre­tendiente amoroso, Jacob, no venía por mí.

‑¿Y por quién venía, pues? ‑preguntó Cornelius con ansiedad.

‑Por el tulipán.

‑¡Oh! ‑exclamó Cornelius palideciendo ante esta noticia más de lo que había palidecido cuando Rosa, equivocándose, le había anunciado quince días antes que Jacob acudía a la fortaleza por verla a ella.

Rosa vio este terror, y Cornelius percibió por la expresión de su rostro que ella pensaba lo que acabamos de decir.

‑¡Oh! Perdonadme, Rosa ‑se excusó‑. Yo os co­nozco, sé la bondad y la honestidad de vuestro corazón. A vos, Dios os ha dado el pensamiento, el juicio, la fuerza y el movimiento para defenderos, pero a mi pobre tuli­pán amenazado, Dios no le ha dado nada de todo eso.

Rosa no respondió a esta excusa del prisionero y continuó:

‑Desde el momento en que ese hombre, que me había seguido al jardín y al que había reconocido como Jacob, os inquietaba, me inquietaba a mí mucho más todavía. Hice, pues, lo que me habíais dicho, a la maña­na siguiente del día en que os vi por última vez y en el que me dijisteis...

Cornelius la interrumpió.

‑Perdón, una vez más, Rosa ‑exclamó‑. Me equivoqué al deciros lo que os dije. Ya os he pedido mi perdón por aquella fatal palabra. Os lo pido de nuevo. ¿Será, pues, siempre en vano?

‑A la mañana siguiente a aquel día ‑prosiguió Rosa‑, acordándome de lo que me habíais dicho... de la trampa a emplear para asegurarme si era a mí o al tu­lipán a quien ese odioso hombre seguía...

‑Sí, odioso... No es verdad ‑murmuró él‑ que vos odiéis realmente a ese hombre.

‑Sí, le odio ‑afirmó Rosa‑ ¡porque es la causa de que esté sufriendo tanto desde hace ocho días!

‑¡Ah! ¿Vos también habéis sufrido, entonces? Gra­cias por esta hermosa palabra, Rosa.

‑A la mañana siguiente de aquel desgraciado día ‑continuó Rosa‑ bajé al jardín, y avancé hacia la pla­tabanda donde debía plantar el tulipán, siempre miran­do detrás de mí si, esta vez como la otra, era seguida.

‑¿Y bien? ‑preguntó Cornelius.

‑¡Pues bien! La misma sombra se deslizó entre la puerta y la muralla, y desapareció también detrás de los saúcos.

‑Simulasteis no verla, ¿verdad? ‑inquirió Corne­lius, recordando con todo detalle el consejo que le ha­bía dado a Rosa.

‑Sí, y me incliné sobre la platabanda que excavé con una azada como si plantara el bulbo.

‑¿Y él... él... durante ese tiempo?

‑Yo veía brillar sus ojos ardientes como los de un tigre a través de las ramas de los árboles.

‑¿Veis? ¿Veis? ‑exclamó Cornelius.

‑Luego, acabado ese remedo de operación, me retiré.

‑Pero detrás de la puerta del jardín solamente, ¿verdad? De forma que a través de las grietas o de la cerradura de esa puerta pudierais ver to que hacia él una vez vos hubieseis partido.

‑Esperó un instante sin duda para asegurarse de que yo no volvería, luego salió a paso de lobo de su escondrijo, se acercó a la platabanda dando un largo rodeo, llegó por fin a su meta, es decir, frente al lugar donde la tierra aparecía recién removida, se detuvo con aire indiferente, miró hacia todos lados, interrogó cada ángulo del jardín, interrogó cada ventana de las casas vecinas, interrogó la tierra, el cielo, el aire, y creyendo que se hallaba realmente solo, fuera de la vista de todo el mundo, se precipitó sobre la platabanda, hundió sus dos manos en la tierra blanda, recogió una porción que deshizo suavemente entre sus manos para ver si el bul­bo se encontraba allí, repitió tres veces el mismo ma­nejo y cada vez con una acción más ardiente, hasta que al fin, comenzando a comprender que podía haber sido engañado con alguna superchería, calmó la agitación que le devoraba, cogió el rastrillo, igualó el terreno para dejarlo en el mismo estado en que se hallaba an­tes de que lo hubiera registrado y, completamente avergonzado, completamente corrido, cogió el camino de la puerta afectando el aspecto inocente de un pa­seante ordinario.

‑¡Oh, el miserable! ‑murmuró Cornelius, enju­gando las gotas de sudor que perlaban su frente‑. ¡Oh, el miserable! Lo había adivinado. Pero entonces, Rosa, ¿qué habéis hecho con el bulbo? ¡Ay! Ya es un poco tarde para plantarlo.

‑El bulbo está en la tierra desde hace seis días.

‑¿Dónde? ¿Cómo? ‑exclamó Cornelius‑. ¡Oh, Dios mío! ¡Qué imprudencia! ¿Dónde está? ¿En qué tierra se halla? ¿Está bien o mal expuesto? ¿No hay peligro de que ese espantoso Jacob nos lo robe?

‑No hay peligro de que nos lo roben, a menos que Jacob fuerce la puerta de mi habitación.

‑¡Ah! Está con vos, está en vuestra habitación, Rosa ‑dijo Cornelius un poco tranquilizado‑. Pero ¿en qué tierra, en qué recipiente? No le haréis germinar en el agua como las buenas mujeres de Haarlem y de Dordrecht que se empeñan en creer que el agua puede reemplazar a la tierra, como si el agua, que está com­puesta de treinta y tres partes de oxígeno y de sesenta y seis partes de hidrógeno, pudiera reemplazar... Pero ¡qué es lo que os digo, Rosa!

‑Sí, esto es un poco técnico para mí ‑respondió sonriendo, la joven‑. Me contentaré, pues, con responderos, para tranquilizaros, que vuestro bulbo no está en el agua.

‑¡Ah! Respiro.

‑Está en una buena vasija de mayólica, justo del ancho del recipiente donde habíais enterrado el vuestro. Está en un terreno compuesto de tres cuartas partes de tierra ordinaria cogida del mejor lugar del jardín, y de un cuarto de tierra de la calle. ¡Oh! ¡He oído decir tan a menudo a vos y a ese infame de Jacob, como vos le llamáis, en qué tierra debe crecer el tulipán, que ya lo sé como el primer jardinero de Haarlem!

‑¡Ah! Ahora queda la exposición. ¿Qué exposición tiene, Rosa?

‑Está al sol toda la jornada, los días en que luce. Pero cuando haya salido de la tierra, cuando el sol sea más caliente, haré como vos hacíais aquí, querido señor Cornelius. Lo expondré en mi ventana al levante desde las ocho de la mañana a las once, y en mi ventana al pomente, desde las tres de la tarde hasta las cinco.

‑¡Ah! ¡Eso es, eso es! ‑exclamó Cornelius‑. Sois una jardinera perfecta, mi bella Rosa. Pero pienso que el cultivo de mi tulipán va a tomaros todo vuestro tiempo.

‑Sí, es verdad ‑concedió Rosa‑, pero no impor­ta; vuestro tulipán es mi hijo. Le dedico el tiempo que dedicaría a mi niño, si fuera madre. Solamente convir­tiéndome en su madre ‑añadió Rosa sonriendo‑ pue­do dejar de considerarme su rival. ¿No os parece?

‑¡Buena y querida Rosa! ‑murmuró Cornelius lanzando sobre la joven una mirada donde había más de amante que de horticultor, y que consoló un poco a Rosa.

Luego, al cabo de un instante de silencio, durante el cual Cornelius había buscado por las aberturas del en­rejado la mano fugitiva de Rosa:

‑Así pues ‑continuó Cornelius‑ ¿ya hace seis días que el bulbo está en la tierra?

‑Seis días, sí, señor Cornelius ‑asintió la joven. ‑¿Y no aparece todavía?

‑No, pero creo que mañana aparecerá.

‑Mañana entonces, me daréis noticias de él al dar­me las vuestras, ¿verdad, Rosa? Me inquieto mucho por el hijo, como vos decíais hace un momento; pero me intereso muy de otro modo por la madre.

‑Mañana ‑dijo Rosa, desviando la vista de la de Cornelius‑, no sé si podré.

‑¿Eh? ¡Dios mío! ‑exclamó Cornelius‑. ¿Por qué mañana no podréis?

‑Señor Cornelius, tengo mil cosas que hacer.

‑Mientras que yo, no tengo más que una ‑mur­muró Cornelius.

‑Sí ‑respondió Rosa‑, amar vuestro tulipán.

‑Amaros a vos, Rosa.

Rosa movió la cabeza.

Se hizo un nuevo silencio.

‑En fin ‑continuó Van Baerle, interrumpiendo ese silencio‑ todo cambia en la Naturaleza: a las flores de la primavera suceden otras flores, y vemos a las abe­jas, que acarician tiernamente a las violetas y a los alhe­líes, posarse con el mismo amor sobre las madreselvas, las rosas, los jazmines, los crisantemos y los geranios.

‑¿Qué quiere decir esto? ‑preguntó Rosa.

‑Esto quiere decir, señorita, que vos habéis queri­do primero oír el relato de mis alegrías y de mis penas; habéis acariciado la flor de nuestra mutua juventud; pero la mía se marchita en la sombra. El jardín de las esperanzas y los placeres de un prisionero no tiene más que una estación. No ocurre como en esos bellos jardi­nes al aire libre y al sol. Una vez realizada la siega de mayo, una vez cosechado el botín, las abejas como vos, Rosa, las abejas de fino talle, de antenas de oro, de alas diáfanas, pasan por entre los barrotes, desertan del frío, de la soledad, de la tristeza, para ir a buscar más lejos los perfumes y las calientes exhalaciones. ¡La felicidad, en fin!

Rosa miraba a Cornelius con una sonrisa que éste no veía, tenía la vista levantada al cielo.

Continuó con un suspiro:

‑Vos me habéis abandonado, señorita Rosa, para gozar de vuestras cuatro estaciones de placeres. Habéis hecho bien; no me lamento. ¿Qué derecho tenía para exigir vuestra fidelidad?

‑¡Mi fidelidad! ‑exclamó Rosa anegada en lágri­mas, y sin tomarse el trabajo de ocultar por más tiem­po a Cornelius aquel rosario de perlas que rodaba por sus mejillas‑. ¡Mi fidelidad! ¿No os he sido fiel?

‑¡Ay! ¿Es serme fiel ‑preguntó Cornelius abandonarme, dejarme morir aquí?

‑Pero, señor Cornelius ‑protestó Rosa‑, ¿no he hecho por vos todo lo que podía para agradaros, no me he ocupado de vuestro tulipán?

‑¡Con amargura, Rosa! Me reprocháis la única ale­gría sin mancha que he tenido en este mundo.

‑No os reprocho nada, señor Cornelius, sino la única pena profunda que he sentido desde el día en que vinieron a decirme a la Buytenhoff que íbais a ser ajus­ticiado.

‑Os desagrada, Rosa, mi dulce Rosa, os desagrada que yo ame a las flores.

‑No me desagrada que vos las améis, solamente me entristece que las améis más de lo que me amáis a mí misma.

‑¡Ah! Querida, querida bienamada ‑exclamó Cornelius‑, mirad cómo tiemblan mis manos, mirad cuán pálida está mi frente, escuchad, escuchad cómo late mi corazón; ¡pues bien!, no es porque mi tulipán negro me sonríe y me llama, no. Es porque vos me sonreís, es porque vos inclináis vuestra frente hacia mí; es porque ‑no sé si esto es verdad‑, es porque me parece que, aun rehusándolas, vuestras manos aspiran a las mías y siento el calor de vuestras bellas mejillas tras el frío en­rejado. Rosa, amor mío, romped el bulbo del tulipán negro, destruid la esperanza de esta flor, apagad la dul­ce luz de este sueño casto y encantador con el que me había habituado cada día. ¡Sea! Nada de flores de ricos vestidos, de gracias elegantes, de caprichos divinos, des­pojadme de todo esto, flor celosa de otras flores, despo­jadme de todo esto, pero no me quitéis vuestra voz, vuestro gesto, el rumor de vuestros pasos por la pesa­da escalera, no me quitéis el fuego de vuestros ojos en el sombrío corredor, la certeza de vuestro amor que acaricia perpetuamente mi corazón; amadme, Rosa, porque realmente yo siento que os amo.

‑Después del tulipán negro ‑suspiró la joven, cu­yas manos tibias y acariciantes consentían por fin en en­tregarse a través del enrejado a los labios de Cornelius.

‑Antes que nada, Rosa...

‑¿He de creeros?

‑Como creéis en Dios.

‑Sea, ¿no os compromete mucho el amarme?

‑Muy poco, desgraciadamente, querida Rosa, pero os compromete a vos.

‑¿A mí? ‑preguntó Rosa‑. ¿Y a qué me compro­mete esto?

‑En primer lugar, a no casaros.

Ella sonrió.

‑¡Ah! Así es como sois los hombres ‑dijo‑: ti­ranos. Adoráis a una belleza: no pensáis más que en ella, no soñáis más que con ella. Sois condenados a muer­te, y al marchar hacia el patíbulo le consagráis vuestro último suspiro, y exigís de mí, pobre chica, exigís el sa­crificio de mis sueños, de mi ambición.

‑Pero ¿de qué belleza me habláis, Rosa? ‑pregun­tó Cornelius buscando en sus recuerdos, inútilmente, una mujer a la cual Rosa pudiera hacer alusión.

‑Pues de la belleza negra, señor, de la belleza ne­gra de talle flexible, de pies finos, de cabeza llena de nobleza. Me refiero a vuestra flor, naturalmente.

Cornelius sonrió.

‑Belleza imaginaria, mi buena Rosa, mientras que vos, sin contar a vuestro enamorado, o más bien a mi enamorado Jacob, estáis rodeada de galanes que os ha­cen la corte. ¿Recordáis, Rosa, lo que me habéis dicho de los estudiantes, de los oficiales, de los dependientes de La Haya? Pues bien, ¿no hay en Loevestein depen­dientes, oficiales, estudiantes?

‑¡Oh! Sí que los hay por cierto, y hasta demasia­dos ‑dijo Rosa.

‑¿Que escriben?

‑Que escriben.

Y Cornelius lanzó un suspiro al pensar que era a él, pobre prisionero, a quien Rosa debía el privilegio de leer las notas que recibía.

‑¡Pues sí! ‑prosiguió Rosa‑. Pero me parece, se­ñor Cornelius, que al leer las notas que me escriben, al examinar los galanes que se me presentan, no hay más que seguir vuestras instrucciones.

‑¿Cómo mis instrucciones?

‑Sí, vuestras instrucciones. Olvidáis ‑continuo Rosa suspirando a su vez‑, olvidáis el testamento es­crito por vos en la Biblia del señor Corneille de Witt. ¡Yo no lo olvido! Porque, ahora que sé leer, lo releo todos los días, y más bien dos veces que una. ¡Pues bien! En ese testamento, me ordenáis amar y casarme con un guapo joven de veintiséis a veintiocho años. Yo busco a ese joven, y como toda mi jornada está consagrada a vuestro tulipán, es preciso que me dejéis la noche para hallarlo.

‑¡Ah, Rosa! El testamento se hizo en prevision de mi muerte y, gracias al Cielo, estoy vivo. Por lo tanto queda sin efecto, si así lo deseáis.

‑¡Pues bien! Entonces, no buscaré a ese guapo jo­ven de veintiséis a veintiocho años, y vendré a veros.

‑¡Ah! ¡Sí, Rosa, venid! ¡Venid!

‑Mas con una condición.

‑¡Está aceptada de antemano!

‑Que durante tres días no hablemos del tulipán negro.

‑No hablaremos nunca si lo exigís, Rosa.

‑¡Oh! ‑exclamó la joven‑. No hay que pedir lo imposible.

Y, como por descuido, aproximó su fresca mejilla tan cerca del enrejado que Cornelius pudo rozarla con sus labios.

Rosa lanzó un pequeño grito lleno de amor, y de­sapareció.

XXI

EL SEGUNDO BULBO

La noche fue buena y la jornada del día siguiente mejor todavía.

En los días precedentes, la prisión se había hecho pesada, sombría, deprimente; oprimía con todo su peso al pobre prisionero. Sus muros eran negros, su aire era frío, los barrotes estaban dispuestos de forma que ape­nas dejaban pasar la luz del día.

Pero cuando Cornelius despertó al nuevo día, un rayo de sol matinal jugaba en los barrotes, los palomos hendían el aire con sus alas extendidas, mientras que otros se arrullaban amorosamente sobre el tejadillo de la ventana todavía cerrada.

Cornelius corrió hacia aquella ventana y la abrió; le pareció que la vida, la alegría, casi la libertad, entraban con ese rayo de sol en la sombría celda.

Es que el amor florecía y hacía florecer cada cosa a su alrededor; el amor, flor del cielo de otro brillo, per­fumaba de forma distinta a todas las flores de la Tierra.

Cuando Gryphus entró en la celda del prisionero en lugar de encontrarlo taciturno y acostado como los otros días, lo halló de pie y cantando un aria de ópera.

‑¡Eh! ‑exclamó aquél.

‑¿Cómo estamos esta mañana?

Gryphus le miró con desdén.

‑El perro, y el señor Jacob, y nuestra bella Rosa, ¿cómo están todos?

Gryphus rechinó los dientes.

‑Aquí está vuestro desayuno ‑dijo.

‑Gracias, amigo cancerlero ‑contestó el prisione­ro‑. Llegáis a tiempo porque tengo mucha hambre.

‑¡Ah! ¿Tenéis hambre? ‑comentó Gryphus.

‑Toma, ¿por qué no? ‑preguntó Van Baerle.

‑Parece que la conspiración marcha ‑dijo Gry­phus.

‑¿Qué conspiración? ‑inquirió Van Baerle.

‑¡Bueno! Sabemos lo que se dice, pero vigilaremos, señor sabio: estad tranquilo, vigilaremos.

‑¡Vigilad, amigo Gryphus! ‑replicó Van Baerle‑. ¡Vigilad! Mi conspiración, como mi persona, se halla toda a vuestro servicio.

‑Veremos esto a mediodía ‑aseguró Gryphus.

‑A mediodía ‑repitió Cornelius‑. ¿Qué querrá decir? Sea, esperemos al mediodía; a mediodía veremos.

Era fácil para Cornelius esperar hasta mediodía. Cornelius esperaba hasta las nueve.

Mediodía llegó y se oyó en la escalera, no solamente el paso de Gryphus, sino los pasos de tres o cuatro sol­dados que subían con él.

La puerta se abrió, Gryphus entró, introdujo a los hombres y cerró la puerta detrás de ellos.

‑¡Aquí! Ahora, busquemos.

Buscaron en los bolsillos de Cornelius, entre su chaqueta y su chaleco, entre su chaleco y su camisa, entre su camisa y su piel; no se halló nada.

Buscaron en las sábanas, en el colchón, en el jergón del lecho y no se halló nada.

Fue entonces cuando Cornelius se felicitó por no haber aceptado el tercer bulbo. Gryphus, en esta pesquisa, lo hubiera ciertamente encontrado, por muy oculto que estuviese, y lo habría tratado como al pri­mero.

Por lo demás, jamás asistió un prisionero con un rostro más sereno a una pesquisa realizada en su celda.

Gryphus se retiró con el lápiz y las tres o cuatro hojas de papel blanco que Rosa había dado a Cornelius; éste fue el único trofeo de la expedición.

A las seis, Gryphus regresó, pero solo; Cornelius quiso calmarle, pero Gryphus gruñó, mostró el colmi­llo que sobresalía en una comisura de la boca, y salió andando hacia atrás, como un hombre que tiene miedo de que le ataquen.

Cornelius estalló en risas.

Lo cual hizo que Gryphus, que conocía los refranes, le gritara a través de la reja:

‑Está bien, está bien; mejor reirá quien ría el úl­timo.

El que debía reír el último, aquella noche por lo menos, era Cornelius, porque Cornelius esperaba a Rosa.

Rosa acudió a las nueve; pero acudió sin farol; Rosa no tenía ya necesidad de la luz, sabía leer.

Además, la luz podía denunciar a Rosa, espiada más que nunca por Jacob.

Por último, bajo la luz, se veía demasiado el rubor de Rosa cuando se ruborizaba.

¿De qué hablaron los dos jóvenes aquella noche? De las cosas de que hablan los enamorados en el umbral de una puerta en Francia, de uno a otro lado de una celo­sía en España, de lo alto al pie de una terraza en Oriente.

Hablaron de esas cosas que ponen alas a los pies de las horas, que añaden plumas a las alas del tiempo.

Hablaron de todo, excepto del tulipán negro..

Luego, a las diez, como de costumbre, se separaron.

Cornelius era feliz, tan completamente feliz como puede serlo un tulipanero a quien no se le ha hablado de su tulipán.

Encontraba a Rosa bonita como todos los amores de la Tierra; la hallaba buena, graciosa, encantadora.

Mas ¿por qué Rosa prohibía que se hablara del tu­lipán?

Ésta era una gran falta que Rosa cometía.

Cornelius se dijo, suspirando, que la joven no era absolutamente perfecta.

Una parte de la noche la pasó meditando sobre esta imperfección. Lo que quiere decir que, mientras estuvo despierto, pensó en Rosa.

Una vez dormido, soñó con ella.

Pero la Rosa de sus sueños era mucho más perfecta que la Rosa de la realidad. Aquélla no solamente habla­ba del tulipán, sino que además traía a Cornelius un magnífico tulipán negro nacido en un jarro de China.

Cornelius se despertó temblando de alegría y mur­murando: «Rosa, Rosa, te amo.»

Y como se hacía ya de día, Cornelius no juzgó oportuno volverse a dormir.

Conservó, pues, todo el día la idea que había teni­do en su despertar.

¡Ah! Si Rosa le hubiera hablado del tulipán, Corne­lius la hubiese preferido a la reina Semiramis, a la reina Cleopatra, a la reina Isabel, a la reina Ana de Austria, es decir, a las más grandes o a las más bellas reinas del mundo.

Pero Rosa había prohibido, bajo pena de no volver más, que se hablara del tulipán antes de tres largos días.

Eran setenta y dos horas concedidas al amante, es verdad; pero eran setenta y dos horas restadas al horti­cultor.

Cierto que de esas setenta y dos horas, ya habían transcurrido treinta y seis.

Las otras treinta y seis pasarían muy pronto, dieciocho horas esperando, dieciocho horas para recordar.

