-

.

SEARCH GOOGLE

..

-

viernes, 21 de marzo de 2008

PURGATORIO -- LA DIVINA COMEDIA -- DANTE - IIª PARTE

PURGATORIO -- LA DIVINA COMEDIA -- DANTE - IIªparte




PURGATORIO


CANTO I

Por surcar mejor agua alza las velas
ahora la navecilla de mi ingenio,
que un mar tan cruel detrás de sí abandona; 3

y cantaré de aquel segundo reino
donde el humano espíritu se purga
y de subir al cielo se hace digno. 6

Mas renazca la muerta poesía,
oh, santas musas, pues que vuestro soy; .
y Calíope un poco se levante, 9

mi canto acompañando con las voces
que a las urracas míseras tal golpe 11
dieron, que del perdón desesperaron. 12

Dulce color de un oriental zafiro,
que se expandía en el sereno aspecto
del aire, puro hasta la prima esfera, 15

reapareció a mi vista deleitoso,
en cuanto que salí del aire muerto,
que vista y pecho contristado había. 18

El astro bello que al amor invita 19
hacía sonreir todo el oriente,
y los Peces velados lo escoltaban. 21

Me volví a la derecha atentamente,
y vi en el otro polo cuatro estrellas 23
que sólo vieron las primeras gentes. 24

Parecía que el cielo se gozara
con sus luces: ¡Oh viudo septentrión,
ya que de su visión estás privado! 27

Cuando por fin dejé de contemplarlos
dirigiéndome un poco al otro polo,
por donde el Carro desapareciera, 30

vi junto a mí a un anciano solitario, 31
digno al verle de tanta reverencia,
que más no debe a un padre su criatura. 33

Larga la barba y blancos mechones 34
llevaba, semejante a sus cabellos,
que al pecho en dos mechones le caían. 36

Los rayos de las cuatro luces santas
llenaban tanto su rostro de luz,
que le veía como al Sol de frente. 39

¿Quién sois vosotros que del ciego río
habéis huido la prisión eterna?
dijo moviendo sus honradas plumas. 42

¿Quién os condujo, o quién os alumbraba,
al salir de esa noche tan profunda,
que ennegrece los valles del infierno? 45

¿Se han quebrado las leyes del abismo?
¿o el designio del cielo se ha mudado
y venís, condenados, a mis grutas?» 48

Entonces mi maestro me empujó,
y con palabras, señales y manos
piernas y rostro me hizo reverentes. 51

Después le respondió: «Por mí no vengo.
Bajó del cielo una mujer rogando
que, acompañando a éste, le ayudara. 54

Mas como tu deseo es que te explique
más ampliamente nuestra condición,
no puede ser el mío el ocultarlo. 57

Éste no ha visto aún la última noche;
mas estuvo tan cerca en su locura,
que le quedaba ya muy poco tiempo. 60

Y a él, como te he dicho, fui enviado
para salvarle; y no había otra ruta
más que esta por la cual le estoy llevando. 63

Le he mostrado la gente condenada;
y ahora pretendo las almas mostrarle
que están purgando bajo tu mandato. 66

Es largo de contar cómo lo traje;
bajó del Alto virtud que me ayuda
a conducirlo a que te escuche y vea. 69

Dignate agradecer que haya venido:
busca la libertad, que es tan preciada,
cual sabe quien a cambio da la vida. 72

Lo sabes, pues por ella no fue amarga
en Utica tu muerte; allí dejaste
la veste que radiante será un día. 75

No hemos quebrado las eternas leyes,
pues éste vive y Minos no me ata;
soy de la zona de los castos ojos 78

de tu Marcia, que sigue suplicando
que la tengas por tuya, oh santo pecho:
en nombre de su amor, senos benigno. 81

Deja que andemos por tus siete reinos;
le mostraré nuestro agradecimiento,
si quieres que te nombre allí debajo.» 84

«Tan placentera Marcia fue a mis ojos
mientras que estuve allí dijo él entonces-
que cuanto me pidió le concedía. 87

Ahora que vive tras el río amargo, 88
no puede ya moverme, por la ley
que cuando me sacaron fue dispuesta. 90

Mas si te manda una mujer del cielo,
como has dicho, lisonjas no precisas:
basta en su nombre pedir lo que quieras. 93

Puedes marchar, mas haz que éste se ciña
con un delgado junco y lave el rostro, 95
y que se limpie toda la inmundicia; 96

porque no es conveniente que cubierto
de niebla alguna, vaya hasta el primero 98
de los ministros ya del Paraíso. 99

En todo el derredor de aquella islita,
allí donde las olas la combaten,
crecen los juncos sobre el blanco limo: 102

ninguna planta que tuviera fronda
o que dura se hiciera, viviría,
pues no soportaría sus embates. 105

Luego no regreséis por este sitio;
el sol os mostrará, que surge ahora,
del monte la subida más sencilla.» 108

Él desapareció; y me levanté
sin hablar, acercándome a mi guía,
dirigiéndole entonces la mirada. 111

Él comenzó: «Sigue mis pasos, hijo:
volvamos hacia atrás, que esta llanura
va declinando hasta su último margen.» 114

Vencía el alba ya a la madrugada
que escapaba delante, y a lo lejos
divisé el tremolar de la marina. 117

Por la llanura sola caminábamos
como quien vuelve a la perdida senda,
y hasta encontrarla piensa que anda en vano. 120

Cuando llegamos ya donde el rocío
resiste al sol, por estar en un sitio
donde, a la sombra, poco se evapora, 123

ambas manos abiertas en la hierba
suavemente puso mi maestro:
y yo, que de su intento me di cuenta, 126

volví hacia él mi rostro enlagrimado;
y aquí me descubrió completamente
aquel color que me escondió el infierno. 129

Llegamos luego a la desierta playa,
que nadie ha visto navegar sus aguas,
que conserve experiencias del regreso. 132

Me ciñó como el otro había dicho:
¡oh maravilla! pues cuando él cortó
la humilde planta, volvió a nacer otra 135
de donde la arrancó, súbitamente.

CANTO II

Ya había el sol llegado al horizonte
que cubre con su cerco meridiano
Jerusalén en su más alto punto; 3

y la noche, que a él opuesta gira,
del Ganges se salía con aquellas
balanzas, que le caen cuando ha triunfado; 6

tal que la blanca y sonrosada cara,
donde yo estaba, de la bella Aurora
mientras crecía se tornaba de oro. 9

A la orilla del mar nos encontrábamos,
como aquel que pensara su camino,
que va en corazón y en cuerpo se queda. 12

Y entonces, cual del alba sorprendido,
por el denso vapor Marte enrojece
sobre el lecho del mar por el poniente, 15

tal se me apareció, y así aún la viera,
una luz que en el mar tan rauda iba,
que al suyo ningún vuelo se parece. 18

Y separando de ella unos instantes
los ojos, a mi guía preguntando,
la vi de nuevo más luciente y grande. 21

Apareció después a cada lado
un no sabía qué blanco, y debajo
poco a poco otra cosa también blanca. 24

Nada el maestro aún había dicho,
cuando vi que eran alas lo primero;
y cuando supo quién era el piloto, 27

me gritó: « Dobla, dobla las rodillas.
Mira el ángel de Dios: junta las manos,
verás a muchos de estos oficiales. 30

Ve que desdeña los humanos medios,
y no quiere más remo ni más velas
entre orillas remotas, que sus alas. 33

Mira cómo las alza hacia los cielos
moviendo el aire con eternas plumas,
que cual mortal cabello no se mudan.» 36

Después al acercarse más y más
el pájaro divino, era más claro:
y pues de cerca no lo soportaban 39

los ojos, me incliné, y llegó a la orilla
con una barca tan ligera y ágil,
que parecía no cortar el.agua. 42

A popa estaba el celestial barquero,
cual si la beatitud llevara escrita;
y dentro había más de cien espíritus. 45

«In exitu Israel de Aegipto» 46
cantaban todos juntos a una voz,
y todo lo que sigue de aquel salmo. 48

Después les hizo el signo de la cruz;
y todos se lanzaron a la playa:
y él se marchó tan veloz como vino. 51

La turba que quedó, muy sorprendida
pareció del lugar, mirando en torno
como aquel que contempla cosas nuevas. 54

De todas partes asaeteaba al día
el sol, que había echado con sus flechas
de la mitad del cielo a Capricornio, 57

cuando la nueva gente alzó la cara
a nosotros, diciendo: «Si sabéis,
mostradnos el camino que va al monte.» 60

Y respondió Virgilio: « Estáis pensando
que este sitio nosotros conocemos;
mas peregrinos somos de igual forma. 63

Llegamos poco antes que vosotros,
por camino tan áspero y tan fuerte,
que ahora el subir parece un simple juego.» 66

Las almas que se dieron cuenta entonces
por mi respiración, de que vivía,
maravilladas, empalidecieron. 69

Y como al mensajero que el olivo
trae, va la gente para oír noticias,
y de apretarse esquivos no se muestran, 72

así a mi vista se agolparon todas
aquellas almas apesadumbradas,
casi olvidando el ir a hacerse bellas. 75

Y yo vi que una de ellas se acercaba 76
para abrazarme, con tan grande afecto,
que me movió a que hiciese yo lo mismo. 78

¡Ah vanas sombras, salvo la apariencia!
tres veces por detrás pasé mis brazos,
y tantas otras los volví a mi pecho. 81

Creo que enrojecí, maravillado,
y sonrió la sombra y se alejaba,
y yo me fui detrás para seguirla. 84

Suavemente me dijo que parase;
supe entonces quién era, y le rogué
que, para hablarme, allí se detuviera. 87

«Así me respondió como te amaba
en el cuerpo mortal, libre te amo:
por eso me detengo; y tú ¿qué haces?» 90

«Por volver otra vez, Cassella mío,
adonde estoy, viajo; mas ¿por qué
le dije tantas horas te han quitado?» 93

Y él a mí: «No me hicieron injusticia, 94
si aquel que lleva cuándo y a quien quiere,
me ha negado el pasaje muchas veces; 96

de justa voluntad sale la suya:
mas desde hace tres meses ha traído
a quien quisiera entrar, sin oponerse. 99

Por lo que yo, que estaba en la marina
donde el agua del Tíber sal se hace,
benignamente fui por él llevado. 102

El vuelo a aquella desembocadura
dirigió, pues que siempre se congregan
allí los que a Aqueronte no descienden.» 105

Y yo: «Si no te quitan nuevas leyes
la memoria o el uso de los cantos
de amor, que mis deseos aquietaban, 108

con ellos té suplico que consueles
mi alma que, viniendo con mi cuerpo
a este lugar, se encuentra muy angustiada.» 111

El amor que en la mente me razona 112
entonces comenzó tan dulcemente,
que en mis adentros oigo aún la dulzura. 114

Mi maestro y yo y aquellas gentes
que estaban junto a él, tan complacidas
parecían, que en nada más pensaban. 117

Todos pendientes y fijos estábamos
de sus notas; y el viejo venerable 119
nos gritó: «¿Qué sucede, lentas almas? 120

¿qué negligencia, qué esperar es éste?
corred al monte a echar las impurezas
que no os permiten contemplar a Dios.» 123

Como cuando al coger avena o mijo,
las palomas rodean el sustento,
quietas y sin mostrar su usado orgullo, 126

si algo sucede que las amedrenta,
súbitamente dejan la comida,
pues un mayor cuidado las asalta; 129

yo vi a aquella mesnada recién hecha
dejar el canto y escapar al monte,
como quien va y no sabe dónde acabe: 132
no fue nuestra partida menos presta.

CANTO III

Por más que aquella huida repentina
por la llanura a todos dispersara,
hacia el monte en que aguija la justicia, 3

a mi fiel compañero me arrimé:
¿pues cómo habría yo sin él corrido?
¿Quién por el monte hubiérame llevado? 6

Le creí descontento de sí mismo:
¡Oh qué digna y qué pura concïencia
con qué amargor te muerde un leve fallo! 9

Cuando sus pies dejaron de ir aprisa, 10
que a cualquier acto quítale el decoro,
mi pensamiento, empecinado antes, 12

reanudó su discurso, deseoso,
y dirigí mis ojos hacia el monte
que al cielo más se eleva de las aguas. 15

El sol, que atrás en rojo flameaba,
se rompia delante de mi cuerpo,
pues sus rayos en mí se detenían. 18

Me volví hacia los lados temeroso
de estar abandonado, cuando vi
sólo ante mí la tierra oscurecida; 21

y: «¿Por qué desconfías? mi consuelo
volviéndose hacia mí empezó a decirme-
¿no crees que te acompaño y que te guío? 24

Es ya la tarde donde sepultado 25
está aquel cuerpo en el que sombra hacía;
no en Brindis, sino en Nápoles se encuentra. 27

Por lo cual si ante mí nada se ensombra,
no debes extrañarte, igual que el cielo
no detiene el camino de los rayos. 30

Por sufrir penas, frías y calientes,
Dios ha dispuesto cuerpos semejantes,
de modo que no quiere revelarnos. 33

Loco es quien piense que nuestra razón 34
pueda seguir por la infinita senda
que sigue una sustancia en tres personas. 36

Os baste con el quía, humana prole;
pues, si hubierais podido verlo todo,
ocioso fuese el parto de María; 39

y tú has visto sin frutos desearlo 40
a tales que aquietaran su deseo,
que eternamente ahora les enluta: 42

de Aristóteles hablo y de Platón
y aun de otros más»; y aquí inclinó la frente,
y más no dijo y quedóse turbado. 45

Llegamos entretanto al pie del monte;
tan escarpadas estaban las rocas,
que en vano habrfa piernas bien dispuestas. 48

Entre Rurbia y Lerice el más desierto, 49
el más roto barranco, es escalera,
comparado con éste, abierta y fácil. 51

«¿Ahora quién sabe en donde la pendiente
deteniéndose, dijo mi maestro-
pueda subir aquel que va sin alas?» 54

Y mientras meditaba con la vista
baja, sobre la suerte del camino,
y yo miraba arriba del peñasco, 57

a mano izquierda apareció una turba 58
de almas que venía hacia nosotros,
mas tan lentos que no lo parecía. 60

«Alza dije maestro, la mirada:
hay aquí quien podrá darnos consejo,
si no puedes tenerlo por ti mismo.» 63

Entonces miró, y con el rostro sereno
me dijo: «Vamos pues, que vienen lentos;
y afirma la esperanza, dulce hijo.» 66

Tan lejos aún estaba aquella gente,
luego de haber mil pasos caminado,
como un buen lanzador alcanzaria, 69

cuando a las duras peñas se arrimaron
de la alta sima, quietos y apretados,
cual caminante que dudoso mira. 72

«Felices muertos, almas elegidas
Virgilio dijo por la paz aquella
que todos esperáis, según bien creo, 75

decidnos dónde baja la montaña,
para poder subir; pues más disgusta
perder el tiempo a quien su precio sabe.» 78

Cual salen del redil las ovejillas
de una, de dos, de tres y temerosas
están las otras, vista y morro en tierra; 81

y lo que la primera hacen las otras,
acercándose a ella si se para,
simples y calmas, y el porqué no saben; 84

así vi que venía la cabeza
de aquella grey afortunada entonces,
con recatado andar y rostro honesto. 87

Al ver los de delante interrumpida
la luz en tierra a mi derecho flanco
desde mí hasta la roca haciendo sombra, 90

se detuvieron, y hacia atrás se echaron,
y todos esos que detrás venían,
no sabiendo por qué, lo mismo hicieron. 93

«Sin que lo preguntéis yo os comunico
que este cuerpo que veis es cuerpo humano;
por lo que el sol ha interceptado en tierra. 96

No os debéis asombrar, pero creedme
que no sin que lo quieran en el cielo
estas paredes escalar pretende.» 99

Así el maestro; y esas dignas gentes:
«Volved dijeron y seguid un poco»,
haciéndonos señales con la mano. 102

Y uno de aquéllos empezó: «Quien quiera 103
que seas, vuelve el rostro mientras andas:
recuerda si me viste en la otra vida.» 105

Volví la vista a él muy fijamente
rubio era y bello y de gentil aspecto,
mas un tajo una ceja le partía. 108

Cuando con humildad hube negado
haberle visto nunca, él dijo: «Mira»
y mostróme una llaga sobre el pecho. 111

Luego sonriendo dijo: «Soy Manfredo: 112
la emperatriz Constanza fue mi abuela;
y te suplico que, cuando regreses, 114

le digas a mi hermosa hija, madre 115
del honor de Aragón y de Sicilia,
la verdad, si es que cuentan de otro modo. 117

Después de ser mi cuerpo atravesado
por dos golpes mortales, me volví
llorando a quien perdona de buen grado. 120

Abominables mis pecados fueron
mas tan gran brazo tiene la bondad
infinita, que acoge a quien la implora. 123

Si el pastor de Cosenza, que a mi caza 124
entonces fue enviado por Clemente, 125
la página divina comprendiera, 126

los huesos de mi cuerpo aún estarían
al pie del puente junto a Benevento,
y por pesadas piedras custodiados. 129

Mas los baña la lluvia y mueve el viento,
fuera del reino, casi junto al Verde,
donde él los trasladó sin luz alguna. 132

Mas por su maldición, nunca se pierde, 133
sin que pueda volver, el infinito
amor, mientras florezca la esperanza. 135

Verdad es que quien muere contumaz,
con la Iglesia, aunque al fin arrepentido,
fuera debe de estar de esta montaña, 138

treinta veces el tiempo que viviera
en esa presunción, si tal decreto
no se acorta con buenas oraciones. 141

Piensa pues lo dichoso que me harías,
a mi buena Constanza revelando
cómo me has visto, y esta prohibición: 143
que aquí, por los de allá, mucho se avanza. 144

CANTO IV

Cuando algún sufrimiento o alegría
de alguna facultad nuestra se adueña,
toda en ella se centra nuestra alma, 3

y no atiende a ninguna otra potencia
y es esto contra aquel error que opina
que un alma sobre otra alma arda en nosotros. 6

Por eso, cuando se oye o se ve algo
que atraiga al alma fuertemente a ello,
el tiempo pasa y nada el hombre advierte; 9

porque es una potencia la que escucha,
y otra la que retiene al alma entera:
una está casi presa, y la otra libre. 12

Puede experimentar de veras esto,
escuchando a aquel alma y admirando;
pues bien cincuenta grados ya subido 15

había el sol, sin darme cuenta, cuando
llegamos donde, a una, aquellas almas
gritaron: «Aquí está lo que buscáis.» 18

Mayor portillo muchas veces cierra
con un manojo apenas de zarzales
el campesino al madurar la uva, 21

de lo que era la senda que subimos,
yo detrás de mi guía, los dos solos
al partir de nosotros aquel grupo. 24

Se va a Sanleo, a Noli se desciende, 25
se sube a Bismantova hasta la cumbre
a pie, pero volar aquí es preciso; 27

digo con leves alas y con plumas
del deseo, detrás de aquel llevado,
que me daba esperanza y me alumbraba. 30

Por un girón subimos de la roca,
cuyas paredes casi se juntaban,
y el suelo nos pedía pies y manos. 33

Cuando ya al borde superior llegamos
de la alta base, a un sitio descubierto
«Maestro dije ¿qué camino haremos?» 36

Y él me dijo: «No tuerzas ningún paso;
únicamente sígueme hacia el monte,
hasta que llegue alguna escolta sabia.» 39

La cima, de tan alta, era invisible
y aún más pina la cuesta que la raya
que une el medio cuadrante con el centro. 42

Estaba muy cansado y exclamé:
«Oh dulce padre, vuélvete y advierte
que solo quedaré, si no te paras.» 45

«Hijo me contestó sube hasta allí»,
un repliegue más alto señalando
que por allí giraba todo el monte. 48

Tanto me espolearon sus palabras,
que me esforcé trepando tras de él
hasta que puse pies en la cornisa. 51

Nos sentamos los dos vueltos a oriente, 52
donde estaba el camino que subimos,
que siempre de mirar es agradable. 54

La vista dirigí primero abajo;
luego arriba, hacia el sol, y me admiraba
que nos hería por el lado izquierdo. 57

Bien comprendió el poeta que yo estaba
por el carro solar estupefacto,
que entre nosotros y Aquilón nacía. 60

Por lo cual me explicó: «Si los Gemelos 61
fuesen en compañía de ese espejo
que lleva la luz arriba y abajo, 63

verías al Zodiaco enrojecido
girar aún más cercano de las Osas,
si no saliera del camino usado. 66

Cómo pueda ocurrir, pensarlo puedes
si atentamente observas que Sión
en la tierra se opone a esta montaña; 69

un horizonte mismo tienen ambas
y hemisferios diversos; y el camino
que mal supiera recorrer Faetonte, 72

podrás ver cómo en ésta va por uno,
y por aquella por el otro lado,
si lo ves claro con la inteligencia.» 75

«Cierto maestro dije que hasta ahora
no i claro, como lo discierno,
allí donde mi ingenio me faltaba, 78

que la mitad del cielo que alto gira,
que se llama Ecuador en algún arte, 80
y entre sol y entre invierno se halla siempre, 81

por la causa que dices, dista tanto
respecto al Septentrión, cuanto en Judea
lo contemplaban en la parte cálida. 84

Mas sabría gustoso, si quisieras,
cuánto habremos de andar; pues sube el monte
más de lo que subir pueden mis ojos.» 87

Y él me dijo: «Este monte es de tal modo,
que siempre pesa al comenzar abajo;
y cuando más se sube, menos daña. 90

Y así cuando le sientas tan suave,
que te haga caminar ya tan ligero
como nave que empuja la corriente, 93

habrás llegado al fin de este sendero:
reposar allí espera tu fatiga.
Más no respondo, y esto lo sé cierto.» 96

Y después de decir estas palabras,
oímos una voz cercana: «¡Acaso
necesites sentarte mucho antes!» 99

Los dos al escucharle nos volvimos,
y vimos a la izquierda un gran peñasco,
que antes ninguno habíamos notado. 102

Allí fuimos; y había allí personas
que estaban a la sombra de la piedra
como se pone el hombre por vagancia. 105

Y uno, que fatigado parecía, 106
se sentaba abrazando sus rodillas,
con el rostro inclinado puesto entre ellas. 108

«Oh mi dulce señor dije contempla
al que más negligente no verías
si la pereza fuese hermana suya.» 111

Entonces se volvió, mirando atento,
levantando su rostro de los muslos:
«¡Sube tú, puesto que eres tan valiente!» 114

Supe quién era entonces, y el cansancio
que aún el aliento un poco me cortaba,
no me impidió acercarme a él; y cuando 117

estuve al lado, alzó la vista apenas
diciendo: « ¿Has entendido cómo el sol
lleva su carro por el hombro izquierdo?» 120

Sus gestos perezosos y sus breves
palabras me causaron leve risa;
Después: «Belacqua dije no me duelo 123

ya de ti; pero di, ¿por qué te sientas
aquf precisamente? ¿escolta esperas,
o la antigua costumbre te domina?» 126

Y él: «De qué sirve, hermano, el ir a arriba,
pues no me dejaría ir al castigo
el ángel del Señor que está en la puerta. 129

Es necesario que antes gire el cielo
sobre mí tantas veces, cuanto en vida,
pues que dejé para el final el llanto; 132

si es que antes no me ayuda la oración
de un corazón surgida que esté en gracia:
porque la otra en el cielo no se escucha.» 135

Y ya delante de mí iba el poeta,
diciendo: «Vamos ven, mira que toca
el sol el meridiano, y en la orilla 138
cubre el pie de la noche ya Marruecos.» 139

CANTO V

De esa sombra me había separado,
y seguía los pasos de mi guía,
cuando detrás de mí, su dedo alzando, 3

una gritó: «iMirad, que no iluminan
los rayos a la izquierda del de abajo,
y cual vivo parece comportarse!» 6

Volví los ojos al oír aquello,
y los vi que miraban asombrados,
sólo a mí, y a la luz que interceptaba. 9

«¿Tú ánimo por qué se enreda tanto
dijo el maestro que el andar retardas?
¿qué te importa lo que esos cuchichean? 12

Deja hablar a la gente y ven conmigo:
sé como aquella torre que no tiembla 14
nunca su cima aunque los vientos soplen; 15

pues aquel en quien bulle un pensamiento
sobre otro pensamiento, se extravía,
porque el fuego del uno ablanda al otro.» 18

¿Qué podía decir si no: « Ya voy»?
Díjelo, más cubriéndome el color
que digno de perdón al hombre vuelve. 21

Mientras tanto a través de la ladera
una gente venía hacia nosotros,
cantando el «Miserere», verso a verso. 24

Cuando notaron que ocasión no daba
de atravesar los rayos con mi cuerpo,
por un gran «Oh» cambiaron su cantiga; 27

y dos de ellos, en forma de emisarios,
corrieron hacia mí y me preguntaron:
«Haznos saber de vuestra condición» 30

Y mi maestro: «Bien podéis marcharos
y a aquellos que os mandaron referirles
que el cuerpo de éste es carne verdadera. 33

Si al contemplar su sombra se pararon,
como yo creo, baste la respuesta:
hacedle honor, que acaso os aproveche.» 36

Tan rápidos vapores encendidos
no vi rasgar el cielo en plena noche,
ni las nubes de agosto en el ocaso, 39

como aquellos a lo alto se volvieron,
y junto a los demás dieron la vuelta,
como un tropel sin freno hacia nosotros. 42