Rosa volvió a la misma hora; Cornelius soportó heroicamente su penitencia. Hubiera sido un pitagóri­co más distinguido que Cornelius, y con tal de qué se le hubiese permitido pedir una vez por día noticias de su tulipán, se habría quedado cinco años, según los estatu­tos de la Orden, sin hablar de otra cosa.

Por lo demás, la bella visitante comprendía realmen­te que cuando se ordena por un lado, hay que ceder por el otro. Rosa dejaba a Cornelius atraer sus dedos por el postigo; Rosa dejaba a Cornelius besar sus cabellos a través del enrejado.

¡Pobre niña! Todas esas delicadezas del amor eran mucho más peligrosas para ella que hablar del tulipán.

Lo comprendió al regresar a su habitación con el corazón palpitante, las mejillas ardientes, los labios se­cos y los ojos húmedos.

Por eso al día siguiente por la noche, después de cambiar las primeras palabras, después de prodigarse las primeras caricias, miró a Cornelius á través del enreja­do, y en la oscuridad, dijo:

‑¡Bien! ¡Ya se ha levantado!

‑¡Se ha levantado! ¿Qué? ¿Quién? ‑inquirió Cor­nelius no atreviéndose a creer que la misma Rosa abre­viara la duración de su prueba.

‑El tulipán ‑contestó la joven.

‑¿Cómo? ‑exclamó Cornelius‑. ¿Permitís, pues?

‑¡Sí! ‑concedió Rosa en el tono de una madre cariñosa que permite una alegría a su hijo.

‑¡Ah, Rosa! ‑se alborozó Cornelius alargando sus labios a través del enrejado, con la esperanza de to­car una mejilla, una mano, la frente, cualquier cosa.

Tocó algo mejor que todo eso, tocó dos labios en­treabiertos.

Rosa lanzó un pequeño grito.

Cornelius comprendió que debía apresurarse a con­tinuar la conversación, sentía que ese contacto inespe­rado había asustado mucho a Rosa.

‑¿Se ha levantado muy derecho? ‑preguntó.

‑Derecho como un huso de Frisia ‑dijo Rosa.

‑¿Y está muy alto?

‑Seis centímetros por lo menos.

‑¡Oh! Rosa, tened mucho cuidado y veréis cómo crece deprisa.

‑¿Puedo tener más cuidado? ‑explicó Rosa‑. No pienso más que en él.

‑¿Sólo en él, Rosa? Tened cuidado, soy yo el que voy a sentirme celoso a mi vez.

‑Y vos sabéis ya que pensar en él es pensar en vos. No lo pierdo de vista. Lo veo desde mi lecho; al desper­tarme es el primer objeto que miro, al dormirme es el último objeto que retengo en la mirada. Durante el día me siento y trabajo a su lado, porque desde que se en­cuentra en mi habitación, no lo abandono.

‑Tenéis razón, Rosa, es vuestra dote, ¿sabéis?

‑Sí, y gracias a ella podré casarme con un hombre joven de veintiséis a veintiocho años que me guste.

‑Callaos, malvada.

Y Cornelius consiguió coger los dedos de la joven, lo cual hizo, si no cambiar de conversación, por lo me­nos que el silencio siguiera al diálogo.

Aquella noche, Cornelius fue el más feliz de los hombres. Rosa le dejó su mano cuanto quiso retenerla, y le habló del tulipán a su entera satisfacción.

A partir de aquel momento, cada día trajo un pro­greso en el tulipán y en el amor de los dos jóvenes. Una vez eran las hojas que se habían abierto, otra, era la misma flor que había cuajado. Ante esta noticia la ale­gría de Cornelius fue grande, y sus preguntas se su­cedieron con una rapidez que testimoniaba su impa­ciencia.

‑Cuajada ‑exclamó Cornelius‑. ¡Ha cuajado!

‑Ha cuajado ‑repitió Rosa.

Cornelius se tambaleó de alegría y se vio obligado a agarrarse al postigo.

‑¡Ah! ¡Dios mío! ‑exclamó, y volviéndose a Rosa‑‑. ¿Es regular el óvalo, está lleno el cilindro, es­tán bien verdes las puntas?

‑El óvalo tiene casi tres centímetros y está afilado como una aguja, el cilindro hincha sus flancos, las pun­tas están listas para abrirse.

Aquella noche, Cornelius durmió poco; era un mo­mento supremo aquel en el que las puntas se abrieran.

Dos días después, Rosa anunció que se habían en­treabierto.

‑Entreabiertas, Rosa ‑exclamó Cornelius‑. ¡El involucro se ha entreabierto! Pero ¿entonces se ve, se puede distinguir ya?

Y el prisionero se detuvo jadeante.

‑Sí ‑respondió Rosa‑; sí, se puede distinguir una línea de un color diferente, delgada como un cabello.

‑¿Y el color? ‑preguntó Cornelius temblando.

‑¡Ah! ‑contestó Rosa‑. Es muy oscuro.

‑¿Pardo?

‑¡Oh! Más oscuro.

‑¡Más oscuro, buena Rosa, más oscuro! Gracias. Oscuro como el ébano, oscuro como...

‑Oscuro como la tinta con la cual os he escrito.

Cornelius lanzó un grito de loca alegría.

‑¡Oh! ‑exclamó juntando las manos‑. ¡Oh! No hay un ángel que pueda compararse a vos, Rosa.

‑¿De veras? ‑dijo Rosa sonriendo ante esta exal­tación.

‑Rosa, habéis trabajado tanto, habéis hecho tanto por mí; Rosa, mi tulipán va a florecer, y mi tulipán flo­recerá negro, Rosa, Rosa, ¡sois lo más perfecto que Dios ha creado sobre la Tierra!

‑¿Después del tulipán, sin embargo?

‑¡Ah! Callaos, malvada. Callaos, por piedad, no echéis a perder mi alegría. Pero, decidme, Rosa, si el tulipán ha llegado a ese punto, dentro de dos o tres días a más tardar florecerá.

‑Mañana o pasado mañana, sí.

‑¡Oh! Y yo no lo veré ‑exclamó Cornelius, echándose hacia atrás‑. Y no lo besaré como una ma­ravilla de Dios a la que se debe adorar, como beso vues­tras manos, Rosa, como beso vuestros cabellos, como beso vuestras mejillas, cuando por azar se hallan al alcance del postigo.

Rosa acercó su mejilla, no por azar, sino voluntaria­mente; los labios del joven se pegaron a ella con avidez.

‑¡Vaya! Lo traeré si vos queréis ‑dijo Rosa, emo­cionada.

‑¡Ah! ¡No! ¡No! Tan pronto como se abra, poned­lo bien a la sombra, Rosa, y en el mismo instante, inme­diatamente, enviad a Haarlem a prevenir al presidente de la Sociedad Hortícola que el gran tulipán negro ha florecido. Haarlem está lejos, lo sé, pero con dinero ha­llaréis un mensajero. ¿Tenéis dinero, Rosa?

Rosa sonrió.

‑¡Oh, sí! ‑dijo.

‑¿Bastante? ‑preguntó Cornelius.

‑Trescientos florines.

‑¡Oh! Si tenéis trescientos florines, no es un men­sajero a quien tenéis que enviar, sino vos misma, vos misma, Rosa, quien debe ir a Haarlem.

‑Pero durante ese tiempo, la flor...

‑¡Oh, la flor! Lleváosla, comprended que no de­béis separaros de ella ni un instante.

‑Pero, aunque no me separe de ella, me separaré de vos, Cornelius ‑dijo Rosa entristecida.

‑¡Ah! Es verdad, mi dulce, mi querida Rosa. ¡Dios mío! ¡Qué malvados son los hombres! ¿Qué les he hecho yo y por qué me han privado de la libertad? Te­néis razón, Rosa, yo no podría vivir sin vos. ¡Pues bien! Enviad alguien a Haarlem, eso es. ¡Por mi fe! El mila­gro es lo bastante grande como para que el presidente se moleste; él mismo vendrá a Loevestein a buscar el tulipán.

Luego, deteniéndose de repente, fue con voz tem­blorosa que murmuró:

‑¡Rosa! ¡Rosa! Si no fuese negro...

‑¡Vaya! Eso lo sabréis mañana o pasado mañana por la noche.

‑¡Esperar hasta la noche para saberlo, Rosa! Mo­riré de impaciencia. ¿No podríamos convenir una señal?

‑Lo haré mejor.

‑¿Qué haréis?

‑Si es por la noche cuando se abra, vendré para decíroslo yo misma. Si es por el día, pasaré por delante de la celda y os deslizaré una nota, bien por debajo de la puerta, bien por el postigo, entre la primera y la se­gunda inspección de mi padre.

‑¡Oh, Rosa! ¡Eso es! Una palabra vuestra anun­ciándome esta noticia, será una doble felicidad.

‑Son ya las diez ‑dijo Rosa‑, es preciso que os abandone.

‑¡Sí! ¡Sí! ‑exclamó Cornelius‑. ¡Sí! ¡Marchaos, Rosa, marchaos!

Rosa se retiró cabizbaja.

Cornelius casi la había despedido.

Cierto que era para vigilar el tulipán negro.

XXII

LA FLORACIÓN

La noche transcurrió muy lenta y al mismo tiempo muy agitada para Cornelius. A cada instante le parecía que la dulce voz de Rosa lo llamaba: se despertaba sobresaltado, iba a la puerta, acercaba su rostro al postigo; no había nada en el postigo, el corredor esta­ba vacío.

Sin duda, Rosa velaba por su parte, pero más afor­tunada que él, velaba al tulipán. Tenía allí, bajo sus ojos, a la noble flor, esta maravilla de las maravillas, no sola­mente todavía desconocida, sino creída imposible.

¿Qué diría el mundo cuando supiera que se había logrado el tulipán negro, que existía, y que era Corne­lius van Baerle, el prisionero, quien lo había logrado?

¡Cómo Cornelius hubiera arrojado lejos de sí al hombre que hubiese venido a proponerle la libertad a cambio de su tulipán!

El día llegó sin noticias. El tulipán no había floreci­do todavía.

La jornada transcurrió como la noche.

La noche vino y con la noche una Rosa alegre, ligera como un pájaro.

‑¿Y bien? ‑preguntó Cornelius.

‑¡Pues bien! Todo va de maravilla. ¡Esta noche sin falta florecerá vuestro tulipán!

‑¿Y florecerá negro?

‑Negro como el azabache.

‑¿Sin una sola mancha de otro color?

‑Sin una sola mancha.

‑¡Bondad del Cielo! Rosa, he pasado la noche pen­sando primero en vos...

Rosa esbozó un gesto de incredulidad.

‑Luego, en lo que teníamos que hacer.

‑¿Y bien?

‑Esto es lo que he decidido. Una vez el tulipán haya florecido, cuando se compruebe que es negro y perfectamente negro, tenéis que encontrar un mensa­jero.

‑Si no es más que esto, ya he encontrado un men­sajero.

‑¿Un mensajero seguro?

‑Un mensajero del que respondo, uno de mis ena­morados.

‑¿No será Jacob, supongo?

‑No, no temáis. Es el barquero de Loevestein, un muchacho despierto, de veinticinco a veintiséis años.

‑¡Diablo!

‑Estad tranquilo ‑repitió Rosa riendo‑. Todavía no tiene la edad, ya que vos mismo la habéis fijado en­tre veintiséis y veintiocho años.

‑En fin, ¿creéis poder contar con ese joven?

‑Como conmigo. Se arrojaría de su barca al Waal o al Mosa, a mi elección, si se lo ordenara.

‑¡Pues bien, Rosa! En diez horas ese muchacho puede estar en Haarlem; me daréis un lápiz y un papel, mejor aún sería una pluma y tinta, y escribiré, o más bien, escribiréis vos. En mí, pobre prisionero, tal vez verían, como ve vuestro padre, una conspiración en todo esto: Escribiréis al presidente de la Sociedad Hortícola y, estoy seguro que el presidente vendrá.

‑Pero, ¿y si tarda?

‑Suponed que tarde un día, hasta dos; pero esto es imposible, un aficionado a los tulipanes como él no tar­dará ni una hora, ni un minuto, ni un segundo en ponerse en camino para ver la octava maravilla del mundo. Pero, como decía, tarde un día, tarde dos, el tulipán estará to­davía en todo su esplendor. Una vez visto el tulipán por el presidente, y todo quede dicho en el atestado dirigido por él, guardaréis una copia de ese atestado, Rosa, y le confiaréis el tulipán. ¡Ah! Si hubiésemos podido llevar­lo nosotros mismos, Rosa, no habría abandonado mis brazos más que para pasar a los vuestros; pero esto es una ilusión en la que no hay que soñar‑continuó Cornelius suspirando‑. Otros ojos lo verán marchitarse. ¡Oh! Sobre todo, Rosa, antes de que lo vea el presidente, no lo dejéis ver a nadie. ¡El tulipán negro, buen Dios! ¡Si al­guien viera el tulipán negro, lo robaría...!

.iOh!

‑¿No me habéis dicho vos misma lo que temíais con respecto a vuestro enamorado Jacob? Si se roba un florín, ¿por qué no robarían cien mil?

‑Vigilaré, estad tranquilo.

‑¿Y si en este momento se está abriendo?

‑El caprichoso es muy capaz de ello ‑bromeó Rosa.

‑Si lo hallarais abierto al entrar...

‑¿Y bien?

‑¡Ah, Rosa! Desde el momento en que se abra, recordad que no habrá ni un momento que perder para advertir al presidente.

‑‑Y para preveniros a vos. Sí, comprendo.

Rosa suspiró, pero sin amargura y como una mujer que no solamente comienza a comprender una debili­dad, sino a habituarse a ella.

‑Regreso al lado del tulipán, señor Van Baerle, y tan pronto florezca, seréis advertido; una vez vos adver­tido, el mensajero partirá.

‑¡Rosa, Rosa, ya no sé a qué maravilla del Cielo o de la Tierra compararos!

‑Comparadme al tulipán negro, señor Cornelius, y quedaré muy halagada, os lo juror hasta la vista, señor Cornelius.

‑¡Oh! Decid: hasta la vista, amigo mío.

‑Hasta la vista, amigo mío ‑repitió Rosa un poco consolada.

‑Decid: Amigo mío bienamado.

‑¡Oh! Amigo mío...

‑Bienamado, Rosa, os lo suplico, bienamado, bienamado, ¿verdad?

‑Bienamado, sí, bienamado ‑dijo Rosa palpitan­te, embriagada, loca de alegría.

‑Entonces, Rosa, ya que habéis dicho bienamado, decid también bienaventurado, decid feliz como jamás hombre alguno hays sido feliz y bajo el cielo. No me falta más que una cosa, Rosa.

‑¿Cuál?

‑Vuestra mejilla, vuestra mejilla fresca, vuestra mejilla rosada, vuestra mejilla aterciopelada. ¡Oh, Rosa! Voluntariamente, no por sorpresa, no por accidente, Rosa. ¡Ah!

El prisionero terminó su ruego con un suspiro; acababa de encontrar los labios de la joven, no por ac­cidente, no por sorpresa, como cien años más tarde Saint‑Preux debía encontrar los labios de Julie.

Rosa huyó.

Cornelius se quedó con el alma suspendida en sus labios, el rostro pegado al postigo.

Se ahogaba de alegría y de felicidad. Abrió la venta­na y contempló largo tiempo, con el corazón rebosan­te de dicha, el azul sin nubes del cielo, la luna que pla­teaba el doble río, destellando más allá de las colinas. Se llenó los pulmones del aire generoso y puro, el espíri­tu de dulces ideas, el alma de reconocimiento y de ad­miración religiosa.

‑¡Oh! ¡Vos estáis siempre allá arriba, Dios mío! ‑exclamó, medio prosternado, con los ojos ardiente­mente tendidos hacia las estrellas‑. Perdonadme por haber casi dudado de Vos en estos últimos días: Vos os ocultábais detrás de vuestras nubes, y por un instante dejé de veros, Dios bueno, Dios eterno, Dios misericor­dioso. ¡Pero hoy!, esta tarde, esta noche, ¡oh!, Os veo todo entero en el espejo de vuestros cielos y, sobre todo, en el espejo de mi corazón.

¡Estaba curado, el pobre enfermo; estaba libre, el pobre prisionero!

Durante una parte de la noche, Cornelius permane­ció colgado de los barrotes de su ventana, con el oído presto; concentrando sus cinco sentidos en uno solo, o más bien, en dos solamente, miraba y escuchaba.

Miraba el cielo y escuchaba a la tierra.

Luego, con la mirada vuelta de cuando en cuando hacia el corredor, se decía:

«Allá abajo está Rosa, Rosa que vela como yo, que como yo espera de minuto en minuto; allá abajo, ante los ojos de Rosa está la flor misteriosa, que vive, que se entreabre, que se abre. Tal vez en este momento Rosa tiene el tallo del tulipán entre sus delicados y tibios de­dos. Toca ese tallo suavemente. Tal vez roce con sus labios su cáliz entreabierto; rózalo con precaución, Rosa, tus labios arden; tal vez en este momento, mis dos amores se acarician bajo la mirada de Dios.»

En aquel momento, una estrella se inflamó en lo alto, atravesó todo el espacio que separaba el horizon­te de la fortaleza y vino a abatirse sobre Loevestein.

Cornelius se estremeció.

‑¡Ah! ‑exclamó‑. Es Dios que envía un alma a mi flor.

Y como si lo hubiera adivinado, casi en el mismo instante, el prisionero oyó en el corredor unos pa­sos ligeros, como los de una sílfide, el roce de una ropa que parecía un batir de alas y una voz bien conocida que decía:

‑Cornelius, amigo mío, amigo mío bienamado y bienaventurado, venid, venid enseguida.

Cornelius no dio más que un salto de la ventana al postigo; una vez más sus labios encontraron los labios murmuradores de Rosa, que le dijo en un beso:

‑Se ha abierto, es negro, aquí está.

‑¿Cómo, aquí está? ‑exclamó Cornelius, separan­do sus labios de los labios de la joven.

‑Sí, sí, es preciso correr un pequeño peligro para dar una gran alegría, aquí está, tened.

Y, con una mano, levantó a la altura del postigo un pequeño farol que acababa de encender; mientras que a la misma altura, levantaba con la otra el milagro­so tulipán.

Cornelius lanzó un grito y creyó desmayarse de emoción.

‑¡Oh! ‑murmuró‑. ¡Dios mío! ¡Dios mío! Me recompensáis mi inocencia y mi cautividad, ya que ha­béis hecho crecer estas dos flores en el postigo de mi prisión.

‑Besadla ‑dijo Rosa‑ como yo la he besado hace un momento.

Cornelius, reteniendo el aliento, tocó con la punta de los labios el extremo de la flor, y jamás beso dado a los labios de una mujer, aunque fuera a los labios de Rosa, le entró tan profundamente en el corazón.

El tulipán era bello, espléndido, magnífico; su tallo tenía más de treinta centímetros de altura; se alzaba del seno de cuatro hojas verdes, lisas, derechas como pun­tas de lanza; toda su flor era negra y brillante como el azabache.

‑Rosa ‑dijo Cornelius jadeante‑, Rosa, no hay un instante que perder, es preciso escribir la carta.

‑Ya está escrita, mi bienamado Cornelius ‑con­testó Rosa.

‑¿De veras?

‑Mientras el tulipán se abría, yo escribía, porque no quería que se perdiera ni un solo instante. Mirad la carta, y decidme si la encontráis bien.

Cornelius cogió la carta y leyó, en una escritura que había hecho grandes progresos desde la primera frase que había recibido de Rosa:

Señor presidente:

El tulipán negro va a abrirse dentro de diez minu­tos tal vez. Tan pronto se abra, os enviaré un mensaje­ro para rogaros vengáis vos mismo en persona a buscar­lo a la fortaleza de Loevestein. Soy la hija del carcelero Gryphus, casi tan prisionera como los prisioneros de mi padre. No podré, pues, llevaros esta maravilla. Por eso es por lo que me atrevo a suplicaros que vengáis a buscarlo vos mismo.

Mi deseo es que se llame Rosa Barloensis.

Acaba de abrirse; es perfectamente negro...

Venid, señor presidente, venid.

Tengo el honor de ser vuestra humilde servi­dora.

ROSA GRYPHUS.

‑Eso es, eso es, querida Rosa. Esta carta es una maravilla. Yo no la hubiera escrito con esta simplici­dad. En el Congreso, daréis todos los informes que os pidan. Sabrán cómo ha sido creado el tulipán, a cuántos cuidados, vigilias y temores ha dado lugar, mas, por el momento, Rosa, no hay un instante que perder... ¡El mensajero! ¡El mensajero!

‑¿Cómo se llama el presidente?

‑Dádmela para que ponga la dirección. ¡Oh! Es muy conocido. Es Mynheer Van Systens, el burgomaes­tre de Haarlem... Dádmela, Rosa, dádmela.

Y, con mano temblorosa, Cornelius escribió sobre la carta:

A Mynheer Peters van Systens, burgomaestre y pre­sidente de la Sociedad Hortícola de Haarlem.

‑Y ahora, marchaos, Rosa, marchaos ‑dijo Cor­nelius‑, y pongámonos bajo el amparo de Dios que hasta ahora nos ha protegido tan bien.

XXIII

EL ENVIDIOSO

En efecto, los pobres jóvenes tenían gran necesi­dad de ser amparados por la protección directa del Señor.

Jamás habían estado tan cerca de la desesperación como en este mismo instante en que creían tener asegu­rada su félicidad.

No dudaremos en absoluto en la inteligencia de nuestro lector hasta el punto de suponer que no haya reconocido en Jacob, nuestro antiguo amigo, o más bien nuestro antiguo enemigo, a Isaac Boxtel el tulipanero.

El lector ha adivinado, pues, que Boxtel había segui­do de la Buytenhoff a Loevestein al objeto de su amor y al objeto de su odio:

El tulipán negro y Cornelius van Baerle.

Lo que cualquier otro tulipanero y más un tulipane­ro envidioso no hubiera podido jamás descubrir, es de­cir, la existencia de los bulbos y las ambiciones del pri­sionero, la envidia había hecho, sinó descubrir, por lo menos adivinar a Boxtel.

Lo hemos visto más afortunado bajo el nombre de Jacob que bajo el nombre de Isaac, entablar amistad con Gryphus, al que gratificó el reconocimiento y la hospitalidad durante unos meses, con la mejor ginebra que se hubiera fabricado jamás desde Texel a Amberes.

Adormeció sus desconfianzas; porque como hemos visto, el viejo Gryphus era desconfiado; adormeció sus desconfianzas, decimos, halagándole con una alianza con Rosa.

Acrecentó por otra parte sus instintos de carcelero, después de haber halagado su orgullo de padre. Acre­centó sus instintos de carcelero pintándole con los más sombríos colores al sabio prisionero que Gryphus tenía bajo sus cerrojos, y que al decir del falso Jacob, había concertado un pacto con Satán para perjudicar a Su Alteza el príncipe Guillermo de Orange.

También había tenido éxito al principio con Rosa, no inspirándole sentimientos de simpatía, ya que a Rosa siempre le había gustado muy poco Mynheer Jacob, pero al hablarle de matrimonio y de loca pasión, había apagado en principio todas las sospechas que hubiera podido tener.

Hemos visto cómo su imprudencia al seguir a Rosa al jardín lo había denunciado a los ojos de la muchacha, y cómo los temores instintivos de Cornelius habían puesto a los dos jóvenes en guardia contra él.

Lo que había, sobre todo, inspirado las inquietudes al prisionero, nuestro lector debe recordarlo, era aquella gran cólera que había invadido a Jacob contra Gryphus a propósito del bulbo aplastado.

En aquel momento, esa rabia era tanto mayor por cuanto aunque Boxtel suponía que Cornelius tenía un segundo bulbo, no estaba muy seguro de ello.

Fue entonces cúando espió a Rosa y la siguió no solamente al jardín, sino también por los corredores.

Únicamente que; como esta vez la seguía por la noche y con los pies descalzos, ni fue visto ni oído.

Excepto aquella vez en que Rosa creyó haber visto pasar algo como una sombra por la escalera.

Pero ya era demasiado tarde, Boxtel había sabido, de la misma boca del prisionero, la existencia del segundo bulbo.

Engañado por la trampa de Rosa, que había simu­lado el acto de enterrarlo en la platabanda, y no dudan­do que esa pequeña comedia había sido ejecutada para forzarle a traicionarse, redobló las precauciones y puso en juego todas las artimañas de su mente para continuar espiando a los otros sin ser espiado él mismo.

Vio a Rosa transportar una gran vasija de mayólica de la cocina de su padre a la habitación que ella ocupaba.

Vio a Rosa lavarse, con mucha agua, sus bellas ma­nos llenas de la tierra que había amasado para preparar al tulipán el mejor lecho posible.

Finalmente alquiló, en un granero, una pequeña habitación justo enfrente de la ventana de Rosa; bastante alejada para que no se le pudiera reconocer a simple vista, pero bastante cerca para que con la ayuda de su telescopio pudiera seguir todo to que ocurría en Loeve­stein en la habitación de la joven, como había seguido en Dordrecht todo lo que pasaba en el secador de Cor­nelius.

No hacía más de tres días que estaba instalado en su granero, cuando no le cupo ya ninguna duda.

Desde que se levantaba el sol por la mañana, la va­sija de mayólica estaba en la ventana y, semejante a esas encantadoras mujeres de Miéris y de Metzu, Rosa apa­recía en aquella ventana encuadrada por las primeras ramas verdeantes de la parra y la madreselva.

Rosa contemplaba la vasija de mayólica con una mirada que denunciaba a Boxtel el valor real del obje­to encerrado en ella.

Lo que encerraba la vasija era, pues, el segundo bulbo, es decir, la suprema esperanza del prisionero.

Cuando las noches amenazaban ser demasiado frías, Rosa entraba la vasija de mayólica.

Eso indicaba que Rosa seguía las instrucciones de Cornelius, que temía que el bulbo se helara.

Cuando el sol se hizo más cálido, Rosa entraba la vasija de mayólica desde las once de la mañana hasta las dos de la tarde.

Eso indicaba, asimismo, que Cornelius temía que la tierra se desecara.

Pero cuando la lanza de la flor salió de la tierra, Boxtel quedó completamente convencido: no tenía una altura mayor de tres centímetros cuando, gracias a su telescopio, no había lugar ya a la duda para el envidioso.

Cornelius poseía dos bulbos, y el segundo estaba confiado al amor y a los cuidados de Rosa.

Porque, pensándolo bien, el amor de los dos jóve­nes no había escapado a Boxtel.

Era, pues, a ese segundo bulbo al que había que hallar el medio de sustraer a los cuidados de Rosa y al amor de Cornelius.

Sólo que la cosa no era fácil.

Rosa vigilaba a su tulipán como una madre vigilaría a su hijo; mejor que esto, como una paloma empolla sus huevos.

Rosa no abandonaba la habitación en toda la jorna­da; y había más; cosa extraña, Rosa no abandonaba ya su habitación por la noche.

Durante siete días, Boxtel espió inútilmente a Rosa; Rosa no salía en absoluto de su habitación.

Esos fueron aquellos siete días de riña que hicieron a Cornelius tan desgraciado, al llevarse a la vez toda noticia de Rosa y de su tulipán.

¿Iba a estar Rosa eternamente enojada con Corne­lius? Esto hubiera hecho el robo muchísimo más difícil de lo que había creído al principio Mynheer Isaac.

Decimos robo, porque Isaac estaba completamen­te decidido en su proyecto de robar el tulipán; y como éste crecía en el más profundo misterio, como los dos

jóvenes ocultaban su existencia a todo el mundo, le creerían antes a él, tulipanero reconocido, que a una joven extraña a todos los detalles de la horticultura o que a un prisionero condenado por un crimen de alta traición, guardado, sobrevigilado, espiado, y que mal reclamaría desde el fondo de su calabozo. Por otra parte, como sería poseedor del tulipán y como en el caso de muebles y otros objetos transportables, la posesión da fe de la propiedad, él obtendría ciertamente el premio y sería realmente coronado en lugar de Cor­nelius, y el tulipán, en vez de llamarse Tulipa nigra Barloensis, se llamaría Tulipa nigra Boxtellensis o Box­tellea.

Mynheer Isaac no estaba todavía decidido sobre cuál de esos nombres daría al tulipán negro; pero como

ambos significaban la misma cosa, no era éste el punto más importante.

El punto más importante era robar el tulipán.

Mas, para que Boxtel pudiera apoderarse del tuli­pán, era preciso que Rosa saliera de su habitación.

Así pues, fue con verdadera alegría que Jacob o Isaac, según se prefiera, vio reemprenderse las citas acostumbradas de la noche.

Comenzó por aprovechar la ausencia de Rosa para estudiar su puerta.

La puerta cerraba bien y a doble vuelta, por medio de una cerradura simple, pero de la que únicamente

Rosa poseía la llave.

Boxtel tuvo la idea de robar la llave a Rosa, pero además de que no era cosa fácil registrar el bolsillo de la joven, al apercibirse Rosa de que había perdido su llave haría cambiar la cerradura, y no saldría de su ha­bitación hasta que la cerradura fuera cambiada, y Box­tel habría cometido un crimen inútil.

Era preferible, pues, emplear otro medio.

Boxtel reunió todas las llaves que pudo hallar, y mientras Rosa y Cornelius pasaban en el postigo una de sus horas afortunadas, las probó todas.

Dos entraron en la cerradura, una de las dos dio la primera vuelta y se detuvo en la segunda.

No había más que retocar muy poca cosa a esta llave.

Boxtel la impregnó con una ligera capa de cera y repitió la experiencia.

El obstáculo que la have había encontrado en la se­gunda vuelta había dejado su huella sobre la cera.

Boxtel no tuvo más que seguir esta huella con el mordiente de una lima de hoja estrecha como la de un cuchillo.

Con otras dos horas de trabajo, Boxtel consiguió su llave a la perfección.

La puerta de Rosa se abrió sin ruidos, sin esfuerzo, y Boxtel se halló en la habitación de la joven, a solas con el tulipán.

La primera acción condenable de Boxtel había con­sistido en pasar por encima de un muro, para desenterrar el tulipán; la segunda había sido penetrar en el secadero de Cornelius, por una ventana abierta; la tercera, intro­ducirse en la habitación de Rosa con una falsa llave.

Como se ve, la envidia hacía avanzar a Boxtel a grandes pasos en la abyecta y desenfrenada carrera del crimen.

Boxtel se halló, pues, a solas con el tulipán.

Un ladrón ordinario hubiera agarrado la vasija bajo su brazo y se la habría llevado.

Pero Boxtel no era un ladrón ordinario y reflexionó.

Reflexionó, contemplando el tulipán con la ayuda de su farol, diciéndose que no estaba todavía bastante avanzado para tener la certeza de que florecería negro aunque las apariencias ofrecían todas las probabilidades.

Reflexionó que si no florecía negro, o que si flore­cía con una mancha cualquiera, habría realizado un robo inútil.

Reflexionó que la noticia de este robo se expandiría, que se le supondría el ladrón después de lo que había pasado en el jardín, qué se realizarían investigaciones y que, por bien que ocultara el tulipán, sería posible ha­llarlo.

Reflexionó que, aunque ocultara el tulipán de forma que no fuera encontrado, podría, con todos los trans­portes que estaría obligado a sufrir, sucederle alguna desgracia.

Reflexionó finalmente que era preferible, puesto que tenía una llave de la habitación de Rosa y podía penetrar en ella cuando quisiera, esperar a la floración, cogerlo una hora antes de que se abriera, o una hora después de que se hubiera abierto, y partir en el mismo instante sin pérdida de tiempo para Haarlem, donde, antes incluso de que fuera reclamado, el tulipán estaría delante de los jueces.

Entonces sería a éste o a aquélla que reclamara a quien Boxtel acusaría de robo.

Era un plan bien pensado y digno en todo punto del que lo concebía.

Así pues, todas las noches durante aquella hora que los jóvenes pasaban en el postigo de la celda, Boxtel entraba en la habitación de la muchacha, no para violar el santuario de la virginidad, sino para seguir los progre­sos que realizaba el tulipán negro en su floración.

La noche a la que hemos llegado, iba a entrar como las otras noches; pero, como hemos dicho, los jóvenes no habían intercambiado más que unas palabras, y Cor­nelius había enviado de nuevo a Rosa para vigilar el tulipán.

Viendo a Rosa penetrar en su habitación, diez mi­nutos después de haber salido, Boxtel comprendió que el tulipán había florecido o iba a florecer.

Era entonces durante esta noche cuando la gran partida iba a jugarse; así pues, Boxtel se presentó ante Gryphus con una provisión de ginebra doble que de costumbre.

Es decir, con una botella en cada bolsillo.

Una vez Gryphus bebido, Boxtel quedaba dueño de la fortaleza o poco más.

A las once, Gryphus estaba completamente borra­cho. A las dos de la madrugada, Boxtel vio salir a Rosa de su habitación, pero sosteniendo visiblemente en sus brazos un objeto que llevaba con precaución.

Este objeto era sin duda alguna el tulipán negro que acababa de florecer.

Pero ¿qué iba a hacer?

¿Iba a partir en aquel mismo instante para Haarlem con él?

No era posible que una joven emprendiera sola, de noche, un viaje semejante.

¿Iba únicamente a enseñar el tulipán a Cornelius? Esto era probable.

Siguió a Rosa con los pies descalzos y de puntillas.

La vio acercarse al postigo.

La oyó llamar a Cornelius.

Al resplandor del farol, vio el tulipán abierto, negro como la oscuridad en la que se ocultaba.

Oyó todo el proyecto planeado entre Cornelius y Rosa para enviar un mensajero a Haarlem.

Vio juntarse los labios de los dos jóvenes y luego oyó a Cornelius despedir a Rosa.

Vio a Rosa apagar el farol y desandar el camino de su habitación.

La vio entrar en su habitación.

Luego la vio, diez minutos después, salir de la habi­tación y cerrar con cuidado la puerta con doble vuelta de llave.

Ya que cerraba aquella puerta con tanto cuidado, es que detrás de la misma encerraba al tulipán negro.

Boxtel, que veía todo aquello oculto en el rellano del piso superior a la habitación de Rosa, descendió un es­calón de su piso, cuando Rosa descendía un escalón del suyo.

De suerte que, cuando Rosa tocaba el último tramo de la escalera, con su pie ligero, Boxtel, con una mano más ligera todavía, tocaba la cerradura de la habitación de Rosa con su mano.

Y en aquella mano, como puede comprenderse, es­taba la llave falsa que abría la puerta de Rosa ni más ni menos fácilmente que la verdadera.

Por eso es por to que hemos dicho al comienzo de este capítulo que los pobres jóvenes tenían mucha ne­cesidad de ser amparados por la protección del Señor.

XXIV

EN EL QUE EL TULIPÁN NEGRO

CAMBIA DE DUEÑO

Cornelius se había quedado en el sitio donde lo había dejado Rosa, buscando casi inútilmente en él la fuerza para soportar la doble carga de su felicidad.

Transcurrió media hora.

Los primeros rayos de sol entraban ya, azulinos y frescos, a través de los barrotes de la ventana, en la cel­da de Cornelius, cuando éste se sobresaltó de repente ante unos pasos que subían por la escalera y por unos gritos que se acercaban a él.

Casi en el mismo instante, su rostro se halló frente al pálido y descompuesto rostro de Rosa.

Retrocedió, palideciendo él mismo de estupor y es­panto.

‑¡Cornelius! ¡Cornelius! ‑exclamó aquélla ja­deante.

‑¿Qué ocurre, Dios mío? ‑preguntó el prisio­nero.

‑Cornelius! El tulipán...

‑¿Y bien?

‑¿Cómo deciros esto?

‑Hablad, hablad, Rosa.

‑¡Nos lo han cogido, nos lo han robado!

‑¡Nos lo han cogido, nos lo han robado! ‑repitió Cornelius.

‑Sí ‑afirmó Rosa apoyándose contra la puerta para no caer‑. Sí, cogido, robado.

Y, muy a su pesar, las piernas le fallaron, se deslizó y cayó de rodillas.

‑Pero ¿cómo ha ocurrido? ‑preguntó Corne­lius‑. Decidme, explicadme.

‑¡Oh! No ha sido por mi culpa, amigo mío.

Pobre Rosa; no se atrevía a decir «mi bienamado».

‑¡Lo habéis dejado solo! ‑la acusó Cornelius con un acento lamentable.

‑Un solo instante, para ir a prevenir al mensajero que vive apenas a cincuenta pasos de aquí, a orillas del Waal.

‑Y durante ese tiempo, a pesar de mis recomenda­ciones, habéis dejado la llave en la puerta, ¡desventurada!

‑No, no, no, y eso es lo raro. No he abandonado la llave ni un instante; la he tenido constantemente en la mano, apretándola como si tuviera miedo de que se me escapara.

‑Pero, entonces, ¿cómo ha ocurrido?

‑¿Lo sé yo, acaso? Había dado la carta al mensa­jero; el mensajero había partido delante de mí. Regreso, la puerta estaba cerrada, cada cosa se hallaba en su lu­gar en mi habitación, excepto el tulipán que había de­saparecido. Es preciso que alguien se haya procurado una llave de mi habitación, o se haya hecho hacer una falsa.

Se ahogaba, las lágrimas cortándole la palabra.

Cornelius, inmóvil, los rasgos alterados, escuchaba casi sin comprender, murmurando solamente:

‑¡Robado, robado, robado! Estoy perdido,

‑¡Oh, señor Cornelius! ¡Perdón! ¡Perdón! ‑grita­ba Rosa‑. Yo me moriré.

Ante esta amenaza de Rosa, Cornelius agarró las rejas del postigo, en un vano intento de sacudirlas con furor.

‑Rosa ‑exclamó‑, nos han robado, es verdad, pero ¿es preciso dejarnos abatir por eso? No, la desgra­cia es grande, pero tal vez reparable, Rosa; conocemos al ladrón.

‑¡Ay! ¿Cómo queréis que os lo diga positivamente?

‑¡Oh! Os lo digo yo, es ese infame de Jacob. ¿Le dejaremos llevar a Haarlem el fruto de nuestros traba­jos, el fruto de nuestras vigilias, el hijo de nuestro amor? Rosa, hay que perseguirlo, hay que alcanzarlo.

‑Pero ¿cómo hacer todo eso, amigo mío, sin des­cubrir a mi padre nuestro secreto? ¿Cómo, yo, una mujer tan poco libre, tan poco hábil, conseguiría ese fin, que tal vez vos mismo no alcanzaríais?

‑Rosa, Rosa, abridme esta puerta, y veréis si yo no lo alcanzo. Veréis si no descubro al ladrón, veréis si no le hago confesar su crimen. ¡Veréis si no le hago gri­tar perdón!

‑¡Ay! ‑exclamó Rosa estallando en sollozos‑. ¿Puedo acaso abriros? ¿Tengo yo las llaves? Si las tuvie­ra, ¿no estaríais libre desde hace tiempo?

‑Vuestro padre las tiene, vuestro infame padre, el verdugo que ha aplastado ya el primer bulbo de mi tu­lipán. ¡Oh, el miserable, el miserable! Es cómplice de Jacob.

‑Más bajo, más bajo, en nombre del cielo. ¡Os van a oír!

‑¡Oh! Si no me abrís, Rosa ‑gritó Cornelius en el paroxismo de la rabia‑, hundo esta reja y mato a todo el que halle en la prisión.

‑¡Amigo mío, por piedad...!

‑Os lo aviso, Rosa, voy a demoler el calabozo pie­dra a piedra.

Y el infortunado, con sus dos manos, a las que la cólera decuplicaba las fuerzas, sacudía la puerta con gran ruido, sin cuidarse del estrépito de su voz que iba a retumbar en el fondo de la espiral sonora de la esca­lera.

Rosa, espantada, trataba inútilmente de calmar esta furiosa tempestad.

‑Os digo que mataré al infame de Gryphus ‑au­llaba Van Baerle‑. Os digo que verteré su sangre como él ha vertido la de mi tulipán negro.

El desgraciado empezaba a volverse loco.

‑Pues bien, sí ‑dijo Rosa anhelante‑. Sí, sí, pero calmaos. Sí, le cogeré las llaves, os abriré, sí, pero cal­maos, mi Cornelius...

No había acabado, cuando un alarido lanzado de­lante de ella interrumpió su frase.

‑¡Mi padre! ‑exclamó Rosa:

‑¡Gryphus! ‑rugió Van Baerle‑. ¡Ah! ¡Bandido!

El viejo Gryphus, con todos esos gritos, había subi­do sin que le hubiesen oído.

Agarró rudamente a su hija por una muñeca.

‑¡Ah! Cogeréis mis llaves ‑dijo con voz ahogada por la cólera‑. ¡Ah! ¡Este infame! ¡Este monstruo! Este conspirador para la horca es vuestro Cornelius. Así que se mantienen convivencias con los prisioneros de Esta­do. Está bien.

Rosa le golpeó con sus dos manos con desespera­ción.

‑¡Oh! ‑continuó Gryphus, pasando del acento febril de la cólera a la fría ironía del vencedor‑. ¡El inocente señor tulipanero! ¡El dulce señor sabio! ¡Vos me mataréis! ¡Os beberéis mi sangre! ¡Muy bien! Y todo esto con la complicidad de mi hija. ¡jesús! ¡Pero entonces me hallo en un antro de bandoleros, estoy en una caverna de ladrones! ¡Ah! El señor gobernador lo sabrá todo esta mañana, y Su Alteza el estatúder lo sa­brá todo mañana. Conocemos la ley. Todo el que se rebelara en prisión, artículo sexto. Vamos a daros una segunda edición de la Buytenhoff, señor sabio, y ésta será una buena edición. Sí, sí, roeros los puños como un oso en la jaula, y tú, hermosa, cómete con los ojos a tu Cornelius. Os advierto, corderos míos, que ya no ten­dréis posibilidad de conspirar juntos. Así se desciende, hija desnaturalizada. Y vos, señor sabio, hasta la vista; estad tranquilo, ¡hasta la vista!

Rosa, loca de terror y desesperación, envió un beso a su amigo; luego, sin duda iluminada por un pensa­miento repentino, se lanzó por la escalera diciendo:

‑No está perdido todo todavía, contad conmigo, mi Cornelius.

Su padre la siguió gritando.

En cuanto al pobre tulipanero, soltó poco a poco las rejas que retenían sus convulsos dedos; su cabeza se entonteció, sus ojos oscilaron en órbitas, y cayó pesa­damente sobre el piso de la celda murmurando:

‑¡Robado! ¡Me lo han robado!

Durante ese tiempo, Boxtel salía del castillo por la puerta que había abierto la misma Rosa. Boxtel, con el tulipán negro envuelto en un amplio manto, se había lanzado a una calesa que le esperaba en Gorcum, y de­saparecía, sin haber advertido al amigo Gryphus, como es de suponer, de su salida.

Y ahora que le sabemos subido a la calesa, le segui­remos, si el lector consiente en ello, hasta el término de su viaje.

Caminaba lentamente; no se hace correr impune­mente a un tulipán negro.

Pero Boxtel, temiendo no llegar bastante pronto, se hizo fabricar en Delft una caja guarnecida en todo su alrededor con musgo fresco, en la cual encajó su tulipán; la flor se hallaba allí tan muellemente reclinada por to­dos los lados, con aire por encima, que la calesa pudo emprender el galope sin perjuicio.

Llegó al día siguiente por la mañana a Haarlem can­sado pero triunfante, cambió su tulipán de vasija, con el fin de hacer desaparecer toda señal de robo, rompió la vasija de mayólica cuyos trozos arrojó a un canal y es­cribió al presidente de la Sociedad Hortícola una carta en la que le anunciaba que acababa de llegar a Haarlem con un tulipán perfectamente negro, y se instaló en una buena hospedería con su flor intacta.

Y allí esperó.

XXV

EL PRESIDENTE VAN SYSTENS

Rosa, al dejar a Cornelius, había tomado su deci­sión. Devolverle el tulipán que acababa de robarle Jacob o no volverle a ver más.

Había visto la desesperación del pobre prisionero, la doble a incurable desesperación.

En efecto, por un lado, ésta era una separación ine­vitable, al haber Gryphus sorprendido a la vez el secreto de sus amores y de sus citas.

Por el otro, era la ruina de todas las ambiciones de Cornelius van Baerle, y esas ambiciones las alimentaba desde hacía siete años.

Rosa era una de esas mujeres que se abaten por nada, pero que, llenas de fuerza contra una desgracia suprema, hallan en la misma desgracia la energía que puede combatirla, o el recurso que puede repararla.

La joven entró en su habitación, lanzó una última mirada, para comprobar que no se había equivocado, no fuese que el tulipán estuviese en algún rincón que hubie­ra escapado a sus miradas. Pero Rosa busco en vano; el tulipán seguía ausente; el tulipán había sido robado.