«Mucha es la gente que a nosotros viene,
y te quieren rogar dijo el poeta :
mas sigue andando, y caminando escucha.» 45

«Oh alma que caminas con aquellos
miembros con que naciste, a ser dichoso,
se acercaban gritando aquieta el paso. 48

Mira si a alguno de nosotros viste,
para que de él allí noticias lleves:
¡Ah!, ¿por qué sigues? ¡Ah!, ¿por qué no paras? 51

Todos muertos violentamente fuimos,
y hasta el último instante pecadores;
la luz del cielo entonces nos dio juicio 54

y, arrepentidos, perdonando, fuera 55
salimos de la vida en paz con Dios,
y el deseo de verle nos aflige.» 57

Y yo: «Por más que mire vuestros rostros
no os reconozco: mas si deseáis
algo que pueda hacer, buenos espíritus, 60

decidmelo y lo haré, por esa paz
que, detrás de los pasos de mi guía,
de mundo en mundo buscar se me hace.» 63

Y uno repuso: «Todos nos fiamos 64
de tus bondades sin que nos lo jures,
si es que tu voluntad no es impedida. 66

Por lo que yo que hablé antes que los otros,
te ruego, que si ves esa comarca
que está entre la Romaña y la de Carlos, 69

que de tus ruegos me hagas cortesía
en Fano, y que por mi bien se suplique,
y las graves ofensas purgar pueda. 72

Allí nací, mas los profundos huecos
por los que huyó la sangre en que vivía,
en tierras de Antenor me fueron hechos, 75

donde estar confiaba más seguro:
que lo mandó el de Este, pues me odiaba 77
más de lo que el derecho lo permite. 78

Pero si hacia la Mira hubiese huido, 79
cuando fui sorprendido en Oriaco,
aun estaría donde se respira. 81

Corrí al pantano, donde cieno y cañas
estorbaron mi paso y me caí;
y vi mi sangre en tierra hacer un lago.» 84

Luego otro dijo: «¡Ay, así el deseo 85
se cumpla que te trae a esta montaña,
con piedad bondadosa ayuda al mío! 87

Yo nací en Montefeltro, soy Bonconte;
Giovanna y los demás no me recuerdan, 89
y sigo a estos con la frente gacha.» 90

Y le dije: «¿qué fuerza o qué aventura
de Campaldino te llevó tan lejos
que tu sepulcro nunca se ha encontrado?» 93

«Oh me repuso , al pie del Casentino 94
un agua corre que se llama Arquiano,
nace en los Apeninos, sobre el Ermo. 96

Donde su nombre ya no necesita, 97
llegué con una herida en la garganta,
huyendo a pie y ensangrentando el llano. 99

Allí perdí la vista, y mi palabra
terminó con el nombre de María,
y allí al caer mi carne quedó sola. 102

Te diré la verdad y tú a los vivos:
un ángel me cogió, y el del Infierno
gritaba: «Oh tú, el del Cielo, ¿por qué quieres 105

privarme de él, llevándote lo eterno,
porque una lagrimilla me lo quita?
mas yo tendré el gobierno de lo otro.» 108

«Bien sabes que en el aire se recoge
el húmedo vapor que se hace agua,
en cuanto sube donde encuentra el frío. 111

Llegó aquel mal querer, que males busca 112
con su sabiduría, y humo y viento
movió con el poder de que es dotado. 114

El valle entonces, cuando cayó el día,
se cubrió desde el monte a Protomagno 116
de niebla; y todo el cielo se nubló, 117

y el aire denso convirtióse en agua;
cayó la lluvia, y vino a los barrancos
toda la que la tierra no absorbía; 120

y como se juntara en torrenteras,
tan veloz en el rfo principal
cayó, que nada pudo retenerla. 123

Mi cuerpo helado, en donde desemboca
halló al soberbio Arquiano: y éste al Arno
lo arrastró, deshaciendo de mi pecho 126

la cruz que hiciera del dolor vencido;
me volteó en la orilla y en el fondo,
y me cubrió y ciñó con sus botines.» 129

«Ay, cuando al mundo regresado hayas,
y descansado de la larga ruta
siguió un tercer espíritu al segundo 132

recuerdame, soy Pía, me hizo Siena,
Maremma me deshizo: bien lo sabe
aquel que, luego de poner su anillo, 135
con su gema me había desposado.» 136
CANTO VI

Cuando se acaba el juego de la zara,
el perdedor se queda algo mohino
y triste aprende, repitiendo lances; 3

con el otro se va toda la gente;
cuál va delante, cuál detrás le agarra,
cuál a su lado quiere darle coba; 6

él no se para y los escucha a todos;
a quien tiende la mano, al fin le suelta;
y así de aquel gentío se ve libre. 9

Tal entre aquella turba me encontraba,
de aquí y de allá volviéndoles el rostro,
y prometiendo me soltaba de ellos. 12

Estaba el Aretino, quien del brazo
fiero de Ghin de Tacco halló la muerte, 14
y el otro que se ahogó yendo de caza. 15

Suplicaba, tendiéndome las manos,
Federico Novello, y el de Pisa 17
que hiciera parecer fuerte a Marzucco. 18

Vi al conde Orso y su alma separada 19
de su cuerpo por odio y por envidia,
como decia, y no por culpa alguna. 21

Pier de la Broccia digo; y que provea, 22
mientras que aún está aquí, la de Brabante
si con peor rebaño andar no quiere. 24

Cuando ya me libré de todas esas
sombras que suplicaban otras súplicas,
porque su salvación les llegue antes, 27

yo comencé: « Parece que me niegas 28
expresamente, oh luz, en algún texto
que aplaque la oración leyes del cielo; 30

y esta gente por ello sólo ruega:
¿es que vanas son pues sus esperanzas,
o es que no he comprendido bien tu texto?» 33

Y él me dijo: «Es sencilla mi escritura;
y en esperar ninguno se equivoca,
si con la mente clara bien se mira; 36

pues la cima del juicio no se allana
porque el fuego de amor cumpla en un punto
lo que satisfacer aquí se espera; 39

y allí donde hice tal afirmación,
no se enmendaba, por rezar, la culpa,
pues la oración de Dios estaba lejos. 42

No te fijes en dudas tan profundas
sino tan sólo en lo que diga aquella
que entre mente y la verdad alumbre. 45

No sé si entiendes: de Beatriz te hablo;
arriba la verás, sobre la cima
de este monte, dichosa y sonriendo.» 48

Y yo: «Señor, vayamos más aprisa,
que ya no estoy cansado como antes,
y ya veo que el monte arroja sombra.» 51

« Caminaremos mientras dure el día
él me repuso el tiempo que podamos;
mas no es la cosa como la imaginas. 54

Antes de estar arriba, volverás
a ver aquel que oculta la ladera,
de modo que sus rayos ya no rompes. 57

Pero mira aquel alma que allá inmóvil,
completamente sola, nos contempla:
el camino más corto ha de mostrarnos. 60

Nos acercamos: ¡oh ánima lombarda
qué altiva y desdeñosa aparecías,
qué noble y lenta en el mover los ojos! 63

Ella no nos decía una palabra,
mas nos dejaba andar, sólo mirando
a guisa de león cuando reposa. 66

Mas Virgilio acercóse a él, pidiendo
que nos mostrase la mejor subida;
pero a su ruego nada respondió, 69

mas de nuestro país y nuestra vida
nos preguntó; y mi guía comenzaba
«Mantua...» y la sombra, toda en ella absorta, 72

vino hacia él del sitio en que se hallaba
diciendo: «¡Oh mantuano, soy Sordello,
soy de tu misma tierra!», y se abrazaron. 75

¡Ah esclava Italia, albergue de dolores, 76
nave sin timonel en la borrasca,
burdel, no soberana de provincias! 78

Aquel alma gentil tan prestamente,
sólo al oír el nombre de su tierra,
comenzó a festejar a su paisano, 81

y en ti ahora sin guerras no se hallan
tus vivos, y se muerden unos a otros,
los que un foso y un muro mismo encierran. 84

Busca, mísera, en torno de tus costas
tus playas, y después mira en el centro,
si alguna parte en ti de paz disfruta. 87

¿De qué vale que el freno te pusiera, 88
Justiniano, si nadie hay en la silla?
Menor fuera sin ése la vergüenza. 90

Ah gentes que debíais ser devotas,
y consentir al César en su trono, 92
si aquello que Dios manda comprendieseis, 93

esa fiera mirad cuán indomable, 94
por no ser corregida por la espuela,
al poner en las riendas vuestras manos. 96

¡Oh tú, tedesco Alberto, que la dejas 97
al verla tan salvaje y tan indómita,
y debiste apretarle los ijares, 99

caiga de las estrellas justo juicio
sobre tu sangre, y sea nuevo y claro,
tal que tu sucesor le tenga miedo! 102

Pues habéis consentido tú y tu padre,
por la codicia de eso distraídos,
que el jardín del imperio esté desierto. 105

Ven y vé a Capuletos y Montescos, 106
Filipeschos, Monaldos, ah, indolente,
esos ya tristes, y estos con recelos! 108

¡Ven, cruel, ven y vé la tirania
de tus nobles, y cura sus desmanes;
verás a Santaflora tan oscura! 111

Ven y contempla tu Roma llorando
viuda y sola, llamando noche y día:
« Oh mi César, por qué no me acompañas?» 114

¡Verás lo mucho que se quieren todos!
y si a piedad ninguna te movemos,
ven y tendrás vergüenza de tu fama. 117

Y si me es permitido, oh sumo Jove 118
que por nosotros en cruz te pusieron,
¿es que has vuelto los ojos a otra parte? 120

¿o te estás preparando, en el abismo
de tus designios, para hacer un bien
que se escapa del todo a nuestra mente? 123

Pues llenas de tiranos las ciudades
están de Italia toda, y un Marcelo 125
se vuelve cualquier ruin que entra en un bando. 126

Puedes estar contenta, ah, mi Florencia,
por esta digresión que no te alcanza,
pues se las sabe solventar tu pueblo. 129

La justicia en su pecho muchos guardan,
y, prudentes, disparan tarde el arco;
mas tu pueblo la tiene en plena boca. 132

Muchos rechazan cargos oficiales,
mas tu pueblo solícito responde
sin ser llamado, y grita: «iYo lo acepto!» 135

¡Alégrate, porque motivos tienes:
tú rica, tú con paz, y tú prudente!
De si digo verdad, están las muestras. 138

Las Atenas y Espartas, que inventaron
las viejas leyes tan civilizadas
del bien vivir, hicieron débil prueba 141

comparadas contigo, pues que haces
tan sutiles decretos, que a noviembre
los que hiciste en octubre nunca llegan. 144

Hasta donde recuerdo, ¿cuántas veces
leyes, monedas, hábitos y oficios,
has mudado, y cambiado de habitantes? 147

Y si te acuerdas bien y lo ves claro,
te verás semejante a aquella enferma
que no encuentra reposo sobre plumas, 150
mas dando vueltas calma sus dolores.

CANTO VII

Los saludos corteses y dichosos
por tres y cuatro veces reiterados,
Sordello se apartó y dijo: «¿Quién sois?» 3

«Antes de que llegaran a este monte
las almas dignas de subir a Dios,
Octavio dio a mis huesos sepultura. 6

Yo soy Virgilio; y por culpa ninguna,
salvo el no tener fe, perdí los cielos.»
Así repuso entonces mi maestro. 9

Como queda quien ve súbitamente
algo maravilloso frente a él,
que cree y que no, diciendo «Es..., o no es...», 12

aquel así; después bajó los ojos, 13
y se volvió hacia él humildemente,
y le abrazó donde el menor se agarra. 15

«Gloria de los latinos, por el cual
mostró cuánto podia nuestra lengua,
oh prez eterna, del pueblo natal, 18

qué mérito o qué gracia a mí te muestra?
Si de escuchar soy digno tus palabras,
dime si acaso vienes del infierno.» 21

«Por los recintos todos de aquel reino
doliente, aquí he llegado respondió-
y, enviado del cielo, con él vengo. 24

Perdí, no por hacer, mas por no hacer, 25
el ver el alto sol que tú deseas,
pues que fue tarde por mí conocido. 27

No entristecen martirios aquel sitio
sino tinieblas sólo; y los lamentos
no suenan como ayes, son suspiros. 30

Allí estoy con los niños inocentes
del diente de la muerte antes mordidos
que de la humana culpa fueran libres. 33

Con aquellos estoy que las tres santas
virtudes no vistieron, mas sin vicio
supieron y siguieron las restantes. 36

Mas si sabes y puedes, un indicio
danos, con que poder llegar más pronto
a donde el purgatorio da comienzo.» 39

Respondió: «Un lugar fijo no me han puesto; 40
y me es licito andar por todos lados;
te acompaño cual gu(a mientras pueda. 42

Pero contempla cómo cae el día,
y subir por la noche no se puede;
será bueno pensar en un refugio. 45

A la derecha hay almas retiradas;
si lo permites, a ellas te conduzco,
y te dará placer el conocerlas. 48

«¿Cómo es eso? repuso ¿quien quisiese
subir de noche, se lo impediría
alguno, o es que él mismo no pudiera? 51

Y el buen Sordello en tierra pasó el dedo
diciendo: «¿Ves?, ni siquiera esta raya
pasarías después de que anochezca: 54

no porque haya otra cosa que te impida
subir, sino las sombras de la noche;
que, de impotencia, quitan los deseos. 57

Con ellas bien podrías descender
y caminar en torno de la cuestra,
mientras que al día encierra el horizonte.» 60

Entonces mi señor, casi admirado, 61
«llévanos dijo donde nos contaste,
pues podrá ser gozosa la demora». 63

De allí poco alejados estuvimos,
cuando noté que el monte estaba hendido,
del modo como un valle aquí los hiende. 66

«Allí dijo la sombra , marcharemos
donde la cuesta hace de sí un regazo;
y esperaremos allí el nuevo día.» 69

Entre llano y pendiente, un tortuoso
camino nos condujo hasta la parte
del valle de laderas menos altas. 72

Oro, albayalde, grana y plata fina,
indigo, leño lúcido y sereno,
fresca esmeralda al punto en que se quiebra, 75

por las hierbas y flores de aquel valle,
sus colores serían derrotados,
como el mayor derrota al más pequeño. 78

No pintó solamente alll natura,
mas con la suavidad de mil olores,
incógnito, indistinto, uno creaba. 81

Salve Regina, sobre hierba y flores 82
sentadas, vi a unas almas que cantaban,
que no vimos por fuera de aquel valle. 84

«Antes que el poco sol vuelva a su nido
comenzó nuestro guta el Mantuano-
no pretendáis que entre esos os conduzca. 87

Mejor desde esta loma las acciones
y los rostros veréis de cada uno,
que mezclados con ellos allá abajo. 90

Quien más alto se sienta y que parece 91
desatender aquello que debiera,
y no mueve la boca con los otros, 93

Rodolfo fue, que pudo, con su imperio,
sanar las plagas que han matado a Italia,
y así tarde el remedio de otros llega. 96

Aquel que le consuela con la vista, 97
rigió la tierra donde el agua nace
que al Albia el Molda, el Albia al mar se lleva. 99

Otocar se llamó, y desde la infancia
fue mejor que el barbudo Wenceslao,
su hijo que lujuria y ocio pace. 102

Y aquel chatito que charla muy junto 103
con aquel de un aspecto tan benigno, 104
murió escapando y desflorando el lirio: 105

¡Ved allí cómo el pecho se golpea!
Mirad al otro que ha hecho a su mano
de su mejilla, suspirando, lecho. 108

Del mal de Francia son el padre y suegro: 109
saben su villa sucia y enviciada;
de esto viene el dolor que les lancea. 111

Aquel tan corpulento que acompasa 112
su canto con aquel tan narigudo, 113
de toda las virtudes ciñó cuerda; 114

y si rey después de él hubiera sido
el jovencito sentado detrás, 116
iría la virtud de vaso en vaso. 117

No es lo mismo los otros herederos; 118
tienen el trono Jaime y Federico;
mas el lote mejor ninguno tiene. 120

Raras veces renace por las ramas
la probidad humana; y esto quiere
quien la otorga, para que la pidamos. 123

También esto concierne al narigudo 124
y no menos que a Pedro, con quien canta,
de quien Pulla y Provenza se lamentan. 126

Tan inferior la planta es a su grano, 127
cuanto, más que Beatriz y Margarita,
Constanza del marido se envanece. 129

Mirad al rey de la vida sencilla 130
sentado aparte, Enrique de Inglaterra:
el vástago mejor tiene en sus ramas. 132

Aquel que está más bajo echado en tierra, 133
mirando arriba, es Guillermo el marqués,
por quien a Alejandría y sus batallas 135
lloran el Canavés y Monferrato.

CANTO VIII

Era la hora en que quiere el deseo
enternecer el pecho al navegante,
cuando de sus amigos se despide; 3

y que de amor el nuevo peregrino
sufre, si escucha lejos una esquila,
que parece llorar el día muerto; 6

cuando yo comencé a dejar de oír,
y a mirar hacia un alma que se alzaba
pidiendo con la mano que la oyeran. 9

Juntó y alzó las palmas, dirigiendo
los ojos hacia oriente, de igual modo
que si dijese a Dios: «Sólo en ti pienso.» 12

Con tanta devoción Te lucis ante 13
le salió de la boca en dulces notas,
que le hizo a mi mente enajenarse; 15

y las otras después dulces y pías
seguir tras ella, completando el himno,
puestos los ojos en la extrema esfera. 18

A la verdad aguza bien los ojos, 19
lector, que el velo ahora es tan sutil,
que es fácil traspasarlo ciertamente. 21

Yo aquel gentil ejército veía
callado luego contemplar el suelo,
como esperando pálido y humilde; 24

y vi salir de lo alto y descender
dos ángeles con dos ardientes gladios 26
truncos y de la punta desprovistos. 27

Verdes como las hojas más tempranas
sus ropas eran, y las verdes plumas
por detrás las batfan y aventaban. 30

Uno se puso encima de nosotros,
y bajó el otro por el lado opuesto,
tal que en medio las gentes se quedaron. 33

Bien distinguía su cabeza rubia;
mas su rostro la vista me turbaba,
cual facultad que a demasiado aspira. 36

«Vinieron del regazo de María
dijo Sordello a vigilar el valle,
por la serpiente que vendrá muy pronto.» 39

Y yo, que no sabía por qué sitio,
me volví alrededor y me estreché
a las fieles espaldas, todo helado. 42

«Ahora bajemos añadió Sordello-
entre las grandes sombras para hablarles;
pues el veros muy grato habrá de serles.» 45

Sólo tres pasos creo que había dado
y abajo estuve; y vi a uno que miraba 47
hacia mí, pareciendo conocerme. 48

Tiempo era ya que el aire oscureciera,
mas no tal que sus ojos y los míos
lo que antes se ocultaba no advirtiesen. 51

Hacia mí vino, y yo me fui hacia él:
cuánto me complació, gentil juez Nino,
cuando vi que no estabas con los reos. 54

Ningún bello saludo nos callamos
luego me preguntó: « ¿Cuándo llegaste
al pie del monte por lejanas aguas?» 57

«Oh dije vine por los tristes reinos
esta mañana, en mi primera vida,
aunque la otra, andando así, pretendo.» 60

Y cuando fue escuchada mi respuesta,
Sordello y él se echaron hacia atrás
como gente de súbito turbada. 63

Volvióse uno a Virgilio, el otro a alguien 64
sentado allí y gritó: «¡Mira, Conrado!
ven a ver lo que Dios por gracia quiere.» 66

Y vuelto a mí: « Por esa rara gracia
que debes al que de ese modo esconde
sus primeros porqués, que no se entienden, 69

cuando hayas vuelto a atravesar las ondas
di a mi Giovanna que en mi nombre implore, 71
en donde se responde a la inocencia. 72

No creo que su madre ya me ame 73
luego que se cambió las blancas tocas,
que conviene que, aún, ¡pobre!, las quisiera. 75

Por ella fácilmente se comprende
cuánto en mujer el fuego de amor dura,
si la vista o el tacto no lo encienden. 78

Tan bella sepultura no alzaría 79
la sierpe del emblema de Milán,
como lo haría el gallo de Gallura.» 81

Así dijo, y mostraba señalado
su aspecto por aquel amor honesto
que en el pecho se enciende con mesura. 84

Yo alzaba ansioso al cielo la mirada,
adonde son más tardas las estrellas,
como la rueda más cercana al eje. 87

Y mi guía: « ¿Qué miras, hijo, en lo alto?»
Y yo le dije: «Aquellas tres antorchas
por las que el polo todo hasta aquí arde.» 90

Y él respondió: « Las cuatro estrellas claras
que esta mañana vimos, han bajado
y éstas en su lugar han ascendido» 93

Mientras hablaba cogióle Sordello
diciendo: «Ved allá a nuestro adversario»;
y para que mirase alzó su dedo. 96

De aquella parte donde se abre el valle
había una serpiente, acaso aquella
que le dio a Eva el alimento amargo. 99

Entre flores y hierba iba el reptil,
volviendo la cabeza, y sus espaldas
lamiendo como bestia que se limpia. 102

Yo no lo vi, y por eso no lo cuento,
qué hicieron los azores celestiales;
pero bien vi moverse a uno y a otro. 105

Al escuchar hendir las verdes alas,
escapó la serpiente, y regresaron
a su lugar los ángeles a un tiempo. 108

La sombra que acercado al juez se había 109
cuando este la llamó, mientras la lucha
no dejó ni un momento de mirarme. 111

« Así la luz que a lo alto te conduce
encuentre en tu servicio tanta cera,
cuanta hasta el sumo esmalte necesites, 114

comenzó si noticia verdadera
de Val de Magra o de parte vecina
conoces, dímela, que allí fui grande. 117

Me llamaba Corrado Malaspina;
no el antiguo, sino su descendiente; 119
a mis deudos amé, y he de purgarlo. 120

«Oh yo le dije por vuestras comarcas 121
no estuve nunca; pero no hay un sitio
en toda Europa que las desconozca. 123

La fama con que se honra vuestra casa, 124
celebra a los señores y a sus tierras,
tal que sin verlas todos las conocen. 126

Y yo os juro que, así vuelva yo arriba,
vuestra estirpe honorable no desdora
el precio de la bolsa y de la espada. 129

Uso y natura así la privilegian, 130
que aunque el malvado jefe tuerza el mundo, 131
derecha va y desprecia el mal camino.» 132

y él: «Marcha pues, que el sol no ha de ocupar 133
siete veces el lecho que el Carnero
cubre y abarca con sus cuatro patas, 135

sin que esta opinión tuya tan cortés
claven en tu cabeza con mayores
clavos que las palabras de los otros, 138
si el transcurrir dispuesto no se para.»