Rosa hizo un pequeño lío con las ropas que necesi­taba, cogió sus trescientos florines ahorrados, es decir, toda su fortuna, buscó bajo sus encajes donde había escondido el tercer bulbo, lo ocultó cuidadosamente en su pecho, cerró la puerta con doble vuelta para retardar al máximo el tiempo que se necesitaría para abrirla en el momento en que se conociera su fuga, bajó la escalera, salió de la prisión por la puerta que, una hora antes, había dado paso a Boxtel, se llegó a una casa de alqui­ler de caballos y pidió alquilar una calesa.

El alquilador de caballos sólo tenía una calesa, pre­cisamente la que Boxtel le había alquilado desde la vís­pera y en la cual corría por el camino de Delft.

Decimos por el camino de Delft, porque era preci­so dar un enorme rodeo para ir de Loevestein a Haar­lem; a vuelo de pájaro la distancia sólo hubiera sido la mitad.

Pero únicamente los pájaros pueden viajar volando en Holanda, el país más cortado por los ríos, arroyos, riachuelos, canales y lagos que haya en el mundo.

Por fuerza tuvo, pues, Rosa que alquilar un caballo, que le fue confiado fácilmente, porque el alquilador de caballos conocía a Rosa como a la hija del portero de la fortaleza.

Rosa tenía una esperanza, la de alcanzar a su men­sajero, bueno y bravo muchacho al que se llevaría con ella y que le serviría a la vez de guía y de sostén.

En efecto, no había recorrido una legua cuando lo percibió caminando a paso largo por una de las orillas bajas de una encantadora ruta que flanqueaba el río.

Puso su caballo al trote y se reunió con él.

El valiente muchacho ignoraba la importancia de su mensaje, y sin embargo marchaba a tan buen tren como si lo conociese. En menos de una hora había recorrido ya legua y media.

Rosa recobró la nota, ya inútil, y le expuso la nece­sidad que tenía de él. El barquero se puso a su disposi­ción, prometiendo ir tan deprisa como el caballo, con tal de que Rosa le permitiera apoyar la mano bien sobre la grupa del animal, o sobre su cruz.

La joven le permitió que apoyara la mano donde quisiera, mientras no la retrasara.

Los dos viajeros llevaban cinco horas de camino y habían recorrido ya más de ocho leguas, cuando el pa­dre Gryphus todavía no se imaginaba que su hija hubie­se abandonado la fortaleza.

El carcelero, por otra parte un hombre muy malva­do en el fondo, gozaba con el placer de haber inspirado a su hija un terror tan profundo.

Pero mientras se felicitaba por tener una historia tan hermosa que contar a su compañero Jacob, éste se ha­llaba también en el camino de Delft.

Sólo que, gracias a su calesa, llevaba cuatro leguas de adelanto sobre Rosa y el barquero.

Mientras se figuraba a Rosa temblando o enojándo­se en su habitación, Rosa ganaba terreno.

Nadie, excepto el prisionero, se hallaba, pues, don­de Gryphus creía que cada uno estaba.

Rosa aparecía tan pocas veces delante de su padre desde que cuidaba del tulipán, que no fue hasta la hora de comer, es decir, al mediodía, cuando Gryphus se apercibió, a cuenta de su apetito, de que su hija estaba enfadada desde hacía ya mucho tiempo.

La hizo llamar por uno de sus portallaves; luego, como éste descendiera anunciando que la había buscado y llamado en vano, resolvió buscarla y llamarla él mismo.

Comenzó por dirigirse en derechura a la habitación de su hija; mas por mucho que golpeó en la puerta, Rosa no respondió.

Llamó al cerrajero de la fortaleza; el cerrajero abrió la puerta, pero Gryphus no encontró a Rosa, como Rosa no había encontrado el tulipán.

Rosa, en aquel momento, acababa de entrar en Rot­terdam.

Lo cual fue motivo de que Gryphus no la hallara en la cocina, como no la había hallado en la habitación, ni en el jardín como en la cocina ni en parte alguna.

Juzguemos la cólera del carcelero cuando habiendo batido los alrededores, supo que su hija había alquilado un caballo y, como «Bradamante» o «Clorinda», había partido como una verdadera buscadora de aventuras, sin decir adónde iba.

Gryphus subió furioso a la celda de Van Baerle, al que injurió, amenazó, removiendo todo su pobre mo­biliario, prometiéndole el calabozo, prometiéndole el fondo de una mazmorra, prometiéndole hambre y azotes.

Cornelius, sin ni siquiera escuchar lo que decía el carcelero, se dejó maltratar, injuriar, amenazar, perma­neciendo triste, inmóvil, aniquilado, insensible a todas las emociones, muerto a todo temor.

Después de haber buscado a Rosa por todos lados, Gryphus buscó a Jacob, y como no le halló, al igual que había ocurrido con su hija, supuso desde aquel momen­to que Jacob se la había llevado.

Mientras tanto, la joven después de haber hecho un alto de dos horas en Rotterdam, se había puesto de nuevo en camino. Aquella misma noche se acostaba en Delft, y al día siguiente llegaba a Haarlem, cuatro horas después de que Boxtel hubiera hecho otro tanto.

Rosa se hizo conducir enseguida a casa del presiden­te de la Sociedad Hortícola, maese Van Systens.

Halló al digno ciudadano en una situación que no podríamos dejar de describir, sin faltar a todos nuestros deberes de pintor y de historiador.

El presidente redactaba un informe al comité de la Sociedad.

Este informe iba apareciendo sobre un gran papel y con la más bella escritura del presidente.

Rosa se hizo anunciar bajo su simple nombre de Rosa Gryphus, pero este nombre, por sonoro que fue­se, resultaba desconocido para el presidente, y Rosa fue rechazada. Es difícil forzar las consignas en Holanda, país de los diques y de las esclusas.

Pero Rosa no se desanimó; se había impuesto una misión y se había jurado a sí misma no dejarse abatir ni por las malas acogidas, ni pór las brutalidades, ni por las injurias.

‑Anunciad al señor presidente ‑dijo‑ que vengo a hablarle del tulipán negro.

Estas palabras, no menos mágicas que el famoso «Sésamo, ábrete», de Las mil y una noches, le sirvieron de «pasaporte». Gracias a esas palabras, pudo penetrar hasta el despacho del presidente Van Systens, al que encontró galantemente en camino para venir a su en­cuentro.

Era un buen hombre, pequeño, de cuerpo delgado, representando con bastante éxactitud el tallo de una flor de la que la cabeza formaba el cáliz, dos brazos indeter­minados y colgantes simulaban la doble hoja oblonga del tulipán y un cierto balanceo que le era habitual com­pletaba su parecido con esta flor cuando la misma se inclina bajo el soplo del viento.

Hemos dicho que se llamaba Van Systens.

‑Señorita ‑exclamó‑, ¿decís que venís de parte del tulipán negro?

Para el señor presidente de la Sociedad Hortícola, la Tulipa nigra era una potencia de primer orden, que podía muy bien, en su calidad de rey de los tulipanes, enviar embajadores.

‑Sí, señor ‑respondió Rosa‑. Por lo menos, ven­go a hablaros de él.

‑¿Se porta bien? ‑preguntó Van Systens con una sonrisa de tierna veneración.

‑¡Ay, señor! No lo sé ‑dijo Rosa.

‑¡Cómo! ¿Le ha sucedido alguna desgracia?

‑Una muy grande, sí, señor, pero no a ella, sino a mí.

‑¿Cuál?

‑Me lo han robado.

‑¿Os han robado el tulipán negro?

‑Sí, señor.

‑¿Sabéis quién?

‑¡Oh! Me lo imagino, pero no me atrevo todavía a acusarle.

‑Pero el asunto será fácil de verificar.

‑¿Cómo?

‑Pues porque el ladrón no debe de estar muy lejos.

‑¿Por qué no ha de estar muy lejos?

‑Pues porque he visto el tulipán no hace ni dos horas.

‑¿Habéis visto el tulipán negro? ‑exclamó Rosa precipitándose hacia Van Systens.

‑Como os veo a vos, señorita.

‑Pero ¿dónde?

‑En casa de vuestro amo, según creo.

‑¿En casa de mi amo?

‑Sí. ¿No estáis al servicio del señor Isaac Boxtel?

‑¿Yo?

‑Naturalmente, vos.

‑Mas ¿por quién me tomáis entonces, señor?

‑Mas ¿por quién me tomáis vos misma?

‑Señor, os tomo, espero, por quien sois, es decir, por el honorable señor Van Systens, burgomaestre de Haarlem y presidente de la Sociedad Hortícola.

‑¿Y venís a decirme... ?

‑Vengo a deciros, señor, que me han robado mi tulipán.

‑Vuestro tulipán es, entonces, el del señor Boxtel. Entonces, os explicáis mal hija mía; no es a vos, ¡sino al señor Boxtel a quien han robado el tulipán!

‑Yo os repito, señor, que no sé quién es ese señor Boxtel y que ésta es la primera vez que oigo pronunciar ese nombre.

‑Vos no sabéis quién es el señor Boxtel, y tenéis también un tulipán negro.

‑Pero ¿es que hay otro? ‑preguntó Rosa, tem­blando.

‑El del señor Boxtel, sí.

‑¿Cómo es?

‑Negro, pardiez.

‑¿Sin mancha?

‑Sin una sola mancha, sin el menor punto.

‑¿Y vos tenéis ese tulipán? ¿Está depositado aquí?

‑No, pero será depositado, porque debo exhibir­lo al comité antes de otorgar el premio de cien mil flo­rines.

‑Señor ‑exclamó Rosa‑, ese Boxtel, ese Isaac Boxtel que se dice propietario del tulipán negro...

‑Y que lo es en efecto...

‑Señor, ¿no es un hombre delgado?

‑Sí.

‑¿Calvo?

‑Sí.

‑¿Con la mirada huraña?

‑Creo que sí.

‑¿Inquieto, encorvado, con las piernas torcidas?

‑En verdad, describís el retrato, trazo por trazo, del señor Boxtel.

‑Señor, ¿el tulipán está en una vasija de mayólica azul y blanca, de flores amarillas que representan un canastillo en tres caras de la vasija?

‑¡Ah! En cuanto a eso estoy menos seguro; me he fijado más en el hombre que en la vasija.

‑Señor, ése es mi tulipán, el que me han robado; señor, es bien mío; señor, vengo a reclamarlo aquí de­lante de vos; a vos.

‑¡Oh! ¡Oh! ‑exclamó Van Systens mirando a Rosa‑. ¿Qué? ¿Venís a reclamar aquí el tulipán del señor Boxtel? ¡Voto a Dios! Sois una atrevida comadre.

‑Señor ‑suplicó Rosa un poco turbada por este apóstrofe‑, yo no digo que vengo a reclamar el tulipán negro del señor Boxtel, digo que vengo a reclamar el mío.

‑¿El vuestro?

‑Sí; el que yo he plantado, el que he criado yo misma.

‑¡Pues bien! Id a buscar al señor Boxtel a la hos­pedería del Cisne Blanco, y entendeos con él. En cuanto a mí, como el proceso me parece tan difícil de juzgar como el que llevaron ante el rey Salomón, y no tengo la pretensión de poseer su sabiduría, me contentaré con redactar mi informe, con constatar la existencia del tu­lipán negro y con conceder los cien mil florines a su descubridor. Adiós, hija mía.

‑¡Oh! ¡Señor! ¡Señor! ‑insistió Rosa.

‑Sólo que, hija mía ‑continuó Van Systens‑, como sois bonita, como sois joven, como no estáis to­davía pervertida, recibid mi consejo: Sed prudente en este asunto, porque nosotros tenemos un tribunal y una prisión en Haarlem; además, somos extremadamente puntillosos con el honor de los tulipanes. Id, hija mía, id. Isaac Boxtel, hospedería del Cisne Blanco.

Y poco después, Van Systens, volviendo a coger su bella pluma, continuó su interrumpido informe.

XXVI

UN MIEMBRO DE LA

SOCIEDAD HORTÍCOLA

Desatinada, Rosa, casi loca de alegría y de temor ante la idea de que había hallado el tulipán negro, tomó el camino de la hospedería del Cisne Blanco, seguida siempre por su barquero, robusto muchacho de Frisia, capaz de enfrentarse por sí solo a diez Boxtels.

Durante el camino, el barquero había sido puesto al corriente, y no retrocedería ante la lucha, en el supues­to de que la lucha se empeñara; sólo que, llegado ese caso, tenía la orden de ocuparse del tulipán.

Pero al llegar a la Grote‑Markt, Rosa se detuvo de repente; un pensamiento súbito acababa de sobrecoger­la, al igual que a aquella Minerva de Homero, que aga­rraba a Aquiles por los cabellos en el momento en que la cólera iba a llevárselo.

«¡Dios mío! ‑murmuró‑. ¡He cometido una fal­ta enorme, tal vez haya perdido a Cornelius, al tulipán y a mí misma! He dado la alarma, he despertado sospe­chas. Yo no soy más que una mujer, esos hombres pue­den coaligarse contra mí, y entonces estoy perdida. ¡Oh! ¡Que yo me pierda, no sería nada, pero Cornelius, el tulipán...!»

Meditó un momento.

«Si voy a casa de ese Boxtel y no le conozco, si ese Boxtel no es Jacob, si es otro aficionado que también ha descubierto el tulipán negro, o bien, si mi tulipán ha sido robado por persona de la que sospecho, o ha pasa­do ya a otras manos, si no reconozco al hombre sino solamente a mi tulipán, ¿cómo probar que la flor es mía?

»Por otro lado, si reconozco a ese Boxtel como el falso Jacob, ¿quién sabe lo que sucederá? Mientras am­bos discutimos, ¡el tulipán negro morirá! ¡Oh! ¡Inspi­radme, Virgen santa! Se trata del porvenir de mi vida, se trata de un pobre prisionero que tal vez expire en este momento.»

Hecho este ruego, Rosa esperó piadosamente la ins­piración que pedía al Cielo.

Mientras tanto, un gran alboroto reinaba en el extre­mo de la Grote‑Markt. La gente corría, las puertas se abrían; solamente Rosa permanecía insensible a todo aquel movimiento de la población.

‑Es preciso ‑murmuró‑ regresar a la casa del presidente.

‑Regresemos ‑aprobó el barquero.

Tomaron la pequeña calle de la Paille que conducía directamente a la morada de Van Systens, el cual, con su más bella escritura y con su mejor pluma, continuaba trabajando en su informe.

Por todas partes, a su paso, Rosa no oía hablar más que del tulipán negro y del premio de cien mil florines: la noticia corría ya por la ciudad.

Rosa apenas tuvo trabajo para penetrar de nuevo en la casa de Van Systens, quien se sintió emocionado, como la primera vez, ante la mágica palabra del tulipán negro.

Pero cuando reconoció a Rosa, a la que considera­ba in mente como una loca, o peor que esto, le invadió la cólera y quiso despedirla.

Pero Rosa juntó las manos, y con ese acento de honrada verdad que penetra en los corazones, suplicó:

‑Señor, ¡en nombre del Cielo! No me rechacéis; escuchad, por el contrario, lo que voy a deciros, y si vos no podéis hacerme justicia, por lo menos no podréis reprocharos un día, frente a Dios, el haber sido cómpli­ce de una mala acción.

Van Systens pataleaba de impaciencia; aquella era la segunda vez que Rosa le molestaba en medio de una re­dacción en la cual ponía su doble amor propio de bur­gomaestre y de presidente de la Sociedad Hortícola.

‑¡Pero mi informe! ‑exclamó‑. ¡Mi informe so­bre el tulipán negro!

‑Señor ‑continuó Rosa con la firmeza de la ino­cencia y de la verdad‑, señor, vuestro informe sobre el tulipán negro descansará, si no me escucháis, sobre he­chos criminales o sobre hechos falsos. Os lo suplico, se­ñor, haced venir aquí, delante de vos y ante mí, a ese señor Boxtel, del que yo afirmo es Mynheer Jacob, y juro a Dios dejarle la propiedad de su tulipán si no reconoz­co ni al tulipán ni a su propietario.

‑¡Pardiez! La bella se anticipa‑dijo Von Systens.

‑¿Qué queréis decir?

‑¿Os puedo preguntar qué probará esto cuando vos los hayáis reconocido?

‑Pero, en fin ‑dijo Rosa desesperada‑, vos sois un hombre honrado, señor. ¡Pues bien! No solamente vais a dar un premio a un hombre por una obra que no ha realizado, sino por una obra robada.

Tal vez el acento de Rosa produjo una cierta convic­ción en el corazón de Van Systens, a iba éste a responder más dulcemente a la pobre chica, cuando se dejó oír un gran tumulto en la calle, que parecía pura y simplemente ser un aumento del alboroto que Rosa ya había oído, sin concederle importancia, en la Grote‑Markt, y que no había podido despertarla de su ferviente plegaria.

Unas estrepitosas aclamaciones sacudieron la casa. Van Systens prestó atención a esas exclamaciones que para Rosa no habían sido más que un alboroto pri­meramente, y ahora no eran más que un ruido ordi­nario.

‑¿Qué es esto? ‑exclamó el burgomaestre‑. ¿Qué es esto? ¿Será posible lo que he oído? No puedo dar crédito a mis oídos.

Y se precipitó hacia su antecámara, sin preocupar­se más de Rosa, a la que dejó en su despacho.

Apenas llegado a su antecámara, Van Systens lanzó un gran grito al percibir el espectáculo de su escalera invadida hasta el vestíbulo.

Acompañado, o más bien seguido por la multitud, un hombre joven, vestido simplemente con un traje de terciopelo violeta bordado en plata, subía con noble len­titud los escalones de piedra, brillantes de blancura y de limpieza.

Detrás de él marchaban dos oficiales, uno de mari­na y otro de caballería.

Van Systens, abriéndose paso en medio de sus cria­dos asustados, vino a inclinarse, a prosternarse casi de­lante del recién llegado que causaba todo aquel albo­roto.

‑¡Monseñor! ‑exclamó‑. Monseñor, Vuestra Alteza en mi casa. Glorioso honor para siempre para mi humilde mansión.

‑Querido señor Van Systens ‑dijo Guillermo de Orange con una serenidad que, en él, reemplazaba a la sonrisa‑, yo soy un verdadero holandés, me gusta el agua, la cerveza y las flores, a voces incluso ese que­so que tanto estiman los franceses; entre las flores, la que yo prefiero son, naturalmente, los tulipanes, la que yo prefiero es, naturalmente, el tulipán. He oído decir en Leiden que la ciudad de Haarlem poseía, por fin, el tulipán negro y, después de haberme asegurado de que la noticia era verdadera, aunque increíble, vengo a pedir confirmación al presidente de la Socie­dad Hortícola.

‑¡Oh! Monseñor, monseñor ‑contestó Van Sys­tens arrebatado‑, qué gloria para la Sociedad si sus tra­bajos agradan a Vuestra Alteza.

‑¿Tenéis la flor aquí? ‑preguntó el príncipe, que sin duda se arrepentía ya de haber hablado tanto.

‑Por desgracia, no, monseñor, no la tengo aquí.

‑¿Y dónde está?

‑En casa de su propietario.

‑¿Quién es ese propietario?

‑Un valiente tulipanero de Dordrecht.

‑¿De Dordrecht?

‑Sí.

‑¿Y se llama... ?

‑Boxtel.

‑¿Se aloja...?

‑En el Cisne Blanco, voy a llamarlo, y si, mientras tanto, Vuestra Alteza me hace el honor de entrar en el salón, él se apresurará, sabiendo que monseñor está aquí, a traer el tulipán a monseñor.

‑Está bien, llamadlo.

‑Sí, Vuestra Alteza, sólo que...

‑¿Qué?

‑¡Oh! Nada importante, monseñor.

‑Todo es importante en este mundo, señor Van Systens.

‑¡Pues bien, monseñor! Se ha presentado una difi­cultad.

‑¿Cuál?

‑Ese tulipán está ya reivindicado por los usurpado­res. Es verdad que vale cien mil florines.

‑¿De veras?

‑Sí, monseñor, por los usurpadores, por los fal­sarios.

‑Eso es un crimen, señor Van Systens.

‑Sí, Vuestra Alteza.

‑¿Y vos tenéis las pruebas de ese crimen?

‑No, monseñor, la culpable...

‑¿La culpable, señor...?

‑Quiero decir la que reclama el tulipán, monseñor, está ahí, en la habitación de al lado.

‑¡Aquí! ¿Qué pensáis de ello, señor Van Systens?

‑Pienso, monseñor, que el cebo de los cien mil flo­rines la habrá tentado.

‑¿Y ella reclama el tulipán?

‑Sí, monseñor.

‑¿Y qué ha presentado por su parte como prueba?

‑Iba a interrogarla cuando Vuestra Alteza se pre­sentó.

‑Escuchémosla, señor Van Systens, escuchémosla; soy el primer magistrado del país, oiré la causa y haré justicia.

«Ya he encontrado a mi rey Salomón» ‑se dijo Van Systens inclinándose y mostrando el camino al príncipe.

Éste iba a pasar por delante de su interlocutor cuan­do se detuvo de repente.

‑Pasad vos delante ‑dijo‑ y llamadme «señor».

Entraron en el gabinete.

Rosa seguía en el mismo sitio, apoyada en la venta­na y mirando a través de los cristales hacia el jardín.

‑¡Ah! ¡Ah! Una frisona ‑murmuró el príncipe al percibir el casco de oro y las faldas rojas de la hermosa Rosa.

Ésta se volvió, pero apenas pudo ver al príncipe, que se sentó en el ángulo más oscuro del apartamento.

Toda su atención, como se comprende, era para ese importante personaje que se llamaba Van Systens, y no para aquel humilde extraño que seguía al amo de la casa, y que probablemente no recibiría el tratamiento de señor.

El humilde extraño cogió un libro de la biblioteca e hizo señas a Van Systens para que comenzara el interro­gatorio.

Van Systens, siempre por invitación del joven del traje violeta, se sentó a su vez, y completamente feliz y orgulloso por la importancia que le habían concedido, empezó:

‑Hija mía, ¿me prometéis la verdad, toda la verdad sobre este tulipán?

‑Os la prometo.

‑¡Pues bien! Hablad sin miedo delante del señor; el señor es uno de los miembros de la Sociedad Hortícola.

‑Señor ‑empezó Rosa‑, ¿qué os diría que no os haya dicho ya?

‑¿Entonces... ?

‑Volveré al ruego que os he dirigido.

‑¿Cuál... ?

‑El de hacer venir aquí al señor Boxtel con su tu­lipán; si no lo reconozco como el mío, lo diré franca­mente; pero si lo reconozco, lo reclamaré. ¿Deberé ir ante Su Alteza, el mismo estatúder, con las pruebas en la mano?

‑¿Tenéis, entonces, pruebas, bella niña?

‑Dios, que conoce mi derecho, me las proveerá.

Van Systens cambió una mirada con el príncipe que, desde las primeras palabras de Rosa, parecía intentar recordar algo, como si no fuera la primera vez que aque­lla voz llegaba a sus oídos.

Un oficial partió para ir a buscar a Boxtel.

Van Systens continuó el interrogatorio.

‑¿Y sobre qué ‑dijo‑ basáis la aserción de que vos sois la propietaria del tulipán negro?

‑Pues sobre una cosa muy sencilla, ¿es que no soy yo quien lo ha plantado y cultivado en mi propia habi­tación?

-En vuestra habitación, y ¿dónde queda vuestra habitación?

‑En Loevestein.

‑¿Vos sois de Loevestein?

‑Soy la hija del carcelero de la fortaleza.

El príncipe hizo un pequeño gesto que quería decir:

«¡Ah! Eso es, ahora me acuerdo.»

Y mientras parecía leer, miró a Rosa con más aten­ción que antes.

‑¿Y vos amáis las flores? ‑continuó Van Systens.

‑Sí, señor.

‑Entonces ¿sois una técnica florista?

Rosa vaciló un instante, luego con un acento salido de lo más profundo de su corazón, preguntó:

‑Señores, ¿hablo a gentes de honor?

El acento era tan veraz, que Van Systens y el prín­cipe respondieron ambos al mismo tiempo con un mo­vimiento de cabeza afirmativo.

‑¡Pues bien, no! ¡Yo no soy una técnica florista, no! Yo no soy más que una pobre hija del pueblo, una pobre aldeana de Frisia que, no hace tres meses todavía, no sabía ni leer ni escribir. ¡No! El tulipán negro no ha sido hallado por mí.

‑¿Y por quién ha sido hallado?

‑Por un pobre prisionero de Loevestein.

‑¿Por un prisionero de Loevestein? ‑inquirió el príncipe.

Al sonido de esta voz, fue Rosa la que se sobresal­tó a su vez.

‑Por un prisionero de Estado, entonces ‑conti­nuó el príncipe‑, porque en Loevestein no hay más que prisioneros de Estado.

Y se puso a leer de nuevo, o por lo menos hizo como si se pusiera a leer.

‑Sí ‑murmuró Rosa temblando‑, sí, por un pri­sionero de Estado.

Van Systens palideció al oír pronunciar tamaña con­fesión delante de un testigo semejante.

‑Continuad ‑ordenó fríamente Guillermo al pre­sidente de la Sociedad Hortícola.

‑¡Oh, señor! ‑exclamó Rosa dirigiéndose a éste a quien creía su verdadero juez‑. Es que voy a acusarme muy seriamente.

‑En efecto ‑dijo Van Systens‑, los prisioneros de Estado deben permanecer en secreto en Loevestein.

‑¡Por desgracia, señor!

‑Y, después de lo que habéis dicho, parece que habéis aprovechado vuestra posición como hija del car­celero y os habéis comunicado con él para cultivar unas flores.

‑Sí, señor ‑murmuró Rosa desatinada‑. Sí, me veo forzada a confesarlo, le veía todos los días.

‑¡Desgraciada! ‑exclamó Van Systens.

El príncipe levantó la cabeza al observar el espanto de Rosa y la palidez del presidente.

‑Esto ‑anunció con su voz clara y firmemente acentuada‑ no compete a los miembros de la Sociedad Hortícola. Están para juzgar al tulipán negro y no co­nocen los delitos políticos. Continuad, muchacha, con­tinuad.

Van Systens, con una elocuente mirada, le dio las gracias en nombre de los tulipanes al nuevo miembro de la Sociedad Hortícola.

Rosa, tranquilizada por esa especie de estímulo que le había dádo el desconocido, relató todo to que había ocurrido desde hacía tres meses, todo lo que había he­cho, todo lo que había sufrido. Habló de la dureza de Gryphus, de la destrucción del primer bulbo, del dolor del prisionero, de las precauciones tomadas para que el segundo bulbo llegara a buen fin, de la paciencia del prisionero, de sus angustias durante su separación; cómo había querido morir de hambre porque no reci­bía noticias de su tulipán; de la alegría que había expe­rimentado en su reunión, y finalmente de la desesperación de ambos cuando vieron que el tulipán que acababa de florecer les había sido robado una hora después de su floración.

Todo esto fue dicho con un acento de verdad que dejó al príncipe impasible, en apariencia por lo menos, pero que no dejó de producir su efecto sobre Van Sys­tens.

‑Pero ‑intervino el príncipe‑ no hace mucho tiempo que conocéis a ese prisionero.

Rosa abrió sus grandes ojos y miró al desconocido, que se hundió en la sombra, como si quisiera huir de esa mirada

‑¿Por qué lo decís, señor? ‑preguntó.

‑Porque no hace más que cuatro meses que el car­celero Gryphus y su hija están en Loevestein.

‑Es verdad, señor.

‑Y a menos que vos no hayáis solicitado el trasla­do de vuestro padre para seguir a algún prisionero que haya sido transportado de La Haya a Loevestein...

‑¡Señor! ‑exclamó Rosa, enrojeciendo.

‑Acabad ‑ordenó Guillermo.

‑Lo confieso, conocí al prisionero en La Haya.

‑¡Afortunado prisionero! ‑comentó sonriendo Guillermo.

En ese momento, el oficial que había sido enviado a buscar a Boxtel entró y anunció al príncipe que aquél le seguía con su tulipán.

XXVII

EL TERCER BULBO

Apenas se había anunciado el retorno de Boxtel cuando éste entró en persona en el salón de Van Systens, seguido de dos hombres que llevaban en una caja el precioso fardo, que fue depositado sobre una mesa.

El príncipe, prevenido, abandonó el despacho, pasó al salón, lo admiró y se calló, y regresó silenciosamen­te para ocupar su lugar en el rincón oscuro donde él mismo había colocado su sillón.

Rosa, palpitante, pálida, llena de terror, esperaba a que se la invitara a ir a ver a su vez.

Oyó la voz de Boxtel.

‑Es él ‑exclamó.

El príncipe le hizo señas para que fuese a mirar al salón por la puerta entreabierta.

‑Es mi tulipán ‑dijo Rosa‑, es él, lo reconozco. ¡Oh, mi pobre Cornelius!

Y se deshizo en lágrimas.

El príncipe se levantó, dirigiéndose pausadamente hacia la puerta, donde permaneció un instante en la luz.

La mirada de Rosa se detuvo en él. Más que nunca estaba segura de que aquélla no era la primera vez que veía a ese extraño.

‑Señor Boxtel ‑ordenó el príncipe‑, entrad aquí. Boxtel acudió apresuradamente y se encontró frente a frente con Guillermo de Orange.

‑¡Su Alteza! ‑exclamó retrocediendo.

‑¡Su Alteza! ‑repitió Rosa completamente atur­dida.

Ante esta exclamación salida de su derecha, Boxtel se volvió y percibió a Rosa.

A su vista, todo el cuerpo del envidioso se estreme­ció como al contacto de una pila de Volta.

«¡Ah! ‑murmuró el príncipe hablando consigo mismo‑. Está turbado.»

Pero Boxtel, con un poderoso esfuerzo de su domi­nio, ya se había recobrado.

‑Señor Boxtel ‑dijo Guillermo‑, parece que ha­béis hallado el secreto del tulipán negro.

‑Sí, monseñor ‑respondió Boxtel con voz donde se descubría alguna turbación.

Es verdad que esa turbación podía provenir de la emoción que el tulipanero había experimentado al reco­nocer a Guillermo.

‑Pero ‑continuó el príncipe‑ aquí hay una joven que también pretende haberlo hallado.

Boxtel sonrió desdeñosamente y se encogió de hom­bros.

Guillermo seguía todos sus movimientos con una notable intensa curiosidad.

‑Así pues, ¿reconocéis a esta joven? preguntó el príncipe.

‑No, monseñor.

‑Y vos, joven, ¿conocéis al señor Boxtel?

‑No, yo no conozco al señor Boxtel, pero conoz­co al señor Jacob.

‑¿Qué queréis decir?

‑Quiero decir que en Loevestein, éste que se hace llamar Isaac Boxtel, se hacía llamar Jacob.

‑¿Qué decís a eso, señor Boxtel?

‑Digo que esta joven miente, monseñor.

‑¿Negáis haber estado nunca en Loevestein?

Boxtel vaciló; con la mirada fija a imperiosamente escrutadora, el príncipe le impedía mentir.

‑No puedo negar haber estado en Loevestein, monseñor, pero niego haber robado el tulipán.

‑¡Vos me lo habéis robado, y de mi habitación! ‑exclamó Rosa indignada.

‑Lo niego.

‑Escuchad, ¿negáis haberme seguido al jardín, el día en que yo preparaba la platabanda donde debía en­terrarlo? ¿Negáis haberme seguido al jardín donde hice ademán de plantarlo? ¿Negáis haberos precipitado aquella noche, después de mi salida, sobre el lugar don­de vos esperábais hallar el bulbo? ¿Negáis haber regis­trado la tierra con vuestras manos, aunque inútilmente, ¡gracias a Dios!, porque aquello no era más que una trampa para reconocer vuestras intenciones? Decid, ¿negáis todo eso? ¿Os atrevéis a negarlo?

Boxtel no juzgó oportuno responder a estas diver­sas interrogaciones. Pero, dejando la polémica entabla­da con Rosa y volviéndose hacia el príncipe, dijo:

‑Hace veinte años, monseñor, que cultivo tulipa­nes en Dordrecht, a incluso he adquirido en este arte una cierta reputación: uno de mis híbridos lleva en el catálogo un nombre ilustre. Lo dediqué al rey de Por­tugal. Ahora, he aquí la verdad. Esta joven sabía que yo había hallado el tulipán negro, y de acuerdo con cierto amante que tenía en la fortaleza de Loevestein, esta jo­ven concibió el proyecto de arruinarme apropiándose del premio de cien mil florines que ganaré, espero, gra­cias a vuestra justicia.

‑¡Oh! ‑exclamó Rosa arrebatada de cólera.

.¡Silencio! ‑ordenó el príncipe.

Luego, volviéndose hacia Boxtel:

‑¿Y quién es ‑preguntó‑ ese prisionero que vos decís ser el amante de esta joven?

Rosa pareció ir a desmayarse, porque el prisionero estaba recomendado por el príncipe como un gran cul­pable.

Nada podía ser más agradable a Boxtel que esta pre­gunta.

‑¿Quién es ese prisionero? ‑repitió el estatúder.

‑Ese prisionero, monseñor, es un hombre cuyo solo nombre probará a Vuestra Alteza cuánta fe se pue­de tener en su veracidad. Ese prisionero es un crimi­nal de Estado condenado una vez a muerte.

‑¿Y que se llama...?

Rosa ocultó la cabeza entre sus dos manos con un gesto desesperado.

‑Cornelius van Baerle ‑anunció Boxtel‑, y es el propio ahijado de aquel bandido de Corneille de Witt.

El príncipe se sobresaltó. Su mirada calmosa lanzó una llamarada, y el frío de la muerte se extendió de nuevo por su rostro inmóvil.

Se dirigió a Rosa y le hizo con el dedo una señal para que separara sus manos de la cara.

Rosa obedeció, como lo hubiera hecho sin ver, una mujer sometida a un poder magnético.

‑Fue, pues, para seguir a ese hombre por lo que vinisteis a pedirme a Leiden el traslado de vuestro padre.

Rosa bajó la cabeza y se desplomó aplastada mur­murando:

‑Sí, monseñor.

‑Proseguid ‑ordenó el príncipe a Boxtel.

‑No tengo nada más que decir ‑continuó éste‑. Vuestra Alteza lo sabe todo. Sin embargo, no quería decir esto, para no hacer enrojecer a esta muchacha por su ingratitud. Fui a Loevestein porque mis negocios me llamaron allí; entablé conocimiento con el viejo Gryphus y me enamoré de su hija, a la que pedí en matrimonio, y como yo no era rico, imprudentemente, le confié mi esperanza de ganar cien mil florines. Y para justificar esta esperanza, le enseñé el tulipán negro. Entonces, como su amante, para ocultar los complots que tramaba en Dordrecht, afectaba cultivar tulipanes, ambos concibieron mi pérdida.

»La víspera de la floración de la planta, el tulipán fue robado de mi casa por esta joven y llevado a su habita­ción, donde tuve la suerte de recuperarlo en el momento en que ella tenía la audacia de expedir un mensajero para anunciar a los señores miembros de la Sociedad de hor­ticultura que acababa de hallar el gran tulipán negro; pero no se ha desconcertado por esto. Sin duda, durante las pocas horas que lo ha tenido en su habitación, lo habrá mostrado a algunas personas a las que llamará como testigos. Pero, afortunadamente, monseñor, ya estáis vos prevenido contra esta intrigante y sus testigos.

‑¡Oh! ¡Dios mío! ¡Dios mío! ¡El infame! ‑gimió Rosa llena de lágrimas, arrojándose a los pies del esta­túder, el cual, aún creyéndola culpable, sentía piedad por su terrible angustia.

‑Habéis obrado mal, muchacha ‑dijo‑, y vues­tro amante será castigado por haberos aconsejado. Por­que vos sois tan joven y tenéis un aspecto tan honesto, quiero creer que el mal proviene de él y no de vos.

‑¡Monseñor! ¡Monseñor! ‑exclamó Rosa‑. Cor­nelius no es culpable.

Guillermo hizo un gesto.

‑No es culpable por haberos aconsejado. Esto es lo que queréis decir, ¿verdad?

‑Quiero decir, monseñor; que Cornelius es tan culpable del segundo crimen que se le imputa como lo es del primero.

‑Del primero, ¿y sabéis cuál ha sido ese primer crimen? ¿Sabéis de qué ha sido acusado y convicto? De haber ocultado, como cómplice de Corneille de Witt, la correspondencia del gran pensionario con el marqués de Louvois.

‑¡Pues bien, monseñor! Él ignoraba que fuera depo­sitario de esa correspondencia; lo ignoraba completamen­te. ¡Oh! ¡Dios mío! Me lo hubiera dicho. ¿Es que ese co­razón de diamante habría podido ocultarme un secreto? No, no, monseñor, os lo repito, aunque deba incurrir en vuestra cólera, Cornelius no es más culpable del primer crimen que del segundo, y del segundo que del primero. ¡Oh! ¡Si vos conociérais a mi Cornelius, monseñor!

‑¡Un De Witt! ‑exclamó Boxtel‑. ¡Ah! Monse­ñor no lo conoce bien, ya que una vez le hizo la gracia de la vida.

‑Silencio ‑ordenó el príncipe‑. Todas esas cosas del Estado, ya lo he dicho, no son de la competencia de ‑la Sociedad Hortícola de Haarlem.

Luego, frunciendo el entrecejo, añadió:

‑En cuanto al tulipán, estad tranquilo, señor Box­tel. Se hará justicia.

Boxtel saludó, con el corazón lleno de alegría, y recibió las felicitaciones del presidente.

‑Y vos, muchacha ‑continuó Guillermo de Oran­ge‑, habéis estado a punto de cometer un crimen. No os castigaré, pero el verdadero culpable pagará por los dos. Un hombre de su posición puede conspirar, trai­cionar incluso... pero no debe robar.

‑¡Robar! ‑exclamó Rosa‑. ¡Robar! ¡Él, Corne­lius, oh! Monseñor, tened cuidado; si oyera vuestras pa­labras moriría, porque vuestras palabras lo matarían con mayor seguridad de como lo habría hecho la espada del verdugo en la Buytenhoff. Si ha habido un robo, monse­ñor, os lo juro, es este hombre quien lo ha cometido.

‑Probadlo ‑dijo fríamente Boxtel.

‑¡Pues bien, sí! Con la ayuda de Dios lo probaré ‑replicó la frisona con energía.

Luego, volviéndose hacia Boxtel:

‑¿El tulipán es vuestro?

‑Sí.

‑¿Cuántos bulbos tenía?

Boxtel vaciló un instante, pero comprendió que la joven no haría esta pregunta si únicamente existieran los dos bulbos conocidos.

‑Tres ‑contestó.

‑¿Qué ha sido de esos bulbos? ‑preguntó Rosa.

‑¿Que qué ha sido de ellos...? Uno abortó, el otro dio el tulipán negro...

‑¿Y el tercero?

‑¿El tercero?

‑El tercero, ¿dónde está?

‑El tercero está en mi casa ‑dijo Boxtel comple­tamente turbado.

‑¿En vuestra casa? ¿Dónde, en Loevestein o en Dordrecht?

‑En Dordrecht ‑contestó Boxtel.

‑¡Mentís! ‑exclamó Rosa‑. Monseñor ‑añadió volviéndose hacia el príncipe‑, os voy a contar la ver­dadera historia de esos tres bulbos. El primero fue aplastado por mi padre en la habitación del prisionero, y este hombre lo sabe bien, porque esperaba apoderar­se de él, y cuando vio fallida esta esperanza, estuvo a punto de pelearse con mi padre por haberlo impedido. El segundo, criado por mí, dio el tulipán negro, y el ter­cero, el último ‑la joven lo sacó de su pecho‑, el tercero está aquí, en el mismo papel que lo envolvía con los otros dos cuando, en el momento de subir al patíbu­lo, Cornelius van Baerle me entregó los tres. Tomad, monseñor, tomad. Aquí tenéis el tercer bulbo.

Y Rosa, desplegando el papel que lo envolvía, se lo entregó al príncipe, que lo cogió en sus manos y lo exa­minó.

‑Pero, monseñor, esta joven puede haberlo robado como hizo con el tulipán ‑balbuceó Boxtel asusta­do por la atención con la que el príncipe examinaba el bulbo y sobre todo por aquella con la que Rosa leía unas líneas trazadas sobre el papel que se había queda­do entre sus manos.

De repente, los ojos de la joven se inflamaron, rele­yó jadeante este papel misterioso, y lanzando un grito se lo tendió al príncipe:

‑¡Oh! Leed, monseñor ‑exclamó‑. En nombre del Cielo, ¡leed!

Guillermo pasó el tercer bulbo al presidente, cogió el papel y leyó.

Apenas Guillermo hubo pasado los ojos sobre aque­lla hoja, se tambaleó, su mano tembló como si estuvie­ra dispuesta a dejar escapar el papel, y sus ojos tomaron una tremenda expresión de dolor y de piedad.

Aquella hoja, que acababa de entregarle Rosa, era la página de la Biblia que Corneille de Witt había enviado a Dordrecht, por Craeke, el mensajero de su hermano Jean, para rogar a Cornelius quemara la corresponden­cia del gran pensionario con Louvois.

Esta petición, como se recuerda, estaba concebida en estos términos:

20 de agosto de 1672

Querido ahijado:

Quema el depósito que lo he confiado, quémalo sin mirarlo, sin abrirlo, a fin de que continúe desconocido para ti. Los secretos del género que éste contiene ma­tan a los depositarios. Quémalo, y habrás salvado a Jean y a Corneille.

Adiós, y quiéreme.

CORNEILLE DE WITT.

Esta hoja era a la vez la prueba de la inocencia de Van Baerle y su título de propiedad de los bulbos del tulipán.

Rosa y el estatúder intercambiaron una sola mirada. La de Rosa quería decir: «¡Ya veis!»

La del estatúder significaba: «¡Silencio y espera!»

El príncipe enjugó una gota de sudor frío que acaba­ba de rodar de su frente a su mejilla. Dobló lentamente el papel, dejando que su mirada se hundiera con su pen­samiento en ese abismo sin fondo y sin recurso que se llama arrepentimiento y vergüenza del pasado.

Enseguida, levantando de nuevo la cabeza con es­fuerzo:

‑Id, señor Boxtel ‑dijo‑. Se hará justicia, ya os lo he prometido.

Luego, al presidente:

‑Vos, mi querido señor Van Systens ‑añadió‑, guardad aquí a esa joven y al tulipán. Adiós.

Todo el mundo se inclinó, y el príncipe salió, ago­biado bajo el ruido inmenso de las aclamaciones popu­lares.

Boxtel regresó al Cisne Blanco, bastante atormenta­do. Aquel papel, que Guillermo había recibido de ma­nos de Rosa, que había leído, doblado y metido en su bolsillo con tanto cuidado, le inquietaba.

Rosa se aproximó al tulipán, besando religiosamente la hoja, y se confió por entero a Dios murmurando:

‑¡Dios mío! ¿Sabíais Vos con qué fin mi buen Cornelius me enseñaba a leer?

Sí, Dios lo sabía, ya que es Él quien castiga y quien recompensa a los hombres según sus méritos.

XXVIII

LA CANCIÓN DE LAS FLORES

Mientras ocurrían los acontecimientos que acaba­mos de referir, el desgraciado Van Baerle, olvidado en la celda de la fortaleza de Loevestein, sufría por parte de Gryphus todo cuanto un prisionero puede sufrir cuan­do su carcelero ha tomado el decidido partido de trans­formarse en verdugo.

Gryphus, al no recibir noticias de Rosa, ni de Jacob, se persuadió de que todo lo que le sucedía era obra del demonio, y de que el doctor Cornelius van Baerle era el enviado de ese demonio sobre la tierra.

Resultó de ello que una hermosa mañana ‑era el tercer día después de la desaparición de Jacob y de Rosa‑ subió a la celda de Cornelius más furioso aún que de costumbre.

Éste, acodado en la ventana, la cabeza recogida en­tre sus manos, la mirada perdida en el horizonte brumo­so donde los molinos de Dordrecht batían sus aspas, aspiraba el aire para rechazar sus lágrimas a impedir que su filosofía se evaporara.

Los palomos seguían allí, pero la esperanza ya no estaba porque le faltaba el porvenir.

¡Ay! Rosa, vigilada, ya no podría venir. ¿Podría ni tan siquiera escribir, y si escribía, podría hacerle llegar sus cartas?

No. Había visto la víspera y la antevíspera demasia­do furor y malignidad en los ojos del viejo Gryphus para que su vigilancia se descuidara un momento, y luego, además de la reclusión, además de la ausencia, ¿no iría a sufrir ella tormentos peores todavía? Ese bruto, ese mal bicho, ese borracho, ¿no se vengaría a la manera de los padres de las tragedias griegas? Cuando la ginebra se le subiera a la cabeza, ¿no daría a su brazo, tan bien arregla­do por Cornelius, el vigor de dos brazos y un garrote?