CANTO IX

Del anciano Titón la concubina
emblanquecía en el balcón de oriente,
fuera ya de los brazos de su amigo; 3

en su frente las gemas relucían
puestas en forma del frío animal
que con la cola a la gente golpea; 6

la noche, de los pasos con que asciende,
dos llevaba en el sitio en donde estábamos,
y el tercero inclinaba ya las alas; 9

cuando yo, que de Adán algo conservo,
adormecido me tumbé en la hierba
donde los cinco estábamos sentados. 12

Cuando a sus tristes layes da comienzo
la golondrina al tiempo de alborada,
acaso recordando el primer llanto, 15

y nuestra mente, menos del pensar
presa, y más de la carne separada,
casi divina se hace a sus visiones, 18

creí ver, en un sueño, suspendida
un águila en el cielo, de áureas plumas,
con las alas abiertas y dispuesta 21

a descender, allí donde a los suyos
dejara abandonados Ganimedes,
arrebatado al sumo consistorio. 24

¡Acaso caza ésta por costumbre
aquí –pensé-, y acaso de otro sitio
desdeña arrebatar ninguna presa! 27

Luego me pareció que, tras dar vueltas,
terrible como el rayo descendía,
y que arriba hasta el fuego me llevaba. 30

Allí me pareció que ambos ardíamos;
y el incendio soñado me quemaba
tanto, que el sueño tuvo que romperse. 33

No de otro modo se inquietara Aquiles,
volviendo en torno los despiertos ojos
y no sabiendo dónde se encontraba, 36

cuando su madre de Quirón a Squira
en sus brazos dormido le condujo,
donde después los griegos lo sacaron; 39

cual yo me sorprendí, cuando del rostro 40
el sueño se me fue, y me puse pálido,
como hace el hombre al que el espanto hiela. 42

Sólo estaba a mi lado mi consuelo,
y el sol estaba ya dos horas alto, 44
y yo la cara al mar tenía vuelta. 45

«No tengas miedo mi señor me dijo ;
cálmate, que a buen puerto hemos llegado;
no mengües, mas alarga tu entereza. 48

Acabas de llegar al Purgatorio:
ve la pendiente que en redor le cierra;
y ve la entrada en donde se interrumpe. 51

Antes, al alba que precede al día,
cuando tu alma durmiendo se encontraba,
sobre las flores que aquel sitio adornan, 54

vino una dama, y dijo: «Soy Lucía;
deja que tome a éste que ahora duerme;
así le haré más fácil el camino.» 57

Sordello se quedó, y las otras formas;
Te cogió y cuando el día clareaba,
vino hacia arriba y yo tras de tus pasos. 60

Te dejó aquí, mas me mostraron antes
sus bellos ojos esa entrada; y luego
ella y tu sueño a una se marcharon.» 63

Como un hombre que sale de sus dudas
y que cambia en sosiego sus temores,
después que la verdad ha descubierto, 66

cambié yo; y como sin preocupaciones
me vio mi guía, por la escarpadura
anduvo, y yo tras él hacia lo alto. 69

Lector, observarás cómo realzo
mis argumentos, y aún con más arte
si los refuerzo, no te maravilles. 72

Nos acercamos hasta el mismo sitio
que antes me había parecido roto,
como una brecha que un muro partiera, 75

vi una puerta, y tres gradas por debajo
para alcanzarla, de colores varios,
y un portero que aún nada había dicho. 78

Y como yo aún los ojos más abriera,
le vi sentado en la grada más alta,
con tal rostro que no pude mirarlo; 81

y una espada tenía entre las manos,
que los rayos así nos reflejaba,
que en vano a ella dirigí mi vista. 84

«Decidme desde allí: ¿Qué deseáis
él comenzó a decir ¿y vuestra escolta?
No os vaya a ser dañosa la venida.» 87

«Una mujer del cielo, que esto sabe,
le respondió el maestro nos ha dicho
antes, id por allí, que está la puerta.» 90

«Y ella bien ha guiado vuestros pasos
cortésmente el portero nos repuso :
venid pues y subid los escalones. 93

Allí subimos; y el primer peldaño 94
era de mármol blanco y tan pulido,
que en él me espejeé tal como era. 96

Era el segundo oscuro más que el perso
hecho de piedra áspera y reseca,
agrietado a lo largo y a lo ancho. 99

El tercero que encima descansaba,
me pareció tan llameante pórfido,
cual la sangre que escapa de las venas. 102

Encima de éste colocaba el ángel
de Dios, sus plantas, al umbral sentado,
que piedra de diamante parecía. 105

Por los tres escalones, de buen grado,
el guía me llevó, diciendo: «Pide
humildemente que abran el cerrojo.» 108

A los pies santos me arrojé devoto;
y pedí que me abrieran compasivos,
mas antes di tres golpes en mi pecho. 111

Siete P, con la punta de la espada, 112
en mi frente escribió: «Lavar procura
estas manchas me dijo cuando entres.» 114

La ceniza o la tierra seca eran 115
del color mismo de sus vestiduras;
y de debajo se sacó dos llaves. 117

Era de plata una y la otra de oro;
con la blanca y después con la amarilla
algo que me alegró le hizo a la puerta. 120

«Cuando cualquiera de estas llaves falla,
y no da vueltas en la cerradura
dijo él esta entrada no se abre. 123

Más rica es una; pero la otra, antes
de abrir, requiera más ingenio y arte,
porque es aquella que el nudo desata. 126

Me las dio Pedro; y díjome que errase
antes en el abrirla que en cerrarla,
mientras la gente en tierra se prosterne.» 129

Después empujó la puerta sagrada,
diciéndonos: «Entrad, pero os advierto
que vuelve afuera aquel que atrás mirase.» 132

Y al girar en sus goznes las esquinas
de aquellas sacras puertas, que de fuertes
y sonoros metales están hechas, 135

no rechinó ni se mostró tan dura
Tarpeya, cuando al bueno de Metelo
la arrebataron, y quedó arruinada. 138

Yo me volví con el sonar primero,
y Te Deum Laudamus parecía 140
escucharse en la voz y en dulces sones. 141

Tal imagen al punto me venía
de lo que oía, como la que suele
cuando cantar con órgano se escucha; 144
que ahora no, que ahora sí, se entiende el texto.

CANTO X

Y al cruzar el umbral de aquella puerta
que el mal amor del alma hace tan rara,
pues que finge derecho el mal camino, 3

resonando sentí que la cerraban;
y si la vista hubiese vuelto a ella,
¿con qué excusara falta semejante? 6

Ascendimos por una piedra hendida,
que se movía de uno y de otro lado
como la ola que huye y se aleja. 9

«Aquí es preciso usar de la destreza
dijo mi guía y que nos acerquemos
aquí y allá del lado que se aparta.» 12

Y esto nos hizo retardar el paso,
tanto que antes el resto de la luna
volvió a su lecho para cobijarse, 15

que aquel desfiladero abandonásemos; 16
mas al estar ya libres y a lo abierto,
donde el monte hacia atrás se replegaba, 18

cansado yo, y los dos sobre la ruta
inciertos, nos paramos en un sitio
más solo que un camino en el desierto. 21

Desde el borde que cae sobre el vacío,
al pie del alto farallón que asciende,
tres veces mediría el cuerpo humano; 24

y hasta donde alcanzaba con los ojos,
por el derecho y el izquierdo lado,
esa cornisa igual me parecía. 27

Nuestros pies no se habían aún movido
cuando noté que la pared aquella,
que no daba derecho de subida, 30

era de mármol blanco y adornado
con relieves, que no ya a Policleto, 32
a la naturaleza vencerían. 33

El ángel que a la tierra trajo anuncio
de aquella paz llorada tantos años,
que abrió los cielos tras veto tan largo, 36

tan verdadero se nos presentaba
aquí esculpido en gesto tan suave,
que imagen muda no nos parecía. 39

Jurado habria que él decía: «¡Ave!»
porque representada estaba aquella
que tiene llave del amor supremo; 42

e impresas en su gesto estas palabras
“Ecce ancilla Dei”, del modo
con que en cera se imprime una figura. 45

«En un lugar tan sólo no te fijes
dijo el dulce maestro, que en el lado
donde se tiene el corazón me puso. 48

Por lo que yo volví la vista, y vi
tras de María, por aquella parte
donde se hallaba quien me dirigía, 51

otra historia en la roca figurada;
y me acerqué, cruzando ante Virgilio,
para verla mejor ante mis ojos. 54

Allí en el mismo mármol esculpido 55
estaban carro y bueyes con el arca
que hace temible el no mandado oficio. 57

Delante había gente; y toda ella
en siete coros, que mis dos sentidos
uno decía: «No», y otro: «Sí canta.» 60

Y al igual con el humo del incienso
representado, la nariz y el ojo
entre el no y entre el sí tuvieron pugna. 63

Ante el bendito vaso daba brincos
el humilde salmista arremangado,
más y menos que rey en ese instante. 66

Frente a él, figurada en la azotea,
de un gran palacio, Micol se asombraba
como mujer despreciativa y triste. 69

Moví los pies del sitio en donde estaba,
para ver otra historia más de cerca,
que detrás de Micol resplandecía. 72

Aquí estaba historiada la alta gloria 73
del principe romano, a quien Gregorio
hizo por sus virtudes victorioso; 75

hablo de aquel emperador Trajano;
y de una viuda que cogióle el freno,
de dolor traspasada y de sollozos. 78

Había en torno a él gran muchedumbre
de caballeros, y las águilas áureas
sobre ellos se movían con el viento. 81

La pobrecilla entre todos aquellos
parecía decir: «Dame venganza,
señor, de mi hijo muerto, que me aflige.» 84

Y él que le contestaba: «Aguarda ahora
a mi regreso»; y ella: « Señor mío
como alguien del dolor impacientado , 87

¿y si no vuelves?» y él: «Quien en mi puesto
esté, lo hará»; y ella: « El bien que otro haga
¿qué te importa si el tuyo has olvidado?» 90

Por lo cual él: «Consuélate; es preciso
que cumpla mi deber antes de irme:
la piedad y justicia me retienen.» 93

Aquel que nunca ha visto cosas nuevas 94
fue quien produjo aquel hablar visible,
nuevo a nosotros pues que aquí no se halla. 96

Mientras yo me gozaba contemplando
los simulacros de humildad tan grande,
más gratos aún de ver por su artesano, 99

«Por acá vienen, mas con lentos pasos
murmuraba el poeta muchas gentes:
éstas podrán llevamos más arriba.» 102

Mis ojos, que en mirar se complacían
por ver lá novedad que deseaban,
en volverse hacia él no fueron lentos. 105

Mas no quiero lector desanimarte
de tus buenos propósitos si escuchas
cómo desea Dios cobrar las deudas. 108

No atiendas a la forma del martirio:
piensa en lo que vendrá; y que en el peor caso, 110
no irá más lejos de la gran sentencia. 111

Yo comencé: «Maestro, lo que veo
venir aquí, personas no parecen,
y no sé qué es: turbada está mi vista.» 114

Y aquel: «La condición abrumadora
de su martirio a tierra les inclina,
y aun mis ojos dudaron al principio. 117

Mas mira fijamente, y desentraña
quiénes vienen debajo de esas peñas:
podrás verlos a todos doblegados.» 120

Oh soberbios cristianos, infelices,
que enfermos de la vista de la mente,
la fe ponéis en pasos que atrás vuelven, 123

¿no comprendéis que somos los gusanos
de quien saldrá la mariposa angélica
que a la justicia sin reparos vuela? 126

¿de qué se ensorberbecen vuestras almas,
si cual insectos sois defectuosos,
gusanos que no llegan a formarse? 129

Como por sustentar suelo o tejado,
por ménsulas a veces hay figuras
cuyas rodillas llegan hasta el pecho, 132

que sin ser de verdad causan angustia
verdadera en aquellos que las miran;
así los vi al mirarles más atento. 135

Cierto que más o menos contraídas,
según el peso que portando estaban;
y aún aquel más paciente parecía 138
decir llorando: «Ya no lo resisto.»

CANTO XI

«Oh padre nuestro, que estás en los cielos, 1
no circunscrito, sino por más grande 2
amor que a tus primeras obras tienes, 3

alabados tu nombre y tu potencia
sean de cualquier hombre, como es justo
darle gracias a tu dulce vapor. 6

De tu reino la paz venga a nosotros,
que nosotros a ella no alcanzarnos,
si no viene, con todo nuestro esfuerzo. 9

Como por gusto suyo hacen los ángeles,
cantando osanna, a ti los sacrificios,
hagan así gustosos los humanos. 12

El maná cotidiano danos hoy,
sin el cual por este áspero desierto
quien más quiere avanzar más retrocede. 15

Y al igual que nosotros las ofensas
perdonamos a todos, sin que mires
el mérito, perdónanos, benigno. 18

Nuestra virtud que cae tan prontamente
no ponga a prueba el antiguo enemigo,
mas líbranos de aquel que así la hostiga. 21

Esta última plegaria, amado Dueño.
no se hace por nosotros, ni hace falta,
mas por aquellos que detrás quedaron.» 24

Para ellas y nosotros buen camino
pidiendo andaban esas sombras, bajo
un peso igual al que a veces se sueña, 27

angustiadas en formas desiguales
y en la primera cornisa cansadas,
purgando las calígines del mundo. 30

Si allí bien piden siempre por nosotros,
¿aquí qué hacer y qué pedir podrían
los que en Dios han echado sus raíces? 33

Debemos ayudarles a lavarse
las manchas, tal que puros y ligeros
puedan ganar las estrelladas ruedas. 36

«Ah, la justicia y la Piedad os libren
pronto, tal que podáis mover las alas,
que os conduzcan según vuestros deseos: 39

mostradnos por qué parte a la escalera
más rápido se va; y, si hay más caminos,
enseñadnos aquel menos pendiente; 42

pues a quien me acompaña, por la carga
de la carne de Adán con que se viste,
contra su voluntad, subir le cuesta.» 45

Las palabras que respondieron a éstas
que había dicho aquel que yo seguía, 47
de quién vinieran no lo supe; pero 48

dijeron: «Por la orilla a la derecha
veniros, y hallaremos algún paso
que lo pueda subir un hombre vivo. 51

Y si no fuese un estorbo la piedra
que mi cerviz soberbia doma, y tengo
por esto que llevar el rostro gacho, 54

a aquel que vive aún y no se nombra,
miraría por ver si lo conozco,
para hacer que este peso compadezca. 57

Latino fui, de un gran toscano hijo: 58
Giuglielrno Aldobrandeschi fue mi padre;
no sé si conocéis el nombre suyo. 60

La sangre antigua y las gloriosas obras
de mis mayores, arrogancia tanta
me dieron, que ignorando a nuestra madre 63

común, todos los hombres despreciaba
y por ello morí; sábenlo en Siena,
y en Campagnático todos los niños. 66

Soy Omberto; y no sólo la soberbia
me dañó a mí , que a todos mis parientes
ha arrastrado consigo a la desgracia. 69

Y aquí es preciso que este peso lleve
por ella, hasta que Dios se satisfaga:
Pues no lo hice de vivo, lo hago muerto.» 72

Incliné al escucharle la cabeza; 73
y uno de ellos, no aquel que había hablado,
se volvió bajo el peso que llevaba, 75

y me llamó al mirarme y conocerme,
con los ojos fijados con gran pena,
pues andaba inclinado junto a ellos. 78

«Oh yo le dije ¿No eres Oderisi,
honra de Gubbio, y honra de aquel arte
que se llama en París iluminar?» 81

«Hermano dijo ríen más las cartas
que ahora ilumina Franco, el de Bolonia; 83
suyo es todo el honor, y en parte, mío. 84

No hubiera sido yo tan generoso
mientras vivía, por el gran deseo
de superar a todos que albergaba. 87

De tal soberbia pago aquí la pena;
y aun no estaría aquí de no haber sido
que, pudiendo pecar, volvíme a Dios. 90

¡Oh, vana gloria del poder humano!
¡qué poco dura el verde de la cumbre,
si no le sigue un tiempo decadente! 93

Creisteis que en pintura Cimabue 94
tuviese el campo, y es de Giotto ahora,
y la fama de aquel ha oscurecido. 96

Igual un Guido al otro le arrebata
la gloria de la lengua; y nació acaso
el que arroje del nido a uno y a otro. 99

No es el ruido mundano más que un soplo
de viento, ahora de un lado, ahora del otro,
y muda el nombre como cambia el rumbo. 102

¿Qué fama has de tener, si viejo apartas
de ti la carne, como si murieras
antes de abandonar el sonajero, 105

cuando pasen mil años? Pues es corto
ese espacio en lo eterno, más que un guiño
en el más tardo giro de los cielos. 108

Aquel que va delante tan despacio 109
de mí, en Toscana entera era famoso;
y de él en Siena apenas cuchichean, 111

en donde era señor cuando abatieron
la rabia florentina, que soberbia
fue en aquel tiempo tal como ahora es puta. 114

Color de hierba es vuestra nombradía,
que viene y va, y el mismo la marchita
que la hace brotar verde de la tierra.» 117

Y yo le dije: «Tu verdad me empuja
a la humildad, y abate mi soberbia;
pero quién es aquel de quien hablabas?» 120

«Es respondió Provenzano Salviati:
y está aquí porque tuvo pretensiones
de llevar Siena entera entre sus manos. 123

Anduvo así y aún anda, sin descanso,
desde su muerte: tal moneda paga
aquel que en vida a demasiado aspira.» 126

Y yo: «Si aquel espíritu que deja
arrepentirse al fin de su existencia,
queda abajo y no sube sin la ayuda 129

de una buena oración, antes que pase
un tiempo semejante al que ha vivido,
¿Cómo le consintieron que viniese?» 132

«Cuando vivía más glorioso –dijo-, 133
en la plaza de Siena libremente
vencida su vergüenza, se plantó 135

y allí para salvar a cierto amigo,
en la prisión de Carlos condenado,
de tal modo actuó que tembló entero. 138

Más no diré y oscuro sé que hablo;
pero dentro de poco, tus vecinos 140
harán de modo que glosarlo puedas. 141
Esta acción le sacó de esos confines.»

CANTO XII

A la par, como bueyes en la yunta,
con el alma cargada caminaba,
mientras lo consintió mi pedagogo. 3

Mas cuando dijo: «Déjale y avanza;
que es menester que con alas y remos
empuje su navío cada uno», 6

enderecé, cual para andar conviene
el cuerpo todo, mas los pensamientos
se me quedaron sencillos y humildes. 9

Me puse a andar, y seguía con gusto
los pasos del maestro, y ambos dos
de ligereza hacíamos alarde; 12

y él dijo: «vuelve al suelo la mirada,
pues para caminar seguro es bueno
ver el lugar donde las plantas pones». 15

Como, para dejar memoria de ellos,
sobre las tumbas en tierra excavadas
está escrito quién era cuando vivo, 18

y de nuevo se llora muchas veces
por el aguijoneo del recuerdo,
que tan sólo espolea a los piadosos; 21

con mayor semejanza, pues tal era
el artificio, lleno de figuras
vi aquel camino que en el monte avanza. 24

Veía a aquél que noble fue creado 25
más que criatura alguna, de los cielos
como un rayo caer, por una parte. 27

Veía a Briareo, que yacía 28
en otra, de celeste flecha herido,
por su hielo mortal grave a la tierra. 30

Veía a Marte, a Palas y a Timbreo, 31
aún armados en tomo de su padre,
mirando a los Gigantes desmembrados. 33

Veía al pie, a Nemrot, de la gran obra 34
ya casi enloquecido, contemplando
los que en Senar con él fueron soberbios. 36

¡Oh Niobe, con qué dolientes ojos 37
te veía grabada en el sendero,
entre tus muertos siete y siete hijos! 39

¡Oh Saúl, cómo con la propia espada 40
en Gelboé ya muerto aparecías,
que no sentiste lluvia ni rocío! 42

Oh loca Aracne, así pude mirarte 43
ya medio araña, triste entre los restos
de la obra que por tu mal hiciste. 45

Oh Roboán, no parece que asuste 46
aquí tu efigie; mas lleno de espanto
le lleva un carro, sin que le eche nadie. 48

Mostraba aún el duro pavimento
como Alcmeón a su madre hizo caro 50
aquel adorno tan desventurado. 51

Mostraba cómo se lanzaron sobre
Senaquerib sus hijos en el templo, 53
y cómo, muerto, allí lo abandonaron. 54

Mostraba el crudo ejemplo y la ruina
que hizo Tamiris cuando dijo a Ciro: 56
«tuviste sed de sangre y te doy sangre». 57

Mostraba cómo huyeron derrotados,
tras morir Holofernes, los asirios, 59
y también de su muerte los despojos. 60

Veía a Troya en ruinas y en cenizas; 61
¡oh Ilión, cuán abatida y despreciable
mostrábate el relieve que veíal 63

¿Qué pincel o buril allí trazara
las sombras y los rasgos, que admirarse
harían a cualquier sutil ingenio? 66

Muertos tal muertos, vivos como vivos:
no vio mejor que yo quien vio de veras,
cuanto pisaba, al ir mirando el suelo. 69

¡Ah, caminad soberbios y altaneros,
hijos de Eva, y no inclinéis el rostro
para poder mirar el mal camino! 72

Mas al monte la vuelta habíamos dado,
y su camino el sol más recorrido
de lo que mi alma absorta calculaba, 75

cuando el que atento siempre caminaba
delante, dijo: «Alza la cabeza,
ya no hay más tiempo para ir tan absorto. 78

Mira un ángel allí que se apresura 79
por venir a nosotros; ve que vuelve
la esclava sexta del diario oficio. 81

De reverencia adorna rostro y porte,
para que guste arriba conducirnos;
piensa que ya este día nunca vuelve.» 84

Acostumbrado estaba a sus mandatos
de no perder el tiempo, así que en esa
materia no me hablaba oscuramente. 87

El bello ser, de blanco, se acercaba,
con el rostro cual suele aparecer
tremolando la estrella matutina. 90

Abrió los brazos, y después las alas;
dijo: «Venid, cercanos los peldaños
están y ya se sube fácilmente. 93

Muy pocos a esta invitación alcanzan:
oh humanos que nacisteis a altos vuelos,
¿cómo un poco de viento os echa a tierra?» 96

A la roca cortada nos condujo;
allí batió las alas por mi frente,
y prometió ya la marcha segura. 99

Como al subir al monte, a la derecha, 100
en donde está la iglesia que domina
la bien guiada sobre el Rubaconte, 102

del subir se interrumpe la fatiga
por escalones que se construyeron
cuando sumario y pesas eran ciertos; 105

tal se suaviza aquella ladera
que cae a plomo del otro repecho;
mas rozando la piedra a un lado y otro. 108

Al dirigirnos por ese camino
Beati pauperes spiritu, de un modo 110
inefable cantaban unas voces. 111

Ah qué distintos eran estos pasos
de aquellos del infierno: aquí con cantos
se entra y allí con feroces lamentos. 114

Por los santos peldaños ya subíarnos
y bastante más leve me encontraba,
de lo que en la llanura parecía. 117

Por lo que yo: «Maestro ¿qué pesada
carga me han levantado, que ninguna
fatiga casi tengo caminando?» 120

Él respondió: «Cuando las P que quedan
aún en tu rostro a punto de borrarse,
estén, como una de ellas, apagadas, 123

tan vencidos los pies de tus deseos
estarán, que no sólo sin fatiga,
sino con gozo arriba han de llevarte.» 126

Entonces hice como los que llevan
en la cabeza un algo que no saben,
y sospechan por gestos de los otros; 129

y por lo cual se ayudan con la mano,
que busca y halla y cumple así el oficio
que no pudiera hacerlo con la vista; 132

extendiendo los dedos de la diestra,
sólo encontré seis letras, que en mi frente
el de la llave habíame grabado: 135
y viendo esto sonrió mi guía.

CANTO XIII

Llegarnos al final de la escalera, 1
donde por vez segunda se recoge
el monte, que subiendo purifica. 3

Allí del núsmo modo una cornisa,
igual que la primera, lo rodea;
sólo que el giro se completa antes. 6

No había sombras ni señales de ellas:
liso el camino y lisa la muralla,
del lívido color de los roquedos. 9

«Si, para preguntar, gente esperarnos
me decía el poeta mucho temo
que se retrase nuestra decisión.» 12

Luego en el sol clavó los ojos fijos;
de su diestra hizo centro al movimiento,
y se volvió después hacia la izquierda. 15

«Oh dulce luz en quien confiado entro
por el nuevo camino, llévanos
decía cual requiere este paraje. 18

Tú calientas el mundo, y sobre él luces:
si otra razón lo contrario no manda,
serán siempre tus rayos nuestro guía.» 21

Cuanto por una milla aquí se cuenta,
tanto en aquella parte caminamos
al poco, pues las ganas acuciaban; 24

y sentimos volar hacia nosotros
espíritus sin verlos, que invitaban
cortésmente a la mesa del amor. 27

La voz primera que pasó volando 28
“Vinum non habent” dijo claramente,
y tras nosotros lo iba repitiendo. 30

Y aún antes de perderse por completo
al alejarse, otra: «Soy Orestes»
pasó gritando igual sin detenerse. 33

Yo dije: «Oh padre ¿qué voces son éstas?»
Y escuché al preguntarlo una tercera
diciendo: «Amad a quien el mal os hizo.» 36

Y el buen maestro «Azota esta cornisa
la culpa de la envidia, mas dirige
la caridad las cuerdas del flagelo. 39

Su freno quiere ser la voz contraria:
y podrás escucharla, según creo,
antes que el paso del perdón alcances. 42

Mas con fijeza mira, y verás gente
que está sentada enfrente de nosotros,
apoyada a lo largo de la roca.» 45

Abrí entonces los ojos más que antes;
miré delante y sombras vi con mantos
del color de la piedra no distintos. 48

Y al haber avanzado un poco más,
oí gritar: «María, por nosotros
ruega» y «Miguel» y «Pedro» y «Santos todos». 51

No creo que ahora existe por la tierra
hombre tan duro, a quien no le moviese
a compasión lo que después yo vi; 54

pues cuando estuve tan cercano de ellos
que sus gestos veía claramente,
grave dolor me vino por los ojos. 57

De cilicio cubiertos parecían
y uno aguantaba con la espalda al otro,
y el muro a todas ellas aguantaba. 60

Así los ciegos faltos de sustento,
piden limosna en días de indulgencia,
y la cabeza inclina uno sobre otro, 63

por despertar piedad más prontamente,
no sólo por el son de las palabras,
mas por la vista que no menos pide. 66

Y como el sol no llega hasta los ciegos,
lo mismo aquí a las sombras de las que hablo
no quería llegar la luz del cielo; 69

pues un alambre a todos les cosía
y horadaba los párpados, del modo
que al gavilán que nunca se está quieto. 72

Al andar, parecía que ultrajaba
a aquellos que sin venne yo veía;
por lo cual me volví al sabio maestro. 75

Él sabía que, aun mudo, deseaba
hablarle; y no esperando mi pregunta,
él me dijo: «Habla breve y claramente.» 78

Virgilio caminaba por la parte 79
de la cornisa en que caer se puede,
pues ninguna baranda la rodea; 81

por la otra parte estaban las devotas
sombras, que por su horrible cosedura
lloraban y mojaban sus mejillas. 84

Me volví a ellas y: «Oh, gentes confiadas
yo comencé de ver la luz suprema
que vuestro desear sólo procura, 87

así pronto la gracia os vuelva limpia
vuestra conciencia, tal que claramente
por ella baje de la mente el río, 90

decidme, pues será grato y amable,
si hay un alma latina entre vosotros,
que acaso útil le sea el conocerla.» 93

«Oh hermano todos somos ciudadanos
de una Ciudad auténtica; tú dices 95
que viviese en Italia peregrina.» 96

Esto creí escuchar como respuesta
un poco más allá de donde estaba,
por lo que procuré seguir oyendo. 99

Entre otras vi a una sombra que en su aspecto
esperaba; y si alguno dice “¿Cómo?”,
alzaba la barbilla como un ciego. 102