Esta idea, la de que Rosa fuera tal vez maltratada, exasperaba a Cornelius.

Sentía entonces su inutilidad, su impotencia, su nu­lidad. Se preguntaba si Dios era realmente justo al en­viar tantos males a dos criaturas inocentes. Y ciertamen­te, en esos momentos, dudaba. La desgracia no produce credulidad.

Van Baerle se había forjado el proyecto de escribir a Rosa. Pero ¿dónde estaba Rosa?

Había concebido la idea de escribir a La Haya para prevenir las nuevas tormentas que sin duda Gryphus quería amontonar sobre su cabeza con una denuncia.

Mas ¿con qué escribir? Gryphus le había quitado el lápiz y el papel. Por otra parte, aunque los tuviera, no sería evidentemente Gryphus quien se encargaría de su carta.

Entonces Cornelius pasaba y repasaba en su mente todas esas pobres tretas empleadas por los prisioneros.

Había realmente pensado en una evasión, cosa en la cual no soñaba cuando podía ver a Rosa todos los días. Pero cuanto más pensaba en ello ahora, más imposible le parecía una evasión. Pertenecía a esas naturalezas escogi­das que sienten horror por to común y a las que les faltan a menudo todas las buenas ocasiones de la vida, por cul­pa de no haber escogido el camino de to vulgar, ese gran camino de las gentes mediocres, que les conduce a todo. «¿Cómo sería posible ‑se decía Cornelius‑, que pudiera escapar de Loevestein, de donde ya huyó el señor De Grotius? Después de la evasión de éste, ¿no se habrá previsto todo? ¿No estarán guardadas las venta­nas? ¿No son las puertas dobles o triples? ¿No están los puestos diez veces más vigilados?

»Y además de las ventanas guardadas, las puertas dobles, los puestos más vigilados que nunca, ¿no tengo un argos infalible? ¿Un argos tanto más peligroso por cuanto posee ojos de odio, Gryphus?

»Finalmente, ¿no existe otra circunstancia que me paraliza? La ausencia de Rosa. Aunque empleara diez años de mi vida en fabricar una lima para serrar mis ba­rrotes, en trenzar cuerdas para descender desde la venta­na, o en pegarme unas alas en los hombros para volar como Dédalo... ¡estoy en un período de mala suerte! La lima se embotará, la cuerda se romperá, mis alas se fun­dirán al sol. Me mataría. Me recogerán cojo, manco, lisia­do. Me clasificarán en el museo de La Haya, entre el ju­bón manchado de sangre de Guillermo el Taciturno, y la sirena capturada en Stavensen, y mi empresa no obtendrá otro resultado que el de procurarme el honor de formar parte de las curiosidades de Holanda.

»Pero no, y esto será mejor, un buen día Gryphus me hará alguna atrocidad. Pierdo la paciencia desde que perdí la alegría y la compañía de Rosa y, sobre todo, desde que perdí mis tulipanes. No cabe duda que un día u otro Gryphus me atacará de forma sensible a mi amor propio, a mi pasión o a mi seguridad personal. Siento, desde mi reclusión, un vigor extraño, arisco, insoporta­ble. Tengo pruritos de lucha, apetitos de batalla, sed incomprensible de porrazos. ¡Saltaría a la garganta del viejo bandido, y lo estrangularía!

Cornelius, a este último pensamiento, contrajo la boca, la mirada fija.

Revolvía ávidamente en su mente un pensamiento que le sonreía.

«Y además ‑continuó‑, una vez Gryphus estran­gulado, ¿por qué no cogerle las llaves? ¿Por qué no descender la escalera como si acabara de cometer la ac­ción más virtuosa? ¿Por qué no explicarle a Rosa lo hecho al saltar con ella desde su ventana al Waal?

»En verdad, sé nadar bastante bien por los dos.

» ¡Rosa! Pero, Dios mío, Gryphus es su padre; ella no aprobará nunca, por mucho afecto que sienta hacia mí, el haber estrangulado a su padre, por brutal que sea, por malvado que haya sido. Se producirá entonces una discusión, una exposición de hechos durante la cual lle­gará algún subjefe o algún portallaves que haya encon­trado a Gryphus jadeando todavía o completamente estrangulado, que me pondrá la mano sobre el hombro. Volveré a ver entonces la Buytenhoff y el brillo de aquella villana espada, que esta vez no se detendrá en su camino y establecerá contacto con mi nuca. Nada de eso, Cornelius, amigo mío; ¡es un mal procedimiento!

»Pero entonces ¿qué hacer y cómo encontrar a Rosa?

Tales eran las reflexiones de Cornelius tres días des­pués de la funesta escena de la separación entre Rosa y su padre, precisamente en el momento en que hemos mostrado al lector a Cornelius acodado a su ventana.

Fue en ese mismo instante cuando entró Gryphus.

Sostenía en la mano un enorme garrote, sus ojos brillando con malvados pensamientos, una espantosa sonrisa crispando sus labios, un sospechoso temblor agitando su cuerpo, en su taciturna persona todo respi­raba mala disposición.

Cornelius, abrumado como acabamos de ver por la necesidad de paciencia, necesidad que el razonamiento había conducido hasta la convicción, le oyó entrar, adi­vinó que era él, pero no se volvió.

Sabía que, esta vez, Rosa no vendría detrás de él. Nada es más desagradable a las gentes que están encolerizadas que la indiferencia de aquéllos contra quienes se siente esa cólera.

Hecho el gasto, no se puede desperdiciar.

Se ha subido a la cabeza, se ha puesto la sangre en ebullición. No vale la pena si esta ebullición no da la satisfacción de un estallido.

Todo honrado bribón que ha afilado su mal genio desea por lo menos producir una buena herida a alguien.

Así pues, viendo Gryphus que Cornelius no se movía, empezó por interpelarlo con un vigoroso:

‑¡Hum! ¡Hum!

Cornelius engarzó entre sus dientes la canción de las flores, triste pero encantadora canción:

Somos las hijas del fuego secreto,

del fuego que circula en las venas de la tierra;

somos las hijas de la aurora y del rocío,

somos las hijas del aire,

somos las hijas del agua;

pero somos, antes que nada, las hijas del Cielo.

Esta canción, cuyo aire tranquilo y dulce aumenta­ba la plácida melancolía, exasperó a Gryphus.

Golpeó el pavimento con su garrote gritando:

‑¡Eh! Señor cantor, ¿no me oís?

Cornelius se volvió.

‑Buenos días ‑saludó.

Y reemprendió su canción.

Los hombres nos mancillan y nos matan al amarnos.

Este hilo es nuestra raíz, es decir, nuestra vida.

Pero nos levantamos lo más alto que podemos

con nuestros brazos tendidos al cielo.

‑¡Ah! Brujo maldito, ¡creo que te burlas de mí! ‑gritó Gryphus. Cornelius continuó:.

Es que el Cielo es nuestra patria,

nuestra verdadera patria, ya que de él viene nuestra alma,

ya que a él retorna nuestra alma,

nuestra alma, es decir, nuestro perfume.

Gryphus se acercó al prisionero.

‑Pero ¿no ves entonces que he encontrado el me­jor medio para reducirte y para forzarte a confesar tus crímenes?

‑¿Es que estáis loco, mi querido señor Gryphus? ‑preguntó Cornelius volviéndose.

Y, como al decir esto, viera el rostro alterado, los ojos brillantes, la boca espumante del viejo carcelero, exclamó:

‑¡Diablos! Estamos más que locos, según parece; ¡estamos furiosos!

Gryphus hizo un molinete con su garrote.

‑¡Ah, señor Gryphus! ‑dijo Van Baerle sin alte­rarse, cruzándose de brazos‑. Parece que me ame­nazáis.

‑¡Oh, sí! ¡Te amenazo! ‑gritó el carcelero.

‑¿Y con qué?

‑En primer lugar, mira lo que tengo en la mano.

‑Creo que es un garrote ‑observó Cornelius con calma‑, a incluso un grueso garrote; pero no me ima­gino que sea con esto con lo que me amenazáis.

‑¡Ah! ¡No lo imaginas! Y ¿por qué?

‑Porque todo carcelero que golpea a un prisione­ro se expone a dos castigos; el primero, artículo IX del reglamento de Loevestein: «Será expulsado todo carce­lero, inspector o portallaves que ponga la mano sobre un prisionero de Estado.»

‑La mano ‑exclamó Gryphus ebrio de cólera‑, pero el garrote; ¡ah!, el reglamento no habla del garrote.

‑El segundo ‑‑continuó Cornelius‑, el segundo que no está inscrito en el reglamento pero que se halla en el Evangelio, el segundo, es éste: «Quien golpea con la espada, morirá por la espada. Quien toca con el ga­rrote, será apaleado con el garrote.»

Gryphus, cada vez más exasperado por el tono tran­quilo y sentencioso de Cornelius, blandió la estaca; pero en el momento en que la levantaba, Cornelius se lanzó sobre él, se la arrancó de las manos y se la puso bajo su propio brazo.

Gryphus aullaba de cólera.

‑Vamos, vamos, buen hombre ‑dijo Cornelius‑, os exponéis a perder vuestra plaza.

‑¡Ah, brujo! Te trataré de otra forma ‑rugió Gryphus.

‑En buena hora.

‑¿Ves que mi mano está vacía?

‑Sí, lo veo, a incluso con satisfacción.

‑Tú sabes que no lo está habitualmente cuando subo la escalera por las mañanas.

‑¡Ah! Es verdad. Me traéis por costumbre la más mala sopa o la más lastimosa comida que imaginarse pueda. Pero esto no es un castigo para mí; yo no me alimento más que de pan, y el pan, cuanto peor es a lo gusto, Gryphus, mejor lo es al mío.

‑¿Mejor lo es al tuyo?

‑Sí.

‑¿Y la razón?

‑¡Oh! Es muy sencilla.

‑Dila, pues.

‑De buena gana. Yo sé que al darme pan malo, tú crees hacerme sufrir.

‑El hecho es que no te lo doy para que te sea agra­dable, ¡ladrón!

‑¡Pues bien! Yo que soy brujo, como tú sabes, cambio tu pan malo en uno excelente, que me deleita más que los pasteles, y entonces disfruto de un doble placer, el de comer a mi gusto primero, y luego el de hacerte enrabiar infinitamente.

Gryphus aulló de cólera.

‑¡Ah! Confiesas, pues, que eres brujo ‑exclamó.

‑Vaya si lo soy. No lo digo delante del mundo, porque ello podría conducirme a la hoguera como Godofredo o Urbano Grandier; pero cuando sólo es­tamos vos y yo, no veo ningún inconveniente en con­fesarlo.

‑Bueno, bueno, bueno ‑respondió Gryphus‑, pero si un brujo obtiene pan blanco del pan negro, ¿no muere el brujo de hambre si no tiene pan en absoluto?

‑¡Eh! ‑exclamó Cornelius.

‑Entonces, no te traeré pan y veremos al cabo de ocho días.

Cornelius palideció.

‑Y esto ‑continuó Gryphus‑ a partir de hoy mismo. Ya que eres tan buen brujo, veamos, cambia en pan los muebles de tu habitación; en cuanto a mí, me ganaré todos los días los dieciocho sous que me dan para tu alimentación.

‑¡Pero eso es un asesinato! ‑exclamó Cornelius, arrebatado por un primer movimiento de terror bien comprensible, y que le era inspirado por ese horrible género de muerte.

‑¡Bueno! ‑continuó Gryphus mofándose‑. Bue­no, ya que eres brujo, vivirás a pesar de todo.

Cornelius recobró su aspecto alegre y se encogió de hombros.

‑¿Es que no me has visto hacer venir aquí los pa­lomos de Dordrecht?

‑¿Y bien? ‑replicó Gryphus.

‑¡Pues bien! El palomo proporciona un hermoso asado; un hombre que coma un palomo todos los días no morirá de hambre, me parece.

‑¿Y el fuego? ‑preguntó Gryphus.

‑¡El fuego! Pero tú sabes bien que he hecho un pacto con el diablo. ¿Piensas que el diablo dejará que me falte el fuego cuando el fuego es su elemento?

‑Un hombre, por fuerte que sea, no podría comer un palomo todos los días. Han habido apuestas sobre ello, y los apostadores han renunciado.

‑¡Bueno! ‑dijo Cornelius‑. Cuando me canse de los palomos, haré subir los peces del Waal y del Mosa.

Gryphus abrió unos grandes ojos asustados.

‑Me gusta bastante el pescado ‑continuó Corne­lius‑. Tú nunca me lo sirves. ¡Pues bien! Me aprove­charé de que quieres hacerme morir de hambre para regalarme con pescado.

Gryphus estaba a punto de desmayarse de cólera e incluso de miedo.

‑Entonces ‑dijo, rehaciéndose y metiendo la mano en su bolsillo‑, ya que me fuerzas a ello...

‑¡Ah! ¡Un cuchillo! ‑‑exclamó Cornelius ponién­dose en guardia.

XXIX

EN DONDE VAN BAERLE, ANTES DE

ABANDONAR LOEVESTEIN, ARREGLA

SUS CUENTAS CON GRYPHUS

Ambos permanecieron quietos un instante, Gry­phus a la ofensiva, Van Baerle a la defensiva.

Luego, como la situación podía prolongarse indefi­nidamente, Cornelius se interesó por las causas de este recrudecimiento en la cólera de su antagonista:

‑¡Y bien! ‑preguntó‑. ¿Qué más quieres to­davía?

‑Voy a decirte lo que quiero ‑respondió Gry­phus‑. Quiero que me devuelvas a mi hija Rosa.

‑¡Tu hija! ‑exclamó Cornelius.

‑¡Sí, Rosa! Rosa a la que me has quitado con tu arte demoníaco. Vamos, ¿quieres decirme dónde está?

Y la actitud de Gryphus se hizo cada vez más ame­nazante.

‑¿Rosa no está en Loevestein? ‑se extrañó Cor­nelius.

‑Tú lo sabes bien. Una vez más, ¿quieres devolver­me a Rosa?

‑Bueno ‑dijo Cornelius‑, ésta es una trampa que me tiendes.

‑Por última vez, ¿quieres decirme dónde está mi hija?

‑¡Ah! Adivínalo, bribón, si es que no to sabes.

‑Espera, espera ‑gruñó Gryphus, pálido y con los labios agitados por la locura que comenzaba a invadir su cerebro‑. ¡Ah! ¿No quieres decir nada? ¡Pues bien! Voy a despegarte los dientes con este cuchillo.

Dio un paso hacia Cornelius, y mostrándole el arma que brillaba en su rriano, dijo:

‑¿Ves este cuchillo? Con él he matado más de cin­cuenta gallos negros. Mataré también a su amo, el dia­blo, como los he matado a ellos, ¡espera, espera!

‑Pero, miserable ‑exclamó Cornelius‑, ¡estás, pues, decidido a asesinarme!

‑Quiero abrirte el corazón, para ver dentro el lu­gar donde ocultas a mi hija.

Y diciendo estas palabras, con la ofuscación de la fiebre, Gryphus se precipitó sobre Cornelius, que ape­nas tuvo tiempo para saltar detrás de la mesa a fin de evitar el primer golpe.

Gryphus blandía su gran cuchillo profiriendo horri­bles amenazas.

Cornelius previó que si se hallaba fuera del alcance de la mano, no lo estaba fuera del alcance del arma, que lanzada a distancia podía atravesar el espacio, y venir a hundirse en su pecho; no perdió, pues, el tiempo, y con el garrote que había conservado cuidadosamente, ases­tó un vigoroso golpe sobre la muñeca que sostenía el cuchillo.

El cuchillo cayó a tierra, y Cornelius apoyó su pie encima.

Luego, como Gryphus parecía dispuesto a entablar una lucha a la que el dolor del garrotazo y la vergüen­za de haber sido desarmado dos veces habrían conver­tido en implacable, Cornelius tomó una gran decisión.

Arrolló a golpes a su carcelero con una sangre fría de las más heroicas, escogiendo el lugar donde caía cada vez la terrible estaca.

Gryphus no tardó en pedir gracia.

Pero antes de pedir gracia, había gritado, y mucho; sus gritos habían sido oídos y habían puesto en conmo­ción a todos los empleados de la casa. Dos portallaves, un inspector y tres o cuatro guardias, aparecieron de repente y sorprendieron a Cornelius operando eon el garrote en la mano, el cuchillo bajo el pie.

Ante el aspecto de todos estos testimonios de la fe­choría que acababa de cometer, y cuyas circunstancias atenuantes, como se dice hoy en día, eran desconocidas, Cornelius se sintió perdido sin remedio.

En efecto, todas las apariencias se hallaban en su contra.

En un santiamén, Cornelius fue desarmado, y Gryphus, rodeado, levantado, sostenido, pudo contar, rugiendo de cólera, las magulladuras que hinchaban sus hombros y su espinazo, como otras tantas colinas sal­picando la cima de una montaña.

Se levantó el atestado, inmediatamente, con las vio­lencias ejercidas por el prisionero sobre su guardián, y el atestado inspirado por Gryphus no podia ser tildado de tibio: se trataba nada menos que de una tentativa de asesinato, proyectado desde hacía tiempo y realizado contra el carcelero, con premeditación por consiguien­te, y en abierta rebelión.

Mientras se escribía contra Cornelius, los informes dados por Gryphus hacían su presencia inútil, y los portallaves lo habían descendido a su habitación moli­do a golpes y gimiendo.

Durante ese tiempo, los guardias que se habían apo­derado de Cornelius se ocupaban en instruirlo caritati­vamente sobre los usos y costumbres de Loevestein, que él ya conocía, por lo demás, tan bien como ellos, por la lectura que le habían hecho del reglamento en el momento de su entrada en prisión, y algunos artículos de ese reglamento le habían entrado perfectamente en la memoria.

Le relataron además cómo se había aplicado este reglamento con respecto a un prisionero llamado Ma­thias, el cual, en 1668, es decir, cinco años antes, había cometido un acto de rebeldía, por otra parte mucho más anodino que el que acababa de permitirse Cornelius.

Había hallado que su sopa estaba demasiado caliente y se la había arrojado a la cabeza del jefe de los guardia­nes, el cual, a continuación de esta ablución, había teni­do la desgracia de levantarse un trozo de piel del rostro al enjugarse.

Mathias, en doce horas, había sido sacado de su cel­da; luego, conducido a la oficina de la prisión donde había sido inscrito como salido de Loevestein.

Después, conducido a la explanada, desde donde la vista es muy hermosa y alcanza once leguas de exten­sión.

Allí le habían atado las manos; luego, vendado los ojos, recitando tres oraciones.

Después le habían invitado a hacer una genuflexión, y las guardias de Loevestein, en número de doce, a una señal del sargento, le habían alojado hábilmente cada uno una bala de mosquete en el cuerpo.

Aquel tal Mathias había muerto al instante.

Cornelius escuchó con la mayor atención este de­sagradable relato.

Luego, habiéndolo escuchado, exclamó:

‑¡Ah! ¡Ah! ¿En doce horas, decís?

‑Sí, la duodécima incluso ni siquiera había sonado aún, a lo que creo ‑dijo el narrador muy satisfecho.

‑Gracias ‑repuso Cornelius.

El guardia no había borrado la graciosa sonrisa que le servía de puntuación a su relato cuando un paso so­noro se oyó en la escalera.

Unas espuelas tintineaban en los bordes gastados de los escalones.

Los guardias se apartaron para dejar paso a un oficial.

Éste entró en la celda de Cornelius en el momento en que el escribano de Loevestein todavía instruía el atestado.

‑¿Es aquí el número 11 ? ‑preguntó.

‑Sí, coronel ‑respondió un suboficial.

‑Entonces ¿es ésta la celda del prisionero Corne­lius van Baerle?

‑Precisamente, coronel.

‑¿Dónde está el prisionero?

‑Aquí estoy, señor ‑respondió Cornelius palide­ciendo un poco, a pesar de todo su valor.

‑¿Sois vos el señor Cornelius van Baerle? ‑pre­guntó el recién llegado, dirigiéndose esta vez al mismo prisionero.

‑Sí, señor.

‑Entonces, seguidme.

‑¡Oh! ¡Oh! ‑exclamó Cornelius, cuyo corazón se estremecía, preso de las primeras angustias de la muer­te‑. Qué deprisa va el trabajo en la fortaleza de Loe­vestein, ¡y el bellaco me había hablado de doce horas!

‑¡Eh! ¿Qué es lo que os he dicho? ‑observó el guardia historiador al oído del paciente.

‑Una mentira.

‑¿Cómo?

Vos me habíais prometido doce horas.

‑¡Ah, sí! Pero os han enviado un ayuda de campo de Su Alteza, incluso uno de sus más íntimos, ¡el señor Van Deken! ¡Cáspita! No le hicieron tal honor al pobre Mathias.

«Vamos, vamos ‑se dijo Cornelius, hinchando su pecho con la mayor cantidad de aire posible‑, vamos, mostremos a esa gente que un burgués, ahijado de Corneille de Witt, puede, sin poner mal gesto, contener balas de mosquete como el llamado Mathias.»

Y pasó orgullosamente por delante del escribano que, interrumpido en sus funciones, se apresuró a decir al oficial:

‑Pero, coronel Van Deken, el atestado no se ha terminado todavía.

‑No vale la pena terminarlo ‑respondió el oficial.

‑¡Bueno! ‑replicó el escribano encerrando filosó­ficamente sus papeles y su pluma en una cartera gasta­da y grasienta.

«Estaba escrito ‑pensó el pobre Cornelius‑, que no daría mi nombre en este mundo ni a un niño, ni a una flor, ni a un libro, esas tres obligaciones de las que Dios impone una por lo menos, según se asegura, a todo hombre un poco organizado al que digna dejar gozar sobre la tierra de la propiedad de un alma y del usufruc­to de un cuerpo.»

Y siguió al oficial con el ánimo resuelto y la cabeza alta.

Cornelius contó los peldaños que conducían a la explanada, lamentando no haber preguntado al guardián cuántos había; lo cual, en su oficiosa complacencia, éste no hubiera dejado de decírselo.

Lo que más lamentaba el reo en este trayecto, que consideraba como el que debía conducirle definitiva­mente al comienzo del gran viaje, era el ver a Gryphus y no poder ver a Rosa. ¡Qué satisfacción, en efecto, de­bía de brillar en el rostro del padre! ¡Qué dolor en el rostro de la hija!