«Alma que por subir te estás domando,
si eres le dije ~ me respondiste,
haz que conozca tu nombre o tu patria.» 105

«Yo fui Sienesa repuso y con estos 106
otros enmiendo aquí la mala vida,
pidiendo a Aquél que nos conceda el verle. 108

No fui sabia, aunque Sapia me llamaron,
y fui con las desgracias de los otros
aún más feliz que con las dichas mías. 111

Y para que no creas que te miento,
oye si fui, como te digo, loca,
ya descendiendo el arco de mis años. 114

Mis paisanos estaban junto a Colle 115
cerca del campo de sus enemigos,
y yo pedía a Dios lo que El quería. 117

Vencidos y obligados a los pasos
amargos de la fuga, al yo saberlo,
gocé de una alegría incomparable, 120

tanto que arriba alcé atrevido el rostro
gritando a Dios: «De ahora no te temo»
como hace el mirlo con poca bonanza. 123

La paz quise con Dios ya en el extremo
de mi vivir; y por la penitencia
no estaría cumplida ya mi deuda, 126

si no me hubiese Piero Pettinaio
recordado en sus santas oraciones, 128
quien se apiadó de mí caritativo. 129

¿Tú quién eres, que nuestra condición
vas preguntando, con los ojos libres,
como yo creo, y respirando hablas?» 132

«Los ojos dije acaso aquí me cierren,
mas poco tiempo, pues escasamente
he pecado de haber tenido envidia. 135

Mucho es mayor el miedo que suspende
mi alma del tormento de allí abajo,
que ya parece pesarme esa carga.» 138

Y ella me dijo: «¿Quién te ha conducido
entre nosotros, que volver esperas?»
Y yo: «Este que está aquí sin decir nada. 141

Vivo estoy; por lo cual puedes pedirrne,
espíritu elegido, si es preciso
que allí mueva por ti mis pies mortales.» 144

«Tan rara cosa de escuchar es ésta,
que es signo dije, de que Dios te ama;
con tus plegarias puedes ayudarme. 147

Y te suplico, por lo que más quieras,
que si pisas la tierra de Toscana,
que a mis parientes mi fama devuelvas. 150

Están entre los necios que ahora esperan 151
en Talamón, y allí más esperanzas
perderán que en la busca de la Diana. 153
Pero más perderán los almirantes. 154

CANTO XIV

«¿Quién es éste que sube nuestro monte
antes de que la muerte alas le diera,
y abre los ojos y los cierra a gusto?» 3

«No sé quién es, mas sé que no está sólo;
interrógale tú que estás más cerca,
y recíbelo bien, para que hable.» 6

Así dos, apoyado uno en el otro, 7
conversaban de mí a mano derecha;
luego los rostros, para hablar alzaron. 9

Y dijo uno: «Oh alma que ligada
al cuerpo todavía, al cielo marchas,
por caridad consuélanos y dinos 12

quién eres y de dónde, pues nos causas
con tu gracia tan grande maravilla,
cuanto pide una cosa inusitada.» 15

Y yo: «Se extiende en medio de Toscana
un riachuelo que nace en Falterona, 17
y no le sacian cien millas de curso. 18

junto a él este cuerpo me fue dado;
decir quién soy sería hablar en balde,
pues mi nombre es aún poco conocido.» 21

«Si he penetrado bien lo que me has dicho
con mi intelecto me repuso entonces
el que dijo primero hablas del Arno.» 24

Y el otro le repuso: «¿Por qué esconde
éste cuál es el nombre de aquel río,
cual hace el hombre con cosas horribles?» 27

y la sombra de aquello preguntada
así le replicó: «No sé, mas justo
es que perezca de tal valle el nombre; 30

porque desde su cuna, en que el macizo 31
del que es trunco el Peloro, tan preñado
está, que en pocos sitios le superan, 33

hasta el lugar aquel donde devuelve
lo que el sol ha secado en la marina,
de donde toman su caudal los ríos, 36

es la virtud enemiga de todos
y la huyen cual la bicha, o por desgracia
del sitio, o por mal uso que los mueve: 39

tanto han cambiado su naturaleza
los habitantes del mísero valle,
cual si hechizados por Circe estuvieran. 42

Entre cerdos, más dignos de bellotas
que de ningún otro alimento humano,
su pobre curso primero endereza. 45

Chuchos encuentra luego, en la bajada, 46
pero tienen más rabia que fiereza,
y desdeñosa de ellos tuerce el morro. 48

Va descendiendo; y cuanto más se acrece,
halla que lobos se hicieron los perros, 50
esa maldita y desgraciada fosa. 51

Bajando luego en más profundos cauces, 52
halla vulpejas llenas de artimañas,
que no temen las trampas que las cacen. 54

No callaré por más que éste me oiga; 55
y será al otro útil, si recuerda 56
lo que un veraz espíritu me ha dicho. 57

Yo veo a tu sobrino que se vuelve 58
cazador de los lobos en la orilla
del fiero río, y los espanta a todos. 60

Vende su carne todavía viva;
luego los mata como antigua fiera;
la vida a muchos, y él la honra se quita. 63

Sangriento sale de la triste selva;
y en tal modo la deja, que en mil años
no tomará a su estado floreciente.» 66

Como al anuncio de penosos males
se turba el rostro del que está escuchando
de cualquier parte que venga el peligro, 69

así yo vi turbar y entristecerse
a la otra alma, que vuelta estaba oyendo,
cuando hubo comprendido las palabras. 72

A una al oírla y a la otra al mirarla,
me dieron ganas de saber sus nombres,
e híceles suplicante mi pregunta; 75

por lo que el alma que me habló primero
volvió a decir: «Que condescienda quieres
y haga por ti lo que por mí tú no haces. 78

Mas porque quiere Dios que en ti se muestre
tanto su gracia, no seré tacaño;
y así sabrás que fui Guido del Duca. 81

Tan quemada de envidia fue mi sangre.
que si dichoso hubiese visto a alguno,
cubierto de livor me hubieras visto. 84

De mi simiente recojo tal grano;
¡Oh humano corazón, ¿por qué te vuelcas
en bienes que no admiten compañía? 87

Este es Rinieri, prez y mayor honra
de la casa de Cálboli, y ninguno
de sus virtudes es el heredero. 90

Y no sólo su sangre se ha privado,
entre el monte y el Po y el mar y el Reno, 92
del bien pedido a la verdad y al gozo; 93

pues están estos límites tan llenos
de plantas venenosas, que muy tarde,
aun labrando, serían arrancadas. 96

¿Dónde están Lizio, y Arrigo Mainardi, 97
Pier Traversaro y Guido de Carpigna? 98
¡Bastardos os hicisteis, romañoles! 99

¿Cuando renacerá un Fabbro en Bolonia? 100
¿cuando en Faenza un Bernardín de Fosco, 101
rama gentil aun de simiente humilde? 102

No te asombres, toscano, si es que lloro
cuando recuerdo, con Guido da Prata, 104
a Ugolin d’Azzo que vivió en Romagna, 105

Federico Tignoso y sus amigos, 106
a los de Traversara y Anartagi 107
(sin descendientes unos y los otros), 108

a damas y a galanes, las hazañas,
los afanes de amor y cortesía,
donde ya tan malvadas son las gentes. 111

¿Por qué no te esfumaste, oh Brettinoro, 112
cuando se hubo marchado tu familia,
y mucha gente por no ser perversa? 114

Bien hizo Bagnacaval, ya sin hijos;
e hizo mal Castrocaro, y peor Conio, 116
que tales condes en prohijar se empeña. 117

Bien harán los Pagan, cuando al fin pierdan 118
su demonio; si bien ya nunca puro
ha de quedar de aquellos el recuerdo. 120

Oh Ugolino dei Fantolín, seguro 121
está tu nombre y no se espera a nadie
que, corrompido, oscurecerlo pueda. 123

Y ahora vete, toscano, que deseo
más que hablarte, llorar; así la mente
nuestra conversación me ha obnubilado.» 126

Sabíamos que aquellas caras almas
nos oían andar, y así, callando,
hacían confiarnos del camino. 129

Nada más avanzar, ya los dos solos,
igual que un rayo que en el aire hiende,
se oyó una voz venir en contra nuestra: 132

«Que me mate el primero que me encuentre»;
y huyó como hace un trueno que se escapa,
si la nube de súbito se parte. 135

Apenas tregua tuvo nuestro oído,
y otra escuchamos con tan grande estrépito,
que pareció un tronar que al rayo sigue. 138

«Yo soy Aglauro, que tornóse en piedra», 139
y por juntarme entonces al poeta,
un paso di hacia atrás, y no adelante. 141

Quieto ya el aire estaba en todas partes;
y me dijo: «Aquel debe ser el freno
que contenga en sus límites al hombre. 144

Pero mordéis el cebo, y el anzuelo
del antiguo adversario, y os atrapa;
y poco vale el freno y el reclamo. 147

El cielo os llama y gira en torno vuestro,
mostrando sus bellezas inmortales,
y poneis en la tierra la mirada; 150
y así os castiga quien todo conoce.»

CANTO XV

Cuanto hay entre el final de la hora tercia
y el principio de día en esa esfera, 2
que al igual que un chiquillo juega siempre 3

tanto ya parecía que hacia el véspero
aún le faltaba al sol de su camino:
allí la tarde, aquí era medianoche. 6

En plena cara heríannos los rayos,
pues giramos el monte de tal forma,
que al ocaso derechos caminábamos, 9

cuando sentí en mi frente pesadumbre
de un resplandor mucho mayor que el de antes, 11
y me asombró tan extraño suceso; 12

por lo que alcé las manos por encima
de las cejas, haciéndome visera
que del exceso de luz nos protege. 15

Como cuando del agua o del espejo
el rayo salta a la parte contraria,
ascendiendo de un modo parecido 18

al que ha bajado, y es tan diferente
del caer de la piedra en igual caso,
como experiencia y arte lo demuestran; 21

así creí que la luz reflejada
por delante de mí me golpease;
y en apartarse fue rauda mi vista. 24

«¿Quién es, de quien no puedo, dulce padre,
la vista resguardar, por más que hago,
y parece venir hacia nosotros?» 27

«Si celestial familia aún te deslumbra
respondió no te asombres: mensajero
es que viene a invitar a que subamos. 30

Dentro de poco el mirar estas cosas
no será grave, mas será gozoso
cuanto natura dispuso que sientas.» 33

Cuando cerca del ángel estuvimos
«Entrad aquí nos dijo dulcemente
donde hay una escalera menos dura.» 36

Subíamos, dejando el sitio aquel
y cantar “Beati misericordes” 38
escuchamos, y “Goza tú que vences” 39

Mi maestro y yo solos caminábamos
hacia la altura; y yo al andar pensaba
sacar de su palabra algún provecho; 42

y a él me dirigí y le pregunté:
«¿Qué ha querido decir el de Romaña. 44
con bienes que no admiten compañía?» 45

Y él contestó: «De su mayor defecto
conoce el daño, así que no te admires
si es reprendido por que más no llore. 48

Porque si vuestro anhelo se dirige
a lo que compartido disminuye,
hace la envidia que suspire el fuelle. 51

Mas si el amor de la esfera suprema
los deseos volviera hacia lo alto,
tal temor no tendría vuestro pecho; 54

pues, cuanto más allí se dice "nuestro",
tanto del bien disfruta cada uno,
y más amor aún arde en ese claustro.» 57

«Estoy de estar contento más ayuno
dije- que si no hubiera preguntado,
y aún más dudas me asaltan en la mente. 60

¿Cómo puede algún bien, distribuido
en muchos poseedores, aún más ricos
hacer de él, que si pocos lo tuvieran?» 63

Y aquel me contestó: «Como no pones
la mente más que en cosas terrenales,
sacas tinieblas de luz verdadera. 66

Ese bien inefable e infinito
que arriba está, al amor tal se apresura
corno a un lúcido cuerpo viene el rayo. 69

Tanto se da cuanto encuentra de ardor;
y al aumentarse así la caridad,
sobre ella crece la eterna virtud. 72

Y así cuanta más gente ama allá arriba,
hay allí más amor, y más se ama,
y unos y otros son como los espejos. 75

Y si lo que te digo no te sacia,
verás a Beatriz que plenamente
este o cualquier deseo ha de quitarte. 78

Procura pues que pronto se te extingan,
como han sido ya dos, las cinco heridas
que cicatrizan al estar contrito.» 81

Cuando decir quería: «Me aplacaste»,
me vi llegado al círculo de arriba,
y me hizo callar la vista ansiosa. 84

Allí me pareció en una visión 85
estática de súbito estar puesto,
y ver muchas personas en un templo; 87

y una mujer decía en los umbrales,
con dulce gesto maternal: «Oh hijo,
¿por qué has obrado esto con nosotros? 90

Tu padre y yo angustiados estuvimos
buscándote.» Y como ella se callara,
se me borró lo que veía antes. 93

Después me vino otra, con el agua 94
que en sus mejillas el dolor destila,
que un gran despecho hacia otros nos provoca 96

diciendo: «Si eres sir de la ciudad,
por cuyo nombre dioses contendieron,
y donde toda ciencia resplandece, 99

véngate de esos brazos atrevidos
que a mi hija abrazaron, Pisistrato.»
Y el Señor, que benigno parecía, 102

le respondía con templado rostro:
«¿Qué haremos a quien males nos desea,
si a aquellos que nos aman condenarnos?» 105

Luego vi gente ardiendo en fuego de ira, 106
a pedradas matando a un jovencito,
gritando: «Martiriza, martiriza», 108

y al joven inclinarse, por la muerte
que le apesadumbraba, hacia la tierra,
mas sus ojos alzaba siempre al cielo, 111

pidiendo al alto Sir, en guerra tanta,
que perdonase a sus perseguidores,
con ese aspecto que a piedad nos mueve. 114

Cuando volvió mi alma hacia las cosas
que son, fuera de ella, verdaderas,
supe que mis errores no eran falsos. 117

Mi guía entonces, que me contemplaba
como a aquel que del sueño se despierta,
dijo: «¿Qué tienes que te tambaleas, 120

y has caminado más de media legua
con los ojos cerrados, dando tumbos,
a guisa de quien turban sueño o vino?» 123

«Oh dulce padre mío, si me escuchas
te contaré le dije lo que he visto,
cuando las piernas me fueron tan flojas.» 126

Y él dijo: «Si cien máscaras tuvieses
sobre el rostro, cerrados no tendría
tus pensamientos, aun los más pequeños. 129

Es lo que viste para que no excuses
al agua de la paz abrir el pecho,
que de la eterna fuente se derrama. 132

No pregunté “qué tienes”, como hiciera
quien mira, sin ver nada, con los ojos,
cuando desanimado el cuerpo yace; 135

mas pregunté para animar tus pasos
tal conviene avivar al perezoso,
que tardo emplea al despertar su tiempo.» 138

Por el ocaso andábamos, mirando
hasta donde alcanzaba nuestra vista
contra la luz radiante y vespertina. 141

Y vimos poco a poco una humareda
venir hacia nosotros, cual la noche;
ni un sitio había para resguardarnos: 144
el aire puro nos quitó y la vista. 145

CANTO XVI

Negror de infierno y de noche privada
de estrella alguna, bajo un pobre cielo,
hasta el sumo de nubes tenebroso, 3

tan denso velo no tendió en mi rostro
como aquel humo que nos envolvió,
y nunca sentí tan áspero pelo. 6

No podía siquiera abrir los ojos
por lo que, sabia y fiel, la escolta mía
vino hacia mí ofreciéndome su hombro. 9

Como el ciego que va tras de su guía
para que no se pierda ni tropiece
en obstáculo alguno, o tal vez muera, 12

andaba por el aire amargo y sucio,
escuchando a Virgilio aconsejarme:
«Ten cuidado y de mí no te separes». 15

Oía voces como que implorasen
la paz y la clemencia del Cordero
de Dios que borra todos los pecados. 18

Agnus Deí, era, pues, como empezaban
todos a un tiempo y en el mismo modo,
y en completa concordia parecían. 21

«Maestro, lo que oigo ¿son espíritus?»
le dije. Y él a mí: «Bien lo pensaste;
de la iracundia van soltando el nudo.» 24

«¿Quién eres tú que cortas nuestro humo,
y de nosotros hablas como si
aún midieses el tiempo por calendas?» 27

Esto por una voz fue preguntado; 28
«Contéstale me dijo mi maestro
y si hay subida por aquí pregunta.» 30

«Oh, criatura le dije que te limpias
para volver hermosa a quien te hizo,
maravillas oirás si me acompañas.» 33

«Cuanto me es permitido he de seguirte;
y si vernos el humo no nos deja,
nos mantendrá cercanos el oírnos.» 36

Entonces comencé: «Con este rostro
que destruye la muerte, voy arriba,
y he llegado hasta aquí desde el infierno. 39

Y si Dios en su gracia me ha tomado,
tanto que quiere que su corte vea
de modo inusitado en estos tiempos, 42

no me ocultes quién fuiste antes de muerto;
dímelo, y dime si el camino es éste;
y tus palabras sean nuestra escolta.» 45

«Yo fui lombardo y Marco me llamaban;
del mundo supe, y amé esa virtud
a la que nadie tiende ya su arco. 48

Para subir camina siempre recto»
Me respondió y dijo luego: «Te pido
que por mí implores cuando estés arriba.» 51

«Por mi fe yo le dije te prometo
que haré lo que me pides; mas me estalla
dentro una duda, y tengo que aclararla. 54

Era antes simple y ahora se ha hecho doble
con tus palabras, que me dan certeza
de lo otro, con la cual las relaciono. 57

El mundo por completo está desierto
de cualquiera virtud, como tú dices,
y de maldad cubierto y agravado; 60

mas la razón te pido que me digas,
tal que la vea y que la enserle a otros;
que a la tierra o al cielo lo atribuyen.» 63

Un gran suspiro que acabó en un ¡ay!
lanzó primero; y luego dijo: «Herrnano,
el mundo es ciego, y tú de él has venido. 66

Cualquier causa achacáis los que estáis vivos
al cielo, igual que si moviese todas
las cosas él obligatoriamente. 69

Destruido sería así en vosotros
el libre arbitrio, y no sería justo
dar la alegría al bien, y al mal dar luto. 72

El cielo inicia vuestros movimientos; 73
no digo todos, mas aunque lo diga,
una luz para el bien o el mal os dieron, 75

Y libre voluntad; que si se cansa 76
en el primer combate contra el cielo,
luego lo vence si bien se sustenta. 78

A mayor fuerza y a mejor natura 79
libres estáis sujetos; y ella cría
vuestra mente, en que el cielo nada puede. 81

Y por esto, si el mundo os descamina,
la causa que buscáis está en vosotros:
y verdaderamente he de explicártelo: 84

De la mano de Aquél que la acaricia,
aun antes de existir, cual la muchacha
que llorando y riendo juguetea, 87

sale sencilla el alma y nada sabe,
salvo que, obra de un gozoso artista,
gustosa vuelve a aquello que la alegra. 90

Primero saborea el bien pequeño;
aquí se engaña y corre detrás de él,
si no tuerce su amor freno ni guía. 93

Y es necesario el freno de las leyes;
y es necesario un rey, que al menos vea
de la ciudad auténtica la torre. 96

Hay leyes, pero ¿quién las administra?
Nadie, pues su pastor acaso rumie,
mas no tiene partida la pezuña; 99

y la gente, que sabe que su guía
sólo tiende a aquel bien del que ella come, 101
pace de aquel, y no busca otra cosa. 102

Bien puedes ver que la mala conducta
es la razón que al mundo ha condenado,
y no vuestra natura corrompida. 105

Solía Roma, que hizo bueno el mundo, 106
tener dos soles que una y otra senda,
la humana y la divina, les mostraban. 108

Uno a otro apagó; y está la espada
junto al báculo; y una y otro unidos
forzosamente, marchan mal las cosas; 111

porque juntos no temen uno al otro:
Si no me crees, recuerda las espigas,
pues distingue las hierbas la simiente. 114

En la tierra que riegan Po y Adige, 115
valor y cortesía se encontraban,
antes de entrar en liza Federico. 117

Ahora puede cruzar sin miedo alguno
cualquiera que dejase, por vergüenza,
de acercarse a los buenos o de hablarlos. 120

Tres viejos hay aún con quien reprende
a la nueva la antigua edad, y tardo
Dios les parece en que con él les llame: 123

Corrado de Palazzo, el buen Gherardo, 124
y Guido de Castel, mejor llamado 125
el sencillo lombardo, a la francesa. 126

Puedes decir que la Iglesia de Roma,
por confundir en ella dos poderes
ella y su carga en el fango se ensucian.» 129

«Oh Marco mío –dije- bien hablaste;
y ahora discierno por qué de la herencia
los hijos de Leví privados fueron. 132

Más qué Gherardo es ése que, por sabio,
dices, quedó de aquella raza extinta
corno reproche del siglo salvaje?» 135

«Me engañan tus palabras o me tientan,
-me respondió pues, hablando toscano, 137
del buen Gherardo nunca hayas oído. 138

Por ningún otro nombre le conozco,
si de Gaya, su hija, no lo saco. 140
Quedad con Dios, pues más no os acompaño 141

Ved el albor, que irradia por el humo
ya clareando; debo retirarme
(allí está el ángel) antes que me vea.» 144
De este modo se fue y no quiso oírme.

CANTO XVII

Acuérdate, lector, si es que en los Alpes
te sorprendió la niebla, y no veías
sino como los topos por la piel, 3

cómo, cuando los húmedos y espesos
vapores se dispersan ya, la esfera
del sol por ellos entra débilmente; 6

y tu imaginación será ligera
en alcanzar a ver cómo de nuevo
contemplé el sol, que estaba ya en su ocaso. 9

Mis pasos a los fieles del maestro
emparejando, fuera de tal nube
salí a los rayos muertos ya en lo bajo. 12

Oh fantasía que le sacas tantas
veces de sí, que el hombre nada advierte,
aunque suenen en torno mil trompetas, 15

¿si no son los sentidos, quién te mueve?
Una luz que en cielo se conforma,
por sí o por el Querer que aquí la empuja. 18

De la impiedad de aquella que se hizo 19
el ave que en cantar más nos deleita,
a mi imaginación vino la huella; 21

y entonces tanto se encerró mi mente
en si misma, que nada le llegaba
del exterior que recibir pudiese. 24

Luego llovió en mi fantasía uno 25
crucificado, fiero y desdeñoso
en su apariencia, y así se moría; 27

alrededor estaba el gran Asuero,
Ester su esposa, Mardoqueo el justo,
tan íntegro en sus obras y palabras. 30

Y como se rompiera aquella imagen
por ella misma, igual que una burbuja
a la que falta el agua que la hizo, 33

surgió de mi visión una muchacha 34
llorando, y dijo: «Oh reina, ¿por qué airada
te quisiste matar? Ahora estás muerta 36

por no querer perder a tu Lavinia;
¡Y me has perdido! soy la que lamento
antes, madre, los tuyos, que otros males.» 39

Como se rompe el sueño de repente
cuando hiere en los ojos la luz nueva,
que aún antes de morir roto se agita; 42

así mi imaginar cayó por tierra
en cuanto que una luz hirió en mis ojos,
mucho mayor de la que se acostumbra. 45

Yo me volví para mirar qué fuese,
cuando una voz me dijo: «Aquí se sube», 47
que me apartó de otro cualquier intento; 48

y tan prestas las ganas se me hicieron
para mirar quién era el que me hablaba,
que no cejara hasta no contemplarlo. 51

Mas como al sol que ciega nuestra vista
y por sobrado vela su figura,
me faltaban así mis facultades. 54

«Es un divino espíritu que muestra
el camino de arriba sin pedirlo,
y él a sí mismo con su luz esconde. 57

Nos hace igual que un hombre hace consigo;
que quien se hace rogar, viendo un deseo,
su negativa con maldad prepara. 60

A tal invitación el paso unamos;
procuremos subir antes que venga
la noche y hasta el alba no se pueda.» 63

Así dijo mi guía, y yo con él
nos dirigimos hacia la escalera;
y cuando estuve en el primer peldaño, 66

sentí cerca de mí que un ala el rostro 67
me abanicaba y escuché: «Beati
pacifici, que están sin mala ira.» 69

Estaban ya tan altos los postreros 70
rayos de los que va detrás la noche,
que en torno aparecían las estrellas. 72

«¡Oh, por qué me abandonas, valor mío!»
decía para mí, porque sentía
la fuerza de las piernas flaqueartne. 75

Ya donde más no subía llegamos
la escalera, y allí nos detuvimos,
como la nave que ha llegado al puerto. 78

Puse atención un poco, por si oía
alguna cosa en este nuevo círculo;
luego al maestro me volví y le dije: 81

«Mi dulce padre, dime, ¿qué pecado
se purga en este círculo? Si quedos
están los pies, no lo estén las palabras.» 84

Y él me dijo: «El amor del bien, escaso 85
de sus deberes, aquí se repara;
aquí se arregla el remo perezoso. 87

Y para que lo entiendas aún más claro,
vuelve hacia mí la mente, y sacarás
algún buen fruto de nuestra dernora.» 90

Ni el Creador ni la criatura, nunca
sin amor estuvieron él me dijo-
o natural o de ánimo; ya sabes. 93

El natural no se equivoca nunca,
mas puede el otro equivocar su objeto,
porque el vigor o poco o mucho sea. 96

Mientras que se dirige al bien primero,
y en el segundo él mismo se controla,
no puede ser razón de mal deleite; 99

mas cuando al mal se tuerce, o con cuidado
más o menos al bien de lo que debe,
contra el Autor se vuelven sus acciones. 102

Entenderás por ello que el amor
es semilla de todas las virtudes
y de todos los actos condenables. 105

Ahora bien, como nunca de la dicha
de su sujeto amor la vista aparta,
del propio odio las cosas están libres; 108

y como dividido no se entiende, 109
ni por sí mismo, a nadie del Principio,
odiar a aquel ninguno puede hacerlo. 111

Resta, si bien divido, que se ama
el mal del prójimo; y que dicho amor
de vuestro fango nace en tres maneras: 114

Quién, suprimido su vecino, aguarda
elevarse, y por esto sólo quiere
que derriben a aquel de su grandeza; 117

quién que el poder, la gracia, honor y fama
teme perder porque otro le supere,
y se entristece y quiere lo contrario; 120

y hay quien por las injurias se enfurece,
de la venganza se hace deseoso,
y necesita urdir el mal ajeno. 123

Este triforme amor aquí debajo 124
se llora; y ahora quiero que conozcas,
el que corre hacia el bien corruptamente. 126

Todos confusamente un bien seguimos
donde se aquiete el ánimo, y lo ansiamos;
y por lograrlo combatimos todos. 129

Si lento es ese amor en dirigirse
o en conquistar a Aquel, esta cornisa,
tras justo arrepentirse, le atormenta. 132

Hay otro bien que hace infeliz al hombre; 133
no es la felicidad, la buena esencia,
que es el fruto y raíz de todo bien. 135

El amor que a este bien se ha abandonado,
sobre nosotros se purga en tres círculos; 137
mas cómo tripartito se organiza, 138
para que tú lo encuentres, me lo callo.

CANTO XVIII

Había terminado sus razones
mi alto doctor, mirando atentamente
si en mis ojos mostraba mi contento; 3

y yo, a quien nueva sed atormentaba,
callaba, mas por dentro me decía:
«mi preguntar acaso le molesta». 6

Mas el padre veraz, que se dio cuenta
del medroso deseo que ocultaba
sin hablar, me alentó a que preguntase. 9

Y yo: «Maestro, mi visión se aviva
tanto en tu luz, que ya distingo claro
lo que tu ciencia abarca o me describe: 12

Y así te pido, caro y dulce padre,
me expliques ese Amor al que reduces
cualquiera bien obrar o su contrario.» 15

«Dirige dijo a mí las claras luces 16
del intelecto, y el error verás
de los ciegos que en guía se convierten. 18

El alma, que a amar presta fue creada,
se mueve a cualquier cosa que le place,
tan pronto del placer es puesta en acto. 21

La percepción, de seres verdaderos
saca la imagen que despliega dentro,
e impulsa al alma a que se vuelva a ésta; 24

y si, vuelta hacia ella, se doblega,
Amor se llama ese doblegarniento,
que por gozar de nuevo entra en vosotros. 27

Y, como el fuego a lo alto se dirige,
porque su forma a subir fue creada
donde más se conserva en su materia, 30

presa el alma se entrega así al deseo,
impulso espiritual, y no reposa
hasta que goza de la cosa amada. 33

Ahora comprenderás cuánto está oculta
esta verdad a la gente que dice
que todo amor sea loable cosa; 36

porque acaso parece su materia
que es siempre buena, mas no todo sello
es bueno aunque la cera sea buena.» 39

«Con tus palabras y mi ingenio atento
le respondí ya sé qué es el amor,
pero esto de otras dudas me ha llenado; 42

pues si el amor se ofrece desde fuera,
y el alma no procede de otro modo, 44
no es mérito si va torcida o recta. » 45

«Cuanto ve la razón puedo decirte 46
dijo-; si quieres más, aguarda entonces
a Beatriz, pues que de fe es materia. 48

Cualquiera fortna sustancial, que aparte
de la materia está, y está a ella unida,
una específica virtud contiene, 51

la cual no es perceptible sino obrando,
ni se demuestra más que por efectos,
cual la vida en las plantas por sus frondas 54

Mas de dónde nos vengan las primeras
nociones a la mente, lo ignorarnos,
y del primer apetecer las causas, 57

que en vosotros están, como en la abeja
el arte de hacer miel; y este deseo
no merece desprecio ni alabanza. 60

Mas porque a éste aún otros se añaden,
innata os es la virtud que aconseja,
y el umbral guarda del consentimiento. 63

Este es pues el principio del que parte
en vosotros el mérito, según
que buen o mal amor tome o desdeñe. 66

Los que al fondo llegaron razonando,
se dieron cuenta de esta libertad;
y al mundo le dejaron sus morales. 69

Aun suponiendo que obligadamente
surja el amor que dentro se os encienda,
la potestad tenéis de refrenarlo. 72

A esta noble virtud Beatriz la llama
libre albedrío, y procurar debieras
recordarlo por si ella te habla de esto.» 75

La luna, casi a media noche tarda, 76
más raras las estrellas nos hacía,
como un caldero ardiendo por completo; 78

corriendo por el cielo los caminos
que el sol inflama cuando los de Roma
lo ven caer entre Corsos y Sardos. 81

Y la sombra gentil, por quien a Piétola
más que a la propia Mantua se celebra 83
me había liberado de mi peso; 84

y yo, que la razón abierta y llana
tenía ya después de mis preguntas,
divagaba cual hombre adormilado; 87

mas fue esta soñolencia interrumpida
súbitamente por gentes que a espaldas
nuestras, hacia nosotros caminaban. 90

Como el Ismeno y el Asopo vieron 91
furia y turbas de noche en sus orillas,
cuando a Baco imploraban los tebanos, 93

así por aquel círculo avanzaban,
por lo que pude ver, quienes venían
del buen querer y justo amor llevados. 96

Enseguida llegaron, pues corriendo
aquella magna turba se movía,
y dos gritaban llorando delante: 99

«Corrió María apresurada al monte; 100
y para sojuzgar Lérida César, 101
tocó en Marsella y luego corrió a España.» 102

«Raudo, raudo, que el tiempo no se pierda
por poco amor gritaban los demás ;
que el arte de obrar bien torne la gracia.» 105

«Oh gente a quien fervor agudo ahora
compensa neglilgencia o dilaciones
que por tibieza en bien obrar pusisteis, 108

éste que vive, y cierto no os engaño,
en cuanto luzca el sol quiere ir arriba;
decidnos pues dónde hay una abertura.» 111

Estas palabras díjolas mi guía;
y uno de estos espíritus: «Seguidnos
detrás nos dijo y hallaréis el paso. 114

De movernos estamos tan ansiosos
que parar no podemos; tú perdona
si la justicia te es descortesía. 117

Yo fui abad de San Zeno de Verona 118
bajo el imperio del buen Barbarroja,
del cual doliente aún Milán se acuerda. 120

Y hay alguno con un pie ya en la fosa, 121
que pronto llorará aquel monasterio,
y triste se hallará de haber mandado; 123

porque a su hijo, mal del cuerpo entero, 124
y peor de la mente, y malnacido,
ha puesto en vez de su pastor legal.» 126

Ignoro si calló o si más nos dijo,
tan lejos se encontraba de nosotros;
esto escuché y me agrada el recordarlo. 129

Y aquel que en todo trance me ayudaba
dijo: «Vuélvete aquí y mira esos dos
que vienen dando muerdos a la acidia.» 132

Detrás todos decían: «Antes muerto 133
estuvo el pueblo a quien el mar se abriera,
de que el Jordán su descendencia viese. 135

Y aquellos que la suerte no sufrieron 136
del vástago de Anquises hasta el fin,
a una vida sin gloria se ofrecieron.» 138

Luego cuando esas sombras tan lejanas
estaban, que ya verse no podían,
se me introdujo un nuevo pensanmiento, 141

del que nacieron otros y diversos;
y tanto de uno en otro divagaba,
que por divagación cerré los ojos, 144
y en sueño convertí mi pensamiento. 145

CANTO XIX

Cuando el calor diurno no consigue 1
hacer ya tibio el frío de la luna,
por la tierra vencido y por Saturno, 3

que es cuando los geomantes la Fortuna 4
Mayor ven en oriente antes del alba,
surgir por vía oscura poco tiempo 6

me llegó en sueños una tartamuda, 7
bizca en los ojos, y en los pies torcida,
descolorida y con las manos mancas. 9

Yo la miraba; y como el sol conforta
los fríos miembros que la noche oprime,
así mi vista le volvía suelta 12

la lengua, y bien derecha la ponía
al poco, y su semblante desmayado,
como quiere el amor, coloreaba. 15

Después de haberse en el hablar soltado,
a cantar comenzó, tal que con pena
habría de ella apartado mi mente. 18

«Yo soy cantaba la dulce sirena,
que en la mar enloquece a los marinos;
tan grande es el placer que da el oírme. 21

Yo aparté a Ulises de su incierta ruta
con mi cantar; y quien se me habitúa,
raramente me deja: ¡Así lo atraigo!» 24

Aún no se había cerrado su boca,
cuando yo vi una dama santa y presta 26
al lado de mí para confundirla. 27

«Oh, Virgilio, Virgilio, ¿quién es ésta?»
fieramente decía, ; y él llegaba
en la honesta fijándose tan sólo. 30

Cogió a la otra, y le abrió por delante,
rasgándole el traje, y mostrándole el vientre;
me despertó el hedor que desprendía. 33

Miré, y el buen maestro: «¡Al menos tres
voces te he dado! dijo , ven, levanta;
hallaremos la entrada para que entres.» 36

Me levanté, y estaban ya colmados
de pleno día el monte y sus recintos;
con sol nuevo a la espalda caminábamos. 39

Siguiéndole, llevaba la cabeza
tal quien de pensanúentos va cargado,
que hace de sí un medio arco de puente; 42

Cuando escuché «Venid, aquí se cruza»
dicho de un modo suave y benigno,
que no se escucha en esta mortal marca. 45

Con alas, que de cisne parecían,
arriba nos condujo quien hablaba
entre dos caras del duro macizo. 48

Movió luego las plumas dando aire,
Qui lugent afirmando ser dichosos,
pues tendrán dueña el alma del consuelo. 51

«¿Qué tienes que a la tierra sólo miras?»
mi guía comenzó a decirme, apenas
sobrepasados fuimos por el ángel. 54

Y yo: «Me hace marchar con tantas dudas
esa nueva visión, que a ella me inclina,
y no puedo apartar del pensamiento.» 57

«Has visto dijo aquella antigua bruja
por quien se llora encima de nosotros;
y cómo de ella el hombre se libera. 60

Bástete así, y camina más aprisa;
vuelve la vista al reclamo que mueve
el rey eterno con las grandes ruedas.» 63

Cual primero el halcón sus patas mira, 64
y luego vuelve al grito, y se apresura
por afán de la presa que le llama, 66

así hice yo; y así, cuanto se parte
la roca por dar paso a aquel que sube,
anduve hasta llegar donde se cruza. 69

Cuando en el quinto círculo hube entrado, 70
vi por aquel a gentes que lloraban,
tumbados en la tierra boca abajo. 72

Adhaesit pavimento anima mea' 73
oí decir con tan altos suspiros,
que apenas se entendían las palabras. 75

«Oh elegidos de Dios, cuyos sufrires
justicia y esperanza hacen más blandos,
hacia la alta subida dirigirnos.» 78

«Si venís de yacer aquí librados,
y queréis pronto hallar vuestro camino,
llevad siempre por fuera la derecha.» 81

Así rogó el poeta, y contestado
fue así poco delante de nosotros; y yo
descubrí en el hablar a un escondido; 84

y a los de mi sefíor volví los ojos:
él asintió con ceño placentero,
a aquello que mi vista le pedía. 87

Luego que pude hacer lo que gustaba,
me puse sobre aquella criatura,
cuyas palabras mi atención movieron, 90

«Alma diciendo en cuyo llanto eso
que no puede volver a Dios madura,
deja un poco por mí el mayor cuidado. 93

¿Quién fuisteis, y por qué vuelta la espalda
tenéis arriba.P ¿Quieres que te pida
algo de allí de donde vengo vivo?» 96

Y él me dijo: «El porqué nuestras espaldas
vuelve el cielo hacia sí, sabrás; mas antes
scías quod ego fui succesor Petri 99

Entre Siestri y Chiavani va corriendo
un río hermoso, y en su nombre tiene
el título mi estirpe más preciado. 102

Cómo pesa el gran manto a quien lo guarda
del fango, provee un mes y poco más;
plumas parecen todas otras cargas. 105

Mi conversión tardía fue, ¡Ay de mí!;
pero cuando elegido fui romano
pastor, vi que la vida era mentira. 108

Vi que allí el corazón no se aquietaba,
ni subir más podía en esa vida;
por lo cual me encendí de amor por ésta. 111

Hasta aquel punto, mísera, apartada
de Dios estuvo mi alma avariciosa;
y, como ves, aquí estoy castigado. 114

Lo que hace la avaricia, se declara
en la purga del alma convertida;
no hay en el monte más amarga pena. 117

Y como nuestros ojos no pusimos
en alto, fijos sólo en lo terreno,
la justicia en la tierra aquí los clava. 120

Y como la avaricia a cualquier bien
apagó nuestro amor, y nuestras obras
se perdieron, nos tiene la Justicia 123

de pies y manos presos y amarrados:
y cuanto le complazca al justo Sir
inmóviles, tumbados estaremos». 126

Me había arrodillado y quise hablarle;
mas cuanto comencé, y él se dio cuenta,
de mi respeto, sólo al escucharle, 129

«¿Por qué te inclinas dijo de ese modo?»
y le dije: «Por vuestra dignidad
estar de pie me impide mi conciencia.» 132

«¡Endereza las piernas y levanta,
hermano! respondió , no te equivoques:
de un poder mismo todos somos siervos. 135

Y si aquel santo evangélico texto
que dice necque nubent, entendiste, 137
comprenderás por qué hablo de este modo 138

Ahora vete, no quiero que te pares
más, pues turbas mi llanto con tu estancia,
con el cual se madura lo que has dicho. 141

Tan sólo una sobrina, Alagia, tengo, 142
buena de suyo, si es que nuestra casa
no la haya hecho a su ejemplo malvada; 144
y ésta tan sólo de allí me ha quedado.»

CANTO XX

Contra un mejor querer otro no lucha;
y contra mi placer, por complacerle,
saqué del agua la esponja aún sedienta. 3

Eché a andar y mi guía echó a andar por los
lugares libres, siguiendo la roca,
cual pegados de un muro a las almenas; 6

pues la gente que vierte gota a gota
por los ojos el mal que el mundo llena,
al borde se acercaba demasiado. 9

¡Maldita seas tú, oh antigua loba,
que más que el resto de las bestias matas,
a causa de tus hambres desmedidas! 12

¡Oh, cielo, que se cree que cuando gira
puede cambiar las leyes de aquí abajo!,
¿cuándo vendrá quien a ésta le haga huir? 15

A paso lento y corto caminábamos,
atento yo a las sombras, que sentía
llorar piadosamente y lamentarse 18

y por ventura oí. «¡Dulce María!» 19
clamar así en el llanto ante nosotros,
como hace una mujer que esté pariendo; 21

y que seguía «Fuiste tú tan pobre
cuanto se puede ver por el cobijo
donte tu santa carga depusiste.» 24

Oí seguidamente: «Oh buen Fabricio, 25
antes virtud quisiste en la pobreza,
que gran riqueza poseer vicioso.» 27

Estas palabras tanto me placían,
que avancé un poco más por conocer
a aquel que parecía proferirlas. 30

Aquel hablaba aún del generoso
trato de Nicolás con las doncellas
para guardar su juventud honesta. 33

«Oh espíritu que tanto bien proclamas,
dime quién fuiste dije y por qué sólo
repites estas dignas alabanzas. 36

No quedarán tus palabras sin premio,
si vuelvo a completar la corta senda,
de aquella vida que al término vuela.» 39

Y aquél: «Te lo diré, no porque espere
consuelo en ello, sino porque tanta
gracia en ti luce aun antes de estar muerto. 42

Yo fui raíz de aquella mala planta 43
que la tierra cristiana ha ensombrecido,
tal que buen fruto rara vez se coge. 45

Mas si Duay y Gante, Lila y Brujas 46
pudieran, su venganza encontrarían;
yo la suplico a aquel que todo juzga. 48

Hugo Capeto fui llamado abajo;
de mí nacieron Felipes y Luises
por quien Francia regida fue de nuevo. 51

De un carnicero de París fui hijo: 52
al extinguirse ya los viejos reyes,
salvo el que en paños grises envolvieron, 54

me encontré entre las manos con las riendas
del gobierno, y con tanto poderío
adquirido, y con tantos partidarios, 57

que a la corona viuda promovida
fue la cabeza de mi hijo, el cual
hizo nacer los consagrados huesos. 60

Mientras que la gran dote de Provenza 61
no quitó la vergüenza de mi estirpe,
valía poco, pero mal no hacía. 63

Allí empezó con fuerza y con mentira 64
su rapiña; mas luego, por enmienda,
Ponthieu tomó, Gascuña y Normandía. 66

Carlos a Italia vino y, por enmienda, 67
víctima hizo a Corradino; y luego
a Tomás, por enmienda, empujó al cielo. 69

Un tiempo veo, no muy lejos de ese,
en que saldrá de Francia aún otro Carlos, 71
para que sepan más de él y los suyos. 72

Sale sin armas, con la lanza sólo
con la que judas contendió, y la clava 74
en Florencia, y el vientre le desgarra. 75

Tierras no, mas pecados y deshonra,
para él adquirirá, tanto más graves,
cuanto más leve el daño le parezca. 78

A otro, que sale preso de una nave, 79
a su hija vender regateando
veo cual los corsarios las esclavas. 81

¡Oh avaricia! ¿qué más hacer puedes,
si de mi sangre así te has adueñado,
que no se cuida de su propia carne? 84

Por remediar lo hecho y lo futuro, 85
veo en Anagi entrar la flor de lis,
y en su vicario hacer cautivo a Cristo. 87

Le veo nuevamente escarnecido;
hiel y vinagre renovar le veo,
y entre vivos ladrones darle muerte. 90

Veo al nuevo Pilatos tan cruel, 91
que no le sacia esto, y sin decreto
lleva las velas avaras al Templo. 93

¿Cuándo podré alegrarme, Señor mío,
mirando la venganza que, escondida,
hace dulce el secreto de tu ira? 96

Lo que decía de la única esposa 97
del Espíritu Santo, y que te hizo
volverte a mí para que te explicara, 99

la letanía es de nuestras preces
mientras el día dura; y cuando marcha
es un contrario son el que entonarnos. 102

A Pigmalión recordarnos entonces, 103
a quien traidor, ladrón y parricida
hizo su desmedido afán de oro; 105

y del avaro Midas la miseria, 106
que siguió a su pedir desmesurado,
que será bueno reírla por siempre; 108

al loco Acán después nos referimos, 109
cómo robó el botín, tal que la ira
de Josué parece que aún le muerda. 111

A Safira acusamos y al marido; 112
de Eliodoro las coces alabamos; 113
y gira en todo el monte por su infamia. 114

Polinestor que mató a Polidoro; 115
y para terminar se grita: "Craso 116
di, ¿cómo sabe el oro, pues lo sabes?" 117

Así habla en alto el uno, en bajo el otro;
según la fuerza que nos espolea
a andar a paso lento o más ligero: 120

Mas proclamando la virtud diurna
no era el único; sólo que aquí cerca
la voz no levantaba ningún otro.» 123

Nos habíamos ya ido de su lado,
procurando avanzar en el camino
lo que nuestros recursos permitían, 126

cuando escuché, como si algo se hundiera,
temblar el monte, y me asaltó tal frío
como le asalta a aquel que va a la muerte. 129

De cierto no tembló tan fuerte Delos, 130
antes de que Latona hiciera el nido,
para alumbrar del cielo los dos ojos. 132

Luego un clamor se oyó por todas partes
tal, que el maestro se volvió hacia mí
«Mientras te guíe dijo no te asustes.» 135

Gloria in excelsis todos deo 136
decían, por lo que escuché, de cerca,
y pude comprender lo que gritaban. 138

Suspendidos e inmóviles estábamos,
igual que los pastores al oírlo,
hasta que terminó el temblor y el canto. 141

Luego seguimos nuestra santa ruta,
viendo yacer las sombras por la tierra,
vueltas de nuevo al llanto acostumbrado. 144

Con tanta guerra nunca la ignorancia
de conocer me hizo deseoso,
si es que no se equivoca mi memoria, 147

cuanta creí tener, pensando, entonces;
ni a preguntar osaba por la prisa,
ni comprendía nada por mí mismo: 150
y marchaba asustado y pensativo.

CANTO XXI

Esa sed natural que no se aplaca
sino con aquel agua que la joven
samaritana pidió como gracia, 3

me apenaba, y punzábarne la prisa
por la difícil senda tras mi guía 5
doliéndome con la justa venganza. 6

Y he aquí que, como escribe Lucas
que a dos en el camino vino Cristo,
salido de la boca del sepulcro, 9

apareció una sombra detrás de nosotros, 10
al pie mirando la turba yacente;
y antes de percatamos de él, nos dijo: 12

«Oh hermanos míos, Dios os de la paz».
Nos volvimos de súbito, y Virgilio
le devolvió el saludo que se debe. 15

Dijo después: «En la corte beata,
en paz te ponga aquel veraz concilio, 17
que en el exilio eterno me relega.» 18

«¡Cómo! nos dijo, caminando aprisa :
¿si sombras sois que aquí Dios no destina,
quién os ha hecho subir por su escalera?» 21

Y mi doctor: «Si miras las señales
que éste lleva, y que un ángel ha marcado
verás que puede irse con los buenos. 24

Mas como la que hila día y noche
no le había acabado aún la husada
que Cloto impone y a todos apresta, 27

su alma, que es hermana de las nuestras,
subiendo no podía venir sola,
porque no puede ver como nosotros. 30

Y me sacaron de la gran garganta
infernal, para guiarle, y guiarele
hasta donde mi escuela pueda hacerlo. 33

Mas, si lo sabes, dime, ¿por qué tales
sacudidas dio el monte, y por qué a una
parecieron gritar hasta su base.?» 36

Así dio, preguntando, en todo el blanco
de mi deseo, y con las esperanzas
aquella sed sentí más satisfecha. 39

Y aquel dijo: «No hay cosa que sin orden
pase en la santidad de la montaña,
o que suceda fuera de costumbre. 42

De toda alteración esto está libre:
uno que el cielo dio y que en él recibe 44
puede ser la razón, y no otra causa. 45

Porque la lluvia, el granizo, la nieve,
el rocío y la escarcha más arriba
no caen de la escalera de tres gradas; 48

nubes espesas no hay ni enrarecidas,
ni rayos, ni la hija de Taumente, 50
que abajo cambia a menudo de sitio; 51

no sigue el viento seco más arriba
que la más alta de las escaleras,
donde se sienta el vicario de Pedro. 54

Acaso tiemble abajo, poco o mucho,
mas por mucho que el viento allá se esconda,
no sé cómo, aquí arriba nunca tiembla. 57

Tiembla cuando algún alma ya limpiada
se siente, y se levanta o se encamina
para subir; y tal grito la sigue. 60

Da prueba ese deseo de estar limpia,
que, libre ya para mudar de sitio,
toma al alma y la empuja con deseo. 63

Antes lo quiso, y lo impidió el talento
pues contra ese deseo, la Justicia,
como fue en el pecar, pone al castigo. 66

Y yo que en estas penas he yacido
más de quinientos años, sólo ahora
anhelo libremente un mejor solio: 69

por eso el terremoto y los piadosos
espíritus oisteis, alabando
a aquel Señor, que pronto los reclame.» 72

Así nos dijo; y tal como disfruta
más del beber quien tiene sed más grande,
no podría explicar mi gran contento. 75

Y el sabio guía: «Ya comprendo ahora
la red que os prende y cómo deslazarla,
y por qué hay regocijos y temblores. 78

Ahora quién fuiste plázcate contarme,
y por qué tantos siglos has yacido
aquí, muéstramelo con tus palabras.» 81

«En la edad que el buen Tito, con la ayuda 82
del sumo rey, vengó los agujeros
de aquella sangre por Judas vendida, 84

con el nombre que más dura y más honra 85
vivía yo» repuso aquel espíritu-
ya bastante famoso, mas sin fe. 87

Tan grande fue lo dulce de mi canto,
que, tolosano, a Roma me trajeron,
y merecí con mirto honrar mis sienes. 90

Por Estacio aún la gente me conoce:
canté de Tebas y del gran Aquiles;
mas quedó en el camino la segunda. 93

Semilla de mi ardor fueron las ascuas,
que me quemaron, de la llama santa
en que han sido encendidos más de miles; 96

de la Eneida te hablo, la cual madre
me fue, y me fue nodriza en la poesía:
sin ella no valdría ni un adarme. 99

Y por haber vivido cuando allí
vivió Virgilio, un sol consentiría
más del debido aún antes de marcharme.» 102

Se volvió a mí Virgilio a estas palabras
con rostro que, callando, dijo: «Calla»;
mas la virtud no puede cuanto quiere, 105

que risa y llanto siguen tan de cerca
la pasión que genera a cada uno,
que al querer menos sigue en los sinceros. 108

Así que sonreí como al secreto;
y se calló la sombra, y me miró
los ojos que revelan más el alma; 111

y: «así tanto trabajo en bien acabe
dijo ¿por qué hace un rato tu semblante
me ha mostrado un relámpago de risa?» 114

Ahora estaba cogido por dos partes
una me hace callar, la otra me pide
que hable; y yo suspiro y me comprende 117

mi maestro, y «No tengas ningún miedo
de hablar me dice ; háblale y revela
lo que con tanto afán ha preguntado» 120

Por lo que yo: «Quizás te maravilles
de por qué me reí, oh antiguo espíritu,
pero aún quedarás más admirado. 123

Este que arriba guía mi mirada,
es el mismo Virgilio, en quien las fuerzas
tomaste de cantar dioses y héroes. 126

Si de otra causa pareció mi risa,
olvídala por falsa, y sólo vino
de las palabras que le prodigaste.» 129

Para abrazar los pies ya se inclinaba
a mi doctor, más él le dijo: «Hermano,
no lo hagas, porque somos los dos sombras.» 132

Y él alzando: «Ahora puedes comprender
la cantidad de amor en que me enciendes,
cuando olvido que somos cosas vanas, 135
y trato como sólidas las sombras.»