Cómo iba a aplaudir Gryphus este suplicio, vengan­za feroz de un acto eminentemente justo, al que Corne­lius consideraba haber realizado como un deber.

Pero a Rosa, la pobre muchacha, no la vería, ¡iba a morir sin haberle dado el último beso o por lo menos el último adiós!

¡Iba a morir finalmente, sin tener ninguna noticia del gran tulipán negro, y despertaría allá arriba, sin sa­ber hacia qué lado debía volver los ojos para encon­trarlo!

En verdad, para no deshacerse en lágrimas en seme­jante momento, el pobre tulipanero tenía más oes triplex alrededor del corazón de las que Horacio atribuye al na­vegante que visita por primera vez los infames escollos coralíferos.

Cornelius tuvo ocasión de mirar a la derecha; Cor­nelius tuvo ocasión de mirar a la izquierda, pero llegó a la explanada sin haber percibido a Rosa; sin haber percibido a Gryphus.

Había en ello casi una compensación.

Cornelius llegó a la explanada, buscó valientemen­te con los ojos a sus ejecutores, los guardias, y vio, en efecto, a una docena de soldados reunidos y charlando.

Pero reunidos y charlando sin mosquetes, reunidos y charlando sin estar alineados.

Cuchicheando incluso entre ellos más bien que charlando, conducta que le pareció a Cornelius indigna de la gravedad que preside de ordinario semejantes su­cesos.

De repente, Gryphus, cojeando, tambaleándose, apoyándose en una muleta, apareció fuera de su habita­ción. Había iluminado para una última mirada todo el fuego de sus viejos ojos grises de gato. Entonces se puso a vomitar contra Cornelius tal torrente de abominables imprecaciones que Cornelius, dirigiéndose al oficial, le dijo:

‑Señor, no creo que esté bien dejarme insultar así por este hombre, y sobre todo en semejante momento.

‑Escuchad, pues ‑replicó el oficial riendo‑, es muy natural que ese valiente os guarde rencor. ¿Parece que lo habéis molido a golpes?

‑Pero, señor, lo hice defendiendo mi cuerpo.

‑¡Bah! ‑exclamó el coronel imprimiendo a sus hombros un gesto eminentemente filosófico‑. Bah; dejadle decir. ¿Qué os importa al presente?

Un sudor frío cruzó por la frente de Cornelius ante esa respuesta, que consideraba como una ironía un poco brutal, por parte, sobre todo, de un oficial que se le había dicho estaba agregado a la persona del príncipe.

El desgraciado comprendió que la cosa no tenía re­medio, que no tenía ya amigos, y se resignó.

‑Sea ‑murmuró bajando la cabeza‑, cosas peo­res se le hicieron a Cristo, y por inocente que yo sea, no puedo compararme a Él. Cristo se habría dejado golpear por su carcelero y no le hubiera pegado.

Luego, volviéndose hacia el oficial, que parecía es­perar complaciente a que acabara sus reflexiones, pre­guntó:

‑Veamos, señor, ¿adónde me lleváis?

El oficial le señaló una carroza enganchada a cuatro caballos, que le recordó mucho a la carroza que en pa­recidas circunstancias había ya herido sus miradas en la Buytenhoff.

‑Subid ‑ordenó.

‑¡Ah! ‑murmuró Cornelius‑. ¡Parece que no se me harán a mí los honores de la explanada!

Pronunció estas palabras en voz bastante alta para que el historiador que parecía agregado a su persona las oyera.

Éste creyó, sin duda, que era deber suyo darle nue­vos informes a Cornelius, porque se acercó a la porte­zuela, y mientras el oficial, de pie sobre el estribo daba unas órdenes, le dijo por lo bajo:

‑Hemos visto a condenados conducidos a su pro­pia ciudad, y para que el ejemplo fuera más eficaz, su­frir allí el suplicior delante de la puerta de su propia casa. Esto depende.

Cornelius hizo un gesto de agradecimiento.

«¡Pues bien! ‑se dijo‑. Aquí hay, en buena hora, un muchacho al que no le falta nunca el placer de una consolación cuando se presenta la ocasión. Por mi fe, amigo mío, os estoy muy obligado. ¡Adiós!»

El coche empezó a rodar.

‑¡Ah! ¡Criminal! ¡Ah! ¡Bandido! ‑aulló Gryphus mostrando el puño a su víctima que se le escapaba‑. Y decir que se va sin devolverme a mi hija.

«Si me conducen a Dordrecht ‑murmuró Corne­lius para sí‑, veré al pasar por delante de mi casa si mis pobres platabandas han sido destrozadas.»

XXX

EN EL QUE SE COMIENZA A IMAGINAR

CUÁL ERA EL SUPLICIO RESERVADO

A CORNELIUS VAN BAERLE

El coche rodó todo el día. Dejó Dordrecht a la iz­quierda, atravesó Rotterdam, alcanzó Delft. A las cinco de la tarde había recorrido, por lo menos, veinte leguas.

Cornelius dirigió algunas preguntas al oficial que le servía a la vez de guardia y de compañero, pero, por circunspectas que fueran sus demandas, tuvo el disgus­to de verlas sin respuesta.

Cornelius lamentó no tener a su lado a aquel guar­dia tan complaciente que hablaba sin hacérselo de rogar.

Sin duda, le hubiera proporcionado sobre los moti­vos de ésta, su extraña tercera aventura, detalles tan gra­ciosos y explicaciones tan precisas como sobre las dos primeras.

Pasaron la noche en el coche. Al día siguiente, al alba, Cornelius se halló más allá de Leiden, teniendo al mar del Norte a su izquierda y al mar de Haarlem a su derecha.

Tres horas después entraban en Haarlem.

Cornelius no sabía en absoluto lo que había ocu­rrido en Haarlem, y nosotros le dejaremos en esta ignorancia hasta que sea sacado de ella por los aconteci­mientos.

Pero no puede suceder lo mismo con el lector, que tiene el derecho de ser puesto al corriente de las cosas, incluso antes que nuestro héroe.

Hemos visto que Rosa y el tulipán, como dos her­manos o como dos huérfanos, habían sido dejados, por el príncipe de Orange, en casa del presidente Van Systens.

Rosa no recibió ninguna noticia del estatúder antes de la tarde del día en que lo había visto de frente.

Hacia la tarde, un oficial entró en la casa de Van Systens: venía de parte de Su Alteza a invitar a Rosa a que se llegara al Ayuntamiento.

Allí, en la gran sala de las deliberaciones donde fue introducida, halló al príncipe, que escribía.

Estaba solo y tenía a sus pies un gran lebrel de Fri­sia que le miraba fijamente, como si el fiel animal qui­siera intentar hacer to que ningún hombre podía ha­cer... leer en el pensamiento de su amo.

Guillermo continuó escribiendo un instante todavía; luego, levantando la mirada y viendo a Rosa de pie cerca de la puerta:

‑Acercaos, señorita‑dijo sin dejar lo que escribía.

Rosa dio unos pasos hacia la mesa.

‑Monseñor ‑saludó deteniéndose.

‑Está bien ‑contestó el príncipe‑. Sentaos.

Rosa obedeció, porque el príncipe la miraba. Pero apenas el príncipe hubo vuelto los ojos sobre el papel, se retiró avergonzada.

El príncipe acabó su carta.

Durante ese tiempo, el lebrel había acudido ante Rosa y la había examinado y acariciado.

¡Ah! ¡Ah! ‑exclamó Guillermo dirigiéndose a su perro‑. Bien se ve que es una compatriota; la reconoces.

Luego, volviéndose hacia Rosa y fijando sobre ella su mirada escrutadora y velada al mismo tiempo, dijo:

‑Veamos, hija mía...

El príncipe tenía veintitrés años, Rosa dieciocho. o veinte; habría hablado mejor diciendo mi hermana.

‑Hija mía ‑repitió con ese acento extrañamente imponente que helaba a todos los que se le acercaban‑, estamos solos, charlemos. No temáis y hablad confiada.

Todos los miembros de Rosa empezaron a temblar y, sin embargo, no había más que benevolencia en la fisonomía del príncipe.

. ‑Monseñor... ‑balbuceó.

‑¿Vos tenéis un padre en Loevestein?

‑Sí, monseñor.

‑¿No le amáis?

‑No le amo, por lo menos, monseñor, como una hija debería amar a su padre.

‑Es malo no amar a su padre, hija mía, pero es bueno no mentir a su príncipe.

Rosa bajó los ojos.

‑¿Y por qué razón no amáis a vuestro padre?

‑Mi padre es malo.

‑¿Y de qué forma se manifiesta su maldad?

‑Mi padre maltrata a los prisioneros.

‑¿A todos?

‑A todos.

‑Pero ¿no le reprocháis maltratar a uno en parti­cular?

‑Mi padre maltrata particularmente al señor Van Baerle, que...

‑¿Que es vuestro amante?

Rosa retrocedió un paso.

‑Al que yo amo, monseñor ‑respondió con or­gullo. .

‑¿Desde hace tiempo? ‑preguntó el príncipe.

‑Desde el día en que le vi.

‑¿Y vos, le visteis...?

‑A la mañana siguiente del día en que fueron tan terriblemente ejecutados el ex gran pensionario Jean y su hermano Corneille.

Los labios del príncipe se apretaron, su frente se plegó, sus parpados se bajaron de forma que ocultaron un instante sus ojos. Al cabo de un momento de silen­cio, continuó:

‑Pero ¿de qué os sirve amar a un hombre destina­do a vivir y a morir en prisión?

‑Si vive y muere en prisión, monseñor, me servirá para ayudarle a vivir y a morir.

‑¿Y vos aceptaríais esta posición de ser la mujer de un prisionero?

‑Sería la más orgullosa y la más feliz de las criatu­ras humanas siendo la esposa del señor Van Baerle; pero...

‑Pero ¿qué?

‑No me atrevo a decirlo, monseñor. No me atre­vo. Perdonad.

‑Hay una nota de esperanza en vuestro acento; ¿qué esperáis?

La muchacha levantó sus bellos ojos sobre Guiller­mo, sus ojos límpidos y de una inteligencia tan pe­netrante que fueron a buscar la clemencia dormida en el fondo de ese corazón sumido en un sueño que parecía el de la muerte.

‑¡Ah! Ya comprendo.

Rosa sonrió juntando sus manos.

‑Confiáis en mí ‑dijo el príncipe.

‑Sí, monseñor. ¡Hum!

El príncipe selló la carta que acababa de escribir y llamó a uno de sus oficiales.

‑Señor Van Deken ‑ordenó‑, llevad a Loeve­stein este mensaje; tomaréis nota de las órdenes que doy al gobernador, y en lo que a vos respecta, ejecutadlas. El oficial saludó, y pronto se oyó repicar bajo la bóveda sonora de la casa el vigoroso galope de un ca­ballo.

‑Hija mía ‑prosiguió después el príncipe‑, el domingo es la fiesta del tulipán, y el domingo es pasa­do mañana. Poneos muy bella con los quinientos flori­nes que tengo aquí; porque deseo que ese día sea una gran fiesta para vos.

‑¿Cómo quiere Vuestra Alteza que me vista? ‑murmuró Rosa.

‑Poneos el vestido de las esposas frisonas ‑dijo Guillermo‑, os sentará muy bien.

XXXI

HAARLEM

Haarlem, donde entramos hace tres días con Rosa y donde acabamos de entrar siguiendo al prisionero, es una hermosa ciudad que se enorgullece con todo dere­cho de ser una de las más umbrías de Holanda.

Mientras otras ponen todo su amor propio en des­tacar por sus arsenales y sus fábricas, por sus almacenes y bazares, Haarlem cifraba toda su gloria en aventajar a todas las ciudades de los Estados por sus bellos olmos frondosos, por sus álamos esbeltos, y, sobre todo, por sus paseos sombreados, por encima de los cuales forma­ban bóveda la encina, el tilo y el castaño.

Haarlem, viendo que Leiden su vecina, y Amster­dam su reina, tomaban, la una, el camino de convertir­se en una ciudad de ciencia, y la otra la de convertirse en una ciudad de comercio, Haarlem había querido ser una ciudad agrícola o, más bien, hortícola.

En efecto, bien cerrada, bien aireada, bien calenta­da al sol, ofrecía a los jardineros garantías que cualquier otra ciudad, con sus vientos del mar o sus soles de pla­no, no habrían sabido proporcionarlas.

Así pues, se había visto establecerse en Haarlem a todos aquellos espíritus tranquilos que poseían el amor a la tierra y a sus bienes, como se había visto establecer­se en Rotterdam y en Amsterdam a todos los espíritus inquietos y movidos, que poseían la afición a los viajes y al comercio, como se había visto establecerse en La Haya a todos los políticos mundanos.

Hemos dicho que Leiden había sido la conquista de los sabios.

Haarlem adquirió, pues, el gusto por las cosas dul­ces: la música, la pintura, los vergeles, los paseos, los bosques y los jardines.

Haarlem se volvió loca por las flores y, entre todas las flores, por los tulipanes.

Haarlem propuso premios en honor de los tulipa­nes, y llegamos así, con toda naturalidad, como se ve a hablar del que la ciudad proponía, el 15 de mayo de 1673, en honor del gran tulipán negro sin mancha y sin defecto, que debía proporcionar cien mil florines a su cultivador.

Habiendo manifestado Haarlem su especialidad, habiendo blasonado Haarlem de su gusto por las flores en general y por los tulipanes en particular, en un tiem­po en que todo se dedicaba a la guerra y a las sedicio­nes, habiendo tenido Haarlem la insigne alegría de ver florecer el ideal de los tulipanes, Haarlem, la hermosa ciudad llena de bosques y de sol, de sombra y de luz, Haarlem había querido hacer de esta ceremonia de la inauguración del premio una fiesta que perdurase eter­namente en el recuerdo de los hombres.

Y tenía a ello tanto más derecho por cuanto Holan­da era el país de las fiestas; jamás naturaleza más pere­zosa desplegó más ardor riente, cantante y danzante que la de los buenos republicanos de las Siete Provincias con ocasión de las diversiones.

Observad, por ejemplo, los cuadros de los dos Te­niers.

Es verdad que los perezosos son, de todos los hombres, los más resistentes al cansancio, no cuando se po­nen a trabajar, sino cuando se dedican con alegría al placer.

Haarlem se entregaba, pues, a una triple alegría, porque tenía que celebrar una triple solemmdad: había sido descubierto el tulipán negro, el príncipe Guillermo de Orange asistía a la ceremonia, como un verdadero holandés que era. Finalmente, constituía un honor para los Estados mostrar a los franceses, a continuación de una guerra tan desastrosa como había sido la de 1672, que el suelo de la república bátava era sólido hasta el punto de que se podía danzar en él con acompañamien­to del cañón de las flotas.

La Sociedad Hortícola de Haarlem se había mostra­do digna de sí misma al otorgar cien mil florines por una cebolla de tulipán. La ciudad no había querido quedarse atrás, y había votado una suma semejante, que había sido entregada en manos de sus notables para festejar ese premio nacional.

Así pues, había en este domingo fijado para esta ceremonia, tal apresuramiento del gentío, tal entusiasmo en los ciudadanos, que no se habría podido impedir, incluso con esa sonrisa solapada de los franceses, el ad­mirar el carácter de estos buenos holandeses, dispuestos a gastar su dinero tan pronto para construir un navío destinado a combatir al enemigo, es decir, a sostener el honor de la nación, como para recompensar la inven­ción de una nueva flor destinada a lucir un día, y desti­nada a distraer durante ese día a las mujeres, a los niños, a los sabios y a los curiosos.

A la cabeza de los notables y del comité hortícola, brillaba el señor Van Systens, ataviado con sus más ri­cos ropajes.

El digno hombre había realizado grandes esfuerzos para parecerse a su flor favorita por la elegancia sobria y severa de sus vestidos, y apresurémonos a decir para su mayor gloria, que lo había conseguido plenamente. Negro de azabache, terciopelo escabiosa[L1] , seda pen­samiento, tal era, con la ropa de una blancura des­lumbrante, el traje ceremonial del presidente, el cual caminaba a la cabeza de su comité con un enorme ramo semejante al que llevaría, ciento veintiún años más tarde, el señor De Robespierre, en la fiesta del Ser Supremo.

Sólo que, el bravo presidente, en lugar de aquel co­razón hinchado de odio y de resentimientos ambiciosos del tribuno francés, llevaba en el pecho una flor no menos inocente que la más inocente de las que sostenía en la mano.

Se veían detrás de ese comité, matizado como un césped, perfumado como una primavera, los cuerpos sabios de la ciudad, los magistrados, los militares, los nobles y los palurdos.

El pueblo, incluso con los señores republicanos de las Siete Provincias, no mantenía categorías en este or­den de marcha; hacía de valladar.

Éste era, por lo demás, el mejor de todos los sitios para ver... y para estar.

Éste era el lugar de las multitudes que esperan, filo­sofía de los Estados, que los trofeos hayan desfilado, para saber lo que hay que decir, y algunas veces lo que hay que hacer.

Pero esta vez, no era cuestión, ni del triunfo de Pompeyo, ni del triunfo de César. Esta vez, no se cele­braba ni la derrota de Mitríades, ni la conquista de las Galias. La procesión era suave como el paso de un re­baño de corderos sobre la tierra, inofensiva como el vuelo de una bandada de pájaros en el aire.

Haarlem no tenía otros triunfadores que sus jardine­ros. Adorando las flores, Haarlem divimzaba al florista.

Se veía en el centro del cortejo pacífico y perfuma­do, el tulipán negro, llevado sobre unas angarillas cu­biertas de terciopelo blanco con franjas de oro. Cuatro hombres portaban las andas y se veían relevados por otros, así como en Roma eran relevados los que lleva­ban a la madre Cibeles, cuando entró en la ciudad eter­na, traída de la Etruria al son de la charanga y con las adoraciones sumisas de todo un pueblo.

Esta exhibición del tulipán era un homenaje rendi­do por todo un pueblo sin cultura y sin gusto, al gusto y a la cultura de los jefes célebres y piadosos que sabían verter la sangre sobre el pavimento fangoso de la Buy­tenhoff, sin que por ello dejaran de inscribir más tarde los nombres de sus víctimas sobre la piedra más hermo­sa del panteón holandés.

Estaba convencido que el príncipe estatúder distri­buiría, naturalmente, él mismo el premio de los cien mil florines, lo cual interesaba a todo el mundo en general, y que pronunciaría tal vez un discurso, lo que interesaba en particular a sus amigos y a sus enemigos.

En efecto, en los discursos más indiferentes de los hombres políticos, los amigos o los enemigos de esos hombres quieren ver siempre relucir en él, y creen siem­pre poder interpretar por consiguiente, un rayo de sus pensamientos.

Como si el sombrero del hombre político no fuera una pantalla destinada a interceptar toda luz.

En fin, ese gran día tan esperado del 15 de mayo de 1673 había llegado, y Haarlem entera, reforzada por sus alrededores, estaba alineada a lo largo de los bellos ár­boles del bosque con la resolución bien determinada de no aplaudir esta vez ni a los conquistadores de la gue­rra, ni a los de la ciencia, sino simplemente a los de la Naturaleza, que acababan de forzar a esta inagotable madre al alumbramiento, hasta entonces creído imposi­ble, del tulipán negro.

Pero nada se conserva menos entre los pueblos que esta resolución de no aplaudir más que a tal o cual cosa. Cuando una ciudad está en trance de aplaudir, es como cuando se halla en trance de silbar: no se sabe nunca dónde se detendrá.

Aplaudió, pues, primero a Van Systens y a su ramo, aplaudió a sus corporaciones, se aplaudió ella misma; y en fin, con toda justicia esta vez, confesémoslo, aplau­dió las excelentes melodías que los músicos de la ciudad prodigaban en cada alto.

Todos los ojos buscaban cerca de la heroína de la fiesta, que era la flor del tulipán negro, al héroe de la fiesta que, naturalmente, era el autor de este tulipán.

Ese héroe, apareciendo a continuación del discurso que hemos visto elaborar con tanto cuidado al bueno de Van Systens, ese héroe hubiera producido ciertamente más efecto que el mismo estatúder.

Mas, para nosotros, el interés de la jornada no estaba ni en ese venerable discurso de nuestro amigo Van Sys­tens, por elocuente que fuera, ni en los jóvenes aristó­cratas endomingados que mascaban sus gruesas tortas, ni en los pobrecitos plebeyos, medio desnudos, que roían anguilas ahumadas, semejantes a bastones de vai­nilla. El interés no residía tampoco en esas bellas holan­desas, de tez rosa y seno blanco, ni en los Mynheer gra­sientos y rechonchos que nunca habían abandonado sus casas, ni en los delgados y jóvenes viajeros que venían de Ceilán o de Java, ni en el populacho alterado que tragaba, a guisa de refresco, pepino confitado en sal­muera. No, para nosotros, el interés de la situación, el interés poderoso, el interés dramático no estaba ahí.

El interés residía en una figura radiante y animada que caminaba en medio de los miembros del comité hortícola, el interés estaba en ese personaje florido en la cintura, peinado, alisado, vestido todo de escarlata, co­lor que hacía resaltar su pelo negro y su tez amarilla.

Ese triunfador radiante, excitado, ese héroe del día destinado al insigne honor de hacer olvidar el discurso de Van Systens y la presencia del estatúder, era Isaac Boxtel, que veía marchar delante de él, a su derecha, sobre un almohadón de terciopelo, el tulipán negro, su pretendido hijo, y a su izquierda, en una gran bolsa, los cien mil florines en hermosas monedas de oro relucien­te, brillante, y que se veía obligado a bizquear hacia afuera para no perderlos un instante de vista.

De cuando en cuando, Boxtel apresuraba el paso para ir a frotar su codo con el de Van Systens. Boxtel tomaba así un poco de su valor, para darse valor a sí mismo, como robó a Rosa su tulipán, para conseguir su gloria y su fortuna.

Todavía un cuarto de hora de espera y el príncipe llegaría, el cortejo haría alto en la última estación, el tulipán se colocaría en su trono, el príncipe, que cede­ría el paso a su rival en la adoración pública, cogería una vitela [L2] magníficamente coloreada sobre la que estaría escrito el nombre del autor, y proclamaría con voz alta e inteligible que había sido descubierta una maravilla; que Holanda, por intermedio de él, Boxtel, había forza­do a la Naturaleza a producir una flor negra, y que esa flor se llamaría desde entonces en adelante Tulipa nigra Boxtellea.

De cuando en cuando, sin embargo, Boxtel separa­ba por un momento los ojos del tulipán y de la bolsa y miraba tímidamente al gentío, porque temía por encima de todo percibir en ese gentío la pálida figura de la be­lla frisona.