CANTO XXII

Ya el ángel se quedó tras de nosotros,
aquel que al sexto círculo nos trajo,
una señal quitando de mi frente; 3

y a los que tienen ansias de justicia
llamó beatos, pero sus palabras
hasta el sitiunt, no más, lo proclamaron. 6

Y yo más leve que en los otros pasos
caminaba, tal que sin pena alguna
seguía a los espíritus veloces; 9

cuando Virgilio comenzó: «El Amor 10
prendido en la virtud, siempre a otro prende
con tal de que su llama manifieste; 12

desde el punto en que vino con nosotros
Juvenal hasta el limbo del infierno, 14
y cuánto te admiraba me dijera, 15

yo fui contigo tan benevolente
como nunca con alguien que no has visto,
y esta escalera me parece corta. 18

Pero dime, y perdona como amigo
si excesiva confianza alarga el freno,
y como amigo explícame la causa: 21

cómo pudo encontrar dentro de ti
un sitio la avaricia, junto a tanto
saber que por estudios poseías?» 24

A Estacio estas palabras le causaron
primero una sonrisa, luego dijo:
«Me prueba tu cariño lo que dices. 27

En verdad muchas veces pasan cosas
que dan materia falsa a nuestras dudas,
porque la causa cierta está escondida. 30

Tu pregunta me muestra que pensabas
que en la otra vida hubiera sido avaro,
acaso pues me viste en aquel círculo. 33

Sabe pues que alejado de avaricia
fui demasiado; y esta desmesura
miles de lunas castigada ha sido. 36

Y si el rumbo no hubiese enderezado,
al comprender allí donde escribías,
casi irritado con el ser del hombre, 39

«¿Por dónde no conduces tú, maldita 40
hambre de oro, el afán de los mortales?»
en los tristes torneos diera vueltas. 42

Supe entonces que mucho abrir las alas
puede gastar las manos, y de esa
falta me arrepentí cual de las otras. 45

¿Cuántos renacerán todos pelados
por ignorancia, pues quien peca en esto, 47
ni en vida, ni al extremo se arrepiente? 48

Y sabrás que la culpa que replica,
y diametral se opone a algún pecado,
juntamente con él su verdor seca; 51

por lo cual si con esa gente estuve
que llora la avaricia, por purgarme
justo de lo contrario me encontraba.» 54

«Cuando contaste las peleas crueles
de la doble tristeza de Yocasta 56
dijo el cantor de bucólicos versos 57

por aquello que te inspirara Clío,
no parece que fueses todavía
fiel a la fe sin la que el bien no basta. 60

Si esto es así, ¿qué sol, qué luminarias,
disipando la sombra, enderezaron
detrás del pescador luego tus velas?» 63

Y aquél a éste: «Tú me dirigiste
a beber en las grutas del Parnaso;
y luego junto a Dios me iluminaste. 66

Hiciste como aquél que va de noche
con una luz detrás, que a él no le sirve,
mas hace tras de sí a la gente sabia, 69

cuando dijiste: «El siglo se renueva,
y el primer tiempo y la justicia vuelven,
nueva progenie de los cielos baja.» 72

Por ti poeta fui, por ti cristiano: 73
mas para ver mejor lo que dibujo,
para darle color la mano extiendo. 75

Preñado estaba el mundo todo entero
de la fe verdadera, que sembraron
los mensajeros del eterno reino, 78

y tus palabras que antes he citado
con las prédicas nuevas concordaban;
y tomé por costumbre el visitarles. 81

Tan santos luego fueron pareciendo,
que en la persecución de Domiciano, 83
sin mis lágrimas ellos no lloraban; 84

y mientras que en mi mano hacerlo estuvo
les ayudaba, y con sus rectas vidas
me hicieron despreciar toda otra secta. 87

Y antes de poetizar sobre los griegos 88
y sobre Tebas, tuve mi bautismo;
pero por miedo fui un cristiano oculto, 90

mostrándome pagano mucho tiempo;
y esa tibieza en el recinto cuarto
me recluyó por más de cuatro siglos. 93

Tú pues, que ya este velo has levantado
que me escondía cuanto bien he dicho,
mientras que de subir nos ocupamos, 96

dónde está, dime, aquel Terencia antiguo, 97
Varrón, Plauto, Cecilio, si lo sabes:
y si están condenados y en qué círculo.» 99

Esos y Persio, y yo, y bastantes otros 100
le respondió se encuentran con el Griego
a quien las musas más amamantaron, 102

en el primer recinto de la cárcel;
y hablarnos muchas veces de aquel monte
donde nuestras nodrizas se hallan siempre. 105

También están Simónides y Eurípides, 106
Antifonte, Agatón y muchos otros
griegos que de laureles se coronan. 108

Allí se ven aquellas gentes tuyas,
Antígona, Deífile y Argía
y así como lo fue de triste, a Ismene. 111

Vemos a aquella que mostró Langía,
a Tetis y la hija de Tiresias, 113
y a Deidamia con todos sus hermanos.» 114

Ya se callaban ambos dos poetas,
de nuevo atentos a mirar en torno,
ya libres de subir y de paredes; 117

y habían cuatro siervas ya del día
atrás quedado, y al timón la quinta
enderezaba a lo alto el carro ardiente, 120

cuando mi guía: «Creo que hacia el borde
volver el hombro diestro nos conviene,
dando la vuelta al monte cual solemos. » 123

Así fue nuestro guía la costumbre,
y emprendimos la ruta más tranquilos
pues lo aprobaba aquel alma tan digna. 126

Ellos iban delante, y solitario
yo detrás, escuchando sus palabras,
que en poetizar me daban su intelecto. 129

Mas pronto rompió las dulces razones
un árbol puesto en medio del camino,
con manzanas de olor bueno y suave; 132

y así corno el abeto se adelgaza
de rama en rama, aquel abajo hacía,
para que nadie, pienso, lo subiera. 135

Del lado en que el camino se cortaba,
caía de la roca un licor claro,
que se extendía por las hojas altas. 138

Al árbol se acercaron los poetas;
y una voz desde dentro de la fronda
gritó: «Muy caro cuesta este alimento.» 141

«Más pensaba María en que las bodas 142
siguió fueran honradas, que en su boca,
esa que ahora intercede por vosotros. 144

Las antiguas romanas sólo agua
bebían; y Daniel, que despreciaba
el alimento, conquistó la ciencia. 147

La edad primera, bella como el oro,
hizo con hambre gustar las bellotas,
y néctar con la sed cualquier arroyo. 150

Miel y langostas fueron las viandas
que en el yermo nutrieron al Bautista;
por lo cual es tan grande y tan glorioso 153
como en el Evangelio se demuestra.»

CANTO XXIII

Mientras los ojos por la verde fronda
fijaba de igual modo que quien suele
del pajarillo en pos perder la vida, 3

el más que padre me decía: «Hijo,
ven pronto, pues el tiempo que nos dieron
más útilmente aprovechar se debe.» 6

Volví el rostro y el paso sin tardarme,
junto a los sabios, que en tal forma hablaban, 9
que me hicieron andar sin pena alguna.

Y en esto se escuchó llorar y un canto
labia mea domine, en tal modo, 11
cual si pariera gozo y pesadumbre. 12

«Oh dulce padre, ¿qué es lo que ahora escucho?»,
yo comencé; y él: «Sombras que caminan
de sus deudas el nudo desatando.» 15

Como los pensativos peregrinos,
al encontrar extraños en su ruta,
que se vuelven a ellos sin pararse, 18

así tras de nosotros, más aprisa,
al llegar y pasamos, se asombraba
de ánimas turba tácita y devota. 21

Todos de ojos hundidos y apagados,
de pálidos semblantes, y tan flacos
que del hueso la piel tomaba forma. 24

No creo que a pellejo tan extremo
seco, hubiese llegado Erisitone, 26
ni cuando fue su ayuno más severo. 27

Y pensando decíame: «¡Aquí viene 28
la gente que perdió Jerusalén,
cuando María devoró a su hijo! 30

Parecían sus órbitas anillos
sin gemas: y quien lee en la cara "omo" 32
bien podría encontrar aquí la eme. 33

¿Quién pensaría que el olor de un fruto
tal hiciese, el anhelo produciendo,
o el de una fuente, no sabiendo cómo? 36

Maravillado estaba de tal hambre,
pues la razón aún no conocía
de su piel escarnada y su flaqueza, 39

cuando de lo más hondo de su rostro
fija su vista me volvió una sombra;
luego fuerte exclamó: "¿Qué gracia es ésta?" 42

Nunca el rostro le hubiese conocido;
pero en la voz se me hizo manifiesto
lo que el aspecto había deformado. 45

Esta chispa encendió de aquel tan otro rostro
del todo mi conocimiento,
y conocí la cara de Forese.» 48

«Ah, no te fijes en la seca roña
que me destiñe rogaba la piel,
ni por la falta de carne que tenga; 51

dime en verdad de ti, y de quién son esas
dos ánimas que allí te dan escolta;
¡no te quedes aquí sin que me hables!» 54

«Tu cara, que lloré cuando moriste,
con no menos dolor ahora la lloro
le respondí al mirarla tan cambiada. 57

Pero dime, por Dios que así os deshoja;
no pidas que hable, pues estoy atónito;
mal podrá hablar quien otra cosa quiere.» 60

Y él a mí «Del querer eterno baja
un efecto en el agua y en el árbol
que dejasteis atrás, que así enflaquece. 63

Toda esta gente que llorando canta,
por seguir a la gula sin medida,
santa se vuelve aquí con sed y hambre 66

De comer y beber nos da el deseo
el olor de la fruta y del rocío
que se extiende por sobre la verdura. 69

Y ni un solo momento en este espacio
dando vueltas, mitiga nuestra pena:
pena digo y debiera decir gozo, 72

que aquel deseo al árbol nos conduce
donde Cristo gozoso dijo 'Eli', 74
cuando nos redimió la sangre suya.» 75

Yo contesté: «Forese, desde el día
que el mundo por mejor vida trocaste,
cinco años aún no han transcurrido. 78

Si antes se terminó el que tú pudieras
pecar aún más, de que llegase la hora
del buen dolor que a Dios volver nos hace, 81

¿cómo es que estás arriba ya tan pronto?
Yo pensaba encontrarte allí debajo,
donde el tiempo con tiempo se repara.» 84

Y él respondió: «Tan pronto me ha logrado
que beba el dulce ajenjo del martirio
mi Nela con su llanto sin fatiga. 87

Con devotas plegarias y suspiros
me trajo de la playa en que se espera,
y me ha librado de los otros círculos. 90

Tanto más cara a Dios y más dilecta
es mi viudita, a la que tanto amaba,
cuanto en su bien obrar está más sola; 93

puesto que la Barbagia de Sicilia 94
es más púdica ya con sus mujeres
que la Barbagia en donde la he dejado. 96

Dulce hermano ¿qué quieres que te diga?
Ya presiento unos tiempos venideros
de que esta hora ya no está lejana, 99

en que será en el púlpito vedado
el que las descaradas florentinas
vayan mostrando en público las tetas. 102

¿Qué bárbara hubo nunca o musulmanas
que precisaran para andar cubiertas
disciplina en el alma o de las otras? 105

Mas si supieran esas sinvergüenzas
lo que veloz el cielo les depara,
ya para aullar sus bocas abrirían; 108

pues si el vaticinar aquí no engaña,
sufrirán antes de que crezca el bozo
a los que ahora con nanas consuelan. 111

Ahora ya no te escondas más, oh hermano,
que no sólo yo, más toda esta gente,
mira el lugar donde la luz no pasa.» 114

Por lo que yo le dije: «Si recuerdas
lo que fui para ti, y para mi fuiste,
aún será triste el recordar presente. 117

De aquella vida me sustrajo aquel
que va delante, el otro día, cuando
redonda se mostró la hermana de ese 120

señalé el sol. Y aquél por la profunda
noche llevóme de los muertos ciertos
con esta carne cierta que le sigue. 123

De allí con sus auxilios me ha traído,
subiendo y rodeando la montaña,
que os endereza a los que el mundo tuerce. 126

Dice que habrá de hacerme compañía
hasta que esté donde Beatriz se encuentra;
allí es preciso que sin él me quede. 129

Virgilio es quien tal cosa me ha contado
y se lo señalé ; y aquél la sombra
por quien se ha conmovido cada cuesta 132
de vuestro reino del que ya se marcha.»


CANTO XXIV


Ni hablar a andar, ni andar a aquel más lento
hacía, mas hablando a prisa íbamos
cual nao que empuja un viento favorable; 3

y las sombras, más muertas pareciendo,
admiración ponían en las cuencas
de los ojos, sabiendo que vivía. 6

Y yo, continuando mis palabras
dije: «Y asciende acaso más despacio
de lo que en otro momento lo haría. 9

Mas dime de Piccarda, si es que sabes; 10
y dime si estoy viendo a alguien notable
entre esta gente que así me contempla.» 12

«Mi hermana, que entre hermosa y entre buena
no sé qué fuera más, alegre triunfa
en el Olimpo ya de su corona.» 15

Dijo primero; y luego: «Aquí podemos
a cualquiera nombrar pues tan mudado
nuestro semblante está por la abstinencia. 18

Ese y le señaló es Bonagiunta, 19
Bonagiunta de Lucca; y esa cara
a su lado, cosida más que otras. 21

tuvo la santa iglesia entre sus brazos:
nació en Tours, y aquí purga con ayunos
el vino y las anguilas de Bolsena.» 24

Uno por uno a muchos me nombró;
y al nombrarles contentos parecían, 26
y no vi ningún gesto de tristeza. 27

Vi por el hambre en vano usar los dientes
a Ubaldín de la Pila y Bonifacio, 29
que apacentara a muchos con su torre. 30

Vi a Maese Marqués, que ocasión tuvo 31
de beber en Forlí sin sequedades,
y que nunca veíase saciado. 33

Mas como hace el que mira y luego aprecia
más a uno que otro, hice al luqués,
que de mí más curioso parecía. 36

Él murmuraba, y no sé que «Gentucca» 37
sentía yo, donde él sentía la plaga
de la justicia que así le roía. 39

«Alma –dije- que tal deseo muestras
de hablar conmigo, hazlo claramente,
y a los dos satisfaz con tus palabras.» 42

«Hay nacida, aún sin velo, una mujer
él comenzó que hará que mi ciudad
te plazca aunque otros muchos la desprecien. 45

Tú marcharás con esta profecía:
si en mi murmullo alguna duda tienes,
la realidad en claro ha de ponerlo. 48

Pero dime si veo a quien compuso
aquellas nuevas rimas que empezaban:
«Mujeres que el Amor bien conocéis.» 51

Y yo le dije: «Soy uno que cuando
Amor me inspira, anoto, y de esa forma
voy expresando aquello que me dicta.» 54

«¡Ah hermano, ya comprendo dijo el nudo
que al Notario, a Guiton y a mí separa
del dulce estilo nuevo que te escucho! 57

Bien veo ahora cómo vuestras plumas
detrás de quien os dicta van pegadas,
lo que no sucedía con las nuestras; 60

y quien se ponga a verlo de otro modo
no encontrará ninguna diferencia.»
Y se calló bastante satisfecho. 63

Cual las aves que invernan junto al Nilo,
a veces en el aire hacen bandadas,
y luego aprisa vuelan en hilera, 66

así toda la gente que allí estaba,
volviendo el rostro apresuró su paso,
por su flaqueza y su deseo raudas. 69

Y como el hombre de correr cansado
deja andar a los otros, y pasea
hasta que calma el resollar del pecho, 72

dejó que le pasara la grey santa
y conmigo detrás vino Forese,
diciendo: «¿Cuándo te veré de nuevo?» 75

«No sé repuse-, cuánto viviré;
mas no será mi vuelta tan temprano,
que antes no esté a la orilla mi deseo; 78

porque el lugar donde a vivir fui puesto,
del bien, de día en día, se despoja,
y parece dispuesto a triste ruina.» 81

Y él: «Ánimo, pues veo al más culpable, 82
arrastrado a la cola de un caballo
hacia aquel valle donde no se purga. 84

La bestia a cada paso va más rauda,
siempre más, hasta que ella le golpea,
y deja el cuerpo vilmente deshecho. 87

No mucho han de rodar aquellas ruedas
y miró al cielo y claro habrá de serte
esto que más no puedo declararte. 90

Ahora quédate aquí, que es caro el tiempo
en este reino, y ya perdí bastante
caminando contigo paso a paso.» 93

Como al galope sale algunas veces
un jinete del grupo que cabalga,
por ganar honra en los primeros golpes, 96

con pasos aún mayores nos dejó;
y me quedé con esos dos que fueron
en el mundo tan grandes mariscales. 99

Y cuando estuvo ya tan adelante,
que mis ojos seguían tras de él,
como mi mente tras de sus palabras. 102

vi las ramas cargadas y frondosas
de otro manzano, no mucho más lejos
por haber sólo entonces hecho el giro 105

Vi gentes bajo aquel alzar las manos
y gritar no sé qué hacia la espesura,
como en vano anhelantes chiquitines 108

que piden, y a quien piden no responde,
mas por hacer sus ganas más agudas,
les muestra su deseo puesto en alto. 111

Luego se fueron ya desengañadas;
y nos aproximamos al gran árbol,
que tanto llanto y súplicas desdeña. 114

«Seguid andando y no os aproximéis:
un leño hay más arriba que mordido
fue por Eva y es éste su retoño.» 117

Entre las frondas no sé quién hablaba;
y así Virgilio, Estacio y yo, apretados
seguimos caminando por la cuesta. 120

Decía: «Recordad a los malditos 121
nacidos de las nubes, que, borrachos,
con dos pechos lucharon con Teseo; 123

y a los hebreos, por beber tan flojos, 124
que Gedeón no quiso de su ayuda,
cuando a Madián bajó de las colinas.» 126

Así arrimados a uno de los bordes,
oyendo fuimos culpas de la gula
seguidas del castigo miserable. 129

Ya en la senda desierta, distanciados,
más de mil pasos nos llevaron lejos,
los tres mirando sin decir palabra. 132

«Solos así los tres ¿qué vais pensando?»,
dijo una voz de pronto; y me agité
como un caballo joven y espantado. 135

Alcé mi rostro para ver quién era;
y jamás pude ver en ningún horno
vidrio o metal tan rojo y tan luciente, 138

como a quien vi diciendo: «Si os complace 139
subir, aquí debéis de dar la vuelta;
quien marcha hacia la paz, por aquí pasa.» 141

Me deslumbró la vista con su aspecto;
por lo que me volví hacia mis doctores,
como el hombre a quien guía lo que escucha. 144

Y como, del albor anunciadora,
sopla y aroma la brisa de mayo,
de hierba y flores toda perfumada; 147

yo así sentía un viento por en medio
de la frente, y sentí un mover de plumas,
que hizo oler a ambrosía el aura toda. 150

Sentí decir: «Dichosos los que alumbra 151
tanto la gracia, que el amor del gusto
en su pecho no alienta demasiado, 153
apeteciendo siempre cuanto es justo.»

CANTO XXV

Dilación no admitía la subida;
puesto que el sol había ya dejado
la noche al Escorpión, el día al Toro: 3

y así como hace aquél que no se para,
mas, como sea, sigue su camino,
por la necesidad aguijonado, 6

así fuimos por el desfiladero,
subiendo la escalera uno tras otro,
pues su estrechez separa a los que suben. 9

Y como el cigoñino el ala extiende
por ganas de volar, y no se atreve
a abandonar el nido, y las repliega; 12

tal mis ganas ardientes y apagadas
de preguntar; haciendo al fin el gesto
que hacen aquellos que al hablar se aprestan. 15

Por ello no dejó de andar aprisa,
sino dijo mi padre: «Suelta el arco
del decir, que hasta el hierro tienes tenso.» 18

Ya entonces confiado abrí la boca,
y dije: «Cómo puede adelgazarse
allí donde comer no es necesario.» 21

«Si recordaras cómo Meleagro 22
se extinguió al extinguirse el ascua aquella
me dijo de esto no te extrañarías; 24

y si pensaras cómo, si te mueves,
también tu imagen dentro del espejo,
claro verás lo que parece oscuro. 27

Mas para que el deseo se te aquiete,
aquí está Estacio; y yo le llamo y pido
que sea el curador de tus heridas.» 30

«Si la visión eterna le descubro
repuso Estacio , estando tú delante,
el no poder negarme me disculpe.» 33

Y después comenzó: «Si mis palabras, 34
hijo, en la mente guardas y recibes,
darán luz a aquel "cómo" que dijiste. 36

La sangre pura que no es absorbida 37
por las venas sedientas, y se queda
cual alimento que en la mesa sobra, 39

toma en el corazón a cualquier miembro
la virtud de dar forma, como aquella
que a hacerse aquellos vase por las venas. 42

Digerida, desciende, donde es bello
más callar que decir, y allí destila
en vaso natural sobre otra sangre. 45

Allí se mezclan una y otra juntas,
una a sufrir dispuesta, a hacer la otra,
pues que procede de un lugar perfecto; 48

y una vez que ha llegado, a obrar comienza
coagulando primero, y avivando
lo que hizo consistente su materia. 51

Alma ya hecha la virtud activa
cual de una planta, sólo diferente
que una en camino está y otra ha llegado, 54

sigue obrando después, se mueve y siente,
como un hongo marino; y organiza
esas potencias de las que es semilla. 57

Aquí se extiende, hijo, y se despliega
la virtud que salió del corazón
del generante, y forma da a los miembros. 60

Mas cómo el animal se vuelve hablante
no puedes ver aún, y uno más sabio
que tú, se equivocaba en este punto, 63

y así con su doctrina separaba
del alma la posible inteligencia,
por no encontrarle un órgano adecuado. 66

A la verdad que viene abre tu pecho;
y sabrás que, tan pronto se termina 68
de articularle al feto su cerebro, 69

complacido el Primer Motor se vuelve
a esa obra de arte, en la que inspira
nuevo espíritu, lleno de virtudes, 72

que lo que encuentra activo aquí reúne
en su sustancia, y hace un alma sola,
que vive y siente y a sí misma mira. 75

Y por que no te extrañen mis palabras
mira el calor del sol que se hace vino,
junto al humor que nace de las vidas. 78

Cuando más lino Laquesis no tiene, 79
se suelta de la carne, y virtualmente
lo divino y lo humano se lo lleva. 81

Ya enmudecidas sus otras potencias, 82
inteligencia, voluntad, memoria
en acto quedan mucho más agudas. 84

Sin detenerse, por sí misma cae
maravillosamente en una u otra orilla; 86
y de antemano sabe su camino. 87

En cuanto ese lugar la circunscribe, 88
la virtud formativa irradia en torno
del mismo modo que en los miembros vivos: 90

y como el aire, cuanto está muy húmedo,
por otro rayo que en él se refleja,
con diversos colores se engalana; 93

así el aire cercano se dispone,
y en esa misma forma que le imprime
virtualmente el alma allí parada; 96

Y después, a la llama semejante
que sigue al fuego al sitio donde vaya,
la nueva forma al espíritu sigue. 99

Y como aquí recibe su aparencia,
sombra se llama; y luego aquí organiza
cualquier sentido, incluso el de la vista. 102

Por esta causa hablamos y reímos;
y suspiros y lágrimas hacemos
que has podido sentir por la montaña. 105

Según que nos afligen los deseos
y los otros afectos, toma forma
la sombra, y es la causa que te admira.» 108

Y ya llegado al último tormento 109
habíamos, y vuelto a la derecha,
y estábamos atentos a otras cosas. 111

Aquí dispara el muro llamaradas,
y por el borde sopla un viento a lo alto
que las rechaza y las aleja de él; 114

y por esto debíainos andar
por el lado de afuera de uno en uno;
y yo temía el fuego o la caída. 117

«Por este sitio -guía iba diciendo-
a los ojos un freno hay que ponerles,
pues errar se podría por muy poco. 120

Summae Deus Clamentiae en el seno 121
del gran ardor oí cantar entonces,
que no menos ardor dio de volverme; 123

y vi almas caminando por las llamas;
así que a ellas miraba y a mis pasos,
repartiendo la vista por momentos. 126

Una vez que aquel himno terminaron 127
gritaron alto: «Virum no cognosco»;
y el himno repetían en voz baja. 129

Y al terminar gritaban: «En el bosque
Diana se quedó y arrojó a Elice 131
porque probó de Venus el veneno.» 132

Luego a cantar volvían; y de esposas
y de maridos castos proclamaban,
cual la virtud y el matrimonio imponen. 135

Y de esta forma creo que les baste
en todo el tiempo que el fuego les quema:
Con tal afán conviene y en tal forma
que la postrera herida cicatrice. 138

CANTO XXVI

Mientras que por la orilla uno tras otro
marchábamos y el buen maestro a veces
«Mira decía como te he advertido»; 3

sobre el hombro derecho el sol me hería,
que ya, radiando, todo el occidente
el celeste cambiaba en blanco aspecto; 6

y hacía con mi sombra más rojiza
la llama parecer; y al darse cuenta
vi que, andando, miraban muchas sombras. 9

Esta fue la ocasión que les dio pie
a que hablaran de mí , y así empezaron
«Este cuerpo ficticio no parece»; 12

luego vueltos a mí cuanto podían,
se cercioraron de ello, con cuidado
siempre de no salir de donde ardiesen. 15

«Oh tú que vas, no porque tardo seas,
mas tal vez reverente, tras los otros,
respóndeme, que en este fuego ardo. 18

No sólo a mí aproveche tu respuesta;
pues mayor sed tenemos todos de ella
que de agua fría la India o la Etiopía. 21

Dinos cómo es que formas de ti un muro
al sol, de tal manera que no hubieses
aún entrado en las redes de la muerte.» 24

Así me hablaba uno; y yo me hubiera 24
ya explicado, si no estuviese atento
a otra novedad que entonces vino; 27

que por medio de aquel sendero ardiente
vino gente mirando hacia los otros,
lo cual, suspenso, me llevó a observarlo. 30

Apresurarse vi por todas partes
y besarse a las almas unas a otras
sin pararse, felices de tal fiesta; 33

así por medio de su hilera oscura
una a la otra se hocican las hormigas,
por saber de su suerte o su camino. 36

En cuanto dejan la acogida amiga,
antes de dar siquiera el primer paso,
en vocear se cansan todas ellas: 39

la nueva gente: «Sodoma y Gomorra»; 40
los otros: «En la vaca entra Pasifae,
para que el toro corra a su lujuria.» 42

Después como las grullas que hacia el Rif
vuelan en parte, y parte a las arenas,
o del hielo o del sol haciendo ascos, 45

una gente se va y otra se viene;
vuelven llorando a sus primeros cantos
y a gritar eso que más les atañe; 48

y acercáronse a mí, como hace poco
esos otros habíanme rogado,
deseosos de oír en sus semblantes. 51

Yo que dos veces viera su deseo;
«Oh almas ya seguras comencé-
de conseguir la paz tras de algún tiempo, 54

no han quedado ni verdes ni maduros
allí mis miembros, mas aquí los traigo
con su sangre y sus articulaciones. 57

Subo para no estar ya nunca ciego;
una mujer me obtuvo la merced,
de venir con el cuerpo a vuestro mundo. 60

Mas vuestro anhelo mayor satisfecho
sea pronto, y así os albergue el cielo
que lleno está de amor y más se espacia, 63

decidme, a fin de que escribirlo pueda,
quiénes seáis, y quién es esa turba
que se marchó detrás a vuestra espalda.» 66

No de otro modo estúpido se turba
el montañés, y mira y enmudece,
cuando va a la ciudad , rudo y salvaje, 69

que en su apariencia todas esas sombras;
más ya de su estupor recuperadas,
que de las altas almas pronto sale, 72

«¡Dichoso tú que de nuestras regiones
volvió a decir aquel que habló primero ,
para mejor morir sapiencia adquieres! 75

La gente que no viene con nosotros,
pecó de aquello por lo que en el triunfo
César oyó que "reina" lo llamaban: 78

por eso vanse gritando "Sodoma",
reprobándose a sí, como has oído,
con su vergüenza el fuego acrecentando. 81

Hermafrodita fue nuestro pecado;
y pues que no observamos ley humana,
siguiendo el apetito como bestias, 84

en nuestro oprobio, por nosotros se oye
cuando partimos el nombre de aquella
que en el leño bestial bestia se hizo. 87

Ya sabes nuestros actos, nuestras culpas:
y si de nombre quieres conocemos,
decirlo no sabría, pues no hay tiempo. 90

Apagaré de mí, al menos, tus ganas:
Soy Guido Guinizzelli, y aquí peno 92
por bien antes del fin arrepentirme.» 93

Igual que en la tristeza de Licurgo 94
hicieron los dos hijos a su madre,
así hice yo, pero sin tanto ímpetu, 96

cuando escuché nombrarse él mismo al padre
mío y de todos, el mejor que rimas
de amor usaron dulces y donosas; 99

y pensativo, sin oír ni hablar,
contemplándole anduve un largo rato,
mas, por el fuego, sin aproximarme. 102

Luego ya de mirarle satisfecho,
me ofrecí enteramente a su servicio
con juramentos que a otros aseguran. 105

y él me dijo: «Tú dejas tales huellas
en mí, por lo que escucho, y tan palpables,
que no puede borrarlas el Leteo. 108

Mas si en verdad juraron tus palabras,
dirne por qué razones me demuestras
al mira.rme y hablarme tanto aprecio.» 111

Y yo le dije: «Vuestros dulces versos,
que, mientras duren los modernos usos,
harán preciada aun su misma tinta.» 114

«Oh hermano dijo, , ése que te indico
y señaló un espíritu delante-
fue el mejor artesano de su lengua. 117

En los versos de amor o en narraciones
a todos superó; y deja a los tontos
que creen que el Lemosín le aventajaba. 120

A las voces se vuelven, no a lo cierto,
y su opinión conforman de este modo
antes de oír a la razón o al arte. 123

Así hicieron antaño con Guittone, 124
de voz en voz corriendo su alabanza,
hasta que la verdad se ha impuesto a todos. 126

Ahora si tienes tanto privilegio,
que lícito te sea ir hasta el claustro
del colegio del cual abad es Cristo, 129

de un padre nuestro dile aquella parte,
que nos es necesaria en este mundo,
donde poder pecar ya no es lo nuestro.» 132

Luego tal vez por dar cabida a otro
que cerca estaba, se perdió en el fuego,
como en el agua el pez que se va al fondo. 135

Yo me acerqué a quien antes me indicara,
y dije que a su nombre mi deseo
un sitio placentero disponía. 138

Y comenzó a decirrne cortésmente: 139
«Tan m'abelfis vostre cortes deman,
qu'ieu non me puesc ni voil a vos cobrire. 141

Ieu sui Arnaut, que plor e vau cantan;
consiros vei la passada folor,
a vei jausen lo joi que'esper, denan. 144

Ara voz prec, per aquella valor
que vos guida al som de l'escalina,
sovenha vos a temps de ma dolor.» 147
Luego se hundió en el fuego que le salva.

CANTO XXVII

Igual que vibran los primeros rayos
donde esparció la sangre su Creador,
cayendo el Ebro bajo la alta Libra, 3

y a nona se caldea el agua al Ganges, 4
el sol estaba; y se marchaba el día,
cuando el ángel de Dios alegre vino. 6

Fuera del fuego sobre el borde estaba 7
y cantaba: «¡Beati mundi cordi!»
con voz mucho más viva que la nuestra. 9

Luego: «Más no se avanza, si no muerde
almas santas, el fuego: entrad en él
y escuchad bien el canto de ese lado.» 12

Nos dijo así cuanto estuvimos cerca;
por lo que yo me puse, al escucharle,
igual que aquel que meten en la fosa. 15

Por protegerme alcé las manos juntas
en vivo imaginando, al ver el fuego,
humanos cuerpos que quemar he visto. 18

Hacia mí se volvió mi buena escolta;
y Virgilio me dijo entonces: «Hijo,
puede aquí haber tormento, mas no muerte. 21

¡Acuérdate, acuérdate! Y si yo
sobre Gerión a salvo te conduje, 23
¿ahora qué haría ya de Dios más cerca? 24

Cree ciertamente que si en lo profundo
de esta llama aun mil años estuvieras,
no te podría ni quitar un pelo. 27

Y si tal vez creyeras que te engaño
vete hacia ella, vete a hacer la prueba,
con tus manos al borde del vestido. 30

Dejón, depón ahora cualquier miedo;
vuélvete y ven aquí. seguro entra.»
Y en contra yo de mi conciencia, inmóvil. 33

Al ver que estaba inmóvil y reacio,
dijo un poco turbado: «Mira, hijo:
entre Beatriz y tú se alza este muro.» 36

Corno al nombre de Tisbe abrió los ojos 37
Píramo, y antes de morir la vio,
cuando el moral se convirtió en bermejo; 39

así, mi obstinación más ablandada,
me volví al sabio guía oyendo el nombre
que en nú memoria siempre se renueva. 42

Y él movió la cabeza, y dijo: «¡Cómo!
¿quieres quedarte aquí?»; y me sonreía,
como a un niño a quien vence una manzana. 45

Luego delante de mí entró en el fuego,
pidiendo a Estacio que tras mi viniese,
que en el largo camino estuvo en medio. 48

En el vidrio fundido, al estar dentro,
me hubiera echado para refrescarme,
pues tanto era el ardor desmesurado. 51

Y por reconfortarme el dulce padre,
me hablaba de Beatriz mientras andaba:
«Ya me parece que sus ojos veo.» 54

Nos guiaba una voz que al otro lado
cantaba y, atendiendo sólo a ella,
llegamos fuera, adonde se subía. 57

'¡ Venite, benedictis patris mei!' 58
se escuchó dentro de una luz que había,
que me venció y que no pude mirarla. 60

«El sol se va siguió y la tarde viene;
no os detengáis, acelerad el paso,
mientras que el occidente no se adumbre.» 63

Iba recto el camino entre la roca
hacia donde los rayos yo cortaba
delante, pues el Sol ya estaba bajo. 66

Y poco trecho habíamos subido
cuando ponerse el sol, al extinguirse
mi sombra, por detrás los tres sentimos. 69

Y antes que en todas sus inmensas partes
tomara el horizonte un mismo aspecto,
y adquiriese la noche su dominio, 72

de un escalón cada uno hizo su lecho;
que la natura del monte impedía
el poder subir más y nuestro anhelo. 75

Como quedan rumiando mansamente
esas cabras, indómitas y hambrientas
antes de haber pastado, en sus picachos, 78

tácitas en la sombra, el sol hirviendo,
guardadas del pastor que en el cayado
se apoya y es de aquellas el vigía; 81

y como el rabadán se alberga al raso,
y pemocta junto al rebaño quieto,
guardando que las fieras no lo ataquen; 84

así los tres estábamos entonces,
yo como cabra y ellos cual pastores,
aquí y allí guardados de alta gruta. 87

Poco podía ver de lo de afuera;
mas, de lo poco, las estrellas vi
mayores y más claras que acostumbran. 90

De este modo rumiando y contemplándolas,
me tomó el sueño; el sueño que a menudo,
antes que el hecho, sabe su noticia. 93

A la hora, creo, que desde el oriente
irradiaba en el monte Citerea,
en el fuego de amor siempre encendida, 96

joven y hermosa aparecióme en sueños 97
una mujer que andaba por el campo
que recogía flores; y cantaba: 99

«Sepan los que preguntan por mi nombre
que soy Lía, y que voy moviendo en torno
las manos para hacerme una guirnalda. 102

Por gustarme al espejo me engalano;
Mas mi hermana Raquel nunca se aleja
del suyo, y todo el día está sentada. 105

Ella de ver sus bellos ojos goza
como yo de adornarme con las manos;
a ella el mirar, a mí el hacer complace.» 108

Y ya en el esplendor de la alborada,
que es tanto más preciado al peregrino,
cuando al regreso duerme menos lejos, 111

huían las tinieblas, y con ellas
mi sueño; por lo cual me levanté,
viendo ya a los maestros levantados. 114

«El dulce fruto que por tantas ramas
buscando va el afán de los mortales,
hoy logrará saciar toda tu hambre.» 117

Volviéndose hacia mí Virgilio, estas
palabras dijo; y nunca hubo regalo
que me diera un placer igual a éste. 120

Tantas ansias vinieron sobre el ansia
de estar arriba ya, que a cada paso
plumas para volar crecer sentía. 123

Cuando debajo toda la escalera
quedó, y llegarnos al peldaño sumo,
en mi clavó Virgilio su mirada, 126

«El fuego temporal, el fuego eterno
has visto hijo; y has llegado a un sitio
en que yo, por mí m. ismo, ya no entiendo. 129

Te he conducido con arte y destreza;
tu voluntad ahora es ya tu guía:
fuera estás de camino estrecho o pino. 132

Mira el sol que en tu frente resplandece;
las hierbas, los arbustos y las flores
que la tierra produce por sí sola. 135

Hasta que alegres lleguen esos ojos
que llorando me hicieron ir a ti,
puedes sentarte, o puedes ir tras ellas. 138

No esperes mis palabras, ni consejos
ya; libre, sano y recto es tu albedrío,
y fuera error no obrar lo que él te diga: 141
y por esto te mitro y te corono.» 142

CANTO XXVIII

Deseoso de ver por dentro y fuera
la divina floresta espesa y viva,
que a los ojos ternplaba el día nuevo, 3

sin esperar ya más, dejé su margen,
andando, por el campo a paso lento
por el suelo aromado en todas partes. 6

Un aura dulce que jamás mudanza
tenía en sí, me hería por la frente
con no más golpe que un suave viento; 9

con el cual tremolando los frondajes
todos se doblegaban hacia el lado
en que el monte la sombra proyectaba; 12

mas no de su estar firme tan lejanos,
que por sus copas unas avecillas
dejaran todas de ejercer su arte; 15

mas con toda alegría en la hora prima,
la esperaban cantando entre las hojas,
que bordón a sus rimas ofrecían, 18

como de rama en rama se acrecienta
en la pineda junto al mar de Classe, 20
cuando Eolo al Siroco desencierra. 21

Lentos pasos habíanme llevado
ya tan adentro de la antigua selva,
que no podía ver por dónde entrara; 24

y vi que un río el avanzar vedaba, 25
que hacia la izquierda con menudas ondas
doblegaba la hierba a sus orillas. 27

Toda el agua que fuera aquí más límpida,
arrastrar impurezas pareciera,
a ésta que nada oculta comparada, 30

por más que ésta discurra oscurecida
bajo perpetuas sombras, que no dejan
nunca paso a la luz del sol ni luna. 33

Me detuve y crucé con la mirada,
por ver al otro lado del arroyo
aquella variedad de frescos mayos; 36

y allí me apareció, como aparece
algo súbitamente que nos quita
cualquier otro pensar, maravillados, 39

una mujer que sola caminaba, 40
cantando y escogiendo entre las flores
de que pintado estaba su camino. 42

«Oh, hermosa dama, que amorosos rayos
te encienden, si creer debo al semblante
que dar suele del pecho testimonio, 45

tengas a bien adelantarte ahora
díjele- lo bastante hacia la orilla,
para que pueda escuchar lo que cantas. 48

Tú me recuerdas dónde y cómo estaba 49
Proserpina, perdida por su madre,
cuando perdió la dulce primavera.» 51

Como se vuelve con las plantas firmes
en tierra y juntas, la mujer que baila,
y un pie pone delante de otro apenas, 54

volvió sobre las rojas y amarillas
florecillas a mí, no de otro modo
que una virgen su honesto rostro inclina; 57

y así mis ruegos fueron complacidos,
pues tanto se acercó, que el dulce canto
llegaba a mí, entendiendo sus palabras. 60

Cuando llegó donde la hierba estaba
bañada de las ondas del riachuelo,
de alzar sus ojos hízome regalo. 63

Tanta luz yo no creo que esplendiera 64
Venus bajo sus cejas, traspasada,
fuera de su costumbre, por su hijo. 66

Ella reía en pie en la orilla opuesta,
más color disponiendo con sus manos,
que esa elevada tierra sin semillas. 69

Me apartaban tres pasos del arroyo;
y el Helesponto que Jerjes cruzó
aún freno a toda la soberbia humana, 72

no soportó más odio de Leandro 73
cuando nadaba entre Sesto y Abido,
que aquel de mí, pues no me daba paso. 75

«Sois nuevos y tal vez porque sonrío
en el sitio elegido dijo ella-
como nido de la natura humana, 78

asombrados os tiene alguna duda;
mas luz el salmo Delestasti otorga, 80
que puede disipar vuestro intelecto. 81

Y tú que estás delante y me rogaste,
dime si quieres más oír; pues presta
a resolver tus dudas he venido. 84

«El son de la floresta dije , el agua,
me hacen pensar en una cosa nueva,
de otra cosa distinta que he escuchado.» 87

Y ella: «Te explicaré cómo deriva
de su causa este hecho que te asombra,
despejando la niebla que te ofende. 90

El sumo bien que sólo en Él se goza,
hizo bueno y al bien al hombre en este 92
lugar que le otorgó de paz eterna. 93

Pero aquí poco estuvo por su falta;
por su falta en gemidos y en afanes
cambió la honesta risa, el dulce juego. 96

Y para que el turbar que abajo forman 97
los vapores del agua y de la tierra,
que cuanto pueden van tras del calor, 99

al hombre no le hiciese guerra alguna,
subió tanto hacia el cielo esta montaña,
y libre está de él, donde se cierra. 102

Mas como dando vueltas por entero
con la primera esfera el aire gira,
si el círculo no es roto en algún punto, 105

en esta altura libre, el aire vivo
tal movimiento repercute y hace,
que resuene la selva en su espesura; 108

tanto puede la planta golpeada,
que su virtud impregna el aura toda,
y ella luego la esparce dando vueltas; 111

y según la otra tierra sea digna, 112
por su cielo y por sí, concibe y cría
de diversa virtud diversas plantas. 114

Luego no te parezca maravilla,
oído esto, cuando alguna planta
crezca allí sin semilla manifiesta. 117

Y sabrás que este campo en que te hallas,
repleto está de todas las simientes,
y tiene frutos que allí no se encuentran. 120

El agua que aquí ves no es de venero 121
que restaure el vapor que el hielo funde,
como un río que adquiere o pierde cauce; 123

mas surge de fontana estable y cierta,
que tanto del querer de Dios recibe,
cuando vierte en dos partes separada. 126

Por este lado con el don desciende
de quitar la memoria del pecado;
por el otro de todo el bien la otorga; 129

Aquí Leteo; igual del otro lado 130
Eünoé se llama, y no hace efecto
si en un sitio y en otro no es bebida: 132

este supera a todos los sabores.
Y aunque bastante pueda estar saciada
tu sed para que más no te descubra, 135

un corolario te daré por gracia;
no creo que te sea menos caro
mi decir, si te da más que prometo. 138

Tal vez los que de antiguo poetizaron
sobre la Edad de oro y sus delicias,
en el Parnaso este lugar soñaban. 141

Fue aquí inocente la humana raíz;
aquí la primavera y fruto eterno;
este es el néctar del que todos hablan.» 144

Me dirigí yo entonces hacia atrás
y a mis poetas vi que sonrientes
escucharon las últimas razones; 147
luego a la bella dama torné el rostro.

CANTO XXIX

Cantando cual mujer enamorada,
al terminar de hablar continuó:
‘Beati quorum tacta sunt peccata.' 3

Y cual las ninfas que marchaban solas
por las sombras selváticas, buscando
cuál evitar el sol, cuál recibirlo, 6

se dirigió hacia el río, caminando
por la ribera; y yo al compás de ella,
siguiendo lentamente el lento paso. 9

Y ciento ya no había entre nosotros,
cuando las dos orillas dieron vuelta,
y me quedé mirando hacia levante. 12

Tampoco fue muy largo así el camino,
cuando a mí la mujer se dirigió,
diciendo: «Hermano mío, escucha y mira.» 15

Y se vio un resplandor súbitamente
por todas partes de la gran floresta,
que acaso yo pensé fuera un relámpago. 18

Pero como éste igual que viene, pasa,
y aquel, durando, más y más lucía,
decía para mí. «¿Qué cosa es ésta;?» 21

Resonaba una dulce melodía
por el aire esplendente; y con gran celo
yo a Eva reprochaba de su audacia, 24

pues donde obedecían cielo y tierra,
tan sólo una mujer, recién creada,
no consintió vivir con velo alguno; 27

bajo el cual si sumisa hubiera estado,
habría yo gozado esas delicias
inefables, aún antes y más tiempo. 30

Mientras yo caminaba tan absorto
entre tantas primicias del eterno
placer, y deseando aún más deleite, 33

cual un fuego encendido, ante nosotros
el aire se volvió bajo el ramaje;
y el dulce son cual canto se entendía. 36

Oh sacrosantas vírgenes, si fríos 37
por vosotras sufrí, vigilias y hambres,
razón me urge que a favor os mueva. 39

El manar de Helicona necesito,
y que Urania me inspire con su coro
poner en verso cosas tan abstrusas. 42

Más adelante, siete árboles áureos 43
falseaba en la mente el largo trecho
del espacio que había entre nosotros; 45

pero cuando ya estaba tan cercano
que el objeto que engaña los sentidos
ya no perdía forma en la distancia, 48

la virtud que prepara el intelecto, 48
me hizo ver que eran siete candelabros,
y Hosanna era el cantar de aquellas voces. 51

Por encima el conjunto flameaba
más claro que la luna en la serena 53
medianoche en el medio de su mes. 54

Yo me volví de admiración colmado
al bueno de Virgilio, que repuso
con ojos llenos de estupor no menos. 57

Volví la vista a aquellas maravillas
que tan lentas venían a nosotros,
que una recién casada las venciera. 60

La mujer me gritó: «¿Por qué contemplas
con tanto ardor las vivas luminarias,
y lo que viene por detrás no miras?» 63

Y tras los candelabros vi unas gentes
venir despacio, de blanco vestidas;
y tanta albura aquí nunca la vimos. 66

Brillaba el agua a nuestro lado izquierdo,
el izquierdo costado devolviéndome,
si se miraba en ella cual espejo. 69

Cuando estuve en un sitio de mi orilla,
que sólo el río de ellos me apartaba,
para verles mejor detuve el paso, 72

y vi las llamas que iban por delante
dejando tras de sí el aire pintado,
como si fueran trazos de pinceles; 75

de modo que en lo alto se veían
siete franjas, de todos los colores
con que hace el arco el Sol y Delia el cinto. 78

Los pendones de atrás eran más grandes
que mi vista; y diez pasos separaban,
en mi opinión, a los de los extremos 81

Bajo tan bello cielo como cuento,
coronados de lirios, veinticuatro 83
ancianos avanzaban por parejas. 84

Cantaban: «Entre todas Benedicta
las nacidas de Adán, y eternamente
benditas sean las bellezas tuyas.» 87

Después de que las flores y la hierba,
que desde el otro lado contemplaba,
se vieron libres de esos elegidos, 90

como luz a otra luz sigue en el cielo,
cuatro animales por detrás venían, 92
de verde fronda todos coronados. 93

Seis alas cada uno poseía;
con ojos en las plumas; los de Argos
tales serían, si vivo estuviese. 96

A describir su forma no dedico
lector, más rimas, pues que me urge otra
tarea, y no podría aquí alargarme; 99

pero léete a Ezequiel, que te lo pinta
como él los vio venir desde la fría
zona, con viento, con nubes, con fuego; 102

y como lo verás en sus escritos,
tales eran aquí, salvo en las plumas;
Juan se aparta de aquel y está conmigo. 105

En el espacio entre los cuatro había,
sobre dos ruedas, un carro triunfal,
que de un grifo venía conducido. 108

Hacia arriba tendía las dos alas
entre la franja que había en el centro
y las tres y otras tres, mas sin tocarlas. 111

Subían tanto que no se veían;
de oro tenía todo lo de pájaro,
y blanco lo demás con manchas rojas. 114

No sólo Roma en carro tan hermoso 115
no honrase al Africano, ni aun a Augusto,
mas el del sol mezquino le sería; 117

aquel del sol que ardiera, extraviado,
por petición de la tierra devota,
cuando fue Jove arcanarnente justo. 120

Tres mujeres en círculo danzaban
en el lado derecho; una de rojo,
que en el fuego sería confundida; 123

otra cual si los huesos y la carne
hubieran sido de esmeraldas hechos;
cual purísima nieve la tercera; 126

y tan pronto guiaba la de blanco,
tan pronto la de rojo; y a su acento
caminaban las otras, raudas, lentas. 129

Otras cuatro a la izquierda solazaban, 130
de púrpura vestidas, con el ritmo
de una de ellas que tenía tres ojos. 132

Detrás de todo el nudo que he descrito
vi dos viejos de trajes desiguales,
mas igual su ademán grave y honesto. 135

Uno se parecía a los discípulos 136
de Hipócrates, a quien natura hiciera
para sus animales más queridos; 138

contrario afán el otro demostraba 139
con una espada aguda y reluciente,
tal que me amedrentó desde mi orilla. 141

Luego vi cuatro de apariencia humilde; 142
y de todos detrás un viejo solo,
que venía durmiendo, iluminado. 144

Y estaban estos siete como el grupo
primero ataviados, mas con lirios
no adornaban en torno sus cabezas, 147

sino con rosas y bermejas flores; 148
se juraría, aun vistas no muy lejos,
que ardían por encima de los ojos. 150

Y cuando el carro tuve ya delante,
un trueno se escuchó, y las dignas gentes
parecieron tener su andar vedado, 153
y se pararon junto a las enseñas.