Sería un espectro, como se comprende, que turbaría su fiesta, ni más ni menos como el espectro de Banquo turbó el festín de Macbeth.

Y, apresurémonos a decirlo, ese miserable que había franqueado un muro que no era su muro, que había escalado una ventana para entrar en la casa de su veci­no, que, con una falsa llave, había violado la habitación de Rosa, ese hombre, que había robado finalmente la gloria de un hombre y la dote de una mujer, ese hom­bre no se consideraba un ladrón.

Había velado tanto a este tulipán, lo había seguido tan ardientemente del cajón del secador de Cornelius hasta el patíbulo de la Buytenhoff, del patíbulo de la Buytenhoff a la prisión de la fortaleza de Loevestein, lo había visto tan bien nacer y crecer sobre la ventana de Rosa, había calentado tantas veces el aire alrededor de él con su aliento, que nadie más que él era el autor; cual­quiera que en este momento le quitara el tulipán negro, se lo robaría.

Pero no vio a Rosa.

Resultó así que la alegría de Boxtel no fue turbada.

El cortejo se detuvo en el centro de una.glorieta cuyos árboles magníficos estaban decorados con guir­naldas a inscripciones; el cortejo se detuvo al son de una música brillante, y las jóvenes de Haarlem aparecieron para escoltar al tulipán hasta el trono elevado que debía ocupar sobre el estrado, al lado del sillón de oro de Su Alteza el estatúder.

Y el tulipán orgulloso, alzado sobre su pedestal, dominó enseguida la asamblea, que batió palmas a hizo resonar los ecos de Haarlem con un inmenso aplauso.

XXXII

EL ÚLTIMO RUEGO

En este solemne momento y cuando se dejaban oír esos aplausos, una carroza discurría por la ruta que bordeaba el bosque, rodando lentamente a causa de los niños empujados fuera de la avenida de los árboles por las prisas de los hombres y de las mujeres.

Esta carroza, polvorienta, fatigados los caballos, chi­rriando sobre sus ejes, encerraba al desgraciado Van Baerle, a quien, por la portezuela abierta, comenzaba a ofrecérsele el espectáculo que, muy imperfectamente sin duda, hemos intentado poner bajo los ojos de nuestros lectores.

Esta muchedumbre, ese ruido, ese reflejo de todos los esplendores humanos y naturales, deslumbraba al prisionero como un rayo que hubiera entrado en su calabozo.

A pesar del poco interés que había puesto su com­pañero en responderle, cuando le había interrogado sobre su propia suerte, se aventuró a interrogarle una última vez sobre qué significaba aquel bullicio, que en un principio debía y podía creer le era totalmente extraño.

‑Os lo ruego, ¿qué es todo esto, señor coronel? ‑preguntó al oficial encargado de escoltarle.

‑Como podéis ver, señor ‑replicó aquél‑, se tra­ta de una fiesta.

‑¡Ah! ¡Una fiesta! ‑exclamó Cornelius con ese tono lúgubremente indiferente de un hombre que no disfruta de ninguna alegría en este mundo desde hace mucho tiempo.

Después, tras un instante de silencio y cuando el coche había rodado unas pocos metros más, preguntó:

‑¿La fiesta patronal de Haarlem? Porque veo mu­chas flores.

‑Es, en efecto, una fiesta en la que las flores repre­sentan el papel principal, señor.

‑¡Oh! ¡Los dulces aromas! ¡Los bellos colores! ‑exclamó Cornelius.

‑Deteneos, que el señor lo vea ‑ordenó el oficial, con uno de esos gestos de dulce piedad que son pro­pios sólo de los militares, al soldado encargado del postillón.

‑¡Oh! Gracias, señor, por vuestra cortesía ‑repli­có melancólicamente Van Baerle‑. Pero esto constitu­ye para mí una alegría más dolorosa que para los otros: ahorrádmela, os lo ruego.

‑Como queráis; continuemos entonces. He orde­nado que nos detuviéramos, porque pasáis por amador de las flores, sobre todo, de aquellas por las que se ce­lebra hoy la fiesta.

‑¿Y por qué flores celebran hoy la fiesta, señor?

‑Por los tulipanes.

‑¡Por los tulipanes! ‑repitió Van Baerle‑. ¿Hoy es la fiesta de los tulipanes?

‑Sí, señor; pero ya que este espectáculo os resulta desagradable, continuemos.

Y el oficial se dispuso a dar la orden de continuar el camino.

Pero Cornelius le detuvo, pues una duda dolorosa acababa de cruzar su mente.

‑Señor ‑preguntó con voz temblorosa‑, ¿será hoy acaso cuando se otorga el premio?

‑El premio del tulipán negro; sí.

Las mejillas de Cornelius se tiñeron de púrpura, un temblor corrió por todo su cuerpo y el sudor perló su frente.

Luego, pensando que, ausentes él y su tulipán, la fiesta abortaría sin duda a falta de un hombre y de una flor que coronar, dijo:

‑Por desgracia, todas estas bravas gentes serán tan desdichadas como yo, porque no verán esta gran solem­nidad a la que son convidados, o por lo menos, la verán incompleta.

‑¿Qué queréis decir, señor?

‑Quiero decir que nunca ‑contestó Cornelius reclinándose en el fondo del coche‑, excepto por al­guien a quien yo conozco, será hallado el tulipán negro.

‑Entonces, señor ‑dijo el oficial‑, ese alguien a quien vos conocéis lo ha hallado; porque eso es lo que todo Haarlem contempla en este momento, la flor que vos consideráis como inhallable.

‑¡El tulipán negro! ‑exclamó Van Baerle asoman­do la mitad de su cuerpo por la portezuela‑. ¿Dónde? ¿Dónde?

‑Allá abajo, sobre el trono, ¿lo veis?

‑¡Lo veo!

‑¡Vamos, señor! ‑dijo el oficial‑. Ahora hay que partir.

‑¡Oh! Por piedad, por favor, señor ‑rogó Van Baerle‑. No me llevéis. ¡Dejadme mirar todavía! ¡Cómo, eso que veo allá abajo es el tulipán negro, bien negro...! ¿es posible? ¡Oh, señor! ¿Lo habéis visto? Debe de tener manchas, debe de ser imperfecto, tal vez esté teñido de negro solamente: ¡oh!, si yo estuviera allí sabría decíroslo, señor; dejadme bajar, dejádmelo ver de cerca, os lo ruego.

‑¿Estáis loco, señor?

‑Os lo suplico.

‑Pero ¿olvidáis ‑que estáis prisionero?

‑Soy un prisionero, es verdad, pero soy un hom­bre de honor; y por mi honor, señor, no me escaparé, no intentaré huir. ¡Dejadme solamente mirar la flor!

‑Pero ¿mis órdenes, señor?

Y el oficial hizo un nuevo movimiento para ordenar al soldado que reemprendiera el camino.

Cornelius le detuvo una vez más.

‑¡Oh! Sed paciente, sed generoso, toda mi vida descansa en un gesto de vuestra piedad. ¡Ay! Mi vida, señor, no será probablemente muy larga ahora. ¡Ah! Vos no sabéis lo que yo sufro; vos no sabéis todo lo que combate en mi cabeza y en mi corazón; porque en fin ‑continuó Cornelius con desesperación‑, si fuera mi tulipán, si fuera el que le han robado a Rosa, ¡oh, señor! Comprendéis bien lo que es haber hallado el tulipán negro, haberlo visto un instante, haber reconocido que era perfecto, que era a la vez una obra maestra del arte y de la Naturaleza y perderla, perderla para siempre. ¡Oh! Es preciso que vaya a verlo. Me mataréis después si queréis, pero lo veré, lo veré.

‑Callad, desdichado, y no os asoméis, porque aquí esta ya la escolta de Su Alteza el estatúder que cruza la vuestra, y si el príncipe observa un escándalo, oye un ruido, ése sería vuestro fin y el mío.

Van Baerle, todavía más asustado por su compañe­ro que por sí mismo, volvió a echarse en el asiento, pero no pudo mantenerse allí ni medio minuto, y apenas aca­baban de pasar los veinte primeros jinetes cuando se asomó de nuevo a la portezuela, gesticulando y supli­cando al estatúder, precisamente en el momento en que éste pasaba por su lado.

Guillermo, impasible y sencillo, como de costum­bre, se dirigía a la plaza para cumplir con su deber de presidente. Tenía en la mano su rollo de vitela que, en esta jornada de fiesta, se había convertido en su bastón de mando.

Viendo a ese hombre que gesticulaba y suplicaba, reconociendo también quizá al oficial que acompaña­ba a ese hombre, el príncipe estatúder dio la orden de detenerse.

En el mismo instante, sus caballos estremeciéndose bajo sus corvejones de acero, hicieron alto a seis pasos de Van Baerle, encajado en su carroza.

‑¿Qué es esto? ‑preguntó el príncipe al oficial que, a la primera orden del estatúder, había saltado del coche y se acercaba respetuosamente a él.

‑Monseñor ‑contestó‑, es el prisionero de Esta­do que, por vuestra orden, a ido a buscar a Loevestein, y que os lo traía a Haarlem, como Vuestra Alteza deseaba.

‑¿Qué quiere?

‑Pide con insistencia que se le permita detenerse un instante aquí.

‑Para ver el tulipán negro, monseñor ‑gritó Van Baerle, juntando las manos‑ y luego, cuando lo haya visto, cuando sepa lo que debo saber, moriré, si es pre­ciso, pero al morir bendeciré a Vuestra Alteza miseri­cordiosa, intermediaria entre la divinidad y yo; a Vues­tra Alteza que permitirá que mi obra haya tenido un fin y su glorificación.

Era, en efecto, un curioso espectáculo éste de los dos hombres, cada uno a la portezuela de su carroza, rodea­dos de sus guardias; el uno poderoso, el otro miserable; el uno dispuesto a subir a su trono, el otro creyéndose a punto de subir al patíbulo.

Guillermo había mirado fríamente a Cornelius y escuchado su vehemente ruego.

Entonces, dirigiéndose al oficial, dijo:

‑Ese hombre ¿es el prisionero rebelde que ha que­rido matar a su carcelero en Loevestein?

Cornelius lanzó un suspiro y bajó la cabeza. Su dulce y honrado rostro enrojeció y palideció a la vez. Estas palabras del príncipe omnipotente, omniscien­te, esta infalibilidad divina que, por algún mensajero se­creto a invisible al resto de los hombres, conocía ya su crimen, le aseguraban no solamente la severidad del cas­tigo, sino también una negativa.

No intentó luchar, no intentó defenderse en abso­luto: ofreció al príncipe ese espectáculo lindante a una candorosa desesperación, muy inteligible y muy emo­cionante para un corazón tan grande y para un espíritu tan amplio como el del que to contemplaba.

‑Permitid al prisionero que baje ‑dijo el estatú­der‑ y que vaya a ver el tulipán negro, bien digno de ser visto, por lo menos, una vez.

‑¡Oh! ‑exclamó Cornelius a punto de desvane­cerse de alegría y tambaleándose sobre el estribo de la carroza‑. ¡Oh, monseñor!

Y se sofocó; y sin el brazo del oficial que le prestó su apoyo, hubiera sido de rodillas y con la frente en el polvo cómo el pobre Cornelius hubiera dado las gracias a Su Alteza.

Dado este permiso, el príncipe continuó su camino por el bosque, en medio de las aclamaciones más entu­siastas.

Llegó enseguida a su estrado, y el cañón tronó en las profundidades del horizonte.

CONCLUSION

Van Baerle, conducido por cuatro guardias que se abrían camino por entre el gentío, atravesó oblicuamen­te hacia el tulipán negro, al que devoraban sus miradas cada vez más próximas.

La vio por fin, la flor única que debía, bajo unas combinaciones desconocidas de calor, de frío, de som­bra y de luz, aparecer un día para desaparecer para siem­pre. La vio a seis pasos; saboreó sus perfecciones y sus gracias; la vio detrás de las jóvenes que formaban una guardia de honor a esta reina de la nobleza y de la pure­za. Y, sin embargo, cuanto más se aseguraba por sus pro­pios ojos de la perfección de la flor, más sentía desgarra­do su corazón. Buscaba a su alrededor para formular una pregunta, una sola. Mas por todas partes veía rostros desconocidos; por todas partes la atención se dirigía ha­cia el trono en el que acababa de sentarse el estatúder.

Guillermo, que acaparaba toda la atención, ‑se levan­tó, paseó una tranquila mirada sobre la muchedumbre enajenada, y su ojo agudo se detuvo alternativamente en las tres extremidades de un triángulo formado frente a él por tres intereses y por tres personajes muy distintos.

En uno de los ángulos, Boxtel, temblando de impa­ciencia y devorando con toda su atención al príncipe, a lós florines, al tulipán negro y a la asamblea.

En otro, con Cornelius jadeante, mudo, no tenien­do mirada, vida, corazón, amor, más que para el tulipán negro, su hijo.

Por último, en el tercero, de pie sobre una tarima entre las vírgenes de Haarlem, una bella frisona vestida de fina lana roja bordada de plata y cubierta de encajes que caían en oleadas desde su casco de oro.

Rosa, en fin, que se apoyaba desfallecida y con los ojos anegados, en el brazo de uno de los oficiales de Guillermo.

El príncipe, entonces, viendo a todos sus auditores dispuestos, desenrolló lentamente la vitela y, con voz tranquila, clara, aunque débil, pero de la que no se per­día m una sílaba gracias al silencio religioso que se aba­tió de repente sobre los cincuenta mil espectadores, encadenó su aliento a sus labios:

‑Sabéis ‑dijo‑ con qué fin habéis sido reunidos aquí. Se ha prometido un premio de cien mil florines a quien hallara el tulipán negro. ¡El tulipán negro! Y esta maravilla de Holanda está aquí expuesta ante vuestros ojos; el tulipán negro ha sido hallado y con todas las condiciones exigidas por el programa de la Sociedad Hortícola de Haarlem. La historia de su nacimiento y el nombre de su autor serán inscritos en el libro de honor de la ciudad. Haced aproximarse a la persona que es propietaria del tulipán negro.

Y al pronunciar estas palabras, el príncipe, para juz­gar el efecto que las mismas producirían, paseó su cla­ra mirada sobre los tres ángulos del triángulo.

Vio a Boxtel saltar de su grada.

Vio a Cornelius hacer un movimiento involuntario.

Vio finalmente al oficial encargado de velar por Rosa, conducirla o más bien empujarla delante de su trono.

Un doble grito partió a la vez de la derecha y de la izquierda del príncipe.

Boxtel fulminado, Cornelius desatinado, habían gri­tado: ¡Rosa! ¡Rosa!

‑Este tulipán es realmente vuestro, ¿verdad, mu­chacha? ‑preguntó el príncipe.

‑¡Sí, monseñor! ‑balbuceó Rosa, a la que un mur­mullo universal venía a saludarla en su tierna belleza.

« ¡Oh! ‑murmuró Cornelius‑. Ella mentía, pues, cuando decía que le habían robado esta flor. ¡Oh! ¡Por esto era por lo que había abandonado Loevestein! ¡Ol­vidado, traicionado por ella, por ella a quien creía mi mejor amiga!»

«¡Oh! ‑gimió Boxtel por su parte‑. Estoy per­dido! »

‑Este tulipán ‑prosiguió el príncipe‑ llevará, pues, el nombre de su inventor, y será inscrito en el catálogo de las flores con el título de Tulipa nigra Rosa Barloensis, a causa del nombre de Van Baerle, que será de ahora en adelante el nombre de casada de esta joven.

Y al mismo tiempo, Guillermo cogió la mano de Rosa y la puso en la mano de un hombre que acababa de abalanzarse, pálido, aturdido, anonadado de alegría, al pie del trono, saludando alternativamente a su prín­cipe, a su novia y a Dios que, desde el infinito del azur del cielo, contemplaba sonriente el espectáculo de dos corazones felices.

Al mismo tiempo, también caía a los pies del presi­dente Van Systens, otro hombre, herido por una emo­ción muy diferente.

Boxtel, aniquilado bajo las ruinas de sus esperanzas, acababa de perder el sentido. Lo levantaron, reconocie­ron su pulso y su corazón; estaba muerto.

Este incidente no turbó gran cosa la fiesta, dado que ni el presidente ni el príncipe parecieron preocuparse mucho de él.

Cornelius retrocedió espantado: en su ladrón, en su falso Jacob, acababa de reconocer al verdadero Isaac Boxtel, su vecino, del que en la pureza de su alma, no había jamás sospechado ni por un solo instante una ac­ción tan malvada.

Fue por lo demás una gran suerte para Boxtel que Dios le hubiera enviado tan a punto ese ataque de apo­plejía fulminante, ya que ello le impidió ver por más tiempo cosas tan dolorosas para su orgullo y su ava­ricia.

Luego, al son de las trompetas, la procesión reem­prendió la marcha sin que nada hubiera cambiado en su ceremonial, sino que Boxtel estaba muerto y que Cor­nelius y Rosa caminaban lado a lado y la mano de uno en la mano de la otra. Cuando llegaron al Ayuntamien­to, el príncipe, señalando con el dedo la bolsa de los cien mil florines de oro a Cornelius, dijo:

‑No se sabe claramente quién ha ganado este dine­ro, si vos o Rosa; porque si vos habéis hallado el tulipán negro, ella lo ha criado y hecho florecer; así pues, no ofrecérselo a ella como dote sería injusto. Por otra parte, éste es el regalo de la ciudad de Haarlem al tu­lipán.

Cornelius esperaba para saber dónde quería ir a parar el príncipe. Éste continuó:

‑Doy a Rosa cien mil florines, que bien se los ha ganado y que podrá ofrecéroslos a vos; son el precio de su amor, de su coraje y de su honestidad. En cuanto a vos, señor, gracias una vez más a Rosa, que ha traído la prueba de vuestra inocencia ‑y diciendo estas palabras, el príncipe tendió a Cornelius la famosa hoja de la Bi­blia sobre la que estaba escrita la Carta de Corneille de Witt, y que había servido para envolver el tercer bul­bo‑, en cuanto a vos, digo, nos hemos dado cuenta de que fuisteis encarcelado por un crimen que no habíais cometido. Con esto quiero deciros, no solamente que sois libre, sino, además, que los bienes de un hombre inocente no pueden ser confiscados. Vuestros bienes os serán, pues, devueltos. Señor Van Baerle, vos sois el ahi­jado de Corneille de Witt y amigo de Jean. Permaneced digno del nombre que os ha confiado el uno en las fuen­tes del bautismo, y de la amistad que el otro os había profesado. Conservad la tradición de los méritos de ambos, porque esos señores De Witt, mal juzgados, mal castigados, en un momento de error popular, eran dos grandes ciudadanos de los que Holanda se siente hoy orgullosa.

El príncipe, después de estas palabras que pronun­ció con voz emocionada, contra su costumbre, dio sus dos manos a besar a los futuros esposos, que se arrodi­llaron a su lado.

Luego, lanzando un suspiro, exclamó:

‑¡Ay! Vosotros sois realmente felices, ya que al soñar con la verdadera gloria de Holanda y, sobre todo, con su verdadera dicha, no buscáis conquistarle más que nuevos colores de tulipanes.

Y lanzando una mirada hacia el horizonte, por don­de quedaba Francia, como si hubiera visto nuevas nubes amontonarse por aquel lado, subió de nuevo a su carro­za y partió.

Cornelius, por su parte, salió el mismo día para Dordre­cht con Rosa, quien, por medio de la vieja Zug, a la que se expidió en calidad de embajador, hizo prevenir a su padre de todo to que había ocurrido.

Los que, gracias a la exposición que hemos hecho, conocen el carácter del viejo Gryphus, comprenderán que se reconcilió difícilmente con su yerno. Conserva­ba en su corazón los garrotazos recibidos, los había contado por las magulladuras; mostraban, decía, cuaren­ta y uno; pero acabó por rendirse, para no ser menos generoso, decía, que Su Alteza el estatúder.

Convertido en guardián de tulipanes, después de haber sido carcelero de hombres, fue el más celoso car­celero de flores que se hubiera encontrado nunca en Flandes. Así, había que verlo, vigilando las mariposas peligrosas, matando los ratones campestres y espantan­do las abejas demasiado hambrientas.

Cuando supo la historia de Boxtel y furioso por haber sido engañado por el falso Jacob, se dedicó a de­moler el observatorio elevado anteriormente por el en­vidioso detrás del sicomoro; porque el recinto de Box­tel vendido en subasta, se incluyó en las platabandas de Cornelius, que aumentó su hacienda de modo que pu­diera defenderse de todos los telescopios de Dordrecht.

Rosa, cada vez más bella, fue aprendiendo cada vez más y al cabo de dos años de matrimonio, sabía leer y escribir tan bien, que pudo encargarse sola de la educa­ción de dos hermosos niños, que le habían nacido en los meses de mayo de 1674 y 1675, como los tulipanes, y que le dieron mucho menos trabajo que la famosa flor a la que debía el haberlos tenido. Y no hay que decir que uno era un muchacho y el otro una chica, y que el pri­mero recibió el nombre de Cornelius, y la segunda, el de Rosa.

Van Baerle permaneció fiel a Rosa como a sus tuli­panes; toda su vida se ocupó de la felicidad de su mu­jer y del cultivo de las flores, cultivo gracias al cual ha­lló un gran número de variedades que están inscritas en el catálogo holandés. Los dos principales ornamentos de su salón estaban enmarcados en marcos de oro, y eran las dos hojas de la Biblia de Corneille de Witt; sobre una, como se recuerda, su padrino le había escrito que quemara la correspondencia del marqués de Louvois.

Sobre la otra, había legado a Rosa el bulbo del tuli­pán negro, a condición de que con su dote de cien mil florines se casara con un guapo muchacho de veintiséis a veintiocho años, al que amara y que la quisiera.

Condición que había sido escrupulosamente cumplida, aunque Cornelius no hubiera muerto y justamen­te porque no había muerto.

Finalmente, para combatir a los envidiosos del por­venir, a los que la Providencia tal vez no hubiera teni­do el placer de desembarazarse de ellos como to había hecho con Mynheer Isaac Boxtel, escribió encima de su puerta esta frase que De Grotius había grabado el día de su huida, en el muro de su prisión:

Se ha sufrido muchas veces lo bastante para tener el derecho de no decir jamás: soy demasiado feliz.

FIN


Planta herbácea cuya raíz se empleó antiguamente en medi­cina.

Piel de vaca o ternera, preparada para pintar en ella.

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

-