CANTO XXX

Y cuando el septentrión del primer cielo, 1
que no sabe de ocaso ni de orto;
ni otra niebla que el velo de la culpa, 3

y que a todos hacía sabedores
de su deber, como hace aquí el de abajo
al que gira el timón llegando a puerto, 6

inmóvil se quedó: la gente santa
que entre el grito y aquel primero
vino, como a su paz se dirigió hacia el carro; 9

y uno de ellos, del cielo mensajero, 10
'Veni sponsa de Libano’, cantando
gritó tres veces, y después los otros. 12

Cual los salvados al último bando 13
prestamente alzarán de su caverna,
aleluyando en voces revestidas, 15

sobre el divino carro de tal forma
cien se alzaron, ad vocem tanti senis, 17
ministros y enviados del Eterno. 18

'¡Benedictus qui venis!' entonaban, 19
tirando flores por todos los lados
'¡Manibus, oh, date ilia plenis' 21

Yo he visto cuando comenzaba el día
rosada toda la región de oriente,
bellamente sereno el demás cielo; 24

y aún la cara del sol nacer en sombras,
tal que, en la tibiedad de los vapores,
el ojo le miraba un largo rato: 27

lo mismo dentro de un turbión de flores
que de manos angélicas salía,
cayendo dentro y fuera: coronada, 30

sobre un velo blanquísimo, de olivo,
contemplé una mujer de manto verde
vestida del color de ardiente llama. 33

Y el espíritu mío, que ya tanto 34
tiempo había pasado que sin verla
no estaba de estupor, temblando, herido, 36

antes de conocerla con los ojos,
por oculta virtud de ella emanada,
sentió del viejo amor el poderío. 39

Nada más que en mi vista golpeó
la alta virtud que ya me traspasara
antes de haber dejado de ser niño, 42

me volví hacia la izquierda como corre
confiado el chiquillo hacia su madre
cuando está triste o cuando tiene miedo, 45

por decir a Virgilio: «Ni un adarme
de sangre me ha quedado que no tiemble:
conozco el signo de la antigua llama.» 48

Mas Virgilio privado nos había
de sí, Virgilio, dulcísimo padre,
Virgilio, a quien me dieran por salvarme; 51

todo lo que perdió la madre antigua,
no sirvió a mis mejillas que, ya limpias, 53
no se volvieran negras por el llanto. 54

«Dante, porque Virgilio se haya ido 55
tú no llores, no llores todavía;
pues deberás llorar por otra espada.» 57

Cual almirante que en popa y en proa
pasa revista a sus subordinados
en otras naves y al deber les llama; 60

por encima del carro, hacia la izquierda,
al volverme escuchando el nombre mío,
que por necesidad aquí se escribe, 63

vi a la mujer que antes contemplara
oculta bajo el angélico halago,
volver la vista a mí de allá del río. 66

Aunque el velo cayendo por el rostro,
ceñido por la fronda de Minerva, 68
no me dejase verla claramente, 69

con regio gesto todavía altivo
continuó lo mismo que quien habla
y al final lo más cálido reserva: 72

«¡Mírame bien!, soy yo, sí, soy Beatriz,
¿cómo pudiste llegar a la cima?
¿no sabías que el hombre aquí es dichoso?» 75

Los ojos incliné a la clara fuente;
mas me volvía a la yerba al reflejarme,
pues me abatió la cara tal vergüenza. 78

Tan severa cree el niño que es su madre,
así me pareció; puesto que amargo
siente el sabor de la piedad acerba. 81

Ella calló; y los ángeles cantaron
de súbito: 'in te, Domine, speravi'; 83
pero del ‘pedes meos’ no siguieron. 84

Como la nieve entre los vivos troncos
en el dorso de Italia se congela,
azotada por vientos boreales, 87

luego, licuada, en sí misma rezuma,
cuando la tierra sin sombra respira,
y es como el fuego que funde una vela; 90

mis suspiros y lágrimas cesaron
antes de aquel cantar de los que cantan
tras de las notas del girar eterno; 93

mas luego que entendí que el dulce canto
se apiadaba de mí, más que si dicho
hubiese: «Mujer, por qué lo avergüenzas», 96

el hielo que en mi pecho se apretaba,
se hizo vapor y agua, y con angustia
se salió por la boca y por los ojos. 99

Ella, parada encima del costado
dicho del carro, a las sustancias pías 101
dirigió sus palabras de este modo: 102

«Veláis vosotros el eterno día,
sin que os roben ni el sueño ni la noche
ningún paso del siglo en su camino; 105

así pues más cuidado en mi respuesta
pondré para que entienda aquel que llora,
e igual medida culpa y duelo tengan. 108

No sólo por efecto de las ruedas
que a cada ser a algún final dirigen
según les acompañen sus estrellas, 111

mas por largueza de gracia divina, 112
que en tan altos vapores hace lluvia,
que no pueden mirarlos nuestros ojos, 114

ese fue tal en su vida temprana 115
potencialmente, que cualquier virtud
maravilloso efecto en él hiciera. 117

Mas tanto más maligno y más silvestre,
inculto y mal sembrado se hace el campo,
cuanto más vigorosa tierra sea. 120

Le sostuve algún tiempo con mi rostro:
mostrándole mis ojos juveniles,
junto a mí le llevaba al buen camino. 123

Tan pronto como estuve en los umbrales
de mi segunda edad y cambié de vida,
de mí se separó y se entregó a otra. 126

Cuando de carne a espíritu subí,
y virtud y belleza me crecieron,
fui para él menos querida y grata; 129

y por errada senda volvió el paso,
imágenes de un bien siguiendo falsas,
que ninguna promesa entera cumplen. 132

No me valió impetrar inspiración,
con la cual en un sueño o de otros modos
lo llamase: ¡tan poco le importaron! 135

Tanto cayó que todas las razones
para su salvación no le bastaban,
salvo enseñarle el pueblo condenado. 138

Fui por ello a la entrada de los muertos,
y a aquel que le ha traído hasta aquí arriba, 141
le dirigí mis súplicas llorando.

Una alta ley de Dios se habría roto,
si el Leteo pasase y tal banquete
fuese gustado sin ninguna paga 144
del arrepentimiento que se llora.»

CANTO XXXI

«Oh tú que estás de allá del sacro río,
dirigiéndome en punta sus palabras,
que aun de filo tan duras parecieron, 3

volvió a decir sin pausa prosiguiendo-
di si es esto verdad, pues de tan seria
acusación debieras confesarte.» 6

Estaba mi valor tan confundido,
que mi voz se movía, y se apagaba
antes que de sus órganos saliera. 9

Esperó un poco, y me dijo: «¿En qué piensas?
respóndeme, pues las memorias tristes
en ti aún no están borradas por el agua.» 12

La confusión y el miedo entremezclados
como un «sí» me arrancaron de la boca,
que fue preciso ver para entenderlo. 15

Cual quebrada ballesta se dispara,
por demasiado tensos cuerda y arco,
y sin fuerzas la flecha al blanco llega, 18

así estallé abrumado de tal carga,
lágrimas y suspiros despidiendo,
y se murió mi voz por el camino. 21

«Por entre mis deseos dijo ella-
que al amor por el bien te conducían,
que cosa no hay de aspiración más digna, 24

¿qué fosos se cruzaron, qué cadenas
hallaste tales que del avanzar
perdiste de tal forma la esperanza? 27

¿Y cuál ventaja o qué facilidades
en el semblante de los otros viste, 29
para que de ese modo los rondaras?» 30

Luego de suspirar amargamente,
apenas tuve voz que respondiera,
formada a duras penas por los labios. 33

Llorando dije: «Lo que yo veía
con su falso placer me extraviaba
tan pronto se escondió vuestro semblante.» 36

Y dijo: «Si callaras o negases
lo que confiesas, igual se sabría
tu culpa: ¡es tal el juez que la conoce! 39

Mas cuando sale de la propia boca
confesar el pecado, en nuestra corte
hace volver contra el filo la piedra. 42

Sin embargo, para que te avergüences
ahora de tu error, y ya otras veces
seas fuerte, escuchando a las sirenas, 45

deja ya la raíz del llanto y oye:
y escucharás cómo a un lugar contrario
debió llevarte mi enterrada carne. 48

Arte o natura nunca te mostraron
mayor placer, cuanto en los miembros donde
me encerraron, en tierra ahora esparcidos; 51

y si el placer supremo te faltaba
al estar muerta, ¿qué cosa mortal
te podría arrastrar en su deseo? 54

A las primeras flechas de las cosas
falaces, bien debiste alzar la vista
tras de mí, pues yo no era de tal modo. 57

No te debían abatir las alas,
esperando más golpes, ni mocitas,
ni cualquier novedad de breve uso. 60

El avecilla dos o tres aguarda; 61
que ante los ojos de los bien plumados
la red se extiende en vano o la saeta.» 63

Cual los chiquillos por vergüenza, mudos
están con ojos gachos, escuchando,
conociendo su falta arrepentidos, 66

así yo estaba; y ella dijo: «Cuando
te duela el escuchar, alza la barba 68
y aún más dolor tendrás si me contemplas.» 69

Con menos resistencia se desgaja
robusta encina, con el viento norte
o con aquel de la tierra de Jarba, 72

como el mentón alcé con su mandato;
pues cuando dijo «barba» en vez de «rostro»
de sus palabras conocí el veneno; 75

y pude ver al levantar la cara
que las criaturas que llegaron antes
en su aspersión habían ya cesado; 78

y mis ojos, aún poco seguros,
a Beatriz vieron vuelta hacia la fiera 80
que era una sola en dos naturalezas. 81

Bajo su velo y desde el otro margen
a sí misma vencerse parecía,
vencer a la que fue cuando aquí estaba. 84

Me picó tanto el arrepentimiento
con sus ortigas, que enemigas me hizo
esas cosas que más había amado. 87

Y tal reconocer mordióme el pecho,
y vencido caí; y lo que pasara 89
lo sabe aquella que la culpa tuvo, 90

Y vi a aquella mujer, al recobrarme, 91
que había visto sola, puesta encima
«¡cógete a mí, cógete a mí!» diciendo. 93

Hasta el cuello en el río me había puesto,
y tirando de mí detrás venía,
como esquife ligera sobre el agua. 96

Al acercarme a la dichosa orilla,
«Asperges me» escuché tan dulcemente, 98
que recordar no puedo, ni escribirlo. 99

Abrió sus brazos la mujer hermosa;
y hundióme la cabeza con su abrazo
para que yo gustase de aquel agua. 102

Me sacó luego, y mojado me puso
en medio de la danza de las cuatro 104
hermosas; cuyos brazos me cubrieron. 105

«Somos ninfas aquí, en el cielo estrellas;
antes de que Beatriz bajara al mundo,
como sus siervas fuimos destinadas. 108

Te hemos de conducir ante sus ojos;
mas a su luz gozosa han de aguzarte
las tres de allí, que miran más profundo.» 111

Así empezaron a cantar; y luego
hasta el pecho del grifo me llevaron,
donde estaba Beatriz vuelta a nosotros. 114

Me dijeron: «No ahorres tus miradas;
ante las esmeraldas te hemos puesto
desde donde el Amor lanzó sus flechas.» 117

Mil deseos ardientes más que llamas
mis ojos empujaron a sus ojos
relucientes, aún puestos en el grifo. 120

Lo mismo que hace el sol en el espejo,
la doble fiera dentro se copiaba, 122
con una o con la otra de sus formas. 123

Imagina, lector, mi maravilla
al ver estarse quieta aquella cosa,
y en el ídolo suyo transmutarse. 126

Mientras que llena de estupor y alegre
mi alma ese alimento degustaba
que, saciando de sí, aún de sí da ganas, 129

demostrando que de otro rango eran 130
en su actitud, las tres se adelantaron,
danzando con su angélica cantiga. 132

«¡Torna, torna, Beatriz, tus santos ojos
decía su canción a tu devoto
que para verte ha dado tantos pasos! 135

Por gracia haznos la gracia que desvele
a él tu boca, y que vea de este modo
la segunda belleza que le ocultas.» 138


Oh resplandor de viva luz eterna,
¿quién que bajo las sombras del Parnaso
palideciera o bebiera en su fuente, 141

no estuviera ofuscado, si tratara
de describirte cual te apareciste
donde el cielo te copia armonizando, 144
cuando en el aire abierto te mostraste? 145

CANTO XXXII

Mi vista estaba tan atenta y fija
por quitarme la sed de aquel decenio, 2
que mis demás sentidos se apagaron. 3

Y topaban en todas partes muros
para no distraerse ¡así la santa
sonrisa con la antigua red prendía! ; 6

cuando a la fuerza me hicieron girar
aquellas diosas hacia el lado izquierdo,
pues las oí decir: «¡Miras muy fijo!»; 9

y la disposición que hay en los ojos
que el sol ha deslumbrado con sus rayos,
sin vista me dejó por algún tiempo. 12

Cuando pude volver a ver lo poco
(digo «lo poco» con respecto al mucho
de la luz cuya fuerza me cegara), 15

vi que se retiraba a la derecha
el glorioso ejército, llevando
el sol y las antorchas en el rostro. 18

Cual bajo los escudos por salvarse
con su estandarte el escuadrón se gira,
hasta poder del todo dar la vuelta; 21

esa milicia del celeste reino
que iba delante, desfiló del todo
antes que el carro torciera su lanza. 24

A las ruedas volvieron las mujeres,
y la bendita carga llevó el grifo
sin que moviese una pluma siquiera. 27

La hermosa dama que cruzar me hizo,
Estacio y yo, seguíamos la rueda
que al dar la vuelta hizo un menor arco. 30

Así cruzando la desierta selva, 31
culpa de quien creyera a la serpiente,
ritmaba el paso un angélico canto. 33

Anduvimos acaso lo que vuela
una flecha tres veces disparada,
cuando del carro descendió Beatriz. 36

Yo escuché murmurar: «Adán» a todos;
y un árbol rodearon, despojado
de flores y follajes en sus ramas. 39

Su copa, que en tal forma se extendía
cuanto más sube, fuera por los indios
aun con sus grandes bosques, admirada. 42

«Bendito seas, grifo, porque nada
picoteas del árbol dulce al gusto,
porque mal se separa de aquí el vientre.» 45

Así en tomo al robusto árbol gritaron
todos ellos; y el animal biforme:
«Así de la virtud se guarda el germen.» 48

Y volviendo al timón del que tiraba,
junto a la planta viuda lo condujo,
y arrimado dejó el leño a su leño. 51

Y como nuestras plantas, cuando baja
la hermosa luz, mezclada con aquella
que irradia tras de los celestes Peces, 54

túrgidas se hacen, y después renuevan
su color una a una, antes que el sol
sus corceles dirija hacia otra estrella; 57

menos que rosa y más que violeta 58
color tomando, se hizo nuevo el árbol,
que antes tan sólo tuvo la enramada. 60

Yo no entendí, porque aquí no usa 61
el himno que cantaron esas gentes,
ni pude oír la melodía entera. 63

Si pudiera contar cómo durmieron,
oyendo de Siringa, los cien ojos 65
a quien tanto costó su vigilancia; 66

como un pintor que pinte con modelo,
cómo me adormecí dibujaría;
mas otro sea quien el sueño finja. 69

Por eso paso a cuando desperté,
y digo que una luz me rasgó el velo
del dormir, y una voz: «¿Qué haces?, levanta.» 72

Como por ver las flores del manzano
que hace ansiar a los ángeles su fruto,
y esponsales perpetuos en el cielo, 75

Pedro, Juan y jacob fueron llevados
y vencidos, tornóles la palabra
que sueños aún más grandes ha quebrado, 78

y se encontraron sin la compañía
tanto de Elías como de Moisés,
y al maestro la túnica cambiada; 81

así me recobré, y vi sobre mí
aquella que, piadosa conductora
fue de mis pasos antes junto al río. 84

Y «¿dónde está Beatriz.?», dije con miedo.
Respondió: «Véla allí, bajo la fronda
nueva, sentada sobre las raíces. 87

Mira la compañía que la cerca;
detrás del grifo los demás se marchan
con más dulce canción y más profunda.» 90

Y si fueron más largas sus palabras,
no lo sé, porque estaba ante mis ojos
la que otra cualquier cosa me impedía. 93

Sola sobre la tierra se sentaba,
como dejada en guardia de aquel carro
que vi ligado a la biforme fiera. 96

En torno suyo un círculo formaban
las siete ninfas, con las siete antorchas
que de Austro y de Aquilón están seguras 99

«Silvano aquí tú serás poco tiempo;
habitarás conmigo para siempre
esa Roma donde Cristo es romano. 102

Por eso, en pro del mundo que mal vive,
pon la vista en el carro, y lo que veas
escríbelo cuando hayas retornado.» 105

Así Beatríz; y yo que a pie juntillas
me encontraba sumiso a sus mandatos,
mente y ojos donde ella quiso puse. 108

De un modo tan veloz no bajó nunca
de espesa nube el rayo, cuando llueve
de aquel confín del cielo más remoto, 111

cual vi calar al pájaro de Júpiter, 112
rompiendo, árbol abajo, la corteza,
las florecillas y las nuevas hojas; 114

e hirió en el carro con toda su saña;
y él se escoró como nave en tormenta,
a babor o a estribor de olas vencida. 117

Y luego vi que dentro se arrojaba
de aquel carro triunfal una vulpeja,
que parecía ayuna de buen pasto; 120

mas, sus feos pecados reprobando,
mi dama la hizo huir de tal manera,
cuanto huesos sin carne permitían. 123

Y luego por el sitio que viniera,
vi descender al águila en el arca
del carro y la cubría con sus plumas; 126

y cual sale de un pecho que se queja,
tal voz salió del cielo que decía
«¡Oh navecilla mía, qué mal cargas!» 129

Luego creí que la tierra se abriera
entre ambas ruedas, y salió un dragón
que por cima del carro hincó la cola; 132

y cual retira el aguijón la avispa,
así volviendo la cola maligna,
arrancó el fondo, y se marchó contento. 135

Aquello que quedó, como de grama
la tierra, de las plumas, ofrecidas
tal vez con intención benigna y santa, 138

se recubrió, y también se recubrieron
las ruedas y el timón, en menos tiempo
que un suspiro la boca tiene abierta. 141

Al edificio santo, así mudado
le salieron cabezas; tres salieron
en el timón, y en cada esquina una. 144

Las primeras cornudas como bueyes,
las otras en la frente un cuerno sólo:
nunca fue visto un monstruo semejante. 147

Segura, cual castillo sobre un monte,
sentada una ramera desceñida,
sobre él apareció, mirando en torno; 150

y como si estuviera protegiéndola,
vi un gigante de pie, puesto a su lado;
con el cual a menudo se besaba. 153

Mas al volver los ojos licenciosos
y errantes hacia mí, el feroz amante 155
la azotó de los pies a la cabeza. 156

Crudo de ira y de recelos lleno,
desató al monstruo, y lo llevó a la selva,
hasta que de mis ojos se perdieron 159
la ramera y la fiera inusitada. 160

CANTO XXXIII

‘Deus venerunt Gentes’, alternando 1
ya las tres, ya las cuatro, su salmodia, 2
llorando comenzaron las mujeres; 3

y Beatriz, piadosa y suspirando,
lo escuchaba de forma que no mucho
más se mudara ante la cruz María. 6

Mas cuando las doncellas la dejaron
lugar para que hablase, puesta en pie,
respondió, colorada como el fuego: 9

«Modicum, et non videbitis me mis 10
queridas hermanas, et iterum ,
modicum, et vos videbitis me.» 12

Luego se puso al frente de las siete,
y me hizo andar tras de ella con un gesto,
y a la mujer y al sabio que quedaba. 15

Así marchaba; y no creo que hubiera
dado apenas diez pasos en el suelo,
cuando me hirió los ojos con sus ojos; 18

y con tranquilo gesto: «Ven deprisa 19
para que, si quisiera hablar, conigo,
estés para escucharme bien dispuesto.» 21

Y al ir, como debía, junto a ella,
díjome: «Hermano, ¿por qué no te atreves,
ya que vienes conmigo, a preguntarme?» 24

Como aquellos que tanta reverencia
muestran si están hablando a sus mayores,
que la voz no les sale de los dientes, 27

a mí me sucedió y, balbuceando,
dije: «Señora lo que necesito
vos sabéis, y qué es bueno para ello.» 30

Y dijo: «De temor y de vergüenza
quiero que en adelante te despojes,
y que no me hables como aquel que sueña. 33

Sabe que el vaso que rompió la sierpe
fue y ya no es; mas crean los culpables 35
que el castigo de Dios no teme sopas. 36

No estará sin alguno que la herede
mucho tiempo aquel águila que plumas
dejó en el carro, monstruo y presa hecho. 39

Que ciertamente veo, y lo relato,
las estrellas cercanas a ese tiempo,
de impedimento y trabas ya seguro, 42

en que un diez, en que un cinco, en que un quinientos
enviado de Dios, a la ramera
matará y al gigante con quien peca. 45

Tal vez estas palabras tan oscuras,
cual de Esfinge o de Temis, no comprendas, 47
pues a su modo el intelecto ofuscan; 48

Mas Náyades serán pronto los hechos, 49
que han de explicar enigma tan oscuro
sin daño de rebaños ni cosechas. 51

Toma nota; y lo mismo que las digo,
lleva así mis palabras a quien vive
el vivir que es carrera hacia la muerte. 54

Y ten cuidado, cuando lo relates,
y no olvides que has visto cómo el árbol
ha sido despojado por dos veces. 57

Cualquiera que le robe o que le expolie,
con blasfemias ofende a Dios, pues santo
sólo para su uso lo ha creado. 60

Por morder de él, en penas y en deseos
el primer ser más de cinco mil años 62
anheló a quien en sí purgó el mordisco. 63

Tu ingenio está dormido, si no aprecia
por qué extraña razón se eleva tanto,
y tanto se dilata por su cima. 66

Y si no hubieran sido agua del Elsa 67
los vanos pensamientos por tu mente,
y el placer como a Píramo la mora, 69

solamente por estas circunstancias
la justicia de Dios conocerías,
moralmerite, al hacer prohibido el árbol. 72

Mas como veo que tu inteligencia
se ha hecho de piedra, y empedrada, oscura,
y te ciega la luz de mis palabras, 75

quiero que, si no escritas, sí pintadas,
dentro de ti las lleves por lo mismo
que las palmas se traen en los bordones.» 78

Y yo: «Como la cera de los sellos,
donde no cambia la figura impresa,
por vos ya mi cerebro está sellado. 81

¿Pero por qué tan fuera de mi alcance
vuestra palabra deseada vuela,
que más la pierde cuanto más se obstinad» 84

«Por que conozcas dijo aquella escuela
que has seguido, y que veas cómo puede
seguir a mis palabras su doctrina; 87

y veas cuánto dista vuestra senda
de la divina, cuanto se separa
el cielo más lejano de la tierra.» 90

Por lo que yo le dije: «No recuerdo 91
que alguna vez de vos yo me alejase,
ni me remuerde nada la conciencia.» 93

«Si acordarte no puedes de esas cosas
acuérdate repuso sonriente
que hoy bebiste las aguas del Leteo; 96

Y si del humo el fuego se deduce,
concluye esta olvidanza claramente
que era culpable tu querer errado. 99

Estarán desde ahora ya desnudas
mis palabras, cuanto lo necesite
tu ruda mente para comprenderlas.» 102

Fulgiendo más y con más lentos pasos
el sol atravesaba el mediodía, 104
que allá y aquí, como lo miran, cambia, 105

cuando se detuvieron, como aquellos
que van a la vanguardia de una tropa,
si encuentran novedades o vestigios, 108

las mujeres, junto a un lugar sombrío,
cual bajo fronda verde y negras ramas
se ve en los Alpes sobre sus riachuelos. 111

Delante de él al Éufrates y al Tigris 112
creí ver brotando de una misma fuente,
y, casi amigos, lentos separarse. 114

«Oh luz, oh gloria de la estirpe humana,
¿qué agua es ésta que mana en este sitio
de un principio, y que a sí de sí se aleja?» 117

A tal pregunta me dijeron: «Pide
que te explique Matelda»; y respondió, 119
como hace quien de culpa se libera, 120

la hermosa dama: «Esta y otras cosas
le dije, y de seguro que las aguas
del Leteo escondidas no le tienen.» 123

Y Beatriz: «Acaso otros cuidados,
que muchas veces privan de memoria,
los ojos de su mente oscurecieron. 126

Pero allí va fluyendo el Eunoé:
condúcele hasta él, y como sueles,
reaviva su virtud amortecida.» 129

Como un alma gentil, que no se excusa,
sino su gusto al gusto de otro pliega,
tan pronto una señal se lo sugiere; 132

de igual forma, al llegarme junto a ella,
echó a andar la mujer, y dijo a Estacio
con femenina gracia: «Ve con él.» 135

Si tuviese lector, más largo espacio
para escribir, en parte cantaría
de aquel dulce beber que nunca sacia; 138

mas como están completos ya los pliegos
que al cántico segundo destinaba,
no me deja seguir del arte el freno. 141

De aquel agua santísima volví
transformado como una planta nueva
con un nuevo follaje renovada,
puro y dispuesto a alzarme a las estrellas. 144


¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

-